Semanario Crítico Canario
¿Domados?

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

¿Domados?

Gente, sinceramente, hace alta una reflexión profunda sobre en qué se están convirtiendo nuestras fiestas populares. Ya sabíamos lo de las distintas ferias de abril que todos los partidos sin excepción celebran y apoyan en sus municipios: PSOE en Las Palmas de Gran Canaria, Coalición en La Laguna, Partido Popular en Agaete, Nueva Canarias en San Bartolomé,… Ahora le tenemos que sumar otra nueva “tradición” que nos quieren encasquetar en las fiestas: la doma andaluza de caballos. Este fin de semana hubo un bochornoso ejemplo de ello en la Fiesta de los Dolores de Schamann, un barrio capitalino de honda tradición caballística en lo que hace a la doma y el baile de caballos andaluces, como todos sabemos. Paralelamente al retroceso de nuestras manifestaciones populares, que no se enseñan en el sistema educativo y que malviven en la informalidad, con escasos apoyos institucionales, salvo honrosísimas excepciones,… se nos viene colando un trasunto de cultura andaluza kitsch que el pueblo canario acaba incorporando, continuando así con su proceso de aculturización, de ignorantación, que diría Víctor Ramírez. Nuevamente, Manuel Alemán nos describe esta situación en su genial Psicología del hombre canario: “‎”La incultura mata el proceso de la cultura autóctona, porque los elementos culturales que brotan de la identidad propia del pueblo quedan ahogados por la imposición de otras culturas “superiores” que, al impostarse, no encuentran un reactivo de rechazo en un pueblo analfabeto”. Justo eso es lo que nos pasa. Treinta y pico años de autonomía, muchos de ellos bajo un supuesto gobierno “nacionalista” no han servido para poner los debidos contrapesos, que equilibren la ofensiva cultural de las peores versiones de las culturas anglosajona y española. Se deja sentir un enorme peso en los medios, en la vida pública, en la fiesta, en la escuela,… de una tremenda asimilación cultural ante las que el canario apenas tiene capacidad de reacción. ¿Estamos domados?. ¿Ustedes qué piensan?

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Da verguenza. por que no reacciona la ciudadania? existe algun observatorio de la cultura canaria? como podriamos evaluar la rotura de nuestro ecosistema social?

    • Creo que la respuesta a tu pregunta la contestó hace treinta años Manuel Alemán. Tenemos el problema, tenemos el análisis, tenemos la gente,… nos falta la propuesta, que no sé si pasa por observar o por actuar.

  • Me molesta hablar de estas cosas, porque puede parecer que me disgusta la doma o la feria, y no habrá canario más dado al gazpacho. Simplemente no hay necesidad cultural ni una base de inmigrantes que sustente estas payasadas, al menos no con esta insistencia. Que una vez está bien, por hacer la gracia, me imagino ver la rama en Okinawa, seguro que son las risas. Pero esto (tanto el aprecio a lo foráneo como el menosprecio a lo propio) ya no es anecdótico, es sistemático, y a eso me niego.

    Con la historia del mundial de fútbol, en el que me alegre de la victoria española, por cierto, recuerdo haber estado en Candelaria (donde hay muchos uruguayos, algunos amigos, desde aquí un saludo) y escuchar a altas horas de la madrugada llegar un grupo de pollabobas con el acento canario más cerrado del mundo (mucho más allá del toque portorriqueño que provoca que nos llamen “sudacas” en esas españas) chillar en plenísima calle improperios xenófobos de todo tipo… Básicamente diciendo a los uruguayos que se fueran de su ehpaña y ya que estaban, pues repasaron la discografía de Manolo Escobar, que también está bastante de moda con esto del nacionalismo torero pantojil.

    Yo me pregunto, ¿somos pocos los que vemos esto como asqueroso? Ese folklore frankenstein hecho con trozos de verdaderos folklores (andaluz, castellano…) y al servicio de la españolidad… ¿Somos tan pocos los que vemos eso como aculturizador? Y si no, ¿por qué tenemos tan poco peso?

    • A mí también me gusta mucho el gazpacho y más todavía el salmorejo cordobés, pero está claro que no se habla de eso. Se está dando por bueno el introducir de manera acrítica, sin demanda alguna, expresiones culturales foráneas en nuestras fiestas populares, en detrimento de la cultura canaria, que debiera ser la protagonista absoluta de nuestras fiestas. Otra cosa es un festival multicultural, donde la canaria participaría en igualdad de condiciones con otras culturas. Estamos hablando de unas fiestas en un barrio de la ciudad de Las Palmas que, a lo “Bienvenido Mr. Marshall”, se disfraza de andaluz por un día para no se sabe muy bien qué,… No veo otra salida que discutir, visibilizar, denunciar,… y pienso además que los concejales de cultura en Canarias, de cualquier partido, no pasan de ser unos tipos que compran sillas para los teleclubs de las asociaciones de vecinos y conciben los presupuestos como una forma de comprar más voladores que el pueblo de al lado. ¡En manos de quiénes estamos!

  • Estoy sentimentalmente en la misma onda que Uds. (incluida mi debilidad por el salmorejo) De hecho, cuando me llegó, escribí una apasionada respuesta a la entrada de Josemi pero probablemente hasta olvidé terminarla.
    Pero, más calmadamente, reflexiono y me surgen las dudas de siempre: las fiestas y la cultura en general, son reflejo de la gente y de la sociedad, son elementos vivos que se transforman como sus mismos protagonistas lo hacen. Por eso creo que es difícil mantener una serie de tradiciones cuando no son el reflejo de la forma de sentir, pensar y vivir de la mayoría de sus protagonistas. También es difícil evitar que se introduzcan nuevas cuando la incultura propia es tremenda y la aculturación es tremenda.
    Mi hija aprende a leer con libros en los que aparecen palabras como “globo”, “repollo” y “mariquita” y tiempos verbales extraños. Le enseñan que en el otoño se caen las hojas: no sé cómo explicarle que estamos en verano cuando ve las hojas en el suelo de nuestra ciudad. Nuestros niños se crían con películas, música, programas de televisión, libros, tebeos, espectáculos y, hasta amiguitos, venidos de fuera. Todo lo que les rodea les empapa de culturas ajenas, y sus profesores carecen de criterio alguno que les impulse a remediar esa situación. Así, poco a poco, se va perdiendo nuestra forma de hablar y nuestra cultura y nuestra gente lo acepta sin darse cuenta: la celebración del Halloween ha tomado ya carácter oficial en los colegios de Canarias.
    Además, la cultura preponderante del hedonismo y materialismo en la que estamos inmersos no ayuda, precisamente, a que las nuevas generaciones valoren las tradiciones. Ellas consumen aquello que les resulta más divertido, sencillamente, porque en eso se basa su criterio. Los cambios son extremadamente veloces, en correspondencia a los tiempos en que vivimos: en Las Palmas de Gran Canaria los carnavales indianos de La Palma se han convertido en un botellón pasado por talco y sólo hace unos pocos años que se empezaron a celebrar aquí. Así mismo, la celebración del día de Reyes en las calles de Triana ha pasado, en 2 décadas, de ser la reunión de 4 comerciantes de la zona, para asar unas sardinas, a convertirse en otro macro botellón multitudinario y masificado. Esto es lo a lo que parece que están avocadas todas las celebraciones. Intuyo que las fiestas tradicionales van por el mismo camino, esa impresión me llevé en El Pino y, la última vez que fui a Lomo Magullo, hace diez años, ya apuntaba maneras.
    En resumen, si la cultura autóctona, claramente en desventaja y en minoría no se fomenta desde la escuela y no se invierte en ella, a absolutamente todos los niveles, desaparecerá más temprano que tarde por mucho que los programas de las fiestas barriales estén llenos de demostraciones de luchas del palo.

    • En líneas generales estoy de acuerdo contigo, Mónica. Los canarios tenemos que saber poner los contrapesos que nos defiendan de la asimilación en marcha. Eso se debe hacer desde muchos planos: la escuela, el barrio, el colectivo, internet, los amigos, la familia,… Lo único que no vale es quedarse de brazos cruzados, si no queremos acabar como indios norteamericanos en una reserva, añorando los tiempos en qué podíamos ser nosotros mismos y no una copia barata de otros.

  • Josemi, a juzgar por las prácticas nombradas en el texto que enlazas (de las cuales no tenía ni idea) el espectáculo es incompatible con la ley de protección de animales de Canarias (Artículo 5.1. Se prohibe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento. ). Pero te reconozco que soy un ignorante en el tema.

    Hola Mónica, su comentario resume más o menos mis temores. Lo nuestro se descuida y pierde su esencia, lo de fuera ya se importa sin esencia ninguna; enhorabuena, ya somos ciudadanos del mundo. Estamos a la cabeza del cosmopolitanismo mal entendido.

    Recuerdo una celebración por la feria de abril en la Cuesta, Tenerife. Mi poquito de sangre andaluza hirvió ante lo barato y artificial del invento.

    Y no sólo estamos empobreciéndonos nosotros mismos, estamos privando al mundo de nuestro aporte cultural, estamos cambiando una cultura interesante y auténtica por una superficial basada en versiones descafeinadas de fiestorros propios y extranjeros.

    • Pues creo, Howling, que por ahí hay un hilo del que tirar. Es cuestión de que gente más informada y preparada se ponga pa la cosa.

  • Interesante hilo, y sinceras palabras las de Mónica (con las que también estoy de acuerdo).

    Reflexionando sobre ellas, a mucha gente le podrá parecer que fomentar la cultura canaria es casi como mantener a un vegetal, que promover nuestras costumbres y deportes es ir en contra de la marea porque no son atrayentes. Esta visión se hace más real cuando instituciones como las de la entrada solo se acuerdan de ellas el Día de Canarias (y de qué manera, como bien analizaron los Tamaimos en su momento), porque le van dando un aire de fósil al que sacar de la vitrina una vez al año. ¿Por qué no hay más naturalidad y, por ejemplo, nos sorprenden dando un curso de juego del palo en medio del Parque Romano un sábado cualquiera, como actividad deportiva más y con abundancia de monitores y medios? ¿Estaría de más que organizara el Ayuntamiento un taller de silbo canario en plena calle de Triana, por ejemplo, un domingo aleatorio, en el que profesores y expertos nos asistieran a lo largo de varias carpas? ¿Y por qué no un ciclo de excursiones por la ciudad contándonos nuestra historia y la de nuestro patrimonio, digamos, todos los viernes por la tarde, a cargo de becarios de la facultad de Historia y de la escuela de Arquitectura -estoy seguro de que si convocaran becas para algo parecido no tardarían en ocuparse-? Haciendo las cosas bien, hay mucho que aprender que sí es atractivo para la mayoría.

    En este sentido no estaría nada mal que el Ayuntamiento fuese más espontáneo, más orgulloso de su gente y de su cultura y fueran capaces de convocar este tipo de actos sin mayor justificación ni fechas señaladas en el calendario sino por el mero hecho de difundir cultura a la vez que entretener (que no es poco). La frase anterior puede sonar a tópico pero no es otra cosa que ofrecer calidad de vida, entretenimiento. ¿Goza de calidad de vida una sociedad que da vueltas y vueltas deambulando en centros comerciales en sus escasos ratos libres? Pues esto último es lo que veo muchas veces en mi ciudad, que no es otra que la de la entrada, y me niego a pensar que esto sea lo que realmente queramos hacer sino más bien lo poco que nos ofrecen.

    Si propuestas del estilo de las anteriores, que casi parecen una utopía, se cumplieran, bienvenido sea el taller de masaje tibetano o el de cocina andaluza. Como si el saber ocupara lugar… (Lo que si ocupa lugar, y ya no cabe en Canarias, es el maltrato a los animales).

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Avatar
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?