Semanario Crítico Canario
Willy García, director de Televisión Canaria en el Parlamento de Canarias
La universidad de la vida

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

La universidad de la vida

Me he estado acordando estos días de cuando Felipe González, siendo presidente del gobierno de España, puso de moda la expresión “por consiguiente”, de modo y manera que no había en aquellos días alegantín con más o menos ínfulas que no fuera regando sus diatribas de “por consiguientes” por aquí y por allá.

Algo parecido, salvando las distancias, parece estar logrando Paulino Rivero con su “universidad de la vida”, que ya empieza a calar en el discurso de algunos oportunistas. Recordarán ustedes que la ocurrencia surgió a raíz del nombramiento de Willy García como director de la televisión canaria, un director sin título ni estudios de periodismo que en una entrevista radiofónica reciente esgrimía La Gala como programación de cultura, como si Don Willy no conociera perfectamente la diferencia entre cultura y espectáculo (¿la conoce?). Al carro se sube ahora el empresario Amid Achi, que dijo en las primeras jornadas de formación profesional que “los grandes empresarios de la historia no han ido a la Universidad, sino que han aprendido en la calle, en la universidad de la vida”. Será que quienes sí estudiaron en la universidad no tuvieron nunca contacto con la calle y viven en una especie de limbo, ajenos a la realidad y a eso que Rivero y Achi llaman “la vida”.

Dice Don Paulino que “hay gente que con esfuerzo y con su inteligencia natural es capaz de darle tres o cuatro vueltas a otro que ha estudiado dos o tres carreras”, como si estudiar una carrera no supusiera un gran esfuerzo, o como si a la universidad no fuera a parar gente inteligente también, que alguno habrá. No sé yo si me dejaría operar por un cirujano sin título, por muy inteligente que sea y mucha “universidad de la vida” que tenga a sus espaldas, o si me quedaría tranquilo cruzando un puente trazado por cualquier “universitario de la vida” capaz de darle no sé cuántas vueltas a un ingeniero. Debo de ser un elitista sectario aquejado de titulitis galopante.

Por eso no entiendo que Don Paulino sea capaz de decir a un tiempo una cosa y su contraria, que ensalce “la universidad de la vida” y seguidamente apueste por la formación, y le diga a los jóvenes que hay que seguir formándose, que “la formación no termina nunca”, que “las oportunidades vienen de una sólida base de formación y de la ambición que uno tenga”. ¿Pero no quedábamos en que lo principal es la “universidad de la vida”? ¿Que tener dos o tres carreras no merita la pena porque hay gente sin estudios que te da tres o cuatro vueltas?

Desde luego, eso es lo que parece preconizar el gobierno. El presidido por Rivero tiene el récord de conflictividad con el sector educativo, con la consejera Milagros Luis Brito, de infausto recuerdo. Su partido gobierna Canarias hace décadas, las mismas en las que la FP ha languidecido sin apenas medios para subsistir, mucho menos para convertirse en la alternativa creíble, sólida y de calidad a los estudios universitarios que debe ser; ese mismo gobierno es el que corta las alas de las escuelas de idiomas (al tiempo que ensalza la importancia del inglés o el francés) o reduce los contenidos canarios a la mínima expresión. Por no hablar de la nula oferta formativa para adultos, al estilo de países como Alemania o los nórdicos, donde quienes no tuvieron oportunidad de estudiar de jóvenes tienen a su disposición cursos prácticos, charlas, jornadas, debates, todo a un precio muy razonable, cuando no de forma gratuita, en horario de tarde. En Canarias no les brindamos esa oportunidad, basta con decirles que ellos son licenciados en la “universidad de la vida”, sale más barato y sólo requiere cara dura.

Y ahí es donde está la jugada maestra de Rivero. Según datos del ISTAC de 2007, el 13.3% de la población ha terminado una diplomatura o una licenciatura, mientras que el 62.2% se quedó en el graduado escolar o no lo completó o no sabe leer y escribir. Se trata en su mayoría de personas que se sienten en inferioridad de condiciones por no haber podido formarse, que se encuentran cada vez más alienadas de la sociedad actual, en la que las tecnologías de la información, que sienten ajenas, cobran cada vez más peso. Son personas cuyos canales de información a menudo se reducen a la televisión y la radio, cuyas décadas de duro trabajo rara vez se ponen en valor. Personas que no se sienten reconocidas por la sociedad actual. A ellos se dirige Rivero cuando elogia la experiencia vital, a ellos habla cuando minimiza la importancia capital de la formación, es su apoyo el que se asegura cuando elogia la “universidad de la vida”, única escuela a la que muchos pudieron asistir.

Es el colmo de la manipulación y el colmo de la ruindad. Rivero prefiere reducir al mínimo común denominador, prefiere que muchos sigan sin poder formarse a invertir en nuestro mayor recurso, que es la propia gente. Aunque eso suponga que nunca levantemos cabeza. Para qué poner en valor el esfuerzo de todos, para qué dar oportunidades de formación a los que no las tuvieron, para qué atraérnoslos y darles los medios de integrarse e interpretar de mejor manera esta sociedad cambiante. Costaría mucho dinero y esfuerzo que puede destinarse a otros menesteres más rentables. Y ya no sería tan efectiva la engañifa de la “universidad de la vida”.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • “la universidad de la vida” no es una frase que se le pueda adjudicar a Paulino Rivero, por muy original que pueda resultar la misma. Desconozco los datos precisos para refutar la afirmación de Amid Achi. Habría que saber lo que este señor reconoce como gran empresario.
    Creo que no sean cosas contradictorias, sino más bien complementarias, la universidad de la vida es la que nos hace tener en ocasiones más fe en un remedio casero alternativo que en un determinado producto farmacéutico, por su efectividad contrastada y sin efectos secundarios. Por eso mismo, los tradicionalmente detractores de medicinas alternativas, no han tenido más remedio que aceptar la evidencia y complementarlas con la tradicional; que por supuesto, prevalecerá siempre sobre la otra en situaciones verdaderamente complejas.

  • Gracias por el comentario. No pretendía yo en ningún caso restarle valor a la experiencia y al saber hacer de quien lleva años o décadas fajándose, de hecho por aquí mismo hemos hablado varias veces de lo necesario que resulta poner en valor el trabajo y conocimiento de nuestras generaciones anteriores, esas que tradicionalmente (y tristemente) no pudieron formarse, aunque quisieran.
    Coincido en general con lo que planteas, lo que critico es la manipulación de Rivero y otros, que pretende enfrentar lo que, como tú bien dices, es complementario: formación reglada, especializada, frente a experiencia y conocimiento tradicional. Son cosas que forzosamente tienen que ir de la mano. Rivero, sin embargo, prefiere el clásico “divide y vencerás”.
    Saludos!

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?