Semanario Crítico Canario
Transrapid: Tenerife al rescate de Alemania

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

Transrapid: Tenerife al rescate de Alemania

“El Cabildo estudia implantar el tren más moderno del mundo en la Isla”. Así encabezaba El Día un artículo en el que describía los esfuerzos de Ricardo Melchior por traer a Tenerife el Transrapid, un tren monorraíl de levitación magnética. Este tren, de fabricación alemana, es más rápido que el convencional, se adaptaría mejor a la orografía tinerfeña, y el gobierno alemán estaría interesadísimo en implantarlo. Tanto que sufragaría la diferencia de coste (300 millones, según Melchior) que conlleva el Transrapid, más caro que el tren rápido convencional.

El propio Ricardo Melchior lo explica en una breve entrevista radiofónica, que les recomiendo que escuchen: el tren convencional lo paga Fomento, y el Cabildo de Tenerife está negociando con los alemanes para que le dejen el moderno al precio del convencional, conque a Tenerife la jugada le saldría poco menos que gratis. Además, según Melchior el Transrapid atraería unos 300.000 o 400.000 turistas alemanes más al año, que vendrían a Tenerife para poderse subir al tren porque es el gran orgullo de la industria germana y portento tecnológico sin par, que ni cinturones de seguridad tiene de lo suave que frena (tampoco los tienen otros trenes rápidos como el TGV o el ICE porque no frenan en seco, pero eso no parece saberlo Melchior). Con esta tonga de parabienes, es lógico que el presidente cabildicio califique de egoísta a todo aquel que se oponga al tren, o lo que es lo mismo, al progreso.

También el Diario de Avisos canta loas al Transrapid: “Este es Transrapid, el tren que quiere Tenerife”. El artículo incluye este “interesante reportaje emitido recientemente por la televisión alemana”, al que también aludía Melchior en la entrevista:

Y sí, el reportaje es muy interesante, pero no porque confirme que el proyecto tiene buenas perspectivas; no porque respalde el entusiasmo del presidente del Cabildo, sino por todo lo contrario: sorprendentemente, el reportaje alemán es muy escéptico e incluso crítico con la idea de traer el Transrapid a Tenerife.

El programa comienza rememorando una canción de 1972 titulada “Un tren a ninguna parte”. Si eso es orgullo por la “joya tecnológica”, desde luego no lo parece.
Algo después interviene el Secretario de Estado de Transportes alemán, que dice ser optimista con respecto al estudio de viabilidad, cuyas conclusiones se publicarán en marzo de 2011. Justo después, en el minuto 2:10, la voz en off explica: “Y es que está obligado a ser optimista, puesto que el gobierno federal lleva décadas invirtiendo mucho dinero en la promoción del tren magnético”. El subtítulo en el vídeo, por cierto, no se entiende y poco tiene que ver con el original.

El vídeo también expone que Siemens y ThyssenKrupp andan buscando clientes a quienes vender un proyecto que en Alemania ha sido un completo fracaso, y que en 30 y pico años consiguieron “colocar” una sola vez, precisamente a Shanghai. El gobierno alemán, como es lógico, también se alegraría con la venta a Tenerife, después de haber invertido tantos millones durante más de tres décadas en un tren que nadie más quiere. Con razón dice Ricardo Melchior que el gobierno de Merkel está “deseoso de implantarlo”.

Un breve repaso a la prensa alemana nos aclara cuál ha sido la trayectoria meteórica del Transrapid en las últimas décadas (el proyecto se viene desarrollando desde 1969, aunque para El Día sea el tren más moderno del mundo):

Die Welt relata cómo el Transrapid nunca ha superado un estudio de viabilidad, a pesar del interés que suscitó en su día en Estados unidos, Países Bajos, Bélgica o Irán (otros medios añaden a la lista Suiza, Reino Unido, Emiratos Árabes y Brasil). La tecnología que emplea, patentada hace 73 años, no resulta rentable. Sólo ha conseguido una línea de cercanías en Shanghai, costeada en buena parte por Alemania, que no entra en la ciudad y cuyo billete es bastante más caro que el normal (cabe dudar que en Tenerife el billete costara aproximadamente lo mismo que el de Titsa, como adelantan aquí). Pero, la gran pregunta: ¿cómo es que esta maravilla de tren alemán no tiene una sola línea en funcionamiento en Alemania? Sencillamente, el coste es tan desorbitado que no compensa, menos aún cuando la tecnología convencional también se va desarrollando y ya supera los 300 km/h. El TGV ha alcanzado la velocidad record de 553 km/h. ¿Por qué pagar entonces 3 ó 4 veces más para instalar el Transrapid?
Así se entiende que a los alemanes les cueste lo indecible exportar el invento en el que tanto dinero han invertido.

La revista Focus cuenta cómo el gobierno alemán cree que ahora vuelve a haber un rayo de esperanza para el Transrapid, aunque la industria no comparta ese optimismo. El Ministro de Transportes federal y varios Secretarios de Estado llevan meses viajando por el mundo para promocionar el tren magnético, “cuya tecnología se creía muerta”. Siemens y ThyssenKrupp, sin embargo, dicen ver con desencanto las perspectivas a largo plazo, puesto que muchos proyectos similares al de Tenerife han quedado en nada, y declaran: “Es difícil de explicar que en el país que desarrolló la tecnología Transrapid no haya ningún trayecto que sirva de referencia”. Aún así, el gobierno federal se aferra al proyecto. Expone Focus: “el gobierno ha pagado demasiado durante años: según cifras del Ministerio de Transportes, desde 1970 ha destinado unos 1500 millones de euros a la tecnología magnética. Para no tener que dar ese dinero por perdido definitivamente, los políticos se agarran una vez más al último clavo ardiendo. Esta vez se llama Tenerife”.

Por su parte, el Handelsblatt aporta un dato muy interesante: el presidente del Cabildo remitió a un consorcio de empresas alemán un escrito que reza: “En referencia a su propuesta de realizar un estudio de viabilidad sobre la implantación del Transrapid como medio de transporte en la isla, me complace comunicarles nuestro acuerdo con el contenido y las condiciones” (traducido de la cita publicada en el Handelsblatt). Al parecer el ministro de transportes alemán utiliza esa carta como prueba de que ha aparecido un nuevo comprador interesado, para así negociar con el Ministerio de Finanzas una prórroga para la financiación del Transrapid y no darle carpetazo definitivamente. Los responsables del presupuesto ya se habían mostrado contrarios a seguir inyectando fondos en el proyecto.

Habría muchos aspectos más que tratar, como la cuestión de la fiabilidad y el mantenimiento, o las reticencias del Ministerio de Finanzas y los responsables del presupuesto en el Bundestag a seguir invirtiendo fondos en una tecnología que nadie quiere. La opción Tenerife no es realista, llegan a decir.
Con los datos expuestos, no obstante, creo que basta y sobra para darse cuenta de que en esta “joya tecnológica” no es oro todo lo que reluce. Habría que preguntarse por qué tiene tanto empeño Ricardo Melchior en el Transrapid, un supuesto adelanto cuyo presupuesto se dispara, que ningún país ha considerado rentable y que ni los propios alemanes han querido para sí. Más que un beneficio para Tenerife, el proyecto parece un regalo caído del cielo para ciertos políticos alemanes, que ahora ven una rendija por la que escaparse del escándalo que supondría admitir que se han despilfarrado grandes cantidades de dinero durante años en una tecnología inasumible en la práctica y que nadie ha querido comprar. Hasta ahora.

NOTA: Lean la segunda parte aquí

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • Acaymo, agradezco que haya dejado tantos datos y su opinión, yo no tengo aún muy clara la mía sobre el maglev, pero sí sobre el tren convencional ¿Tuneladoras? ¿Expropiaciones? ¿Medio viaje viendo hormigón? ¿Destrozos? No, gracias.

    Al final creo que lo más difícil de sacar en claro, y lo que va a marcar la diferencia entre este tren y ninguno (porque uno convencional no tiene ningún sentido) es la rentabilidad. Si creemos a Melchior de que el sobregasto sería asumido por los alemanes, quedan las dudas sobre la seguridad y el mantenimiento ¿Cómo de barato de mantener es el maglev? ¿Qué pérdidas millonarias son esas de Shanghai que no son compensadas por un mantenimiento más barato y el precio del billete?

    Lo demás parecen ventajas ¿Se vendrán a dar cuenta ahora los creadores de la cosa esta de que sólo conviene en orografías como la nuestra?

    De todas maneras, como decía al principio, que sea un nuevo cabildo constituído a finales de mayo el que estudie las alternativas, informe a la población y haga las cosas como deberían hacerse.

    Un saludo

  • Personalmente considero que el tren convencional en Tenerife y Gran Canaria es un perfecto disparate.

    Si el maglev se adapta mejor a la orografía y consume poco territorio, que habría que verlo, pues se podría estudiar y plantear. En el plano teórico parece un proyecto atractivo. En la práctica es una inversión ruinosa que no quiere nadie. Que la diferencia la van a pagar los alemanes no se lo cree ni Melchior, entre otras cosas porque esa diferencia sería muy superior a “sólo” 300 millones de euros (cifra que no explica de dónde sale). Es lo que pasó con el maglev del aeropuerto de Munich, que iba a ser la joya de la corona hasta que no hubo manera de seguir costeando el proyecto, cuyo coste se disparó. Después están las pérdidas millonarias anuales de la única línea comercial, la de Shanghai, o la cuestión de los rescates en caso de accidente…

    En fin, ya digo que sobre el papel el proyecto presenta ventajas. Pero escama y mucho el entusiasmo del Cabildo con respecto a un tren que nunca ha saltado del papel a la realidad precisamente por ser un agujero tragamillones, un saco sin fondo.

    Sea como fuere, en este mes de marzo se supone que se publicarán las conclusiones del estudio de viabilidad. Habrá que estar atentos.

    Saludos

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Edmundo Ventura
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • José Farrujia de la Rosa
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Pleiomeris
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Lorenzo Méndez
    • CristianSF
    • Jose Ángel De León
    • Pedro Delgado
    • Fernando Sabaté
    • Aridane Hernández
    • Cristian SB
    • Juanjo Triana
    • Rubén Jiménez
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Jorge Pulido
    • Ciara Siverio
    • Echedey Farraiz
    • Javier Guillén
    • Dani Curbelo
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Doramas Rodríguez
    • David Martín
    • Arturo Caballero
    • El pollo de Andamana
    • Pedro Hernández Guanir
    • Armando Ravelo
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Pablo Ródenas
    • Estrella Monterrey
    • Agoney Baute
    • CSO Taucho
    • Nicolás Reyes González
    • Javier Castillo
    • Gabriel Pasternak
    • Álvaro Santana Acuña

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?