Semanario Crítico Canario
La lumpenburguesía canaria ante el nuevo tiempo

Este artículo lo publica

Nació en la Isla de Lanzarote. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada (España). Es Secretario de Organización de Somos Lanzarote en el Ayuntamiento de Arrecife. Disfruta reflexionando sobre su tierra, y construyendo con trabajo y dedicación unas Islas Canarias con futuro.

Opinión

La lumpenburguesía canaria ante el nuevo tiempo

Se atribuye al  científico social y economista alemán Gunder Frank la definición del término lumpenburguesía sobre la década de los setenta.  Su significado le permitió ubicar un segmento vital en la perpetuación del modelo económico de las regiones subdesarrolladas y/o periféricas. Casualmente todas ellas excolonias o neocolonias,  que son, todavía hoy,  un mercado de mano de obra barata, con  gobiernos sin soberanía ni monopolio de la fuerza, ricos en materias primas, con poblaciones con altas tasas de exclusión social y marginalidad, inestabilidad social,  etc… y de donde las potencias dominantes sacan ingentes beneficios con la connivencia y complicidad precisamente de la lumpenburguesía.
Esta se define esencialmente por ser una burguesía autóctona con una conciencia de clase nula, imitadora de patrones, inconsciente de las potencialidades y los recursos del medio en el que se desenvuelve, y que es incapaz de articular una base económica autónoma, al margen de las relaciones tuteladas que puedan suscitarse con la burguesía foránea dominante y sus intereses prioritarios.

Gunder Frank diría que estamos definiendo algunas de las líneas de la “Teoría de la Dependencia”, y no le faltaría razón, pero aquí en las Islas Canarias le solemos dar de nombre “Pacto Colonial” y a su vez le añadimos unas cuantas décadas de dependencia desde que el bueno de Frank y sus colegas diseñaran la teoría.
La lumpenburguesía canaria, esencialmente rentista, sostenida en base a beneficios fiscales y la delimitación de una masa de consumo cautivo, ha generado todo un mecanismo de amortiguación de las ambiciones y la movilidad social basado en la aculturación social y a la creación de un sistema clientelar, generalmente local, que produce una suerte de redistribución de la riqueza como pago a la fidelidad dócil del individuo.
El éxito de este sistema ha dependido de altas dosis necesarias de corrupción, nepotismo, represión de la disidencia, pedagogía de destrucción de la identidad colectiva, etc…  Todo esto inflando el sentimiento típico de inferioridad postcolonial y enarbolando otros sentimientos prepolíticos como la canariedad o creando el espejismo interesado del insularismo.

En las décadas recientes el sistema no ha tenido casi grietas y el turismo no solo ha conseguido acabar con el resto de nuestros sectores productivos, sino que ha aumentado hasta límites máximos nuestra dependencia. El principal motor de nuestra economía, y por desgracia único, está entregado a manos privadas, mayoritariamente catalanas, baleares, madrileñas, alemanas, etc… y la presencia del sector público o de empresas canarias resalta por su ausencia y por su reduccionismo localista respectivamente.  De ahí, que rozando máximos de afluencia turística lo hagamos también en paro, pobreza y horas trabajadas.

Sin embargo, creo encontrarnos con suficientes argumentos como para reflexionar si, fruto de los recientes acontecimientos, una parte del Pacto Colonial comienza a resquebrajarse, o por lo menos se están resituando los términos y los actores. Más allá del continuismo en el modelo de Régimen Económico y Fiscal de Canarias como marco legal que ampara la perpetuación de las actuaciones de la lumpenburguesía canaria y su relación con el Estado y que, efectivamente, parecen no añadir nada nuevo; hay dos elementos, la privatización de los aeropuertos y el petróleo, que tienen un nexo común novedoso: la imposición.

Desde la perspectiva de la Teoría de la Dependencia, no es necesaria la imposición de la potencia dominante a la dominada, ni a sus ciudadanos; el esquema es tan efectivo, como para generar precisamente el encaje perfecto para la burguesía extractiva foránea, la lumpenburguesía rentista local, y la exclusión de la masa social domesticada y compasiva con su realidad. Sin embargo, atendemos ahora a un fracaso estrepitoso del Pacto Colonial por parte del Estado Español, incapaz de alimentar el hambre de sus sectores económicos sin imponer al pueblo canario actividades contrarias a sus preferencias, y las de su lumpenburguesía, que, de pronto, parece haber pegado un ligero estirón prepubertad, y sabe hasta reconocer dónde vive.

Bien es cierto que factores como el electoralismo, el afán martirizador de José Manuel Soria, o la necesidad de escapar al descrédito institucional, podrían explicar muchos comportamientos, o por lo menos son aristas a tener muy en consideración. Obviándolos osadamente, nos encontramos ante el hecho de que la imposición supone  un desafecto de la ciudadanía canaria para con las instituciones del Estado, y a su vez de su propia lumpenburguesía que se ha visto excluida del reparto y avocada a construirse un discurso propio,  que aunque coyuntural,  le permite pensar desde una perspectiva autónoma, y eso, desgraciadamente, es anómalo.

Solo el tiempo dirá el alcance de los efectos de la imposición unilateral del Estado, pero por lo menos, no cabe duda que estamos asistiendo a hechos ajenos al tradicional Pacto Colonial, y la desembocadura de los conflictos decidirá en cierta forma cómo quedará la nueva fórmula de relación que parece estar incubándose, derivada precisamente del colapso del sistema de ultradependencia, y que sitúa a la lumpenburguesía canaria en una encrucijada que le augura un futuro distinto.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Nació en la Isla de Lanzarote. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Granada (España). Es Secretario de Organización de Somos Lanzarote en el Ayuntamiento de Arrecife. Disfruta reflexionando sobre su tierra, y construyendo con trabajo y dedicación unas Islas Canarias con futuro.

Reacciones
  • Magnífico artículo. Le pongo una pega:

    “la presencia del sector público o de empresas canarias resalta por su ausencia y por su reduccionismo localista respectivamente.”

    En lo de empresas canarias tienes razón. Pero… ¿ausencia del sector público?. No lo comparto. ¿Quieres más presencia del sector público? ¿Para qué? ¿Para enchufar más gente? ¿No tenemos ya suficiente con los Cabildos y su entramado de empresas públicas, que, en algunos casos, monopolizan ciertas actividades económicas? ¿Cuánto estaría exagerando si dijese, por ejemplo, que el Cabildo de Tenerife es una de las mayores empresas de la isla? No digamos el de El Hierro o el de La Gomera.

    • Creo que es posible defender una presencia fuerte del sector público en sectores estratégicos y la transparencia a la hora de la contratación de personal, suministros, servicios, etc. Sé que ha habido muchos ejemplos de lo contrario y para eso está la denuncia pública, judicial, etc. pero no defendería yo una sociedad con una participación débil de las instituciones en la economía como paradigma. Supongo que tiene que ver con los modelos de sociedad que cada uno defiende. Saludos.

  • Gracias por tu comentario Eduardo. Entiendo tu posición, y creo que incluso puedo compartir la preocupación, pero no debemos confundir la actividad que tiene el Sector Público en la actualidad, actuando casi como una agencia de colocación, de lo que sería el desiderátum que es que el Sector Público pueda tener presencia en sectores estratégicos y/o altamente rentables de nuestra economía garantizando la protección frente a la especulación privada y la repercusión de los beneficios en la sociedad. En resumen, que se aplique una economía social, acorde con el supuesto Estado del Bienestar en el que nos desenvolvemos.
    Es paradigmático el caso de los Centros de Arte Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote, los cuáles han llegado a dar pérdidas batiendo récords de visitantes.Un paradoja que solo se explica cuando el Sector Público actúa únicamente como un mecanismo de colocación laboral, bajo el que subyace todo un intento, visto en otras tantas ocasiones, de colapso de lo público para hacer irreversibles las privatizaciones, externalizaciones, cogestiones, etc… Este proceso es constante, especialmente en servicios tan esenciales como el agua, con resultados tan pésimos como los que vemos en Emmasa y Emalsa.
    Concluyendo, es evidente que el actual modelo de gestión de lo público atiende a intereses de los diferentes establishments insulares y no al bienestar de la población canaria. Eso no quita que defendamos lo público y acusemos al que mal-gestiona lo que es de todos.

  • El estado sueco da empleo al 20% de la población en activo, aproximadamente. Creo que es muestra de que un sector público fuerte y saneado no está reñido con la madurez económica ni con la competitividad. Más bien diría que es al contrario. Además, coincidiremos en que la redistribución de la riqueza es mucho más equitativa con un sector público fuerte y muy presente.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?