Semanario Crítico Canario
El Caso Kárate y el periodismo antisocial

Este artículo lo publica

Tamaimos es un proyecto cultural independiente de opinión y debate sobre Canarias. Este proyecto cultural no tiene relación con partido político, ideología, confesión religiosa o institución alguna y se expresa principalmente a través de entradas en nuestra web.

Opinión

El Caso Kárate y el periodismo antisocial

Colaboración

Hay varios tipos de periodistas: excelentes, buenos, mediocres, … al igual que ocurre en cualquier otra profesión, solo que casi todos ellos se ganan la vida dando noticias, escribiendo libros, comunicando,… es decir, tienen cierta capacidad para llegar a más gente que en otras profesiones. Uno de estos tipos de periodistas es el que está obsesionado buscando el Pulitzer de periodismo o la veta de oro, que les encumbre o que les colme sus bolsillos. Por lo general, son periodistas que en su ciclo de vida profesional ya no dan más de sí y están atrapados por la mediocridad de su imaginación. Les resulta muy difícil ser originales y aportar temas que despierten el interés en los ciudadanos. Están agotados, desnutridos intelectualmente.

El caso de Marisol Ayala viene a ser uno más de los que se encuadran en este tipo de periodistas agotados. El problema aumenta porque, tras esa incapacidad para ser original o al menos tener conciencia social de lo que escribe, adorna su trabajo con bellas frases tal como la que encabeza su blog: “Reivindico el periodismo social tan necesario siempre y ahora más”. Veamos si es coherente con lo que ella misma anuncia.

Cuando murió Antonio Cubillo, hace pocos meses, no se le ocurre a esta señora sino publicar en su blog un artículo recordando el trágico accidente de Los Rodeos -en el cual los aviones involucrados tuvieron que desviarse del aeropuerto de Gran Canaria por una bomba que puso el MPAIAC en este último- y relatar la historia que no podía ocultar por más tiempo del militante que puso la bomba y que acudió a ella consternado y hundido por los efectos indirectos, tan trágicos, que había causado el pequeño petardo que había puesto en una floristería del aeropuerto. En su relato sólo le faltó poner la dirección de la vivienda de aquel hombre. ¿Qué necesidad tenía esta señora en traer esa historia a estas alturas de la vida? Podemos imaginar a la familia de ese hombre y a él mismo, si aún viviera, teniendo que recordar algo que devino tan desgraciado…

El libro que ahora publica no deja de ser más de lo mismo. ¡Pues no ha tenido ya bastante la sociedad canaria de atiborrarse de los tristes hechos que ocurrieron en el Caso Kárate! Desde el inicio de la instrucción hasta el sumario, finalizando en el largo juicio, no han parado los medios en publicar detalles de todo tipo. Las víctimas y sus familiares tuvieron que revivir una vez más el drama de lo sucedido, o como dicen los psicólogos, pasaron por una segunda revictimización. Pero he aquí que esta periodista tiene nuevamente una brillante idea: “¡Pero si tenemos ante nuestras narices la veta ansiada durante tantos años!” -Le diría a su hijo, que debe estar todavía unido umbilicalmente a su madre.

Curiosamente, en marzo de 2010, Marisol Ayala publicaba un artículo titulado ¿Es necesario tanto morbo en el “Caso Kárate”? en el que criticaba a quienes publicaban información cargada de detalles morbosos sobre el famoso caso. Finalizaba su artículo de la siguiente guisa “(…)Yo creía, ingenua, que había límites a la hora de informar sobre sucesos de este calibre pero, claro, cuándo se han mencionado nombres e iniciales y edad de afectados, la mayoría, no lo olviden, menores de edad, me he bajado del guindo. Estaba equivocada. Nadie quiere quedar en la orilla; si tú te tiras a la piscina, yo también me tiraré y nadaré más lejos.” Ahora podemos comprobar lo que quiso decir, hace más de tres años, con lo de nadar más lejos.

Claro que para anunciar a bombo y platillo su ansiado best seller, debía hacerlo edulcorando y ocultando su verdadera intención (que no es otra que la del lucro particular) y para ello anuncian a los cuatro vientos que es un libro con un fin pedagógico, que debe servir de recordatorio a la sociedad de lo que no debe pasar nunca más.

Señora periodista, si fuera esa, en verdad, su intención, podría haber planteado a organizaciones profesionales, sociales e incluso a la propia Asociación de Víctimas y Familiares del Caso Kárate, el desarrollar una propuesta o una acción que estuviera dirigida a las instituciones, o a quien fuese pertinente, para abordar seriamente el problema del abuso sexual infantil y corrupción de menores, problema éste que está más extendido de lo que los ciudadanos creen en nuestra sociedad y no sólo a través de sectas sino mucho más, por ejemplo, en el ámbito familiar.

Esta periodista, aquejada de desnutrición intelectual, refleja su oportunismo en los artículos que está escribiendo sobre su libro y en lo que nos dice en las entrevistas que les hacen sus otros amigos periodistas. Por más que insista en que su fin es social y que lo hace para impedir que vuelva a suceder, no ha tenido en cuenta que está contribuyendo a que las víctimas y familiares tengan que pasar por una tercera revictimización. Otra cosa hubiera sucedido si la mentada periodista hubiese sido uno de los familiares afectados, que por suerte no lo ha sido. Resulta también extraño que en su libro incluya entrevistas con las víctimas y familiares cuando se ha visto en los medios que la postura de la Asociación de Víctimas ha ido siempre en la línea contraria, en no hacer declaraciones de ningún tipo y a ningún periodista.  

Todavía no se le ha oído mencionar que los beneficios íntegros de lo que obtenga con las ventas del libro los va a donar a alguna ONG que luche contra el abuso sexual infantil, aunque lo mejor será que no tenga beneficios y que tanto ella, su hijo, como otros periodistas agotados intelectualmente, comprobasen que la sociedad está harta de los mediocres que quieran lucrarse a costa del sufrimiento de cualquier ser humano, por mucha vestimenta social con la que se cubran.

Francisca Lucía Pérez Hernández,

Tamaimos no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Tamaimos es un proyecto cultural independiente de opinión y debate sobre Canarias. Este proyecto cultural no tiene relación con partido político, ideología, confesión religiosa o institución alguna y se expresa principalmente a través de entradas en nuestra web.

Reacciones
  • Hoy cuando estaba oyendo la noticia en la radio autonómica no daba crédito a lo que estaba oyendo.Hablaban del libro como si fuera la gran obra literaria del momento en canarias. Decían que estarían firmando ejemplares en las Palmas y que esperaban que fuera mucha gente. A mi mente me vino la imagen del dolor, primero de las victimas y luego la de sus familiares.Es duro muy duro superar esto.Yo soy escritora y no podría escribir nada así( y sé de lo que hablo)No quiero ni imaginar a ninguno de ellos mirando la portada de ese libro.Es tan grande para un escritor el momento de presentar su libro. Un libro que narra historias de amor, de terror, de ficción de poesía.Pero hoy toda esa ilusión se cayó al suelo de golpe al escucharlos hablar por la radio.

  • Me parece vergonzoso que a estas alturas todavía haya personas que quieran coartar la libertad de expresión de la sociedad. El libro, afortunado o no, relata la historia de abusos sexuales y pedofília más indignante e infame de todos los tiempos en España. El hecho, por su calibre, tiene un tratamiento distinto a cualquier otro de similar naturaleza. Por lo que a nadie debe sorprender que estos sucesos hayan dado para escribir un libro.

    En cuanto a la autora del artículo que ahora comento, la señora Francisca Lucía Pérez Hernández, advierto cierto resquemor en sus palabras. No entiendo su parrafada sin atisbar resentimiento personal hacia la periodista Marisol Ayala y su hijo, que buenos profesionales o no, no le han faltado el respeto a nadie. Creo que sus expresiones escritas -las de Doña Francisca- han surgido de la animadversión que usted siente hacia los responsables de la obra, pero no por ésta en sí, sino por algo ocurrido con anterioridad, ya que el argumento (casi infantil, diría yo) del artículo sobre la muerte de Cubillo suena manido y no se sostiene por ningún lado. Ataque directamente y déjese usted de rodeos, porque disfrazar el odio con un traje de conciencia pseudo social-profesional, sólo deja a las claras una absoluta falta de rigor y juicio. Le recomiendo que no se convierta usted en la voz de las víctimas, ya que estaría cayendo en el mismo error del que usted acusa a Marisol y a su hijo.

    Y a la otra señora que ha comentado, a doña Graciliana, me gustaría decirle que escritora, según la RAE, es:

    1. m. y f. Persona que escribe.

    2. m. y f. Autor de obras escritas o impresas.

    3. m. y f. Persona que escribe al dictado.

    4. m. y f. ant. Persona que tiene el cargo de redactar la correspondencia de alguien.

    ¿En qué categoría de escritora se encuadra usted?

    Qué fácil es criticar cuando no se llega a tener ideas propias.

  • Hace unos años Telecinco intentó rentabilizar las muertes de Barajas haciendo una miniserie de la que en Canarias se protestó y hasta el Gobierno de Canarias solicitó a la cadena su retirada de la parrilla; finalmente se emitió apelando a la libertad de expresión.

    A la gran mayoría de canarios nos pareció vergonzoso que se hiciera hacer caja con el dolor ajeno y sobre todo a costa también de los familiares de los fallecidos. Esto viene a ser algo similar. Las víctimas del caso kárate eran o son menores y han sufrido ya suficiente en todo el proceso y en lo que les pasó como para que además se mercantilice de esta manera. No todo vale.

    El periodismo en Canarias en general deja mucho que desear, profesionales los justos y bazofias demasiadas. Si tener ideas propias es escribir ese libro … en fin

  • Buenos días,me parece de verguenza por mucha libertad de expreción y toda la parafermalia que quieran.En qué momento ésta señora se dirigió a la asociasión ADVIKA,para preguntar su parecer sobre el libro?.
    LUCRO.LUCRO Y LUCRO.

  • ¿Se han escrito libros o se han rodado películas sobre la barbarie del nazismo?
    ¿Se han escrito libros o se han rodado películas sobre los criminales de guerra y sus actos?
    ¿Se han escrito libros, rodado películas e incluso emitido series sobre las vergonzosas y espeluznantes acciones cometidas durante la guerra civil española y el franquismo?
    ¿Se han escrito libros, guiones cinematográficos, emitido series, reportajes y demás sobre los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos?
    ¿Y sobre los atentados del 11 de marzo en Madrid?
    ¿Se han escrito libros sobre crímenes atroces que conforman la historia negra de España?

    Todos ustedes, jueces de la moralidad, que se sentirían como peces en el agua en una dictadura o régimen totalitario, son los primeros en señalar a los culpables basándose en lo que estos escriben o piensan.

    Se empieza censurando o coartando la libertad de expresión, y se acaba……..ya todos sabemos cómo se acaba.

    Muy triste y así nos va.

    • Se puede y se debe escribir sobre todo en esta vida. No es ése el problema. La libertad de expresión tiene límites, como todos sabemos. Causa asombro que decir algo tan evidente equivalga a que te acusen de “juez de la moralidad” o simpatizante de una “dictadura o régimen totalitario”. A mi juicio, lo que marca la diferencia en este caso con respecto a otros es el oportunismo que claramente rodea a la aparición de este libro, cuando la sentencia final se dictó hace escasas semanas, cuando la mayoría de los afectados siguen vivos y padeciendo las secuelas de tan terribles hechos y además, han hecho un ejercicio de discreción y hasta de silencio pues entienden que en estos casos es necesario un distanciamiento del foco público desde el que apaciguar y sanar su dolor, si es que esto es posible. Son ellos y sus familiares quienes tendrán que leer la propaganda de este libro, ver los ejemplares en las estanterías de las librerías, etc. Nada de esto ha sido tenido en cuenta por los autores de este libro, el cual no juzgo porque no he leído ni pienso hacerlo. Sí juzgo su práctica profesional, que es pública y notoria y, en mi opinión, no ha tenido en cuenta nada de lo que comentaba arriba, sino la oportunidad, el oportunismo, de sacar un libro antes que nadie y con la vocación explícita, puesto que así se dice en todos los “artículos” -más bien se diría que son publirreportajes- que han aparecido en la prensa grancanaria estos días, de convertirlo en “best-seller”. Personalmente, si fuera un afectado o familiar de afectado, abogaría porque mi asociación, como mínimo, protestara públicamente ante el irrespeto que supone este periodismo oportunista travestido de social. Cabe interpelar a la señora Marisol Ayala y preguntarle cómo se sentiría si fuera su hijo el abusado, violado, etc. y a las semanas de ser condenados los culpables de esta salvajada, tuviera que leer la noticia de la publicación de un libro sobre el caso.

  • Sr. Bethencourt, Ud. no entra en analizar el contenido del artículo y pareciera que pertenece a la familia Ayala si no fuera por el nombre con el que firma. En su eclecticismo recogido en las expresiones “libro afortunado o no”, “buenos profesionales o no”, quiere pasar por encima del bien y del mal sin contra argumentar lo que en el artículo se expone. Más bien hace un descargo emocional desviando la atención, empleando expresiones tan peregrinas como “resquemor en sus palabras”, “resentimiento personal”, “animadversión”, “odio disfrazado con traje de conciencia pseudo social-profesional” sacadas de la chistera de su imaginación. Entiendo que al no querer entrar en lo esencial del contenido es porque no tiene argumentos y ha querido, de este modo, superarse a sí mismo. ¿No cree que quien peca de falta de rigor es Ud. mismo? No me responda, “…peque yo de falta de rigor o no…”

    Lo realmente vergonzoso, Sr. Bethencourt, es que identifique a dos periodistas oportunistas con toda la sociedad. Si Ud. leyera con serenidad, en el artículo no se ha coartado la libertad de expresión a nadie. La sociedad debe ser una conjunción de voluntades y esfuerzos en torno a la solidaridad y el respeto hacia todos sus componentes, y mucho más hacia los más desfavorecidos, y a quienes sufran o padezcan, o se vean afectados por sucesos tristes como el que usted menciona. Pero no todos los integrantes de la sociedad son solidarios. Hay unos pocos que bien por su poder económico o político o como en este caso, por su capacidad para llegar a los ciudadanos a través de los medios de comunicación, es decir, por su poder mediático o cobertura mediática, no han asimilado esa cultura solidaria y, simplemente, van a lo suyo. En tal sentido, fíjese en el poder o cobertura mediática al que hago mención, que hasta es sospechoso que el propio medio de comunicación con el que han colaborado durante mucho tiempo, les publique el primer capítulo del libro el mismo día de su presentación, ¡a dos páginas completas! Esa técnica publicitaria sólo la practican las propias editoriales cuando quieren promocionar un libro. Tampoco quiera Ud. coartar la libertad de opinar sobre la capacidad profesional de quienes exponen en público sus opiniones. Sepa Ud. que quienes escriben y publican sus opiniones, se arriesgan voluntariamente a la crítica de quienes les leen, sea buena o mala para aquéllos. ¿O piensa Ud. que sólo un grupo privilegiado puede opinar sobre otras personas? No me responda, “…grupo privilegiado o no…”
    Sin menoscabo de coartar la libertad expresión, manido argumento usado como comodín en todo tipo de situaciones y circunstancias, hasta para justificar el lucro individual o colectivo sin importar a quiénes afecte ¿Cree realmente que estos periodistas representan el sentir mayoritario de la sociedad? No me responda, “…representen o no…”

    Tampoco se ha faltado el respeto a ninguno de los dos periodistas. Tan solo se ha tratado de desenmascarar y poner en el lugar que corresponde a quienes, adornando su discurso de “periodismo social” y de un enfoque literario para salvar a la sociedad de los pedófilos, como Ud. los llama, no tienen recato en recopilar –o en lenguaje “actual” hacer un “copia y pega”- los textos del sumario y las declaraciones del juicio, para darles una redacción novelesca que pueda ser digerida por el gran público. Pregúntese si eso lo hacen por amor a la humanidad o por amor a los dividendos. No responda, “…por amor o no…” Pregúntese también si esa forma de escribir es “con ideas propias” o sin imaginación y mediocridad. No me responda tampoco, “…mediocridad o no…”

    Si tiene Ud. alguna duda sobre el interés de lucro que ha motivado a estos dos periodistas, escuche la entrevista que le hicieron en la Cadena Ser. Comprobará que en un momento de la misma, cuando hablaron de la insistencia de su editorial en publicar el libro antes de que se emitiera sentencia por la Audiencia Provincial, ya que no había que dejar pasar el momento, ellos dijeron, “Estupendo, pero con la Sentencia. …Queríamos cerrar con todo el proceso completo…Era un poco triste si ahora los pusieran en libertad, si todo el trabajo que hemos hecho finalmente no sirva para nada…” Evidentemente, no se atisba una motivación solidaria, ni menos una referencia de preocupación por las víctimas sino que el trabajo de un año se perdería. El subconsciente les patinó y lo transformaron en inconsciente ya que no se dieron cuenta que, independientemente del fallo judicial, el contenido del libro hubiese seguido siendo válido “para que lo estudiaran los expertos”, si eso era lo que motivaba la publicación del libro tal como Marisol Ayala comentó en la misma entrevista.

    Por último, Sr. Bethencourt, habiendo comprobado su preocupación por la honorabilidad -o no- de los autores del libro, y dejando a un lado su abstracta idea de la libertad de expresión o el torticero personalismo que me achaca en el artículo, le invito a varias reflexiones: Con la publicidad que ha tenido este caso en el último año, por no decir a lo largo de los tres años que de forma intermitente nos han ido informando los medios, con detalles de todo tipo, ¿no cree que la sociedad ha tenido ya suficiente empache? Haga Ud. el ejercicio mental de ponerse en el lugar de las víctimas y familias, ejercicio que, con un mínimo de imaginación, todos lo podemos hacer, y pregúntese ¿cómo se sentiría Ud. con un libro como éste que le haga revivir, una vez más, tristes recuerdos de abusos sexuales en la infancia? ¿No cree Ud. que los expertos y las autoridades, si tuviesen voluntad en resolver este tipo de delito, ya lo hubiesen puesto en sus agendas particulares o de gobierno, y solicitado a las instancias judiciales la documentación existente, sin necesidad de florituras novelescas adicionales? ¿En verdad cree Ud. que este libro va a cambiar el estado actual de cosas o sólo los bolsillos de sus autores? Considere las preguntas y medite, por favor, antes de volver a personalizar sus respuestas.

  • Trato de entender qué aporta este libro, qué es lo que pretenden conseguir sus autores con él.
    Información novedosa no aporta, ahí están las hemerotecas repletas de artículos con todo lujo de detalles sobre el caso. ¿Es una herramienta para los expertos, como dicen sus autores? Desde luego no parece un texto especializado, más bien todo lo contrario: pretende ser un best-seller, y como tal lo están promocionando. ¿Es necesario un libro que “reconstruye hasta el detalle los horrores y abominaciones del caso kárate”, según se dice en el blog personal de la coautora? ¿Es socialmente beneficioso de alguna manera?

    Todavía no he encontrado respuesta. Sin embargo, sí saltan a la vista el oportunismo en la publicación, el morbo en detallar elementos escabrosos, la voluntad manifiesta de lucrarse con una desgracia ampliamente reseñada durante años en la prensa…

    ¿Periodismo social? A mí desde luego no me parece que esto sea periodismo.

  • La periodista Marisol Ayala, el 11 de diciembre de 2012, publica en su blog una de esas “cosas” que ella suele escribir a la que tituló “A propósito de Cubillo, lo que nunca conté” ( http://www.marisolayala.com/?p=21779 ). Encontramos aquí otro precedente al oportunismo que encima practicó con muy mal gusto, y acusando a un inocente a escasas horas de su fallecimiento.

  • Ay Francisca, Juan Carlos, José Luís y Josemi, no se tomen las cosas tan a pecho. Pa unos está bien, y pa otros está mal. Y ya está. No se me enroquen, mijijos!! Que si esto, que si lo otro, jesus, maria y josé!! Pero señora Francisca, usted como siga escribiendo tanto, aqui no va a caber nadie mas. Si cada contestacion se coge media pagina. Ay dios, estoy sofocada. No se me cojan esas pasiones, que la cosa está fatal.

  • hablo con conocimiento de causa,soy parte afectada del paria de baenas,y cuando digo que estamos jodidos,estamos jodidos,no necesitábamos un libro para recordar todo lo mal que lo hemos pasado.oportunista y nada más

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Manolo Ojeda
    • Ayoze Corujo Hernández
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?