Semanario Crítico Canario
El grande perdió, el chico ganó
Sobre el Frente CanarioEl grande perdió, el chico ganó

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

Sobre el Frente Canario

Como a Paulino Rivero ni se le ocurre ejercer nada parecido al liderazgo -algo incompatible por lo visto con asistir al Desfile de las Fuerzas Armadas el Día de la Hispanidad- ha tenido que ser a Román Rodríguez a quien se le ocurra. La gravísima situación en la que se halla sumergida Canarias, junto con los severos ataques emprendidos por el Gobierno de España contra las islas, hace necesaria, para el político grancanario, la constitución de un frente común en defensa de los intereses de Canarias. Esta “reacción cívica pero contundente para reclamar un trato justo” consistiría, a grandes rasgos, en lo siguiente: la creación de un frente canario “al margen de partidismos”, formado por “empresarios, sindicatos, trabajadores, organizaciones económicas, culturales y sociales, colectivos profesionales y por partidos políticos.”

El Gobierno de España, léase el Partido Popular, al igual que hiciera el PSOE en su día, sigue sin cumplir el R.E.F. en lo que hace a la necesaria inversión del Estado en las islas. Reza el artículo 96: “En cada ejercicio, el Programa de Inversiones Públicas que se ejecute en Canarias se distribuirá entre el Estado y la Comunidad Autónoma de tal modo que las inversiones estatales no sean inferiores al promedio que corresponda para el conjunto de las Comunidades Autónomas, excluidas de este cómputo las inversiones que compensen del hecho insular.” Jamás se ha cumplido y este año que viene no será una excepción. La inversión estatal descenderá un 5’98 % este año en las islas, suponiendo un total de 269’54 millones de euros. Per cápita, esto significa que el canario recibirá 127 euros de inversión estatal frente a los 230 euros que recibirá el ciudadano español de las Españas. El diferencial entre la inversión en Canarias y la media estatal asciende ya a casi 800 millones de euros. A semejante atraco a mano armada, lo llama el sucursalista Partido Popular en Canarias “acercarnos a la media estatal”, no porque suba la inversión en Canarias, que no sube, sino porque baja en todo el Estado. ¡Fuerte cara más grande! Nos mean y dicen que llueve.

Dejando aparte, que ya es mucho dejar, el farragoso tema de las cifras, ayuda a dibujar el “big picture”, que dicen los sajones, incluir en este somero análisis las constantes sinvergüencerías de José Manuel Soria, el cual se ha propuesto aplicar una política de tierra quemada habida cuenta de su incapacidad de lograr el gobierno en Canarias. Como ejemplo, el asunto de las energías renovables, que no son merecedoras de inversión estatal en estas peñas africanas pero sí en América Latina por un montante de 9’6 millones de euros. O la eliminación de la subvención a la desalinización de agua en Canarias, que como todos sabemos es un tema que a nadie afecta en Canarias pero que en Ceuta y Melilla es importantísimo. El ninguneo a la sociedad canaria en el asunto de las prospecciones petrolíferas. Otrosí, el ataque a la presunción de inocencia de los canarios que, certificado de residencia en mano, son sospechosos de fraude, mientras no se demuestre lo contrario. ¿No sería más sencillo y efectivo establecer una razonable subvención fija por trayecto -sólo para la clase turista- forzando a que las aerolíneas tuvieran que competir para dar los precios más bajos? Suma y sigue, el evidente retroceso del autogobierno que supone el rescate que el Gobierno canario ha solicitado al Gobierno español. Por no acudir a los bancos, se acepta la oferta estatal que incluye a los famosos “hombres de negro” para hacernos algo parecido a lo que Alemania hace con España. ¿Volveremos pronto a la época en que hasta el título de Bachiller venía de Madrid merced al pago de 3.500 pesetas en papel de Estado? De telón de fondo, los monstruosos recortes en Sanidad y Educación y las inefectivas políticas de empleo, cada vez menos activas. Y, por encima, cual deus ex machina que en vez de desfacer entuertos no se entera de nada, el Gobierno de Canarias, timorato, endeble, sin pegada ni arrestos.

La propuesta ha causado cierto revuelo. Desde las filas de la izquierda extrainstitucional se la ataca por mezclar machos y carneros. Sin embargo, no he leído en ningún momento que Román Rodríguez proponga a gente como “Plasencia, Santana Cazorla, Lopesan, Ambrosio Jiménez” para formar parte de dicho frente, aunque sí se hable explícitamente de “empresarios” al igual que de “sindicatos”, etc. ¿Por qué cuando se usa la palabra “empresarios” en Canarias no se piensa también en los dueños de comercios, pequeños importadores, autónomos, emprendedores, etc.? Esta gente es mayoría en el tejido empresarial canario, sin embargo, parece que conviniera más asirse al cliché del empresario vampiro chupasangres -que también existe- antes que hablar de la sociedad canaria realmente existente. ¿Ninguneamos entonces a esta mayoría empresarial? Roque Aguayro, partido poco sospechoso de actuar de correveidile de Román Rodríguez, apoya públicamente la iniciativa. Comentaristas y opinadores varios la suscriben con matices o la denuestan pero no permanecen indiferentes. A uno se le antoja que el problema remite a una cuestión bien sencilla: ¿existen intereses compartidos que atraviesen toda la sociedad canaria y que merezcan una respuesta amplia y no sólo sectorial? O, por ejemplo, ¿sindicatos, usuarios de los servicios públicos, empresarios (pequeños, medianos y grandes), ciudadanía en general, viven enfrentados permanentemente condenados a devorar o ser devorados en una farsa de la lucha de clases?

Para mí es evidente que las diferencias sociales dan lugar a intereses propios, objetivos, que en numerosas ocasiones tienen al conflicto social como respuesta. Bien está que así sea, el mundo nunca será perfecto. En este sentido, es una buena noticia la convocatoria de Huelga Nacional y Popular Canaria para el próximo 14 de noviembre. Es muy necesaria: contra el Gobierno de España y el de Canarias. Sin embargo, me resisto a creer que, en paralelo, sectores amplios de la sociedad -verdaderamente amplios, más allá de los militantes de tal o cual organización- no compartan intereses de ningún tipo. ¿Acaso no interesa a toda Canarias -las siete islas- pelear por que se mantengan las subvenciones a la desalinización o es exclusivamente una cuestión de cuatro empresarios marrulleros? ¿Sólo interesa a cuatro hippies ecologistas que las energías renovables sean apoyadas públicamente en Canarias y no sólo en América Latina? ¿No conviene a toda Canarias exigir un trato de respeto, de igual a igual en el marco del Estado, mientras estemos en él? ¿Cuanto peor, mejor? ¿Para quién? ¿Deben las organizaciones políticas estar al servicio de la gente o al revés? Aquí les dejo estas preguntas para que las respondan como mejor consideren, si así les place. En mi opinión, se le presenta a la sociedad canaria una excelente oportunidad de demostrar su madurez: defender sin miedo su autogobierno y el bienestar alcanzado y por alcanzar frente a quien lo quiere destruir tratándonos como una posesión de ultramar que sólo mereciera las migajas sobrantes de su festín de AVEs, expos, aeropuertos fantasma, ciudades de la maravilla,… y demás patujadas.

P.S: Como propina musical y ejemplo de lo que los canarios somos capaces de hacer cuando nos unimos, aquí va este vídeo del espectáculo Tewiza, toda una joyita que lleva el sello de Enrique Mateu así como numerosos tocadores y cantadores de nuestro folklore.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Sin quitar valor a tus palabras, he de decir que, cuando se mezclan los intereses de clase con cualquier otro, normalmente las cosas acaban de la misma forma, mal para los de abajo. Yo, hoy, en Canarias y en el mundo, priorizo los intereses de clase, de la clase trabajadora, de los de abajo, del 99%, esto no quiere decir que sean contradictorios con los de Canarias, pero los de arriba, siempre logran que así lo sea. Por eso, conmigo no cuenten. ¿Quizás un Frente de Izquierdas?.

  • Pues el Frente Canario parece politizarse, con Nueva Canarias en primera línea. Si es que la verdad, que para copiar de la metrópoli somos inmejorables.¿Canariada?, ¡canallada! es lo que han perpetrado esos tipos, junto con sus amigotes aticos en Tenerife, contra Canarias durante más de dos décadas. Repito, con todos los respetos, dime con quien andas, y te diré quien eres. La verdad es que este es un debate muy interesante, y para nada me quiero posicionar contra está página, todo lo contrario, todo mi apoyo, porque me parece magnífica. Saludos.

    • Bueno, politizado va a estar seguro puesto que la cuestión es eminentemente política aunque con un sangrante coste en lo social. El verdadero acierto sería que se lograra trascender a una reivindicación más allá de partidos y sectores para ser verdaderamente canaria, representativa de los intereses de esta tierra, que son reales y no imaginados. Ahí está el envite. En cualquier caso, son sus comentarios los que hacen interesante este debate. Veremos en qué para todo esto pero mucho me temo que nada sucederá. La cultura -por llamarla de alguna forma- política del país es la de andar todo el día dividido, pensando antes en los intereses de los políticos que en los de la sociedad. Un saludo.

  • Perdona el retraso en leer Josemi. Mientras mas excavo mas indignacion tengo, mientras mas rebusco mas **** sale pa’lante.

    A mi lo que me cuesta entender es que no tengamos un nacionalismo a la altura de nuestra posicion historica. CC siempre ha tenido el predominio de quien se beneficia del status quo, como es que nunca se ha consolidado un movimiento semejante en el centro izquierda? (No me vale ICAN o NC).

    • Es una cuestión compleja. No me atrevería a intentar resolverla en un comentario. Insisto en que en Canarias el cambio debe ser primordialmente cultural, de ideas y mentalidades. A mí me parece que los partidos políticos han contribuido poco a esto, cuando no lo han bloqueado directamente. Y en esta crítica no dejo fuera a los partidos nacionalistas, por escasez de altura de miras o inexperiencia o incapacidad… Saludos.

  • Muy interesante la página, ¡creo que ha sido amor a primera vista y ya tienen un lector asiduo más!

    Por una primera parte creo que es positivo que el conjunto de la población canaria defienda sus intereses ante las agresiones, y desde luego no tiene nada de malo hacerlo juntos en este caso aunque en otras situaciones choquen intereses sociales, económicos o de clase, ¿que más da? Hay que devolver el aspecto pragmático a la política, el de hacer algo porque interesa, y dejar ese rollo futbolero de hacer la política por sentir los colores. Ese decir que no a algo, por cabezonería, sólo porque el que lo dice es del “equipo contrario”. Si conviene ir juntos, si eso nos hace más fuertes, se va juntos, después ya arreglamos las diferencias. Pero esto tiene que venir desde abajo, desde la gente, no puede propugnarse desde un púlpito, porque igual que las misas, las declaraciones llegadas desde arriba no suelen calar de verdad en la gente, cuando está cansada, puteada y tiene hambre. Para que una propuesta así pueda avanzar hay que incidir sobretodo en la respuesta popular, promulgar el debate y la educación en la calle, en los pueblos, no en las ciudades y los círculos intelectuales, es misión de estos círculos salir de su encierro (muchas veces impuesto por el pasotismo general de la gente) y echarse a la calle a hablar con la gente, los manifiestos están geniales, poéticos, pero hay tantos que ya nadie los lee con interés.

    Luego llega mi parte de la visión cínica, ¿no es hacer este llamamiento subirse un poco al carro? ¿Qué colectivo social que lucha, a día de hoy en Canarias, no hace un llamamiento a la unidad y la solidaridad ante las agresiones estatales? ¿No son las tímidas pero crecientes propuestas alternativas este intento lento y renqueante de crear frente común y popular? Desde abajo ya está surgiendo la respuesta, salida de la genuina necesidad, poco a poco, muy lentamente, y desde arriba se la huelen, la quieren “potenciar” y, de paso, ya si cuadra, apuntarse el gol. Por eso debe hacerse tanto enfasis en que sea popular, desde abajo, coordinado, para que no pueda llegar nadie y plantarnos su bandera, para que nadie pueda pintarse en una parodia de Delacroix como la libertad guiando al pueblo canario. (¡Perdón por el tocho!)

    • Muy buenas, JDeckard. Bienvenido a esta página que ya también es suya. En cuanto a lo que comenta, yo lo veo así: la cuestión de la iniciativa es importante pero también relativa. La propuesta viene de quien viene y uno puede créersela más o menos pero lo ideal sería que la gente, la sociedad civil, la hiciera suya y dentro de poco nos olvidáramos de quién la lanzó para centrarnos en los contenidos de la misma, en las propuestas y en la capacidad de presión de la sociedad canaria para revertir el curso aparentemente inexorable de los acontecimientos. Personalmente, me hubiera gustado que la propuesta de “frente canario” hubiera partido de organizaciones no estrictamente políticas: las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, las Universidades canarias, colectivos de usuarios de los servicios sociales (casi todos), asociariones sectoriales de diverso tipo,… Sin embargo, si a ninguno de ellos se le vio tal iniciativa, tiene poco interés atacar a quien sí estuvo a la altura de la circunstancias. Mejor sería, como digo, centrarnos en participar, aportar propuestas, movilizar, construir con el mejor de los ánimos y armar a esta sociedad para resistir en una coyuntura muy difícil. Seguramente, no puede ser de otra manera, las contradicciones aparecerían y habría que aprender a gestionarlas pero, “first things first”, y habrá que construir esa cultura democrática de estar unido en aquello que lo merece y gestionar el disenso democrático en las instituciones, en la calle, etc. sin mayores aspavientos. No abunda en nuestro debilitado tejido social una cultura de la unidad y la exigencia democrática pero nunca es tarde para empezar. No sé si me he explicado. En cualquier caso, sigo esperando esa reacción absolutamente necesaria más allá de los brindis al sol de este gobierno en forma de retraso controlado a la hora de aprobación de los presupuestos canarios, “rebelión sí, pero poca”. En fin, habrá que ver en las próximas semanas. Un saludo.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?