Semanario Crítico Canario
La indefinición política canaria (IV)

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

La indefinición política canaria (IV)

En una columna reciente, José A. Alemán afirmaba que los canarios eran mayoritariamente “españoles de conveniencia”, que más que sentirse profundamente españoles, valoraban el hecho de contar con un Estado más o menos fuerte que proporcionara cobertura internacional y diplomática. Todo esto me parece bastante en consonancia con mi particular análisis de los datos arrojados por el barómetro autonómico del 2005 y, sin embargo, a mí se me queda corto. Uno, con estos artículos, pretende pergeñar cuatro ideas más o menos coherentes en función de lo que ha vivido y leído. Mis propósitos, por tanto, no son mucho más ambiciosos que los del periodista grancanario. Poner mis ideas en circulación quizás sirva a alguien con más criterio y datos para continuar el desarrollo de estas ideas, porque, insisto, se me quedan cortas.

 

Uno es algo –lo que sea- por conveniencia cuando tras haber sopesado los aspectos positivos y negativos de una determinada situación toma una decisión, supuestamente la mejor para sus propios intereses. Se requiere un sujeto conformado, con capacidad de análisis y autonomía para tomar decisiones. ¿En qué momento histórico ha sido la sociedad canaria un sujeto de tales características? Ciertamente, no durante la Conquista, donde las distintas sociedades isleñas a duras penas resistieron al poderío militar y tecnológico de Castilla, fragmentándose entre aquellos que negociaron sus prebendas en la nueva situación política y aquellos que trataron de sobrevivir como pudieron. Tampoco durante el Antiguo Régimen, cuando el analfabetismo era tal que sostener un debate intelectual sobre un tema tan espinoso como la relación con España no pasó de la intentona de círculos ilustrados muy minoritarios en Gran Canaria, Tenerife y La Palma, quedando la inmensa mayoría del país al margen de la discusión. Las clases medias canarias, las burguesías insulares más bien, prefirieron pasar el siglo XIX y buena parte del XX peleando por el poder intracanario antes que vertebrando un archipiélago que fuera algo más que una colonia para España. ¿Es casual acaso que el nacionalismo canario prácticamente nazca en la diáspora, gracias a la abnegada tarea de un emigrante canario llamado Secundino Delgado? No es de extrañar que con estos antecedentes el debate federal en Canarias fuera también extremadamente débil durante la II República. Tras la ignominiosa Dictadura, los canarios llegamos a la recién estrenada democracia sin apenas experiencias de participación política consolidadas, con partidos importados o creados para la ocasión,… con una clase política inmadura e incapaz, que entregó el acervo histórico que databa de los Reyes Católicos, a cambio de cuatro prebendas,… que no supo valorar en su justa medida la autonomía ni articular política ni administrativamente el país para la nueva etapa histórica,… apenas treinta y pocos años de experiencia democrática frente a cinco siglos de anulación y sometimiento. Todo esto lo explica mucho mejor que yo José A. Alemán en su interesantísimo Entender Canarias. Sin embargo, este retrato que Alemán dibuja no nos devuelve la imagen de unos “españoles de conveniencia” sino de unos “españoles por inercia”, como todos lo hemos sido alguna vez antes de pensar en clave autocentrada. La nuestra ha sido una sociedad sin apenas cultura democrática, colonizada hasta el otro día,…. Los efectos de todo esto en la psique canaria fueron descritos admirablemente por Manuel Alemán en Psicología del hombre canario, que acababa proponiendo una auténtica terapia colectiva para el pueblo canario. No ha sido, por tanto, una decisión consciente la de vincular nuestro destino al de España, de conveniencia,… Nadie nos ha preguntado, ni siquiera nosotros a nosotros mismos. Se ha impuesto una densa neblina sobre el asunto.

 

Así las cosas, vuelvo a aquella conversación imaginaria con la que empecé estas líneas. Imagino otro final. Imagino que, a pesar de los intentos de algunos tertulianos por acallar al incómodo compañero de mesa, por esparcir algo más de niebla a la conversación en forma de pleito insular, por ejemplo, éste consigue imponerse. Consigue tomar la palabra, captar la atención, centrar el discurso,… Su voz no tiembla, trata de tú a tú a sus compañeros. Los intentos por desacreditarle son ahora vanos. Sus argumentos, uno tras otro, sensatos y coherentes como los que más, acaban por hacer que los tertulianos se pronuncien tranquilamente a favor, en contra, expresen sus reservas, sus sintonías, … Poco a poco nuestros amigos acabarán elaborando un discurso propio, el más conveniente para sus intereses, en el que las aportaciones del incómodo tertuliano estarán presentes de alguna manera. Habrá terminado así la indefinición política canaria.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • En mi opinión Jose A. Alemán, aparte de aportarnos una obra intersante, sobre todo por la falta de reflexión sobre la cuestión canaria habitual en el Archipiélago, sigue siendo un “hijo de su tiempo” enfrascandose en la cuestión del pleito insular. Comparto su opinión que la cuestión del pleito no se suele atajar bien. No existe la objetividad y mucho menos la responsabilidad. Pero no es para mí un asunto que nos lleve a plantear la “autonomía para cada isla” o cuestiones por el estilo. Coincido con la necesidad de en vez de estar dividiendo el país en dos, en todo caso reconozcamos que el país está compuesto por siete territorios (u 8). Pero sigo pensando que el insularismo y el derivado del pleito es una cuestión meramente de nuestra situación colonial que nos llega hasta la psique, no hay visión de país, o de Archipiélago, sino de pueblo y ahora más de isla. No se si persiste con tanta fuerza por los altos precios de las comunicaciones interinsulares o por la manipulación periodística, pero es algo que debemos dejar atrás si queremos avanzar como pueblo. Perdona que me haya extendido en esta cuestión, que no es el motivo de tu última entrada, pero bueno, quería dejar constancia de una de mis análisis críticos a Entender Canarias, que por fín he culminado su lectura.

  • Tu comentario es muy oportuno, Ekadé. Efectivamente, la falta de reflexión sobre la cuestión canaria es sangrante. “Entender Canarias” no llena ese hueco pero apunta en una buena dirección. Creo que, como bien dices, Alemán es un hijo de su tiempo y le da mucha importancia al asunto del pleito, pero es que ¿no será que nosotros le estamos dando poca? Me explico: la cuestión del pleito también es la cuestión de la democracia en Canarias, el equilibrio, la representación,… No podemos mirar a otro lado escudándonos exclusivamente en la cuestión de la relación entre Canarias y España, obviando la relación entre nosotros mismos. Creo que hay que afrontar ese debate desde la serenidad y la constructividad, o sea, con madurez, algo que históricamente ha faltado en muchas ocasiones. Gracias por el comentario.

  • Le damos importancia pero reconozco que no nos hemos molestado apenas en atajar la cuestión. Pero sinceramente, a mí me da igual donde pongamos la capital de Canarias, o lo que sea, es lo de menos. Lo importante es mantener un equilibrio racional, pero dificilmente podremos partiendo del insularismo y sin visión de país, aunque una visión homogeneista del mismo también puede ser peligroso. Nuestra bandera creo que refleja muy bien lo que debe ser nuestra postura frente al insularismo y al pleito, es la postura de la unidad y la igualdad entre las islas. Tampoco debemos perder de vista a quien le interesa fomentar el pleito (Madrid y sus acólitos).

  • Creo que el debate debe aflorar, abrise paso,… No por ocultarlo lo vamos a resolver ni muchísimo menos. Hay que fomentar una visión de país más equilibrada y, por tanto, más democrática. Y eso debe hacerse sobre contenidos concretos, propuestas políticas,… los cantos a la unidad tienen poco recorrido si una parte importante de la población se siente marginada o ninguneada en el juego democrático. Se me ocurre que una reforma de la ley electoral hecha con el objetivo de profundizar en la democracia en Canarias no debe pasar por alto estas cuestiones. Hace más por la unidad de Canarias quien combate las desigualdades que quien las niega. Todo esto que digo no obvia que, efectivamente, hay muchísimos interesados en fomentar el pleito insular. Desunirnos siempre ha sido buen negocio. Salud.

  • Estoy de acuerdo con lo expuesto, quién no lo estaría siendo todo cierto? pero por qué no ir más allá? si pudieramos elegir, seguiríamos perteneciendo a España? yo por mi parte digo NO, y soy hijo de una Española y un Canario, no siento vergüenza de LOS ESPAÑOLES siento vergüenza de los POLÍTICOS ESPAÑOLES, y se ve que la corrupción que demuestran día tras día a todas las escalas, nos acerca, paradójicamente, mucho más al continente Africano que a Europa (es decir, perteneceer a esta ESPAÑA supone un lastre). NO soy independentista, la realidad es obvia Canarias no puede serlo; pero la realdad también nos muestra que pertenecer a Inglaterra/Alemania/Holanda/Bélgica/Etc… no es mucho más provechoso que pertenecer al país de la chulería por excelencia, en donde se vanagloriaban de ser más que los judios, más que los moros, más que los portugueses, más que los franceses, más que los de su periferia (andaluces, catalanes, valencianos, vascos, canarios…). Efectivamente no hemos DECIDIDO, pero es nuestro DERECHO poder hacerlo, y de hacerlo elijo un País fuerte y no el estandarte de la corrupción y la memez política.

  • A mi juicio, Tiesto, apuntas un elemento interesante: la clave está en poder decidir, algo que jamás ha sucedido. Quizás, de poder decidir, buena parte de la sociedad canaria decidiría seguir ligada de alguna manera -tal vez no la que conocemos actualmente- a España, pero el proceso de empoderamiento sería tal en un escenario así que, aventuro, la sociedad canaria se vería positivamente transformada como nunca ha tenido oportunidad. Un saludo, Tiesto, y gracias por comentar.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?