Semanario Crítico Canario
Una de estadística

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

Una de estadística

Muchas veces me pasó ya que acudí a la prensa canaria para informarme y salí más confundido que informado. La última vez fue esta misma semana. Leo: Canarias perderá un tercio de su población vegetativa hasta 2017. “La población de las Islas se verá seriamente afectada por la tendencia a tener menos hijos […]”. Hasta ahora yo pensaba que uno de los problemas más acuciantes de Canarias era el exceso de población con respecto al territorio y recursos disponibles, pero se ve que me equivocaba, que la población irá descendiendo los próximos años y si me apuran casi nos quedaremos sin gente. Sigue la noticia: “[…] Si bien es la tónica general del resto de España”. Como para estar tranquilos.

Canarias es un territorio muy limitado, con 268 habitantes por kilómetro cuadrado, frente a los 88,6 de España, que además es un territorio bastante más extenso, con lo que dar a entender que el desarrollo poblacional de Canarias anda parejo al del resto de España es, como poco, confundir al personal. Pero hay otra cosa que me escama: ¿una noticia sobre demografía en Canarias que no hace referencia ninguna a la inmigración?

El propio estudio del INE que referencia el artículo da información más completa: en los próximos 8 años se prevé que Canarias no sólo no disminuya su población, sino que la aumente en 232.767 habitantes, de los cuales 182.769 aproximadamente serían inmigrantes (el estudio no aclara si incluye en la cifra inmigrantes españoles de otras CCAA o sólo foráneos). La presión demográfica, por tanto, seguirá aumentando. Otro dato interesante, que recojo del padrón municipal de habitantes: en 2000 Canarias contaba con 273.937 residentes inmigrados, entre extranjeros y españoles de otras CCAA. En 2007 la cifra alcanzaba los 495.826, casi la cuarta parte de la población canaria total (2.025.951).

¿Por qué algunos medios no completan la información? ¿Es pura desidia u omisión consciente? ¿Cómo sacan un titular tan sesgado? De entre los que consulté, sólo Canarias24horas publicó una segunda noticia con los datos relativos a la inmigración. Y sobretodo, ¿no va siendo hora de tomar conciencia de que Canarias no es equiparable al resto de España y de tomarnos en serio cómo regular la presión demográfica antes de que sea insostenible? Digo en serio, no como este personaje. En otros sitios ya lo hacen.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • Sinceramente pienso que la Ley de Residencia, prohibiendo la entrada de nacionales, comunitarios y extranjeros de terceros países, es un disparate por varias razones:

    1. Porque antes de llegar a esa situación existen medidas muy efectivas que se pueden tomar (al final las comentaré).

    2. Limitar la libertad de las personas, especialmente con las que compartimos una unidad política y económica, lo veo como un paso atrás en la democracia y en la civilización.

    3. El gobierno de Canarias no tiene competencias para acometer la aprobación de dicha ley. Además, el gobierno de España, auque estuviera dispuesto a hacerlo (cosa que dudo) tendría que modificar la Constitución y, además, pedir un permiso especia a la UE. Por tanto, jurídicamente es de difícil encaje.

    4. El desmesurado aumento de la población en las islas no es más que la consecuencia de un modelo económico disparatado que se ha perpetuado con más de 3 lustros de gobierno nacionalista (AIC, CC-PNC y CC en solitario o en coalición) Dicho modelo está basado en el consumo masivo de suelo y en el aumento de la población. Un ejemplo lo puedes ver si tienes la paciencia de leer los Planes de Ordenación Territorial que ha aprobado en estos años la CUMAC, ahora COTMAC. Como sabes, éste es un órgano del gobierno autonómico y se ha dedicado a aprobar, entre otras cosas, PGOUs que permiten el aumento de suelo urbano hasta el 100% de la población en 15 años. ¿Te parece coherente que el gobierno, por un lado apruebe esos planes y, por otro, pida limitar la población de las islas lesionando los derechos de los ciudadanos?

    Y aquí es donde llegan las medidas de las que te hablaba. Dentro de las competencias de la Comunidad, se puede ser mucho más restrictivos en la aprobación de los distintos Planes, limitar los crecimientos urbanos en función de los crecimientos vegetativos y condicionar dichos crecimientos a la sostenibilidad ambiental de los mismo (lo que, si quisieran, se podría hacer ya mismo a tenor de la llamada “Ley Narbona”)

  • Acabo de escuchar una entrevista de Paulino Rivero en Canal 7 en la q afirmaba q de no ser x los efectos de la inmigración en la última década en Canarias estaríamos ante un situación de pleno empleo en las islas, no sólo eso sino q incluso demandaríamos empleo del exterior.
    Me parece un pelín atrevida la afirmación, lo que sí creo conveniente es controlar la población priorizando sin niguna duda al trabajador canario. En ese sentido habría que invertir en gran medida en la cualificación de nuestros jóvenes para estar a la altura de las condiciones que marca el mercado laboral, la competitividad en torno al sector turístico (nuestra principal ‘industria’) pasa por dominar idiomas por ejemplo.
    La presión demográfica es aquí más acusada que en territorio continental por razones obvias y debemos mantener una postura firme en ese sentido. Está en juego nuestro entorno, la base fundamental sobre la que se construye nuestra identidad.
    Por otro lado y muy en la línea con lo expuesto con anterioridad me resulta interesante el debate en torno al papel que se le quiere devolver al sector primario dadas las consecuencias que ya nos va dejando el período económico actual. Soy el primero en apostar por el fomento de la agricultura en detrimento de la línea que estaba tomando la construcción en Canarias y sus desgraciadas actuaciones a lo largo y ancho del archipiélago (lo cuál no dejaba de ser un atentado a nuestro entorno) pero en este sentido creo oportuno debatir acerca de las posibilidades reales y potenciales que tenemos para ser competitivos en el mundo: el sector vitivinícola, el tomate, la situación del plátano, etc. Por ahí creo que se abre un magnífico debate.
    Por cierto, aprovecho el palique para felicitarles por el blog. Soy fiel lector y es de lo mejorcito que existe en torno a nuestra tierra. Ánimo y palante.

  • La afirmación de Paulino Rivero es algo más que “atrevida”. Es de todo punto tendenciosa e inexacta. Si la economía canaria no hubiera ido “tan bien” en los primeros años de esta década, no hubiéramos atraído a tanta mano de obra inmigrante, principalmente de España. De la misma manera, si esa mano de obra no hubiera contribuido en tan gran manera al sostenimiento de la economía, ésta no hubiera crecido de la forma que lo hizo. Así las cosas, jugar a pensar que los inmigrantes no existen, no es sólo una hipótesis contrafactual inútil, sino un silogismo erróneo en sus términos. El objetivo debe ser conseguir que nuestro crecimiento económico no dependa de la importación de mano de obra extranjera sino de la adecuación de la autóctona y sobre todo, que dicho crecimiento no suponga la degradación de nuestro medio, diversificando la economía y apoyando a los nuevos sectores productivos. En Canarias, el efecto llamada ha sido el ruido de la concretera y me parece de un cinismo intolerable que quienes se niegan a pararla, echen la culpa del desempleo actual a quienes antes llamaron a trabajar. Por otro lado, estoy totalmente de acuerdo en no idealizar las posibilidades del sector primario. Más que nada porque los acuerdos negociados con España y Europa no parece que nos coloquen en una situación especialmente competitiva. Ahí tienen los ejemplos del plátano y el tomate, que sobreviven subvencionados. Súmenle ustedes a esto la perversión del R.E.A. y la nula existencia del mercado canario con lo que tendrán la situación actual: el 80% de los alimentos que consume un canario al día viene de fuera. Finalmente, gracias t0k4y0, por la parte que me toca. Un saludo.

  • Ricardo:

    Muchas gracias por tu interesantísima aportación. Tal y como yo lo veo, día a día los gobiernos de todo el mundo “limitan la libertad de las personas” definiendo quién puede vivir en su país y quién no: Uruguay, Islandia, Estados Unidos, Australia, Swazilandia, los países europeos,… Lo que tú vienes a decir es que cómo Canarias no es un Estado esa potestad no le corresponde a Canarias sino a España y a la Unión Europea, por lo que son otros quienes deben decidir por nosotros sobre este delicado asunto. ¿Por qué no la ONU en lugar de esos “entes locales”? Ya nos dirá el autor de la entrada pero yo interpreto que él no es de esa opinión, y yo tampoco. Creo que Canarias debe tener derecho a poder legislar sobre su residencia, ya nos pondremos de acuerdo en qué sentido, inspirados en qué modelos de los muchos que hay en el mundo y tomando en cuenta nuestra realidad política, social y demográfica: algo que parece obvio pero se suele olvidar. No poder hacerlo no es democrático. ¿Eres partidario de un mundo sin fronteras donde cualquier ciudadano pueda instalarse en cualquier lugar del mundo sin mayores trabas? No me parece muy realista, sinceramente, aunque sea loable como aspiración universal. No digo que sea tu caso pero muchas veces detrás de afirmaciones así se halla oculto el rancio discurso de “libertad de movimientos para los que son como yo pero no para los que no son como yo: negros, pakis, sudacas,…” ¿Un mundo sin regulaciones? ¿Sálvese quien pueda? No, yo creo que las instituciones deben ordenar un poco las cosas. Un fenómeno como la inmigración no debe quedar al albur de la ley de la oferta y la demanda. Y lo deben ordenar aquellas instituciones que, basándose en el principio de subsidiaredad, puedan hacerlo al nivel más bajo. El asunto de la residencia se debe decidir en Canarias. Personalmente, estoy por medidas que limiten el crecimiento -como las que tú planteas en el punto 4- y la residencia, combinándolas con exquisitez democrática y ejerciéndolas con decisión desde las islas y no desde fuera de ellas. El problema del encaje jurídico existe, es real y haces bien en recordárnoslo: no es sino un ejemplo más de lo que pasa cuando otros deciden por ti lo que a ti te toca. Lo presentas como un obstáculo insalvable. Yo lo veo como un reto democrático. Y en cuanto a lo del modelo económico, evidentemente estoy de acuerdo, pero tengo que recordar, puesto que tú pasas de puntillas sobre ese asunto que el modelo económico es exactamente el mismo que cuando estuvo el PSOE, solo o en coalición, en el Gobierno de Canarias; que el acuerdo de PP, CC y PSOE en los temas fundamentales es tan sólido que asusta -Granadilla es sólo un ejemplo; el funcionamiento cotidiano de la COTMAC, otro- y que el turismo de masas no lo inventó Coalición Canaria, precisamente, aunque lo haya llevado a cotas inimaginables, por desgracia para todos nosotros.

    Por último, Ricardo: Algo pasa con tus comentarios que se van directamente a la cola de spam. No pienses que es una ironía sino algún problema técnico que no acabamos de comprender. Ésa es la explicación de que tus comentarios no aparezcan inmediatamente. Éste estuvo durmiendo en el limbo durante un par de días hasta que me dio por mirar. Espero que no pase tanto tiempo la próxima vez.

    Un saludo y nuevamente gracias por el comentario,

    Josemi

  • Desconozco la intencionalidad de la noticia, si bien la afirmación puede ser cierta, pues no es lo mismo crecimiento poblacional que vegetativo. El primero se refiere al crecimiento (o decrecimineto) de una población total, donde se considera no sólo el movimiento natural o vegetativo, sino también el movimiento migratorio. En el segundo caso, el crecimiento vegetativo, es la diferencia entre nacidos y muertos. La noticia de prensa parece que se refiere más a que habrá menos descendientes de aborígenes canari@s, pues cada vez nacen menos y mueren más ya que se produce un envejecimiento de la población. Creo, sin embargo, que la población seguirá en aumento debido a la alta tasa de inmigración. De todas formas, con inmigración o sin ella, ya hace muchos años que, al haber una mayor calidad de vida, el crecimiento vegetativo es menor año tras año. Es un hecho natural. En saludo. Ahul.

  • Nota: Al comprobar si la aportación ha sido incorporada al blog, observo que la hora señalada no es la canaria sino la de Europa Occidental. Me ha parecido curioso el contraste entre lo que pretendemos y el resultado, pues puse la nota a las 9:53 y apareció inmediatamente reflejada a las 10:53. ¡Carijo!

  • Gracias a todos por este debate, rico en argumentos.
    En el texto hablo de “regular la presión demográfica”, no recuerdo haber abogado por prohibirle la entrada a nadie en Canarias ni en nigún sitio. Regular no es equivalente a prohibir, se puede regular mediante infinidad de medidas, y de hecho Ricardo plantea varias que me parecen muy positivas. Otra sería controlar la adquisición de segundas residencias, por ejemplo. O la compra de terrenos especialmente valiosos, como en zonas costeras o de gran valor paisajístico.

    Regular el establecimiento, así como la entrada y salida de personas en un territorio, me parece un deber y un derecho irrenunciable. Es cuestión de bienestar e incluso supervivencia. Podemos hablar de muchas cosas, pero los hechos son inapelables: en sólo 7 años se establecieron casi medio millón de inmigrantes en Canarias, que suponen casi 1/4 de la población. ¿Cuántos territorios permiten algo así? La inmigración es beneficiosa, pero igual que es exquisito el marisco, si te atiborras el malejón puede ser de campeonato, si me permiten un símil tan banal.

    En efecto, el encaje jurídico puede ser un problema aparente. ¿La alternativa es cruzarse de brazos y dejarlo estar entonces? Desde luego, la otra parte nos lo pintará como insalvable porque le beneficia la actual situación, es juez y parte. Pero si algo he aprendido como testigo de innumerables negociaciones políticas, es que ese tipo de obstáculos insuperables no son ni lo uno ni lo otro, si se dan las circunstancias adecuadas. Además, ¿cómo es posible que el obstáculo sea enorme para nosotros e inexistente para otros? Porque ya Dinamarca ejerce un control estricto sobre el establecimiento de extranjeros en su litoral; cuenta además con las islas Feroe, donde igualmente se regula la residencia de extranjeros (por cierto, las Feroe ni siquiera están en la UE, aun siendo Dinamarca. Hablando de encaje jurídico). Creo que la residencia también está sujeta a condiciones en Sicilia, Cerdeña, Malta… Aunque son casos que conozco peor.

    En cuanto al tratamiento de la noticia, está claro que población vegetativa no equivale a población total, pero no entiendo cómo se da una noticia incompleta sobre un asunto tan importante y con tanto seguimiento entre los ciudadanos. Dicen que no hay peor mentira que una verdad a medias.

    Saludos a todos y nuevamente gracias

  • Se me pasó comentar que indudablemente ritmo inmigratorio, y modelo de crecimiento y desarrollo son dos caras de una misma moneda. No cabe duda de lo nefasto de nuestro modelo de desarrollo, cuyos responsables hay que buscarlos en Canarias, no fuera. Pero ya Josemi lo explica con claridad en su comentario.

    Gracias especialmente a Tok4yo por el apoyo y los ánimos

  • Josemi, no entiendo cómo a partir de mi anterior comentario deduces que o bien aspiro a un mundo desordenado o sin fronteras o bien busco la segregación de “nosotros” frente a “otros grupos étnicos”. Simplemente constato una realidad inapelable. Pertenecemos a una unidad política que se llama UE que tiene una regulación con respecto a la libertad de movimientos, capitales y personas que es la que es y que, gracias a ella, nosotros también podemos circular y establecernos libremente por toda la Unión (Y no son pocos los canarios que han aprovechado esa oportunidad para ir a trabajar o a especializarse por toda Europa) Eso se llama reciprocidad. Igualmente, pertenecemos, aunque no te guste, al Reino de España en cuya constitución (aprobada por amplía mayoría en las dos provincias de estas islas) establece que el control de las fronteras le corresponde a la Administración General del Estado. Igualmente, se garantiza la libertad de movimientos de todos lo españoles en cualquier lugar de la geografía nacional. Eso son hechos, no opiniones.

    Por otro lado, y esto sí que es una opinión, la vieja aspiración nacionalista canaria a aprobar una ley de residencia no solucionaría el evidente problema demográfico de las islas. En cambio, el giro en la política urbanística, el proteccionismo medioambiental y la modificación de la orientación económica de las islas hacia modelos que no se basen en el consumo masivo de suelo, provocarían un efecto mucho más amplio y sostenido. Además, todas esas medidas se pueden implantar por el Gobierno de Canarias ya que posee las competencias necesarias para ello. Si no lo hace es porque no les interesa o por obstinación en la presistencia del error. Otro ejemplo de ello, a parte de los expuestos en primer comentario, es que desde el año 1999 existe un mandato del Parlamento de Canarias para que el Gobierno redacte unas Directrices para la la Protección del Suelo Agrario. Una década después, no sólo no se han redactado (aunque todos los años aparece en presupuestos una partida para ello) sino que se ha presentado la Ley de Medidas Urgentes cuyo espíritu es justo el contrario. Te podría dar más ejemplos pero creo que es algo cansino.

    Por otro lado, cuando dices que “Tal y como yo lo veo, día a día los gobiernos de todo el mundo “limitan la libertad de las personas” ” me escalofrías. Quizás porque tengas una buena parte de razón. Sin embargo, como ciudadanos debemos exigir que esas limitaciones sean la mínimas indispensables para el bien y el progreso común. Y ahí es donde está la clave del debate (de éste y de cualquiera que trate un tema de esta naturaleza) Desde mi punto de vista, sin explorar las posibilidades reguladoras que ya tenemos en ordenación territorial, medio ambiente y economía, limitar la libertad de movimientos de los ciudadanos mediante una ley de dudoso encaje jurídico es además de peligroso, una especie de huída hacia delante del aquel que está al borde de un precipicio por méritos propios.

    Por último, reconozco que el modelo actual ha comenzado antes que llegara un gobierno nacionalista a las islas. Pero eso no cambia mucho las cosas cuando llevan unos 15 años gobernando, y de la manera que lo hacen. Cada presidente nacionalista hace bueno al anterior. Aunque lo peor de tono es que si miras al otro lado del Parlamento, no encuentras algo mucho mejor. Esos son los polílicos que emanan del pueblo canario.

    Espero que lo de mis comentarios se arregle pronto. Un saludo y perdón por la extensión del comentario.

  • Ricardo:

    ¿Por qué no abogamos por liquidar esa regulación europea acerca de la libertad de movimientos para unos y la restricción-prohibición para otros, que, citando tus palabras, “es la que es”? Porque es necesaria y útil, supongo, sobre todo para quienes hicieron que fuera “la que es”, entre otras cosas, porque establece quiénes somos “nosotros” y quiénes son “ellos”. ¿Por qué Canarias no puede aspirar a mejorar esta regulación para que en su caso sea otra diferente, mejor, más adecuada a su realidad archipielágica, africana, más abierta a su entorno natural y acorde con las dimensiones de su mercado de trabajo? La respuesta es simple: porque para alguna gente -mucha, supongo- eso es tarea de los Estados y no de ninguna comunidad infraestatal. Y en el caso particular canario porque podría ser considerado como una cesión de soberanía por parte de España hacia Canarias, cuando es sobre todo una cuestión democrática por la que se prefiere pasar de largo. Y en nombre de ese dogma, se ponen barreras y fronteras para otros pero no para “nosotros”, los europeos “rubiecitos”, que diría Víctor Jara. Sin embargo, ejemplos hay de lo contrario, como bien Iván Suomi cita en su entrada. En ese sentido, la reciprocidad es un valor precioso cuando se da en plano de igualdad, algo que difícilmente podrá lograr Canarias frente a España y/o Europa, según creo que es fácil de entender, en esta cuestión por puras razones numéricas. Para Europa es pecata minuta que cien mil canarios se establezcan en su continente para trabajar. Si lo piensas, al revés, no es exactamente lo mismo. Podemos mirar para otro lado pero las consecuencias seguirán estando ahí. Aprovecho para decir que es bien triste que los canarios -los que lo hagan forzados por las circunstancias y no voluntariamente- deban salir de su tierra a trabajar. Por tanto me parece lógico, útil, necesario,… para “el progreso y el bien común” de los canarios se establezcan junto a buena parte de las medidas encaminadas a limitar los efectos perversos del actual modelo que Iván y tú comentan -en realidad se quedan cortos-, el cambio del actual modelo y que en Canarias se establezca una legislación especial en materia de residencia, que tome en cuenta las especificidades de las islas, que no son las mismas que las de Flandes, el Véneto, Rumelia, la Baja Renania o Cantabria. Un saludo, Josemi

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?