Semanario Crítico Canario
Predicando en el desierto: La educación primaria en Canarias

Este artículo lo publica

Opinión

Predicando en el desierto: La educación primaria en Canarias

Generalmente, no suelo tener por costumbre comentar mi experiencia docente y a nivel mediático me suelo dedicar a otros menesteres, pero ahora me apetece hacerlo. Hablaré de mis apreciaciones personales y por supuesto, habrá gente que opine totalmente lo contrario, puesto que no es mi intención hacer un tratado o dictar leyes. Pero creo que después de casi 10 años en el oficio y habiendo estado en colegios públicos de Tenerife, muy diversos entre sí (San Matías, Taco; Charco del Pino, Granadilla; El Fraile, Arona; Adeje; Puerto de Santiago…) he acumulado una serie de experiencias vitales, que me permiten sacar unas conclusiones generales (tal y como se debe hacer: desde la experiencia personal, hasta llegar a enunciar una teoría o una serie de teorías) Además, desde mi posición de padre que tiene a sus dos hijos escolarizados en un colegio público, también veo la educación pública desde esa vertiente y no únicamente como docente.

En realidad, parece que todo el mundo sabe de educación y que sobre el tema ya está todo dicho, por tanto no se qué intención tiene lo que escribo, ni tan siquiera si tiene valor, pero a pesar de todo, lo voy a escribir.

Una paradoja: hace tres cursos, vinieron al colegio donde daba clase tres chicas rusas a cursar 6º de Primaria (eran casi las primeras de una avanzadilla rusa que se está produciendo en el sur de Tenerife) llegaron con un buen nivel en Matemáticas, pero evidentemente eran nefastas en Lengua, puesto que desconocían totalmente el idioma. Pues bien, a los dos meses de su estancia aquí, se comunicaban aceptablemente bien en castellano; y a los 4 meses, obtenían ya mejores resultados académicos en Lengua que el 60% de los alumnos de su clase… ¿Cómo es posible que unas alumnas en cuatro meses, dominen mejor que alumnos de aquí, los rudimentos de un idioma desconocido para ellas? ¿cómo es posible que puedan superar sin dificultad a alumnos que llevan escolarizados en este sistema 9/10 años? ¿cómo se puede comer, que alumnos escolarizados durante 9/10 años y que no tienen ningún problema de aprendizaje, se queden atrás en su lengua materna y sean superados por unas chicas rusas que lo han practicado durante 4 meses? Creo que da que pensar …

La educación pública en Canarias es un desastre total y no es cuestión de percepciones o de ser más o menos optimista (yo no me considero una persona especialmente pesimista ya que sigo pensando que hay políticos honrados, que si te esfuerzas consigues lo que ansías y que si haces el bien, la vida te compensa…) los tiros no van por ahí. Algunos opinarán que sus colegios funcionan muy bien y seguro que algo de razón tienen ya que no es lo mismo ejercer tu labor en una escuela rural, por ejemplo, que en un centro masificado del sur de Tenerife o del área metropolitana… Pero como ya he dicho anteriormente, este artículo se basa en mi experiencia y el nivel que yo he percibido es calamitoso, además, con tendencia a seguir desplomándose. ¿Y por qué hemos llegado a tal estado? Creo que influyen muchas causas, no solamente una, y no sé cuál de ellas es más determinante, tal vez lo sean todas a la vez… Lo que si tengo claro es que los que intentan arreglar la educación, no tienen el poder para hacerlo y los que sí tienen el poder para hacerlo o no saben cómo o sencillamente no les interesa resolver nada.

Destaco una serie de factores que pueden ser determinantes (aunque repito, no sé en qué grado y seguro que existen muchos más):

El factor social

El deterioro de la educación no es ajeno al deterioro de la sociedad en general, los niños no viven en islas desiertas y por tanto, todo lo que se mueve a su alrededor les afecta enormemente. Existe un enorme rechazo a la cultura en el común de la sociedad, ser culto está “demodé” y en algunas ocasiones, ser imbécil está hasta mejor visto… Se impone la opinión, sobre la argumentación; el desprecio por el lenguaje; el entretenimiento como bien supremo; la sobrevaloración de lo físico sobre lo intelectual… y todo esto que se vive en la sociedad, se repite a menor escala en los centros de enseñanza. Vivimos inmersos en una sociedad, en general, que ha hecho de la mediocridad su sello a todos los niveles, por tanto no se puede pretender que los niños que respiran eso, aspiren a la excelencia.

No se trata de hacer un ejercicio de añoranza y comentar aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” porque esa afirmación no es correcta, pero lo que está claro es que lo que antes era común a nivel cultural, ahora ha quedado reservado para unas élites (más o menos amplias) pero élites, al fin y al cabo. La lucha por tratar de impulsar a unos niños para que accedan a esas élites, hecha seguramente con la mejor intención, pero de manera más o menos torticera, no suele dar los resultados que se pretenden. Un ejemplo ilustrativo: llevar a escolares al Auditorio de Tenerife (actividad que se suele realizar casi todos los cursos escolares) para escuchen música clásica a palo seco y sin una mínima preparación previa, no suele dar como resultado unos niños melómanos y amantes de Mozart o de Brahms, más bien, produce el efecto contrario.

El sistema

Creo no andar muy errado si digo que en estos momentos, la mayoría de centros de primaria públicos de Canarias, envían como mínimo un 10% (en algunos centros, más) de niños de 6º de Primaria al Instituto, que son analfabetos funcionales. Saben leer (en ocasiones con bastante dificultad) saben hacer algunas operaciones sencillas (en muchos casos ya dividir, les cuesta) y saben escribir (en muchos casos con bastantes errores gramaticales, aunque sea copiando) y hasta ahí; estado que por lo general en el Instituto (donde ya no están tan tutelados) empeora. Y no estoy hablando de alumnos con problemas de aprendizaje, simplemente de niños que no quieren hacer absolutamente nada y a los que a nadie de su entorno, le importa que no hagan nada. Niños desahuciados con 11 o 12 años; niños que cuando crezcan un poco no van a saber ni entender el prospecto de unos medicamentos.

Yo sigo pensando que los niños cuando abandonan el Colegio con 12 años, no están preparados para pasar al Instituto, no están maduros. Los que crearon las actuales leyes de educación creen que sí y por eso lo rebajaron en su momento de los 14 años a los 12. Los datos aproximados nos vienen a decir que en el colegio, con unas medias de 65/70% de aprobados en 6º de Primaria, caen a un 30/35% de aprobados en 1º de la ESO (hasta el nombre me sigue pareciendo feo) preguntas ¿y por qué se da ese bajón? Responden: porque los niños llegan a un sitio nuevo, se dispersan, no se centran, le prestan atención a otras cosas que no son los estudios… Ya, ¿y esos no son indicios de no estar maduro? Yo creo que sí, pero ellos sabrán más que uno que para eso son los expertos.
Como en España somos gente moderna y la palabra segregación no nos gusta nada, tal segregación se realiza pero de manera camuflada, para no levantar ampollas. En los institutos se han instaurado los cursos bilingües, que aparentemente son una idea fantástica, pero que esconden una pequeña trampa y me explico: de las madres de los alumnos que yo he tenido en 6º de primaria y cuyos hijos están o han estado en cursos bilingües, no conozco a ninguna que me haya dicho que está contenta porque su hijo/a aprende idiomas o estudia de maravilla y sin embargo todas me han dado la siguiente razón “no están en la clase con los ruinas que no quieren hacer nada y solamente molestan” Los niños que obtienen buenos resultados en inglés en el colegio (además de obtenerlos también en las otras materias) pueden acceder al sistema bilingüe, de modo que a alguna madre he visto yo suplicándole a una maestra de inglés para que le suba la nota a su hija de un notable a un sobresaliente, porque su hija es una niña buena y no quiere que vaya a un aula “normal” a perder el tiempo… ¿segregación? Si no lo es, se parece bastante.

El maestro como enemigo

Yo no pondría en manos de un enemigo la vida de mis dos hijos y no entiendo como alguien lo puede hacer. Los niños pasan en un centro escolar muchas horas al día, en algunas ocasiones, debido a los trabajos de los padres, pasan más tiempo con sus maestros que con ellos mismos… no entiendo como en ocasiones, teniendo tan mal concepto de ellos, se les deja lo que se supone que es más importante, un hijo. Y la verdad es que se ha creado una corriente de opinión, que deja a los maestros como personas sospechosas. ¿Hay maestros malos? Muchos… y yo conozco a unos cuantos. ¿Hay taxistas malos? Seguro que sí y a alguno también lo conozco. También hay mecánicos malos, políticos malos (la mayoría) y torneros fresadores malos… En todos los gremios hay malos profesionales. Puedo decir sin riesgo a equivocarme que los mejores docentes están en la escuela pública, ahora, el material (humano y técnico) con el que tienen que lidiar, no suele ser el más ventajoso.

Desde que dio comienzo la crisis económica, los maestros han estado en el ojo del huracán por el tamaño de sus sueldos y por sus periodos vacacionales. Lo curioso del asunto, es que en la época del ladrillo en el sur de Tenerife, cualquier obrero ganaba mucho más que un maestro y además, muchos se regodeaban de ello. El sueldo de los maestros está estancado (y en muchos casos ha menguado) pero pudiera parecer a tenor de las críticas que ha aumentado y lo que pasa es que lo que está a su alrededor se ha desplomado. El sueldo de un maestro que antes era una insignificancia, “cállate maestrilla, que tú ganas en un mes lo que yo gano en una semana haciendo horas extras” (esta frase la escuché en directo, proferida por el padre de un niño que era albañil a una sonrojada maestra) se ha convertido ahora en objeto de discordia. Lo mismo pasa con los periodos vacacionales, ya que en ocasiones se nos olvida que los periodos vacacionales tienen relación con los periodos del alumno y que no por acumular horas lectivas, el niño aprende más (estas cosas no funcionan por cantidad, sino por calidad) Un ejemplo: Finlandia que es la panacea mundial a nivel educativo tiene una media de 608 horas lectivas en primaria, frente a las 875 horas que hay en España… con la ventaja que ya les llevamos en horas de trabajo y los resultados tan mediocres que obtenemos frente a ellos ¿podemos pensar que la solución es acumular más horas? Yo no lo creo.

Los maestros se han convertido en rehenes de un sistema altamente burocratizado y eso sí que es verdaderamente un problema. Para que el sistema de papeleo que han montado en las consejerías siga funcionando, los maestros han de entregar una serie de programaciones (generales y de aula) informes, partes, estadillos… que harían temblar a cualquier auxiliar administrativo. Es más, un maestro pésimo dando clases, si tiene todo su papeleo al día, puede estar tranquilo e incluso progresa; un maestro bueno dando clases, sino no tiene todo el papeleo en regla cuando se le es requerido ¡que se prepare! Lo que cuenta son los papeles (como cuando te para la guardia civil) la docencia pasa a ser un asunto secundario. Al igual que también ha de echarle horas en un sinfín de reuniones (la mayoría, por decirlo de forma suave, poco provechosas) y a cursos de formación, que pueden repercutir en el maestro si muestra algún interés, pero que acaban influyendo poco en el alumnado, que se supone que es el destinatario de todo esto, aunque en la mayoría de ocasiones no lo parezca.

La burocracia mata la educación y como decía Frank Herbert “la burocracia destruye la iniciativa. Hay pocas cosas que los burócratas odien más que la innovación, especialmente la innovación que produce mejores resultados que las viejas rutinas”.

Ante esta realidad, siempre hay alguno que esgrime la frase “en mis tiempos”… “ Pues en mis tiempos, éramos 30 en clase y allí no se escuchaba ni el ruido de una mosca. Los maestros se quejan de vicio” Claro que sí, lo que pasa es que ahora tienes una clase con 27, de los cuales 4 son rusos y no hablan castellano, 2 son ingleses y se niegan a prender castellano, 2 son chinos y hablan castellano malamente (hubo un tiempo que en las aulas había auxiliares de conversación, pero la crisis acabó con ellos) 3 necesitan una atención educativa específica, 8 son repetidores y saben que pasarán de curso aunque no hagan absolutamente nada, por tanto no solamente no hacen nada, sino que tratan de impedir que nadie haga nada (además a 4 de ellos sus padres le dan siempre la razón por encima de todas las cosas ya que los maestros les tiene manía y ellos no son malos, solamente algo movidos)… y si a eso le sumamos que los maestros antes era una autoridad y ahora son la rechufla y el pito del sereno ¿qué queremos, los resultados de Finlandia? La educación no es magia.

Las cosas mal hechas, pudiéndolas hacer bien

No hay cosa más poco ejemplarizante que hacer las cosas de mala manera aún pudiéndolas hacer bien, porque no olvidemos que educar, se debe hacer con el ejemplo (y en esto también entran las madres y los padres del alumno, no solamente el colegio) Célebre es la anécdota que cuenta que durante la Revolución cubana, Ernesto Guevara visitaba una fábrica de muñecas y las que se estaban fabricando, le parecieron enormemente feas y comentó “¿por qué hacerlas tan feas si se pueden hacer bonitas? La Revolución y la estética no deben estar reñidas y hacer algo mal, pudiendo hacerlo bien, es una falta” ¿Por qué hacer algo mal, pudiendo hacerlo bien?

Y en este círculo vicioso entramos todos los agentes de la educación, desde el primero hasta el último. Célebre es la anécdota del niño extranjero (no recuerdo su nacionalidad) al que se le dijo que para celebrar el Día de Canarias había que venir vestido de mago y el niño apareció con capa y varita… parece una nimiedad, pero esto denota una forma torticera de hacer las cosas, sin preparación alguna y sin el mínimo rigor (que castiga de paso, ya a una de por sí mutilada cultura canaria en los temarios de los centros).

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Reacciones
  • ¡ Excelente artículo de este gran columnista gomero! Soy docente de la escuela pública Canaria desde hace 33 años y me identifico totalmente con el análisis del amigo Pedro.

  • Interesante artículo el de Pedro Rodríguez. Quiero comentar algunos aspectos como docente que también soy aunque no ejerza en Canarias. En primer lugar, Pedro contempla la paradoja desde el punto de vista de la supuesta lentitud o pobreza del resto de los alumnos. Bien, yo me he encontrado en numerosos y variados contextos con alumnos rusos, búlgaros, moldavos, rumanos, etc. y siempre se ha dado el mismo resultado, luego, algo positivo habrá en esas sociedades y en esos sistemas educativos para producir ese tipo de habilidades poco habituales.

    En segundo lugar, es obvio que el factor social influye. Lo sé bien porque yo trabajo en contextos muy jodidos, que, a mi juicio, no existen afortunadamente en Canarias. Pensar que la escuela va a ser un oasis de tranquilidad en una situación tan explosiva es utópico, aunque desde luego es esa utopía la que debemos alcanzar si queremos contribuir a acabar con esa situación alarmante. No se trata de consolarnos diciendo que «en otros lados están peor», porque «mal de muchos, consuelo de tontos». Pero sí de ser realistas en cuanto a lo que podemos alcanzar porque, puestos a citar, «todo esfuerzo inútil conduce a la melancolía». Por eso, vista desde fuera, yo no pienso que la escuela canaria sea un desastre total. Tengo sobrinos que asisten a ella y están siendo bien preparados. Desde luego, influye un entorno familiar acogedor, que arropa y siembra expectativas,… pero no creo que sean excepciones. Fijémonos en esos casos porque probablemente sean la mayoría.

    Si los porcentajes de «analfabetismo funcional», en el paso de Primaria a la ESO, a los que haces referencia son ciertos, entonces debo decirte que ni son muy altos ni son los más altos que me he encontrado. Haciendo un recuento de cabeza, en mi contexto actual, deben rondar un 30 y pico por ciento, con problemáticas añadidas de desestructuración familiar, marginación étnica, desnutrición, etc. Insisto: no se trata de aplicarnos lo de «siempre habrá alguien que esté peor» pero sí creo que es útil verlo todo en perspectiva.

    Conozco bien el bilingüismo, al menos en mi contexto. A fuerza de trabajar en él, me he convertido, por la vía de los hechos, en algo así como un profesor experimentado, no diré que experto. Pienso que, a día de hoy, es el programa más eficaz a la hora de reducir desigualdades sociales. Yo miro exhaustivamente la procedencia y la escala económica de mis alumnos y, prácticamente, el único elemento que comparten es su buen nivel de inglés, así que, ¡bendito bilingüismo! ¡Y pensar que eso era antes cosas de las clases pudientes!

    Nuestra profesión es muy dura. Lo sé bien pero también creo que hace falta mucha autocrítica. Yo no he visto esos profesores anegados con tareas administrativas, honestamente. Más bien, lo que veo son programaciones que se copian y se pegan, año tras año, y que rara vez se aplican, puesto que rara vez se leen. Los profesores tienden -¿tendemos?- a reproducir las clases y la «pedagogía» que nos aplicaron hace treinta años. Yo pienso que los que innovan, se reciclan, se arriesgan,… son una minoría, que a veces es hasta mal vista por una mayoría que está muy cómoda instalada en un sistema que no funciona. Y sí, pienso que en general hay que elevar la formación de toda aquella persona que se quiera dedicar a la docencia. Empezando por los Graduados en Magisterio y siguiendo por todos los licenciados.

    Me gustaría también que se hiciera balance y autocrítica de lo que supuso la implantación de la jornada continua en los centros de Primaria en Canarias, cuando ni había ni hay ningún informe pedagógico que avale que los niños en esas edades rindan mejor con un horario corrido y no partido. Entonces se priorizaron los intereses gremialistas frente a los intereses de los usuarios del servicio. ¿Nadie hace autocrítica por esto?

    Por último, estoy de acuerdo en lo de las ratios. Hay que reducirlas pero eso sólo se puede hacer con mayor contratación de profesorado y no parece que vayan los tiros por ahí.

    Y ahora sí, termino: totalmente de acuerdo con la necesidad de poner en marcha ya la Escuela Canaria. El socioconstructivismo claramente aconseja comenzar el aprendizaje desde el entorno inmediato del alumno. ¿Cuántos maestros se esfuerzan por introducir contenidos canarios en su práctica diaria? ¿Cuántos maestros adaptan los libros importados de España que, mecánicamente, obligan a comprar y siguen al pie de la letra? Espero que no sea tu caso pero mucho me temo que sí es el de la mayoría. Y así nos va. En la etapa primaria, antes de comenzar el razonamiento hipotético-deductivo, es fundamental ver, tocar, oler, saborear,… lo que tenemos cerca. Eso nos hace crecer valorando nuestro entorno, nuestras redes, nuestras raíces, no sintiéndonos extraños sino seguros y, como se dice ahora, «empoderados». ¿Cuántos maestros canarios tienen esa preocupación en mente y en su práctica docente?

    Un abrazo,

    Josemi

  • Bueno, ya digo que el comentario que hago es parcial y que está basado en mi experiencia personal, por tanto se puede disentir perfectamente, pero creo que hay unos lugares comunes que sí son generales.Hay varias cosas que se han comentado con las que sí estoy en sintonía… yo conozco a profesores que siguen con su mente en la EGB y ya han pasado algunos años de eso jajaja pero también es cierto que contemplo una clara tendencia a cargar encima de la figura del maestro, que es solamente una pata, la carga de la educación en su conjunto… ¿esta pata está bien anclada? No ¿y las otras? pues tampoco… y en la segunda parte abordaré más patas de la educación… Lo de los alumnos de Europa del este, por nombrarlos así, si que es asombroso y está claro que es una tendencia general, no es mera casualidad… algo habrá que aprender de ahí. Y lo de la escuela Canaria no es que haga falta, sino necesidad. Gracias a Tamaimos por publicarlo y por tener la paciencia de leerlo, a los que lo hayan hecho, como a Prakan Encarnado. En breve, la segunda parte.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Edmundo Ventura
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • José Farrujia de la Rosa
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Pleiomeris
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Jose Ángel De León
    • CristianSF
    • Fernando Sabaté
    • Lorenzo Méndez
    • Pedro Delgado
    • Aridane Hernández
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Rubén Jiménez
    • Avatar
    • Jorge Pulido
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Javier Guillén
    • Ciara Siverio
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Dani Curbelo
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Echedey Farraiz
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Pedro Hernández Guanir
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Avatar
    • David Martín
    • Agoney Baute
    • Nicolás Reyes González
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Pablo Ródenas
    • El pollo de Andamana
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Arturo Caballero

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?