Semanario Crítico Canario
Identidad

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

Identidad

Acabo de llegar a Gran Canaria. Durante la tarde, mientras alego con la familia y disfrutamos juntos del reencuentro, oigo la tele de fondo. Están echando un programa de cocina de la televisión canaria, llamado Tiro al plato. El presentador, Carlos Gamonal hijo, larga nada más empezar el programa un “vuestro” y un “os”, que luego confirma con un uso exagerado del pretérito perfecto (“he echado”, “he bajado el fuego”). Todo ello con un perfecto acento canario.

Más tarde pongo la radio. Se suceden los anuncios de comercios y empresas canarias locutados en español castellano, a pesar de publicitarse sólo a un público canario.

Por la noche, explorando aburrido los canales de televisión, me topo con el informativo del canal nueve. El presentador y una periodista me informan de lo ocurrido en el Archipiélago con acento castellano. ¿Mera casualidad?

Consulto la prensa de las islas y resulta que aquellos pocos medios que emplean agún vocablo del léxico canario lo hacen señalando con cursiva o comillas esas palabras, como si fuera una licencia escribirlas, como si no fueran legítimas, como si fueran motivo de vergüenza, como si fueran diferentes de las demás palabras del español. Por si fuera poco, se permiten el esperpento de explicar su significado entre paréntesis. ¡A un público canario!
¿Qué motiva este absurdo? ¿El amor por el surrealismo? Para no cansarlos, les pongo sólo este ejemplo con la palabra lisa y este otro con la palabra lajiar.

Por si fuera poco lo que ocurre con nuestra forma de hablar, me entero de que Arehucas considera que para internacionalizarse hay que despojarse de lo propio, hacer como que eres hijo del vecino, porque te avergüenzas de tu propia familia y no quieres que nadie te relacione con ella.

Muchos canarios se piensan que ya quedó atrás la época en que lo canario era objeto de desprecio, que hoy todos somos modernos y cosmopolitas, y que por tanto no cabe ya hablar de discriminación, de inferiorización. Que son cosas del pasado, fantasmas que algunos agitan porque les interesa armar bulla, a falta de argumentos de verdad.

Quien así piensa es incapaz de explicar el origen y motivo de los fenómenos que describo más arriba, y que de tan frecuentes los encontré en una sola tarde. Quien así piensa hace como que no lo ve, hace como que todo es normal.Y es que no hay más ciego que quien no quiere ver.

Todo esto no es ni mucho menos moderno ni de ahora. En 1934 decía Juan Manuel Trujillo:

El canario posee “cuando comienza
a hacer literatura o arte, una inquietud,
que es la de no saber cuál es la tradición en que
tiene que entrañarse, a qué tradición va servir,
en cuál ha de vivir y respirar”. Muchos “resuelven el problema no resolviéndolo,
esquivándolo, alistándose en las poderosas
tradiciones peninsulares”. “Canarias se ignora e ignora que se ignora”.

Queda claro que esta sentencia sigue siendo hoy igualmente válida, también para el periodismo y los medios de comunicación.

En su magnífico discurso de ingreso en la Academia canaria de la lengua, titulado “Memoria, identidad y espacio“, Alicia Llarena se expresa así:

“seguimos empeñados
en una cultura tímida que necesita
del aplauso foráneo para creerse a sí
misma y que precisa del reconocimiento
ajeno para sentirse legítima” […] “la valoración de nuestra identidad,
y la consideración y el respeto hacia nuestro
espacio, empiezan por la valoración de
nuestra cultura” […] “el conocimiento se erige sobre las
bases del lenguaje, de la representación y del
discurso ¿Cómo podrían, entonces, conocernos
los otros, si ni siquiera nos conocemos
a nosotros mismos?”.
¿Cómo nos van a apreciar los otros si nos despreciamos nosotros mismos? Añado yo.

“En un pueblo
inhibido y –por qué no decirlo– cuyos complejos
continúan siendo notorios, sigue
siendo urgente la tarea de articular nuestro
discurso y de hacerlo a través de la voz de
nuestros autores”.
El discurso es de 2006.

Hablamos aquí de nuestra identidad, asunto primordial por más que muchos pretendan lo contrario, se trata de nuestro lugar en el mundo y nuestra relación con él. Basta ya de buscar la palmadita en la espalda, basta ya de considerarnos en inferioridad, basta ya de creer que nosotros no estamos, que no podemos y basta ya de anularnos.

Nadie vive aislado, y no podemos esperar que nuestra relación con el mundo se articule por sí sola. O la articulen otros. No nos podemos permitir hacer dejación de la identidad.

No me resisto a dejarles este fragmento de un poema del cubano Nicolás Guillén:

Monsieur Dupont te llama inculto,
porque ignoras cuál era el nieto
preferido de Víctor Hugo.

Herr Müller se ha puesto a gritar,
porque no sabes el día
(exacto) en que murió Bismarck.

Tu amigo Mr. Smith,
inglés o yanqui, yo no lo sé,
se subleva cuando escribes shell.
(Parece que ahorras una ele,
y que además pronuncias chel.)

Bueno ¿y qué?
Cuando te toque a ti,
mándales decir cacarajícara,
que dónde está el Aconcagua,
y que quién era Sucre,
y que en qué lugar de este planeta
murió Martí.
[…]

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • Tras años sin verse, una señora del Paseo de Chil en Las Palmas, se encuentra con la antigua niñera de su hija. Hola María, hola sita Olga. Y Olguita? . Bien gracias, pa’casarse está ya María.
    Y tu hermana María?. Bienísimo, se caso con un jarabandino, de esos que vende por puertas, con tan buena suerte sita Olga, que han tenido un niño y les salió hablando el canario.
    Lo dicho fue real, como real es el síndrome de colonizado que padecemos, y el neocolonialismo
    que como La Marcha Verde, nos invade y aculturiza desde los medios de comunicación, escuela y universidades canarias.
    Los complejos de inferioridad se combaten luchando por la autoestima. El mimetismo, nos engaña y degrada.

  • Cultural cringe, el lastre del retraimiento cultural que arrastramos las colonias del mundo.

    Diría que es peor entre la gente más joven, la manera de hablar de otros, artificial y hasta cacofónica en nuestro acento, empieza a imponerse. El habla canaria para ellos es hablar bruto y/o vulgar; por supuesto desconocen cuantos registros idiomáticos componen nuestra manera de hablar, ¿Qué digo? Más bien no sabrán nunca qué carajo es un registro idiomático. Gracias Logse. El agresivo tuteo del “vosotros” les sonará más fino, incorrecciones atroces como el “iros” o “estaros” les sonarán más propias de un estatus socioeconómico más alto.

    A que se margine las hablas populares ya estamos desgraciadamente acostumbrados, pero a que se machaque a nuestra norma culta, esté normalizada de algún modo o no, que no lo sé, todavía no me acostumbro. Siempre vi nuestro acento neutro como uno de los más elegantes del mundo, no entiendo que prefieran patear el diccionario al estilo T5.

    En fin, un saludo.

  • Llevo 16 años en la península. Y me casé con una peninsular. Cada año “vuelvo a casa por navidad” y cambio el chip, paso del vosotros al ustedes. En el Bachillerato, mi profesora de Lengua nos lo decía, “no intenten hablar peninsular, suena muy pedante”. Y es cierto. Oir a ciertos presentadores de televisión resulta vomitivo.

    Antiguamente, en la radio, se obligaba a los locutores a “modular” el castellano, es decir a hablar peninsular…. Así nacieron Paco Montesdeoca y otros. Esto era obligatorio, por ejemplo en la cadena COPE de Las Palmas. No voy a desvelar al mensajero, pero era la realidad.

    Ahora creo que me falta poco para volver a nuestra tierra. Con la peninsular a cuestas, por supuesto, que ya me llama ge…… cuando es menester. Pero es una pena que los de fuera aprendan nuestro castellano y los de aquí se avergüencen de el.

    Muy bueno tu artículo.

  • Esta entrada y la anterior (“Yo quiero un ron que me quiera”) me gustaría votarlas con un seis si pudiera.

    Guanarteme, dices que usas el ustedes a la vuelta, en Canarias; ¿por qué no el resto del tiempo? Así como veo antinatural que un palmero del norte de la isla se sienta forzado a no usar las formas que aprendió y oyó desde pequeño, “vos” y “vosotros”, veo también poco natural un cambio de chip en aquellos canarios que siempre hablaron una modalidad donde “ustedes” es la segunda persona del plural, cambios que normalmente se deben a estar en otro entorno, situación geográfica o registro (y para esto último, “ustedes” es siempre una apuesta segura al ser la variante formal), mudas que, curiosamente, no veo nunca en sentido contrario (como es natural y normal). ¿Por qué fluctúa tanto el habla de un canario allá donde esté?, ¿por qué no es estable y segura como la de tantos y tantos hispanohablantes? Esta entrada de Wikipedia es interesante para empezar a abordar esta cuestión:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Dialecto

    El día que digiramos todo lo anterior dejaremos de escuchar a estaciones de servicio, cajas de ahorro e incluso instituciones públicas -todo lo anterior canario, hecho en Canarias y para canarios- locutando sus ofertas de neumáticos, depósitos o mejoras ciudadanas con acento castellano, un acento que habla una minoría en las Islas pero que, paradójicamente, nos habla a la mayoría. Con todo digerido, dejaremos también de ver palabras señaladas, entrecomilladas o en cursiva, ¿por qué iban a estarlo?, ¿entrecomillo el resto?

    A alguien le puede parecer agresivo señalar o comentar con la persona “fluctuante” este tipo se asuntos, pero veo que tanto en el idioma inglés como en el español se hacen incluso bromas o referencias a este asunto sin ningún problema. Para el primer caso ya hace un tiempo colgué un vídeo de la serie “Friends”, al que podría añadir varios que me he ido encontrando últimamente en la serie “How I met your mother”, como pueden ver aquí:

    http://www.youtube.com/watch?v=9T9Is4X-gV0

    Sobre lo segundo, dentro del español, parece que las fluctuaciones del acento de Aznar sí son motivo de burla en un programa que, curiosamente, también lo he visto reírse del acento canario:

    http://www.youtube.com/watch?v=uExUg1zyjN8

    http://www.youtube.com/watch?v=9kHgL6RXc5w

    Y ya que terminamos con humor, y recordando eso que tantas y tantas veces nos han dicho en Canarias de “Hay que aprender a reírse de uno mismo” con respecto a nuestra habla, ¿por qué nunca en las Islas he visto humor en este sentido, como el que han hecho en “Friends” o en “How I met your mother”? A mi me resultaría de lo más gracioso, al menos para alternar entre un tipo y otro.

  • Pues, Guanarteme, yo llevo casi siete años y ni se me ocurre cambiar mi habla ni empezar a usar el vosotros. Sería como disfrazarme de lo que no soy y para eso ya están los Carnavales.

  • Yo sólo diré una cosa: nunca he visto a un cubano o a un argentino que haya perdido su manera de hablar, su acento y sus giros (aunque supongo que cierto léxico sí lo habrá modificado por motivos de comunicación). Al margen de casos individuales, cuando algo así sucede de manera sistemática y a tan gran escala, no cabe ninguna duda que la razón es estrictamente psicosocial: una variante se percibe como estigmatizada y la otra como correcta. Y eso es la punta del iceberg del entero sentir de un pueblo.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Estrella Monterrey
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?