Semanario Crítico Canario
Las culturas de España y su relación con Europa

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

Las culturas de España y su relación con Europa

Este fue el título de un encuentro sobre literatura celebrado hace un par de semanas en Bruselas bajo los auspicios de la presidencia española, y organizado por la UNED con la colaboración del Parlamento europeo. El encuentro tuvo lugar durante dos días y giró en torno a cuatro mesas redondas: literatura española y Europa, literatura gallega y Europa, literatura catalana y Europa, literatura vasca y Europa.

Primer elemento que llamó mi atención: la invitación cursada por la secretaría de la UNED en Bruselas hablaba de “Las culturas del Estado español y Europa”, introduciendo así una interesante discrepancia con el título oficial del acto. Esto, unido a la estructura del encuentro (4 mesas redondas dedicadas a la literatura castellana, gallega, vasca y catalana), y al objetivo del mismo, “dar a conocer en Europa la rica y diversa realidad de las culturas de España” (cito el folleto del acto), me llevaron a sospechar que el coloquio se sostenía sobre un prejuicio limitador y reduccionista que he notado muy presente en Cataluña y al parecer existe también en Galicia y el País Vasco: la lengua determina la cultura. O lo que es lo mismo: una cultura no es tal si no cuenta con lengua propia.

Lamentablemente, mis sospechas se confirmaron. Pude asistir al encuentro el segundo día, dedicado a las mesas redondas sobre la literatura catalana y vasca, y bien pronto empezaron a surgir argumentos e ideas bastante difíciles de comprender:

La traductora Kirsten Brandt se refirió a la definición de qué es literatura catalana remontándose a la polémica que se dio en su día en la Feria del libro de Frankfurt, y solventó la papeleta de un bolichazo: literatura catalana es la que se escribe en catalán. Seguidamente, afirmó que el idioma define la cultura en la que se circunscribe una obra literaria. O sea, que un libro escrito en español es de cultura española. A mi pregunta sobre si una novela escrita en Bolivia y otra escrita en Castilla pertenecen a la misma cultura, los invitados insistieron en la idea de que el idioma define la cultura, y en que literatura castellana es la que se escribe en castellano. Hay que entender entonces, supongo, que Cien años de Soledad de García Márquez y La sombra del ciprés es alargada de Delibes son obras que surgen de una misma realidad cultural. O sea, que las culturas boliviana, argentina, hondureña o canaria no existen, o como mucho se enclavan dentro de la cultura castellano-española. A pesar de miles de kilómetros de distancia, a pesar de tener un océano de separación, a pesar de estar en otro continente, a pesar de nuestro origen distinto, a pesar de nuestro espacio geográfico radicalmente diferente, a pesar de lo divergente del curso de nuestras historias, a pesar de vivir y haber vivido una realidad distinta, canarios y sudamericanos somos de cultura castellano-española porque hablamos la misma lengua.

Cataluña o el País Vasco, sin embargo, deben de ser otra cultura, plenamente diferenciada. Dan lo mismo siglos de convivencia y estrecha relación con Castilla y otros pueblos ibéricos, da lo mismo que compartan el mismo espacio geográfico, da lo mismo que compartan buena parte de sus referencias, da lo mismo su historia compartida y da lo mismo que su realidad sea infinitamente más parecida. La diferencia la marca la lengua, que todo lo explica.

Sin embargo, ni el título ni el objetivo del acto hacían referencia ninguna a la lengua: “las culturas de España y su relación con Europa”, “[…] dar a conocer la rica y diversa realidad de las culturas de España”, a través de la literatura, en este caso. Por eso expresé la extrañeza que me causaba que en un encuentro precisamente de este tipo, dedicado a cantar la diversidad cultural mediante las letras, no se hablara de literatura canaria, que dentro de lo que hoy es España ocupa un lugar verdaderamente diferenciado.  Se me respondió que la literatura canaria no se incluye porque se trata de dar a conocer las literaturas en otras lenguas, esa diversidad cultural a la que cuesta entrar por la diferencia lingüística (como si la literatura canaria, por ser escrita en español, disfrutara de una promoción potente). Otra vez apareció así la identificación entre cultura y lengua, la falacia que, aun no estando explícita en la documentación escrita del encuentro, asomaba la patita una y otra vez (uno de los ponentes, en lo que supongo fue un lapsus, muy revelador,  se refirió al acto como “ciclo sobre las lenguas de España”).

No quiero cansarlos. Hubo referencias constantes al marco ibérico, que excluye Canarias; se habló de la represión lingüística del gallego, euskera y catalán, que no disfrutan del manto protector de que goza el castellano-español, cuando el habla canaria sufre ataques constantes; se nombró la vocación atlántica de la literatura gallega, mientras la canaria, ¿cuál hay más atlántica?, quedaba ausente; apareció la dificultad identitaria, qué es catalán y qué no lo es, mientras se dio a entender que los demás no tenemos esos problemas, al estar incluidos en la literatura castellana; y se llegó a decir que “gallegos, vascos, catalanes y españoles hemos emigrado a América”, cuando es la figura del isleño la más prominente en la historia de la emigración al Nuevo Mundo y fuimos los canarios los que pagamos un impuesto de sangre.

Conclusión: si en la idea de España tradicionalmente castellanocéntrica Canarias no ocupa lugar ni tiene cabida, tampoco parece que podamos esperar los canarios una concepción de las cosas mucho más constructiva e igualitaria por parte de las llamadas nacionalidades o naciones históricas, que claramente no están por reconocer a otros los derechos que para sí mismas se arrogan. Vuelve a quedar claro que lo que consigamos vendrá necesariamente de nuestra mano, de nuestro esfuerzo por visibilizarnos, de plantear con aplomo nuestros intereses, y que no se puede contar con una supuesta cercanía o comprensión de otros.

La dejación de ese empeño equivale a desempeñar el triste papel de una de las organizadoras que intervino para cerrar el encuentro, y que frente a la afirmación decidida de lo catalán y lo vasco, aun sobre una premisa falsa, dio la nota intentando camuflar, sin éxito, su habla latinoamericana poniendo [z] aquí y allá, muchas veces donde no iban. Su esfuerzo de travestismo lingüístico no pasó desapercibido a los presentes.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • Magnífico artículo, magníficas observaciones. Qué difícil es hacer ver a la gente más allá de sus narices…

    Lo divulgo

  • Estimado compañero, siento que a estas alturas tengas esos desengaños, pero no acabas de ver el transfondo de toda la “película”???
    Pués no deja de ser el viejo sistema del “entrar por la puerta trasera”, me refiero que Galiza, Euskalerría y Catalunya, así como Escocia, Bretaña, etc., quieren “vigorizar” o “acelerar” el proceso llamado la Europa de las Naciones. Esto es, el proyecto de que la UE reconozca a los pueblos con entidad de nación, y pertenecientes a los estados miembros – en cuanto a territorio – como paises con voz y voto dentro de la UE.
    Y se basan, aparte de intereses económicos, respecto a la “cultura” en esto:

    nación.

    1. f. Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno.

    2. f. Territorio de ese país.

    3. f. Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.

    nacionalidad.

    1. f. Condición y carácter peculiar de los pueblos y habitantes de una nación.

    2. f. Estado propio de la persona nacida o naturalizada en una nación.

    3. f. Esp. Comunidad autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural.

    4. f. Esp. Denominación oficial de algunas comunidades autónomas españolas.

    Fíjate en las acepciones 3 y 4 que da el RAE en su 22ª ed. y entenderás un poco el por qué quisieron encauzar esas jornadas por esa vereda.
    Estimado compañero, todos son de la opinión de: No importan los medios, sólo el fin.

    Y sabes por qué a los organizadores no les interesaba entrar en debate con la cultura de otros pueblos, aún sin ser “nación”?

    pues por que la UE los consideran de esta forma:

    Regiones ultraperiféricas:

    Regiones ultraperiféricas de la Unión Europea

    En el argot comunitario se denominan regiones ultraperiféricas de la Unión Europea (RUP) a nueve territorios que aún estando geográficamente alejados del continente europeo forman parte indivisible de alguno de los 27 estados miembros de la UE.

    Estas regiones se consideran parte integral del territorio europeo formando parte del Espacio Schengen y aplicándose las leyes y directrices de la Unión (sobre las que se reconocen tratos diferenciados en distintos sectores según los términos del Tratado de Ámsterdam). En concreto son:

    RUP españolas: Canarias
    RUP portuguesas: Madeira, Azores
    RUP francesas: Reunión, Mayotte, Martinica, Guadalupe, San Martín, San Bartolomé, Guyana Francesa

    Países y territorios de ultramar:

    Los países y territorios de ultramar (PTU) son países que no forman parte del territorio comunitario (a diferencia de las Regiones Ultraperiféricas). Los ciudadanos de los PTU tienen la nacionalidad de los Estados miembros de que dependen (sin embargo, en algunos casos sus ciudadanos no poseen una ciudadanía plena de tales Estados).

    Existen veinte países y territorios de ultramar:

    PTU franceses: Nueva Caledonia, Polinesia Francesa, Territorios Australes Franceses, Islas Wallis y Futuna.
    PTU británicos: Anguila, Bermudas, Dependencias de la Corona, Islas Caimán, Montserrat, Islas Pitcairn, Islas Santa Elena, Ascensión y Tristán da Cunha, Territorio Británico del Océano Índico, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Islas Malvinas e Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur (estos dos últimos disputados con la Argentina). Mantiene un reclamo por el llamado Territorio Antártico Británico, solapado con los reclamos argentino y chileno y congelado por la firma del Tratado Antártico.
    PTU neerlandeses: Aruba, Antillas Neerlandesas (Curaçao, Bonaire, San Martín, San Eustaquio y Saba).
    Territorios que mantiene relaciones especiales con el Reino de Dinamarca: Groenlandia e Islas Feroe.

    Terminando, compañero con la “Estratégia Económico-Militar” hemos topado y ante ella, la Cultura de los pueblos y el derecho inherente de estos a poseerla…se lo pasan por el forro de….

  • Gracias a los dos por los comentarios.

    Creo que el asunto es mucho más sencillo. Esas naciones ibéricas que tanto luchan por que se las reconozca como tales y tanto critican el centralismo uniformizador y homogeneizador, caen exactamente en lo mismo que rechazan. Niegan a otros con la misma legitimidad el derecho que para sí reclaman. Su concepción del mundo demuestra aqui ser igualmente cerrada, reduccionista e injusta que la del españolerismo rancio. Esa es la conclusión que extraigo.

    No creo que tenga mucho que ver el encaje de Canarias y las RUP en la UE. La vaina está en la concepción que tienen de sí las llamadas naciones históricas y, sobretodo, de los demás.

    Saludos!

  • ¿Entonces toda la literatura escrita en castellano es de cultura castellana? Mándense una papa…

    De todas maneras tampoco es que sea algo que me sorprenda mucho, y y ya que el artículo lo menta, no creo que la invisibilidad de Canarias sea una cuestión de Madrid y alrededores, no me da la impresión que catalanes o vascos sean en esto muy diferentes, pues el problema es el mismo; unas islas que son un resto del imperio ultramarino castellano situadas bastantes kilómetros Gibraltar abajo con las que poco tienen en común (no son una “nacionalidad histórica” ibérica ni nada por el estilo), y que, por tanto, no tienen en cuenta.

    Tenemos un gallego por aquí, quizá él pueda darnos el contrapunto al respecto. Un saludo.

    • Creo que Icorbo da en el clavo: la invisibilidad de Canarias y los canarios. Para los españoles, vascos, catalanes, gallegos,… salvo honrosísimas excepciones ni existimos. Cuando existimos, somos una especie de prolongación de Andalucía o algo así,… una posesión ultramarina. Lo que no acabo de entender es la actitud de tantos canarios que se apenan y tratan de, en inútil pataleta, llamar la atención de la madre queriendo ser más hijo suyo que sus legítimos hijos. Mejor dedicar nuestros esfuerzos a construir nuestro país, sin más padres ni madres, que buena falta nos hace.

    • Creo que Icorbo da en el clavo: la invisibilidad de Canarias y los canarios. Para los españoles, vascos, catalanes, gallegos,… salvo honrosísimas excepciones ni existimos. Cuando existimos, somos una especie de prolongación de Andalucía o algo así,… una posesión ultramarina. Lo que no acabo de entender es la actitud de tantos canarios que se apenan y tratan de, en inútil pataleta, llamar la atención de la madre queriendo ser más hijo suyo que sus legítimos hijos. Mejor dedicar nuestros esfuerzos a construir nuestro país, sin más padres ni madres, que buena falta nos hace.

  • Estoy de acuerdo contigo Ivan en que las nacionalidades históricas peninsulares están a caer en el mismo error que el centralismo castellano cayó. Aparentemente sólo les importa ser reconocidas como Nación dentro de la UE, y de una manera egoista, dejando a un lado la supervivencia de otras culturas.
    La lucha por el reconocimiento de una cultura, además de hacerlo con la reivindicación de su enseñanza, tiene que realizarse en el terreno político y es en ese terreno donde surgen los grandes inconvenientes; por esto mismo no estoy de acuerdo contigo en lo del encaje de Canarias sobre la UE y España.
    Si el centralismo castellano ya tiene de por sí un problema al tener que reconocer a esas tres nacionalidades una equidad con el castellano…te recuerdo que hace tiempo – por parte de esas nacionalidades – se está pidiendo una reforma en la constitución, la cual llevaría a reconsiderar la forma de gobierno del estado y provocaría la desaparición de la monarquía constitucional…al centralismo castellano le basta con contentarlas en la medida de “concesiones puntuales” y no seguir profundizando más, pues si dejan que se llegue al fondo llevaría a la reforma de España tal cual hoy la conocemos, y eso no le interesa. Pero no pienses que no hay voces Galegas, Euskaldunas o Catalanas que sí quieren llegar al fondo y convertir el gobierno de el territorio en una federación.
    Al centralismo, castellano/galego/Euskaldun/Catalán, la federación le supone su “muerte”. Cuanto más, dejar que otros pueblos se monten al carro de la soberanía autóctona!!!! Sería definitivamente su aniquilación.
    Al respecto de la UE, no sólo españa tiene este “problemilla”…Francia, inglaterra, Italia, Portugal…Seguirían el mismo camino si en España se cede. La UE se tendría que transformar en la Europa de los Pueblos Europeos.
    Respecto a las RUP…eso es, como dije en mi anterior entrada, problema de estratégia Económico-Militar muy importante para el posicionamiento de la propia UE y de los Estados que las controlan en el contexto “globalizador” que estamos viviendo.
    Si llegado el caso, cómo van a permitir los respectivos paises centralistas perder el control de esas áreas? pues es de suponer que, dada la situación de cada una de ellas, estas buscarían el acercamiento socio-cultural y económico más afín; dando de lado a la “metrópoli” colonizadora.
    Esto sería otro gran problema para la UE…aún en el supuesto de que algunas de ellas siguieran, por voluntad propia, federadas a las culturas que las colonizaron – caso Canarias, Azores, Madeira – el resto se desentendería de Europa.

  • Precisamente. A mí no es que me sorprenda. El caso es que estas naciones que se dicen históricas se llenan la boca hablando del derecho de los pueblos, de la Europa de los pueblos… Pero después, leche machanga. Unos pueblos lo son más que otros y no hay “café para todos”.
    Es bueno que caigan las caretas.

  • No había salido todavía el comentario de Anxo cuando puse el mío.

    El tema de la entrada no es sino la concepción excluyente que las naciones que se dicen históricas tienen de otras culturas, que no consideran tales. Nada más.

    Por eso digo que el encaje de Canarias en España o las RUP en la UE queda fuera del alcance de este artículo, ya ese sería otro debate. Aquí trato de hablar de lo contradictorio e injusto que es el entramado ideológico sobre el que parece asentarse buena parte de la concepción como cultura (o como nación) que tienen de sí muchos catalanes, vascos o gallegos.

    El paso al terreno político sería ya otra fase distinta, importante, apasionante, pero eso, otra fase más allá de la que planteo aquí.

    Un saludo

  • Ivan estás metiendo en el mismo barco a todo el nacionalismo histórico, al decir que adopta una postura excluyente con otras culturas.
    Menos mal que lo arreglas un poco al decir “muchos catalanes…”, de lo cual aún se podría matizar bastante; por qué crees que he dicho “al centralismo, castellano/galego/Euskaldun/Catalán”? pues me refería que en el nacionalismo histórico, como si una religión se tratase, siempre hay ultraortodoxos y son esa gente precisamente la que fomenta posturas que casi llegan al racismo. Pero eso en sí no da pié a emitir juicios generalistas contra el nacionalismo; precisamente este, en base a su razón de ser, SÍ reconoce y reivindica el derecho de los pueblos a recuperar su cultura avasallada…Esa es su verdadera existencia!!!!

    Por otra parte…sería interesante saber la filiación política de esos intelectuales galegos (y los otros también) que participaron en las Jornadas en Bruselas, por que…llegar a pensar que ValleInclán no se puede considerar un escritor Galego por no haber escrito su obra en el idioma materno…poco nos deja a la imaginación sobre la capacidad “intelectual” y “nacionalista” del que emite tal juicio.

    El tema es muy complejo, es una asignatura pendiente que tenemos todos; el tener que desaprender lo aprendido.

  • Miguel, no los meto a todos en el mismo barco, precisamente por eso digo “muchos catalanes, vascos y gallegos”, para no generalizar.

    Es buen ejemplo el que pones de Valle Inclán. Según me respondieron, si literatura castellana es la escrita en castellano, pues… imagínatelo.

    Insisto en que sólo pude estar presente en las mesas redondas dedicadas a la literatura catalana y vasca, y fue en la primera donde se entabló el debate. No sé qué se diría en la mesa galega ni si se habló de dónde habría que encuadrar a Valle. En cuanto a la filiación política, en este enlace se puede ver el nombre del moderador de cada mesa. De varios partidos diferentes, aunque el acto no tenía mucho carácter político, en el sentido de que lo organizaba la UNED.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?