Semanario Crítico Canario
Crónica urgente de un viaje canario venezolano: (III) Lara

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

Crónica urgente de un viaje canario venezolano: (III) Lara

Sanare es un municipio eminentemente rural, constituido por numerosos núcleos poblacionales dispersos entre sí, insertos en un medio ambiente espectacular para el ojo humano pero complicadísimo a la hora de gestionar cuestiones como la educación, la atención sanitaria, el desarrollo agrícola,… Atender a su población resulta una especie de milagro cotidiano que nos explica Alfredo Orozco, su alcalde, hijo de canario y miembro del P.S.U.V. El despliegue de datos y cifras, planes puestos en marcha y proyectos para el futuro, se explica, desde mi punto de vista, en base a dos conceptos clave que paso a contarles. El primero es “la siembra petrolera” y es fundamental para comprender que esta revolución se apoya eminentemente en la reapropiación y la redistribución de las rentas generadas por el petróleo. El dinero que antes una meritocracia corrupta y fratricida se llevaba al extranjero –un Estado dentro de un Estado, se la llamó, no sin razón- riega ahora el país promoviendo un desarrollo sin precedentes. Uno recorre Venezuela y no puede contar el número de obras públicas que financia directamente P.D.V.S.A., la petrolera estatal. En el periodo que va desde 2001 a 2007, la empresa invirtió 29.200 millones de dólares en programas sociales y productivos que adelanta el Gobierno nacional. ¡Cuánto no robarían antes! El ya desaparecido intelectual venezolano, Uslar Pietri lo expresó así, “hay que sembrar el petróleo de Venezuela en Venezuela”. Y eso es lo que se hace ahora.

El segundo elemento clave, a mi juicio, se trata de la transferencia de poder a las comunidades y sus órganos de participación y representación, los Consejos Comunales. Tanto en el plano objetivo como en el subjetivo, el cambio es sustancial. Objetivamente, son ahora los propios ciudadanos quienes proponen, participan y hasta ejecutan planes de desarrollo para sus comunidades que van desde la política de vivienda hasta la constitución de Bancos Comunales. Subjetivamente, es cierto que se va alterando la conciencia de toda una sociedad en el viaje de un sistema donde ésta era simplemente representada –mal representada, diría yo- hacia un sistema donde ésta es protagónica. En la más mínima conversación aflora ese sentimiento entre los interlocutores, cuando no te dejan directamente con la palabra en la boca porque se tienen que ir a una asamblea del Consejo Comunal. Fundamental se vuelve el papel de la Contraloría Social, lo que aquí llamaríamos “auditorías”, según el cual todos los ciudadanos y no sólo las instituciones velan por el buen uso de los fondos públicos. Tiempo habrá en sucesivas crónicas de profundizar en estas cuestiones, pero por ahora les cuento que sin querer dar una imagen idealizada de todo esto, sí creo que los avances son innegables y que los límites son ampliamente superados por aquéllos.

Y hablando de avances, nos tocó visitar una de las obras de ingeniería estrella en el Estado Lara y en todo el país: el Proyecto Yacambú-Quíbor, un trasvase entre cuencas de 24´3 kms. de largo y que servirá para transferir agua desde el Parque Nacional de Yacambú hasta el valle agrícola de Quibor, donde una buena parte de los agricultores y ganaderos son, por cierto, canarios. Los niveles de desarrollo que se espera conseguir son espectaculares, veremos si se cumplen: pasar de 4.000 empleos directos a 32.000, sólo en el sector agrícola, por ejemplo. En un documental que nos pasan descubro a nuestros agricultores, o sus agricultores, no sé, regando a manta, probando así que la herencia canaria en aquel país no siempre es positiva y explicando de paso la sobreexplotación del acuífero de Quibor. En fin. Se nota a los ingenieros ilusionados con esta obra que antes de la llegada de Chávez al poder estuvo años detenida por falta de inversión pública y ahora está próxima a ser concluida.

Sin embargo, los que rebosan ilusión y sobre todo empuje y ganas, son los cafetaleros que conocemos en la tarde. Son protagonistas de un proceso de organización de los cultivadores del café, hartos de que intermediarios y redes de todo tipo les sacaran el sudor y la sangre mientras ellos vivían en la miseria. Ahora, han puesto en pie sus propias cooperativas y generado una cultura de la asociación y la participación sin precedentes entre gentes acostumbradas a soportar palos de todos. Llevaban años presos de un sistema en el que quien compraba el café, ponía el precio del mismo, se lo llevaba para Colombia, blanqueaba dinero del narcotráfico y lo exportaba a Venezuela a cuatro veces su precio. Se les acabó la fiesta. Son críticos con la administración, creen que ésta no siempre los ayuda suficientemente y que la burocracia dificulta cuestiones que serían simples de resolver por ellos mismos, puesto que son ellos los que mejor conocen su realidad antes que ningún “burócrata de Caracas” (sic). Sin embargo, apoyan claramente el proceso bolivariano, así lo expresan y así se los cuento yo. Lo que no puedo contarles ahora es el entusiasmo de su líder, Federico, ni el papel que me cuentan que juegan las mujeres ni el papel que yo descubro que juega la religión en todo esto. Quedará para futuras entregas. A la noche, colgamos en la casa de Palo Verde dos banderas anudadas: la venezolana con ocho estrellas blancas y la canaria con siete estrellas verdes. Al día siguiente, rumbo a Barquisimeto.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Leyendo tu crónica me surgen constantemente posibles paralelismos con Canarias en el sentido de que lo que está pasando en Venezuela puede pasar en nuestras islas. La destrucción del tejido productivo del sector agropecuario canario y la marginación de la gente del campo junto con la creencia de que en Canarias sólo podemos vivir del turismo son cuestiones que se pueden ir cambiando por medio de la organización popular. No tenemos, ni de muy lejos, un gobierno interesado en el desarrollo real y no dependiente pero pueden surgir iniciativas que contribuyan a forjar un contrapoder popular. Lo creo firmemente. Ya hay cositas embrionarias.

    Me parece estupendo el modo en que vas desgranando el viaje, me voy haciendo una idea bastante clara de lo transmites…

    • Fidel, me pareció muy interesante comprobar cómo esa mentira fue calando en la gente hasta que casi fue asumida como una verdad. En ese sentido, no es muy diferente de los mecanismos de alienación puestos en práctica en nuestro país. Colonizar siempre fue destruir.

  • Josemi, felicidades por estas crónicas: amenas, interesantísimas y muy reveladoras de la otra cara de Chávez en Venezuela. La que en Occidente nos quieren ocultar y que, sin idealizar, parece que permiten que la gente tome las riendas de su propia vida. Imagino que habrá sido toda una experiencia descubirlo y vivirlo de primera mano. Sigue escribiendo, que ya esperamos la próxima entrega!! ;-)

    • Me alegro que te gusten, Ester. Efectivamente, toda una experiencia. ¡Qué menos que compartirla!

    • Desde luego, Jaime, enriqueces las crónicas con la banda sonora que vas eligiendo. Efectivamente, es fundamental comprender la historia del petróleo en Venezuela para comprender el siglo XX venezolano y lo que llevamos de XXI. Es un asunto que deliberadamente se vela en el exterior.

  • Reflexiono sobre lo que leo incluyendo los comentarios, el de Ester me resulta especialmente significativo. Me gusta de estas crónicas que vas narrando lo que ves y sientes del país en general, no el país de chávez, no lo bueno y lo malo del chavismo, sino el proceso de lucha permanente, la vivencia diaria con sus construcciones y contradicciones, y pienso que esto nos aporta una dimensión para entender la actual realidad venezolana pintada falsamente maniquea por los medios. La riqueza del proceso venezolano radica, creo, en esos caficultores, bailadores de tamunangue, bebedores de cocouy, mujeres trabajadoras -valga la redundancia-…. que en este momento encuentran un espacio para empezar a volar, a soñar un país y un mundo mejores. Rescato profundamente esa vital subjetividad.

    • A mi juicio, es imprescindible adoptar un punto de vista crítico acerca de algo que no es sino un proceso, en constante evolución y con unas dinámicas propias que son prácticamente desconocidas acá. Y cuando digo crítico no quiero decir necesariamente negativo -como malintencionadamente reproducen tantos medios de desinformación- sino abierto a la duda, al cuestionamiento, a ver los límites y las contradicciones de las cosas. Eso es lo que intento, no sé si lo conseguiré.

  • Gracias Josemi! Me acabo de leer “de sopetón”,las cuatro últimas partes de tu crónica,que no es tal: es un viaje por Venezuela,a través de tus palabras que se van transformando en imágenes mientras las leen mis ojos.
    Cuanto hemos de aprender del pueblo venezolano,que junto a todos sus defectos (los conocí en persona),ha tenido el acierto de no sumar el de la indiferencia,pasividad y parsimonia (en el siglo XXI,esas actitudes deberían declararse delitos);resolviendo en trabajar activamente en la mejora de su presente y por ende;la creación de su futuro.

    Siempre hay salidas,siempre habrá alternativas!!

    • De nada, Gregorio. Te recomiendo que las leas de una en una, no te vayas a añurgar, ;-) Desde luego, si algo no hay ahora mismo en Venezuela, es indiferencia, pasividad o parsimonia. Los niveles de conciencia e implicación política son altísimos y son otra de las claves para entender el momento actual. Hay que estar muy despistado para pensar que el proceso bolivariano es cosa de cuatro: los porcentajes de apoyo en voto indican todo lo contrario, pero sobre todo la permanente movilización y confrontación de ideas que se da en la sociedad venezolana. Con esa materia prima, aunque se cometan errore, por lo menos se está en el camino de las alternativas.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Avatar
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?