Semanario Crítico Canario
Jorge Bethencourt (Foto: El Digital de Canarias)
La última columna de Jorge BethencourtJorge Bethencourt (Foto: El Digital de Canarias)

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

La última columna de Jorge Bethencourt

Jorge Bethencourt (Foto: El Digital de Canarias)
Jorge Bethencourt (Foto: El Digital de Canarias)
Mucho se habla hoy de la crisis del periodismo. Que si lo digital se come a los diarios en papel, que si bajan los ingresos de la publicidad… Algo menos se habla del modelo empresarial en que están instalados muchos medios, que basan buena parte de sus beneficios en la precariedad de los profesionales que emplean. Poco o nada se dice de la calidad del trabajo de muchos periodistas, calidad a la baja, que oscila peligrosamente a menudo entre lo mediocre y el periodismo basura.

Es el caso de Jorge Bethencourt, que en uno de sus últimos escritos nos demuestra que todavía no ha tocado fondo y que le queda potencial de sobra para emporcar. Viene a querer decir el ínclito Bethencourt que la juventud canaria no es sino una manada de ignorantes gandules sin preparación que quiere que se lo den todo hecho, que no está dispuesta a esforzarse por nada. Esto lo dice, además, cuando Canarias tiene la tasa de paro juvenil más elevada de la UE, por lo visto merecidamente, según Don Jorge; cuando es frecuente firmar un contrato a media jornada para trabajar la jornada completa más horas extras, y cállate la boca porque detrás de ti hay 10 más esperando por el mismo puesto; cuando las universidades canarias sacan licenciados que el mercado laboral no quiere colocar porque salen caros (y que otros mercados laborales en el exterior sí contratan); cuando la tercera parte de los canarios vive bajo el umbral de la pobreza.

Pero no. Los canarios es que no queremos trabajar, es que no queremos estudiar, eso es lo que pasa. No como Bethencourt, que se ha labrado un lugar en la casta político-empresarial, que ha logrado acumular un patrimonio envidiable y una influencia notoria. Bethencourt forma ya parte de esa casta privilegiada, y por eso está legitimado para decirnos a la plebe, los canaritos de a pie, que somos unos inútiles, unos mantenidos y unos fracasados.

“Tonses ba er nota y dise que pa currar allí, tío, tenía yo que saber inglés y alemán. ¿No te jode, tío? Ños, mano. Y ba er nota y que me dise que lo siente mucho, tío, pero con no se qué de mi perfil… pues que no valía… ¡pero qué le passssa ar nota! ¿Que perfil, colega. Er de la napia?

-¡Joder mano! Inglés y alemán. Pero si tú de lo que ibas es de trabajar en la resepsión! Coño, ni que te ofresieran ser el director”.
¡Claro que sí! Es que los canarios somos tan singuangos que no queremos entender que para trabajar en la recepción hay que saber idiomas. Aprendamos de Jorge Bethencourt, que seguro que habla inglés y alemán a la perfección, como toda su casta. Si es que en las islas ni español sabemos hablar, como demuestra el bueno de Bethencourt, que da vergüenza escucharnos. Pregunto aquí, por cierto, ¿qué pretende Jorge Bethencourt exponiendo de manera tan burda nuestro modo de hablar? Porque emular a Pancho Guerra queda claro que no… Y qué decir ya de lo de ser director de hotel. ¿Cuántos grandes hoteles en Canarias tienen un director canario? Son casi todos de fuera, ¿verdad? ¿Y eso por qué? Porque somos unos inútiles y no queremos trabajar. Después nos quejamos de que no nos quieran en los apartamentos del sur o en las discotecas o en los clubes o en los hoteles.

“-Arr final el bacioleta me dijo que me podía contratar pa llevarle las maletas a los turistas, en la resepsión, tío; de maletero.¡Que le passsa ar notaaaaa! Una mierda de trabajo y seis meses na más, pa probar. Claro, tío, lo mandé pal carajo.

-Los canarios cargando maletas y los guiris en la resepsión. En nuestra tierra, tío. Tiene huevos la cosa”.
Qué agudeza la de Jorge Bethencourt. Vean cómo aquí nos señala que encima somos desagradecidos, encima despreciamos la exquisita generosidad de quienes vienen de fuera a explotar nuestra industria turística porque nosotros somos unos incapaces. Encima los canarios nos las damos de señoritos y nos negamos a ocupar el lugar que nos corresponde, el del servicio, maleteros y porteadores. ¡A trabajar, carajo!

“-Tienes rasón, tío. Oye ¿qué hasemos hoy?

-Vámonos a echarnos una birras y a ver err partidito derrr Tete, ¿no?”
Qué labor periodística la de Don Jorge, cómo expone aquí nuestra absoluta inconsciencia y total falta de aspiraciones y aptitudes intelectuales para interpretar la realidad. Verdaderamente somos un pueblo despreciable.

Ante esta capacidad de análisis exquisita, ante este rigor periodístico inigualable, sólo resta concluir que Jorge Bethencourt es un periodista con aptitudes al alcance de sólo unos pocos, y es que hay que tener la cara excepcionalmente dura para cagarse de esta manera en el esfuerzo y la desesperación creciente de tantos ante la imposibilidad de salir adelante en las condiciones actuales.

Pero dejemos por un momento a esta pluma privilegiada y centrémonos en el medio que le sirve de guarida, el Diario de Avisos. Porque la pregunta es obvia: ¿aquí quién es peor, el personaje que perpetra semejante esperpento o el medio que ni corto ni perezoso va y lo publica? ¿Qué entienden los señores del Diario de Avisos por periodismo de calidad? ¿Este es su compromiso con la profesionalidad? ¿Esta es su idea del rigor? ¿Este es el nivel al que aspiran? ¿Merece esto llamarse periodismo?

“La última (columna)”, se llama la sección de Jorge Bethencourt. Ya ven, esa sí sería una magnífica noticia para el futuro de la profesión.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • ¡Pa quitarse el sombre compadre! El “periodismo” canario cada vez apesta más. Uno puede usar palabras mas políticamente correctas para expresar lo que siente pero no me da la gana y lo digo bien grande: el periodismo canario apesta… a rancio.

  • La verdad es que si tuviera que elegir el elemento que más me repugna del artículo de Jorge Bethencourt sería sin dudarlo el repulsivo clasismo que destila desde el principio hasta el fin.

  • Enhorabuena por tu post, Iván.
    Te faltó recordar que este personaje está imputado en el llamado ‘caso Parque Marítimo’, en el que se investiga a dónde fue el dinero de la explotación del centro público con piscinas que hay en Santa Cruz. Además, fue investigado en el ‘caso Las Teresitas’. Aun así, este señor ‘imparte cátedra’ todas las mañanas desde los micrófonos de Radio Club Tenerife (Cadena Ser) y desde las páginas de ‘Diario de Avisos’. ¿Qué tipo de ética social o política puede enseñar? Increíble. Y nadie se atreve a levantar la voz en la isla. Es más, le ríen las gracias. A veces creo que los canarios tenemos el país que nos merecemos.
    Sobre por qué permite esto el periódico decano de la prensa de Canarias, hay una explicación evidente (las demás no las conozco, aunque las intuyo): ‘Diario de Avisos’ hace tiempo que olvidó el periodismo y se convirtió en un panfleto de los voceros de ATI-CC. Está a los pies de Paulino.
    Lo dicho, gracias denunciar estas cosas.
    Un saludo

  • Me encanta la respuesta y la veo a la altura de las circunstancias. Esta persona, desde su pedestal de “triunfador” (irónicamente) en Canarias, se permite el lujo de despreciar, de forma absolutamente repulsiva, clasista y señorial, al común de los mortales que vivimos en este archipiélago, sobre todo a la gente joven.

    Es de risa que, alguien perteneciente al estrato de gente que no dio un palo al agua en su vida, se permita criticar y atacar, a la mayoría de la sufrida y reventada población isleña. Población que, bastante tiene con aguantar a unos medios sin independencia alguna, al servicio del poder y la corrupción. Atributo interesante este último, pues forma parte del “cursus honorum” isleño,al mismo nivel que la incompetencia total, o el elitismo casi feudal.

    Por último y pensando en un amigo que me recordó un viejo dicho…Al ver que Jorge Bethencourt dice que la gente no trabaja, es toleta y no da para más, me vienen a la mente otras palabras dignas de este señor y que expresan perfectamente lo que él y su repugnante artículo significan: APÁRTATE QUE ME TIZNAS, LE DIJO LA SARTÉN AL CAZO.

    Felicidades Ivan Suomi.

  • Totalmente de acuerdo con los amigos de Tamaimos. Leyendo el artículo del Sr. Bethencourt, llegué a la conclusión que su endofobia es digna de elogio por parte del colonialismo español. A lo mejor el Ministerio de Trabajo, valora darle la medalla al mérito al trabajo. En cuanto al medio que le da cobertura…corramos un “estupido” velo.

    Un cordial Saludo!!!

  • Cuando transcribí la conversación de dos pibes no sabía que estaba haciendo una tesis doctoral sobre el paro juvenil en Canarias y la preparación de los jovenes. Ni siquiera supe que estaba “informando”. Mira tú que sólo pensaba en hacer un bacilón de una charla de dos lajas. Después de leerles me temo que además de perder trabajo, en mis islas también se pierden neuronas. He trabajado 30 años y empecé colocando fotos en el archivo de un periódico. En mis columnas expreso “mis” opiniones, ni informo, ni formo, ni pretendo tener la razón. Intento no insultar y procuro aprender cada día. Nací en un pueblo, Güímar y mi padre era un cobrador de recibos. No estoy imputado en ninguna causa ni investigación (no se crean todo lo que se publica eninternet). Y lamento muy profundamente que ninguno, ninguno de ustedes, haya entrado a relexionar que el 48% de los jovenes canarios abandona sus estudios, que el boom del ladrillo se llevó a miles de chicos a ganar sueldos de oro que se esfumaron, que no tenemos formación en FP y que la conversación que escuché y esribí es , desgraciadamente, muy real. Por lo demás gracias por los insultos, las descalificaciones personales y el resto de la quincalla de gran valor literario y espíritu constructivo. Los políticos de hoy tienen preparada la sucesión para el día de mañana.

    • No me convence. Su “transcripción” sobre esa supuesta conversación real le delata. ¿Por qué no escribe así cuando son otros los que hablan? ¿Sólo dos pibes de barrio “merecen” ese tipo de ortografía? No me lo creo. Pienso que el artículo destila clasismo y su curriculum de clase obrera no le salva. No será ni el primero ni el último que mira por encima a los demás desde su atalaya de clase media, alta, etc. “No sirvas a quien sirvió”, dice el refrán castellano. Ya ni entro en otras consideraciones sobre su parcialísimo retrato de la sociedad canaria. Y sigo con la duda de saber cuántos idiomas habla usted, más que nada para ver si vale para estar en una recepción o tendría que conformarse con cargar maletas. Saludos.

  • Es verdaderamente lamentable lo que responde ahora er nota. “Sólo pensaba en hacer un bacilón* de una charla de dos lajas” dice ¡vaya tela!. Guárdeme una cría. Mire me da que no capta usted el motivo de crítica de su gran obra ¿periodística? o de ¿opinión? … ah no, perdón es un nuevo género periodístico. Recitifico, su gran obra de “bacilón”.
    Es una GRAN frivolidad acusar a la juventud canaria de la circunstancias en la que se encuentra y creo que usted, puede que por su edad, está totalmente fuera de lo que pasa actualmente con la sociedad y la gente joven, entiendo que esos 30 años que tiene la suerte de haber estado trabajando en un periódico tampoco le dan para ver la realidad, es evidente.

    Los lajas de los que usted habla existen en todas las partes del mundo, no es fenómeno exclusivo de Canarias pero fíjese que le voy a compartir una reflexión personal después de años viviendo en Catalunya.
    Aquí, en Catalunya, no hay lajas no, aquí hay GARRULOS que para el caso es lo mismo. Aquí cada pueblo porque pequeño que sea tiene su polígono industrial, sus fábricas, etc… y aquí los garrulos tienen acceso a trabajar a pesar de que muchos no tienen especialización profesional en forma de titulación ni universitaria ni de FP, igualito que los lajas de allá. Aquí todo el mundo tienen opciones donde currar, sean garrulos, lajas o titulados universitarios. Y no voy a entrar en porqué pasa eso en Catalunya y no en Canarias porque aparte de largo, supongo que será lo suficientemente inteligente para saberlo. Ni tampoco porque el no tener acceso a trabajar genera mayor tasas de violencia ni tampoco le hablaré de la imposibilidad que tienen muchas familias en consecuencia para mandar sus hijos a la universidad.

    Entonces resulta que ahora todos los canarios si o si tenemos que trabajar en el sector turístico ¿entonces para qué tenemos universidades y centros de FP de todas las especialidades? ¿para exportar titulados? Vamos, que nuestro principal motor económico en el exterior es el de exportar titulados, ni la agricultura , ni la industria, ni la pesca, … nada de eso, sólo exportamos titulados al mundo.

    Eso sin entrar tampoco en el snobismo que si o si tienes que hablar inglés en tu propio país, cuando, entre otras, tenemos la segunda lengua más hablada del mundo tras el chino. Ni tampoco voy a reflexionar que si o si tenemos que hablar todos alemán porque gran parte de nuestros CLIENTES turísticos son alemanes. Se supongo que lo normal es sentirse extraño en tu propio país y por ende no tener derecho a trabajar.

    No le voy a contar tampoco que aun siendo un joven titulado en Canarias tuve la gran suerte que una ETT me contrató para hacer un trabajillo, temporal y mal pagado calro, en uno de los periódicos de Canarias, no como periodista claro, porque no es mi especialidad. Cual fue mi GRAN decepción en aquel momento al ver que allí solo trabajaban señores que llevaban 30 años en el mismo puesto y los ¿10? jóvenes de plantilla (menos de 35) eran familiares del resto. ¿Enchufismo? Ah no, casualidad. Por no hablarle de la experiencia desagradable que tuvo con un señor que allí trabajaba y de cómo me ridiculizaba como si fuera tonto porque hacía un trabajo muy parecido al que hacía su hijo que también curraba allí, no vaya a ser que le quitara el puesto a su cría. Y sí, eso es Canarias también. ¿Un caso asilado? Lo dudo.

    Incriminar a la gente joven haciendo una columna de “bacilón” sinceramente no es nada profesional. Ya veo que usted también profundizó en el tema de porqué pasa eso. No es tonto oiga, lo más que sabe usted es que publicar un artículo así en un periódico sólo tiene la lectura demagógica de “la juventud canaria es tonta”. Y lo sabe y por eso lo hace, pero está claro que eso no se llama opinión, se llama prensa de “bacilón”.

    * Bacilón= vacilón

  • ¡Chos mano, amaneció el Aleluya!

    Señor Bethencourt, está bien que aparezca por aquí, sin embargo, su escrito me sigue pareciendo lo mismo. Ahora resulta que es una conversación “entre dos lajas”. Esto ayuda a exonerarlo de las acusaciones, por supuesto, de una manera bastante sutil y elegante.

    Entrando en materia, yo si conozco a muchos de esos “lajas”, como usted los llama. Imagino que con esa terminología se refiere a la gente de barrio, con menos recursos y que no pudo acceder a la educación, o la abandonó. Pues bien, muchos de esos lajas, son más inteligentes, o al menos tan inteligentes, como cualquier universitario de pro. Conozco pibes que saben la dinámica interna de un ordenador, con más detalle que los informáticos de nuestra universidad, armándolos a placer. Conozco lajas de esos que leen, mucho más que algunos universitarios y tienen intereses en la cultura, en la música y son sensibles. Conozco lajas de esos que saben idiomas, que saben mantener una conversación y que no son unos retrasados, como intenta pintarlos usted en su artículo.

    Muchos de esos chicos no pudieron acceder a la educación, o fracasaron en el sistema educativo, no por ser unos tontos, no por sacar peores notas, ya que muchos tienen un CI alto, o sacan sobresalientes casi sin estudiar, sino por el pésimo sistema educativo que tenemos y, sobre todo, por la situación socioeconómica de las islas. Usted acaba de nombrar el Boom del ladrillo y el abandono escolar. Esto me resulta curioso, viniendo de un periodista que lleva años participando en el sistema, en una prensa que está totalmente plegada a los intereses de los partidos gobernantes en Canarias. Si, como oye, esos mismos que llevan gestionando nuestro caos isleño durante décadas, incluido el lamentable sistema económico del que bebíamos y la incompetencia generalizada de las instituciones, amén de una corrupción casi total.

    Me parece que acusar a estas personas, que son fruto de un sistema absolutamente deficiente y podrido, de su desgracia total, por ser gandules, o poco menos que tontos, es un disparate mayúsculo. Y no estoy diciendo que todos los “ruinas”, o “lajas”, de Canarias sean Einsteins fracasados (aunque si los hay), sino que podrían haber sido encausados y apoyados, en todos los sentidos, para tener un futuro mejor y mayores criterios a la hora de construirse como los ciudadanos del mañana que deben ser. Sin embargo, todos estos años de CC, se basan en potenciar lo chabacano, lo más bajo y sucio de nuestra sociedad, aprovechando eso para lograr un inmenso caudal de mano de obra barata y una ciudadanía que no piensa, o no debe pensar. No hay más que ver la Televisión Canaria, o los diferentes medios de las islas, para darse cuenta del esperpento y de lo lamentable de los mismos.

    Por otro lado, yo conozco gente que tiene una carrera, máster incluido, y sabe hablar cuatro idiomas. No son uno, ni son dos, ni son tres, sino que son bastantes y no tengo dedos en las manos para contarlos. Casualmente, la mayoría de ellos están con una mano adelante y otra detrás, están fuera, piensan en irse, o quieren meterse a militar o guardia civil, porque no hay otra salida. Me imagino que esta gente es tonta, o no quiere trabajar. Es muy triste que hayan pasado tantos años estudiando y formándose, para marcharse, sin dar lo mejor de sus conocimientos al pueblo que los vio nacer.

    A lo peor, resulta que quiénes quieren ciudadanos tontos, y encima nos lo echan en cara, son ustedes, las gentes del sistema. Claro, que la gente preparada se mande a mudar y que los pibes y pibas que no pudieron formarse y apenas tienen otra salida que trabajos de miseria y esclavistas (12 horas por 400 euros sin asegurar…), sean los únicos que se quedan. Mientras, concentraciones de reggaetón, galas en TVC, profesores despedidos y muchos, muchísimos, guardias civiles. Todo con tal de que la teta de la cabra, que es Canarias, no se seque y continúe dando leche para los cuatro aprovechados de siempre, incluidos aquellos de orígenes humildes que, en vez de ayudar a su gente, se ríe de ella y no es capaz de ver más allá de su actual punto de vista acomodado. Intereses, más intereses, más favores, más dinerito.

    Por último, es curioso que usted hable de la sucesión del sistema político. Usted, que como muchos periodistas lleva años calentándose al sol de los políticos que más calienten. Lo mismo que dije antes: APÁRTATE QUE ME TIZNAS, LE DIJO LA SARTÉN AL CAZO. Menuda legitimidad para acusar a los demás de los vicios propios. Por mi parte le diré que, mi fin no es ser un político, sino llegar a una sociedad en la que exista realmente división de poderes, para que toda la maraña de aprovechados, ladrones y corruptos que llevan toda la vida mamando, acabe donde merece: En prisión.

  • El artículo no insulta. Es una crítica bastante dura, eso sí. En Canarias la gente está visto que no está acostumbrada a la crítica dura, y la confunde con ataque personal. Además, tampoco hay que tomárselo a la tremenda por un poco de “vacilón” que se permite el artículo en algún punto.

    Claro que la columna de Jorge Bethencourt no es de información. Es de vacilón, y también de opinión, y es esta última la que critico, por clasista y desvergonzada. Está bueno ya de que la gente tiene la culpa de la miseria en que se encuentra. ¿Que hay “lajas” como los llama Bethencourt? Pues como en todos sitios. ¿Qué pretende él al elevar a generalidad lo anecdótico?

    Luego está lo del boom del ladrillo, dice él, que montaron los jóvenes por lo visto. Por lo visto son los responsables también de que la FP sea un fraude. Y sí, claro que cada cual es responsable de sí mismo, pero entonces ¿a qué viene revolcarse en el topicazo del canario gandul e ignorante? ¿A qué hacer pasar una ínfima parte por el todo?

    En fin. De todas formas, que todo un columnista, un periodista entre aquí diciendo que en su columna sólo pretendía hacer un vacilón ya lo deja todo bastante claro.

    Saludos

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Avatar
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?