Semanario Crítico Canario
Mucha pena

Este artículo lo publica

Tomás nació en Las Palmas de Gran Canaria pero se crió y creció en la isla de Lanzarote. Estudió Historia en La Laguna y Periodismo en Madrid. Ha desarrollado su labor como comunicador en los últimos años tanto en Canarias como en Lima, Perú. En la actualidad es consejero y portavoz de SOMOS LANZAROTE en el Cabildo de dicha isla.

Opinión

Mucha pena

Miren esta imagen. Las mujeres de los lados son las principales dirigentes del PP en Lanzarote. A la derecha Ástrid Pérez, presidenta; a la izquierda Saray Rodríguez, la joven secretaria general.

En el centro, un supuesto invitado. Ni más ni menos que el Subsecretario de Estado de Industria. Un muchacho que llegó de Madrid (con su banderita española adornando la muñeca, tan castiza, tan mesetaria), por mucho que se empeñe en recalcar que él también es canario. Fíjense en su seguridad, en su lozanía, en las ganas que le pone a la foto. Y compárelo con la cara de incomodidad de Saray, o con la de triste resignación de Ástrid. Aunque diga que es canario, se nota que él no vive aquí y, sobretodo, que no sufre lo que sufren las mujeres que lo flanquean.

Dije antes que se trata de un invitado “supuesto”. Porque habitualmente a los invitados se les recibe con ánimos, con alborozo, máxime cuando es un alto dirigente de un partido españolista que llega de los Madriles. Pero este, mano derecha de Soria, no es sino un rostro más del cáliz que no se aparta de los dirigentes del PP canario en general y del lanzaroteño en particular.

Porque Saray, antes, era una piba que sonreía mucho. Pero ahora mírenla, recibiendo a los invitados con cara de Señorita Rotenmeyer, observado de reojo, desafiante, a su mentora Ástrid, como diciendo: “tú no me contaste que esto sería así, que hasta mis amiguitas de la facultad de derecho me reprocharían lo del petróleo. Que ni mi alcalde vendría a este acto, porque hasta él, que también es pepero, está en contra de esta locura (o al menos eso dice, porque si no nadie nos va a votar en un año). ¿Este es el prometedor futuro político del que me hablaste?”. Su cara es la del reproche de un niño que, a las 4 de la tarde, aun no ha comido porque sus padres son de esos modernos que andan entretenidos tomándose una cerveza con amigos. Pareciera que en cualquier momento vaya a patalear.

Pero para rostro amargo el de Ástrid, la mujer de la derecha. Años intentando montar un partido con implantación en Lanzarote, a pesar de las presiones de Soria, que nunca la quiso, y de las dificultades de aglutinar a la derecha sociológica lanzaroteña (que, mientras tuvo poder, siempre optó por el insularismo de Dimas y los suyos). Y cuando estaba a punto de conseguirlo le cae esto encima. Debe ser insoportable tener que defender cada día a unos jefes casi captores, como el de en medio, que anteponen el interés de Repsol al de tu tierra, tu isla, tus votantes y hasta tu partido. Por eso ella mira resignada, esperando que el de en medio cambie, que todo cambie, que todo esto sea un mal sueño…

Pobre Ástrid. Porque miren por último al del centro. Por su gesto se nota que no se arrepiente de nada, que está encantado de conocerse, y de haber conocido a Soria, y a Repsol. Que está dispuesto a llevar a sus acompañantes al matadero político y al desprestigio popular con tal de defender a esa multinacional con la que, parece decirlo también su cara, ya está todo más que hablado. Por la mirada y la sonrisita, en medio de tanta desolación, podría llegar uno a creer que se regocija en el dolor de quienes le flanquean. Da la impresión de que no le importa haberlas convertido ya en cadáveres políticos, incapaces de llegar a acuerdos con nadie, alejadas no solo del poder en la isla, sino de la isla misma, perdiendo mucho más que votos, con gente que les grita que se vayan, que nos dejen vivir…

A estos últimos, los del “no al petróleo”, dirige ahora Ástrid sus críticas, tratándolos de intolerantes, diciendo que se ha sentido amenazada. Es la nueva estrategia. Pero ojalá todo fuera tan fácil. Ojalá fuesen otros quienes amenazan su futuro político y no quienes se sientan a su mesa.

Viendo a las dos mujeres a uno le dan ganas de echarles una mano. De sacarlas de ahí, de devolverlas a la vida. A los tiempos en que Saray sonreía, Ástrid se sentía feliz haciendo crecer un partido y la mancha petrolera no les había caído encima, a ellas y a todos.

Y lo haríamos, si no fuese porque estamos demasiado preocupados por el resto: por los millones de canarios que no se sientan a ninguna de esas mesas, pero que quieren un futuro digno y limpio; que no se resignan a que el muchacho de Madrid les fastidie la tierra y la vida.

Por eso ellas dan tanta pena, porque no sabes muy bien qué es peor. Si que “los suyos” las lleven por el camino del suicidio político o que, quienes presuntamente estamos en contra de ellas, no podamos evitarlo.

P.S.: Ánimo. Aún no es tarde. Únanse a su pueblo.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Tomás nació en Las Palmas de Gran Canaria pero se crió y creció en la isla de Lanzarote. Estudió Historia en La Laguna y Periodismo en Madrid. Ha desarrollado su labor como comunicador en los últimos años tanto en Canarias como en Lima, Perú. En la actualidad es consejero y portavoz de SOMOS LANZAROTE en el Cabildo de dicha isla.

Reacciones
  • A mi no me dan pena, ellas defienden lo indefendible y les da igual el pueblo, no son honestas y no merecen estar ahí, espero que en las próximas elecciones reciban lo que se merecen.

  • Que pena Tomas! Y que poco me conoces!. A mi nada ni nadie me va a a cambiar mi opinion. Tengo la capacidad suficiente de manifestar lo que quiero y no al dictado de nadie. Sabes que te digo que estoy a favor de descubrir o conocer las riquezas de mi pueblo. Soy mas canaria quizas que tu y mas de mar que tu sin ninguna duda, mi familia es de origen marinero y muy humilde, es mas, sabes que te digo que me siento muy orgullosa de tener un hermano marinero, se gana la vida como nadie levantandose a las 5 de la mañana a las 5 de la mañana asi k tu Tomas no kieres mas el mar que yo. Mis abuelos fueron marineros mis dos tios paternos marineros mi padre marinero y mi hermano marinero y sabes k te digo que en mi familia queremos saber si tenemos alguna rikeza que explotar o cuanto menos conocer. Y si la hay no regalarla como si harian otros y no voy a gastar ni un segundo de mi vida en decir quienes son y no son ningun miembro del partido popular. Asi que antes de sacar conclusiones preguntenme que es lo que piendo. Y lo que piensa saray rguez arrocha es que quiere conocer si su isla cuenta con recursos naturales. Muchas graciaa Tomas! Me siento muy orfullosa de mi partido, de mi presidente regional, de mi presidenta insular y como no de mi Alcalde Pancho Hernadez y sabes porque porque en mi partido respetamos a todo el mundo xon su libertad de expresion y no somos sextarios porque jamas pediriamos que nadie se vaya de esta isla por muy diferente que piense a mi! Y no como otros!

    • Aunque no va dirigido a mí personalmente, sino al autor del artículo, como esto es un espacio público al igual que las conversaciones, no me resisto a dar mi opinión sobre el comentario de Saray Rodríguez. En primer lugar, le agradezco su valentía y su honestidad al dejar por aquí su opinión. Otros no lo hubieran hecho. En segundo lugar, me parece que, a pesar de querer presentarse como alguien que sostiene una opinión independiente, Saray Rodríguez no hace sino seguir de manera bastante acrítica el argumentario del Partido Popular en cuanto a las prospecciones que se resume en la siguiente frase: “tenemos derecho a saber los recursos naturales existentes”. No puedo imaginar un argumento más tramposo. Está muy claro que aquí no se trata de “saber” sino de dar deprisa y corriendo la concesión de los sondeos a REPSOL porque la legislación española le garantiza así el derecho a la explotación en caso de que hubiera gas o petróleo. Digo claramente “en caso de que hubiera” porque REPSOL admite que las probabilidades son de un 14% y un 20% en cada uno de los lugares. Hablando con expertos, me dicen que eso es parte de la estrategia comunicativa de la empresa y que las probabilidades serían aún menores. No olvidemos que en áreas cercanas ya los marroquíes, bueno, Estados Unidos, han realizado seis sondeos con resultado negativo. Lo de “queremos saber” no deja de ser un chiste que repiten los que pegarán los carteles en las próximas elecciones mientras otros estén negociando su paso al Consejo de Administración de REPSOL. También me hace mucha gracia cuando Saray Rodríguez se presenta como defensora de los recursos de las islas diciendo “si la hay no regalarla como si harian otros”. ¿Qué otra cosa está haciendo el Partido Popular sino regalar ese improbable recurso a REPSOL? ¿Acaso el Partido Popular defiendo que ese improbable recurso quede en manos canarias? ¿Está hablando de crear una empresa mixta con capital canario “para saber”? ¡Hace falta ser cínico! Aquí es donde me parece que Saray Rodríguez no tiene ni idea de lo que defiende su propio partido. Repetir como un lorito es la mejor forma de ascender en un partido, por lo visto. Más pena me da cuando quieren presentar al Alcalde Pancho Hernández como un ejemplo de la libertad de expresión que existe en el Partido Popular. Si no lo han fusilado ya (es una metáfora, no estoy aludiendo a hechos del pasado) es porque ahora sería demasiado evidente hacerlo, además de la sangría de votos. Mejor esperar a otro momento, por ejemplo cuando se confeccionen las listas electorales. Que parezca democracia interna. Otra cosita: ¿cuando dice Saray Rodríguez que “jamas pediriamos que nadie se vaya de esta isla por muy diferente que piense a mi” se refiere a casos como el de José Morales, expulsado por el Gobierno de Soria por manifestarse contra las petroleras? Finalmente, me parece increíble que alguien que aspira a ocupar puestos de representación política tenga tantísimas faltas de ortografía. ¿No hay gente más preparada en Lanzarote? Estoy seguro de que sí. Saludos.

  • Buenos días, no puedo dejar de lado la oportunidad de compartir opiniones con ustedes y, sobre todo, con Saray Rodríguez. Ante todo, felicitar a Tomás por el artículo, lleno de ironía y verdad, y sumarme al comentario, tan acertado, de Josemi Martín.
    En 2012 tuve la gran iniciativa de asistir al pleno extraordinario que solicitó el PSOE y CC para exigir al Gobierno de España la retirada de los permisos a Repsol. Aquello fue horrible. Estaba ahí sentada, escuchando a los “representantes” de los ciudadanos del municipio de Tías ¿Representantes? ¿Ustedes recuerdan cada día al levantarse que están ahí por nosotros? Lo único que vi en ese pleno fue insensibilidad, arrogancia y vergüenza, mucha vergüenza ¿Cómo puede ser que en un pleno casi todos los acompañantes del alcalde mirasen para otro lado? Mirar hacia otro lado es poco decir cuando la realidad era que hacían oídos sordos, no se interesaban por aquello que se decía, por la gente de Tías que estaba sentada de espectador…jugaban con las uñas “postizas o recién hechas”, con el brillante pelo o, peor aún, con el MÓVIL ¡Qué falta de RESPETO! Normal que a la hora de votar tuviesen una cara de sorpresa y mirasen rápido el gesto del Alcalde para imitarle. Me parece una demagogia que se ponga a decir que si usted es más canaria que otros pero, en este comentario, haré uso de su expresión para decirle que en ese pleno, YO era más CANARIA que usted pues era YO quien lloraba por Lanzarote mientras ustedes jugaban con su futuro.

  • Guardo el anonimato bajo el bonito nombre de nuestro pueblo pues, tal y como dice Josemi, conocemos el expediente de represión que ejerce el Estado sobre los ciudadanos y, como el Estado ha olvidado proteger a sus ciudadanos pues ya me ocupo yo de mi seguridad.

    Por otro lado quería comentar y posicionarme totalmente en contra del uso que hace Saray Rodríguez de expresiones como “soy quizás más Canaria que tú” “soy más de mar que tú” “Tomás no quieres el mar más que yo” (citas corregidas) ¿Qué niñatería es esto? Me parece muy bien que usted sea muy Canaria y que sea muy de mar pero esto no le da derecho por ser más que otro. Nacer aquí y tener una maravillosa familia humilde y pescadora no lo ha decidido usted, así que no son méritos para darle una chapita o asegurarse su plaza en el paraíso. El amor por la tierra donde nació se demuestra con sus actos, día a día, y por el futuro que usted quiere dejar a las generaciones venideras.

  • Ya que estoy con las generaciones venideras, y para finalizar, aprovecho para comentar que está muy bien querer conocer las riquezas de “su” pueblo pero, mejor aún, es estudiarlas y reflexionar sobre ellas. No hay más escritos ya para, si tiene interés en informarse sobre el tema, saber que si pensamos en la vida más allá de nosotros debemos medir nuestro actos e ir hacia un camino sostenible. Le dejo un magnífico ejemplo: “Desarrollo que se corresponde con las necesidades de las presentes generaciones, sin comprometer las posibilidades de las futuras generaciones para responder adecuadamente a las suyas”. Por favor, infórmese sobre el Pico del Petróleo, los movimientos en Transición y, sobre todo, baje a la Tierra, piense en cada acto que hace, multiplique cada cosa que hace por la población mundial y mire si es posible por muchos recursos que hayan. Me cuesta creer que quiere conocer la riquezas de “su” tierra si las que ya no conocemos no las valoran. La educación y la cultura es la mayor riqueza que tenemos. Fomentando la educación conseguiremos salir del borrego, conseguiremos dejar de vendernos, conseguiremos ser autosuficientes y vivir en armonía con esta Tierra que no es ni suya ni de nadie, no lo olvide. Realmente me entristece mucho todo esto. Le pido que mida sus actos, que reflexione y cuide sus faltas de ortografía. La EDUCACIÓN es primordial y usted ha optado por un trabajo en el que ejerce de ejemplo. Reflexione y no actúe por interés propio, por favor.

  • Buenos días, especialmente a Saray, a quien agradezco su comentario, en el que, se nota, hay mucha sinceridad. Pero yendo al contenido del mismo, no creo que se trate aquí de hacer una competición de canariedad. Se trata más bien, desde mi punto de vista, de saber qué papel jugamos los canarios y canarias (entendiendo así a todos los que vivimos en esta tierra, más allá de orígenes familiares o profesionales) en este desaguisado en que nos han metido. Si la postura de nuestras instituciones, la expresada por la ciudadanía isleña en la calle, la que muestran todos los estudios sociológicos que se han hecho y la que podría arrojar la consulta que prepara la Automía, valen para algo o deben ser despreciadas, y las prospecciones impuestas. Esa es la cuestión, y es de principios democráticos y de respeto a la voluntad de un pueblo en cuya puerta se harían las catas y posibles futuras extracciones.

    Yo, y mi familia, también tenemos muchas opiniones sobre lo que Canarias podría ser o lo que se podría hacer. Pero ninguna de ellas tendrían por qué prosperar en contra de la opinión mayoritaria de los ciudadanos.

    Como apuntaba más arriba Josemi Martín, el argumento del “derecho a saber qué hay” es falaz en tanto que Repsol no es una ong dedicada al estudio y la divulgación científica. La ley española le reserva posteriores derechos de explotación sobre los posibles recursos existentes que hayase. Insistir en esta idea de que la multinacional va a operar aquí en frente (…)

  • (Viene del anterior) con afán informativo va contra el sentido común, por no decir que es una tomadura de pelo más, por muy incrustada que esté en el argumentario del PP.

    Para acabar sí que me ratifico, Saray, en mi opinión, que es una valoración política, de que ustedes, los miembros del PP en Canarias, en especial en las islas orientales, van a estar entre los grandes perjudicados. Lo van a ser, eso sí, por seguidistas, por no hacer lo que han hecho sus compañeros de otros territorios del Estado.

    Y no quiero dejar de recalcar lo que también apuntaba Josemi sobre la supuesta intolerancia a la hora de defender argumentos. La única expulsión que por este motivo se ha llevado a cabo es la de un ciudadano uruguayo que se manifestó en una visita de José Manuel Soria a Lanzarote. En las imágenes grabadas a la salida del ministro se obserca a ese ciudadano haciendo fotos con su cámara en una actitud muy relajada. Y a pesar de ello, tus compañero de la Delegación del Gobierno en Canarias decretaron su expulsión. Yo también estaba ese día frente a la sede del PP en Arrecife. Y ya que hemos entrado en la suficiente confianza, hablando de orígenes y familia, voy a contar mi experiencia personal, que solo mis allegados conocen: aquel día a mí también me multó la Delegación del Gobierno. No me expulsaron porque no soy uruguayo. Pero me acusaron, literalmente, de señalar haciendo gestos hacia el lado por donde salía el ministro. Año y medio más tarde me retiraron de mi cuenta (…)

  • corriente, por ese hecho, 500 euros. En ese momento era un emigrante canario en Lima, y el embargo supuso más de la mitad del salario que cobraba en nuevos soles peruanos. No creo que sea el ejemplo de tolerancia que predican.

    Finalmente, gracias por el comentario. Y recalcar que con este artículo, muy subjetivo y personal, solo quería llamar la atención de gente que, creo, debería plantearse a dónde les lleva todo esto y, quizás, dar un paso al frente que les beneficie a ellos y a todos. Saludos.

  • Saray Rodríguez, independientemente de las opiniones de cada uno, en las que no podemos coincidir menos (puede haber algo beneficioso ahí abajo o no, pero los partidos gobernantes deben representar a los ciudadanos, no imponer su criterio -interesado- en contra de la voluntad de aquellos), me han dolido los ojos del vapuleo que le has dado a la ortografía y la gramática. Más bien el dolor me ha entrado por los ojos, pero me ha llegado hasta el alma al volver a comprobar que somos una sociedad que, lejos de, como quería Platón, estar gobernada por los mejores, está regida por gente que, como tú, no sabe ni escribir.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • Juan García
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?