Semanario Crítico Canario
¡Hágase humorista canario!

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

¡Hágase humorista canario!

¿Usted no tiene trabajo? ¡Porque no quiere! Hágase humorista canario con nuestras sencillísimas instrucciones y en seguida los Ayuntamientos correrán detrás de usted para ofrecerles galas en todas las fiestas. Y, ¡quién sabe!, a lo mejor hasta un programa en la Televisión Canaria. Siga usted los siguientes tres pasos sin saltarse ninguno. Ya verá cómo en pocas semanas es usted todo un ídolo del humor canario.

Primer paso: Coja unos cuantos personajes de barrio, sin apenas estudios, tirando a pobres,… Por ejemplo, un par de pibas que recuerden a un dúo de cantantes de reggaeton. Imprescindible que tengan nombre guanche. Con eso ya tiene uno medio chiste. Hace mucha gracia oír nombres como Chaxiraxi, Guacimara,… Si uno es humorista gráfico, por ejemplo, podemos dibujar un pibe fracasado de la ESO que se llame Ayose. Ahí lo clavamos.¿Quién sería tan atrevido de hacer humor sobre una chica de la Rambla Pulido, de nombre Covadonga, padres funcionarios “peninsulares” y que estudie en las Dominicas? Esa chica está llamada a grandes cosas en Canarias. Eso no tiene gracia. O, imagínense, un galletón que se llame Borja, que viva en Mesa y López, estudie en el Claret y pare por el Club Náutico. No, mejor centrémonos en chicas semianalfabetas. Si de paso puede meter algún rasgo tipo “embarazo adolescente”, “promiscuidad sexual”, “flirteo con el delito”, entonces ya tiene mucho camino andado. Y un gay, siempre hay que meter un gay para hacer chistes sobre el sexo anal o la pluma. La gente se explota con esas cosas.

Segundo paso: Ridiculice, exagere, distorsione su manera de hablar hasta el punto de que eso mismo se convierta en un chiste. Poco importa que nadie diga “palantre”. No dejes que la realidad te estropee un buen chiste. Usted haga que sus personajes lo digan y ya verá la catarata de carcajadas. Puede, por ejemplo, comparar canarismos (o cualquier burrada, da igual) con el habla peninsular. El público se estallará de la risa al darse cuenta de lo bruto que somos los canarios. Asocie “habla canaria” a torpeza, brutalidad, gandulería,… No se olvide de gesticular y chillar mucho. Todos sabemos que los pobres hablan así, mientras que la gente educada siempre usa el tono y el volumen correcto. Son ingredientes que no deben faltar si usted quiere realmente vivir de esto.

Tercer paso: Elija aleatoriamente elementos de la cultura canaria y simplifíquelos o retuérzalos de tal manera que acaben por parecer ridiculeces sin sentido alguno. Pruebe con la gastronomía o los deportes autóctonos. Por ahí hay mucho campo. Por ejemplo, si aparece un luchador, que sea muy pero que muy bruto. Casi un animal. Es importante que el mensaje quede claramente asociado en la mente del público, si no, no te van a contratar más. ¿Y cuál es el mensaje? Se resume en la siguiente sentencia: “Todo elemento popular canario es susceptible de ser ridiculizado de tal manera que al final la asociación ‘habitante de barrio marginal es igual a expresión de una cultura grotesca y atrasada’ quede bien instalada en la mente de la audiencia”. Si usted consigue eso, amigo mío, entonces no tendrá problemas de trabajo más nunca. Los políticos de todo signo andarán locos para contratarlo.

P.S: Estos pasos no van dirigidos a gente que se toma en serio el humor como Manolo Vieira o Juan Luis Calero.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Gracias a que he llegado de vacaciones ya me puedo sentar en el ordenador a escribir algo porque para mi el móvil es una aparato infernal en el que no puedo insertar ni una letra, pero gracias a él he podido seguir los magníficos últimos artículos. Me asombraba de que no hubiera respuesta alguna a los dos últimos de Josemi, pero ahora observo que éste ha levantado gran polémica, todo lo contrario a lo que ha suscitado “Canarias puede”, magnífico, que invita a reflexionar sobre errores pasados y a caminar de otra forma para forjar ese camino que tenemos que recorrer. Pero la falta de respuestas habidas me hacen ser pesimista. Quizá haya ya mucha gente trabajando en ese sentido pero creo que necesita saberse.
    En cuanto a éste “Hágase humorista canario”, qué decir que no se haya dicho ya. Entiendo poco de humor pero comparto en gran medida lo manifestado. Comprendo que habiendo tantos tipos se humor es difícil que nos gusten todos pero el de la piba embarazada que va a la playa de la Tejita es la denigración total. Debido a mi ignorancia desconozco el que hace Carmen Cabeza al decir que en pocos momentos hace una valoración de la idiosincrasia canaria.
    Por cierto, ¿qué fue del Sr. Juanpe que lleva horas desaparecido y no ha contestado ninguna pregunta de Josemi?

  • Canarias, 10 de agosto de 2014. Creo que ya es fecha de mostrar abierta y de manera tan certera lo que hay, en este caso con el mayoritario humor canario basado en lo chabacano, la endofobia y el recurso fácil.

    La técnica de minimizar al articulista o su ‘blog’ como ataque por su opinión (ésta sí que respetuosa) está bien para párvulos. Y ya medrar, lo dejamos para los tiempos de la caña de azúcar o la cochinilla, entre otras.

    Te felicito Josemi por el artículo y por abrir la brecha de lo evidente e improcedente, hoy en día pagado con dinero público, y comparto tu análisis. Pa’lantre.

  • Hola! Compartí este artículo en mi Facebook, me lo hizo llegar un actor y gran amigo, César Yanes, que supo que sería interesante para mi. Me dedico al humor y en algunas ocasiones (no todas) también he utilizado nuestra idiosincrasia para hacer humor, puedo decir que siempre desde el más absoluto respeto y admiración por ella, siempre viendo desde el cariño todas esas cosas que mis padres me han hecho llegar y con las que he crecido. Supongo que el humor, al estirar la realidad, pone sobre la palestra muchas cosas dignas de juicio, y este artículo, que me ha gustado tal y como he dicho en mi perfil de Facebook, por lo menos me ha hecho recapitular sobre mis contenidos por si, de alguna manera, denigraba desde mi prisma nuestra cultura. Hacemos humor con todo, y eso si que es, para mi, parte de nuestra cultura, los canarios siempre supimos reírnos de las miserias porque de alguna manera había que sobrellevarlas. Pero de los compañeros que respeto y admiro, puedo decir que los palos se los llevan los poderosos, ahí es donde se dirige la critica, lo demás, simple elongación de la realidad porque si hay una máxima en este trabajo es: “habla de lo que conoces”.

    De todas maneras, me encanta que surja el debate, el humor, como todas las artes, se hace sobre un escenario y por ello es cuestionable, menos mal que no todos nos reímos de lo mismo, pero sin duda cualquier humorista intenta eso, que la gente sea un fisco más feliz.

    Un abrazo y gracias por la atención!

    • Aarón, en primer lugar te quiero agradecer que te hayas pasado por aquí a debatir, en vez de limitarte a lanzar juicios de valor sobre mi persona en Facebook. En cuanto al contenido del artículo y tu comentario, creo que si leíste la ristra de comentarios precedentes, podrás ver más claramente por dónde van los tiros. De un lado, una exigencia de una práctica profesional responsable, que no confunda humor con ataques gratuitos, clasismo, elitismo y endofobia. De otro lado, nula autocrítica, ataques personales al “mensajero” y una manifiesta incapacidad para reflexionar sobre la propia práctica. Porque, Aarón, no se trata de “vomitar frustraciones en cursiva” ni de propagar a los cuatro vientos una “incomprendida genialidad” sino la de comprender que todos, absolutamente todos, los humoristas canarios incluidos, también los malos, somos “creadores de opinión”. Que cuando uno se sube a un escenario a reírse de un pibe porque no acabó la ESO está lanzando un mensaje destructivo, que deja a los sectores más golpeados de nuestra sociedad con todavía menos recursos para poder salir adelante. Que uno está tomando partido cuando bautiza a todos los perdedores de su espectáculo con nombres guanches mientras los ganadores, con carrera, idiomas y buen trabajo, se llaman Alejandro. Que no se trata de usar la “bilis” como tinta, sino de ser capaces de analizar críticamente lo que hacemos y lo que hacen otros. Yo no me permito escribir según qué cosas en este medio porque sé que hay bastante gente que lo lee y no quiero lanzar cualquier tipo de mensaje negativo a la sociedad. No me permitiría machacar a las adolescentes embarazadas, por ejemplo. No es una cuestión de “buen gusto” sino de ética. Tú decidiste mirar a otro lado, tal vez por no poder soportar la presión del grupo a tu alrededor. Otros elegimos dar la cara y hablar claro, aunque eso te cueste más de un ataque personal. Cuestión de elección, como casi todo en la vida. Yo elijo dedicar parte de mi tiempo y mis esfuerzos a “que la gente sea un fisco más feliz” y por eso no me permito todo ni me da igual todo. Y hablando de “todo”, no es verdad que hagan ustedes “humor con todo”. Muchos de ustedes hacen humor con las miserias de la gente más débil. Tuvo que ser un cantautor grancanario, Víctor Lemes, el que hiciera una parodia de Soria. ¿Y el resto? Mutis por el foro. Miedito. Fuertes con los débiles y serviles con los poderosos. ¡Qué fácilmente se retratan! En fin. Está visto que no podemos esperar autocrítica de ustedes. Tampoco esperen nuestra complacencia. Saludos.

  • Lo cierto es que la rica casta canaria nunca es objeto de mofa, salvo en las viñetas de algunos humoristas gráficos. Y mira que dan juego. Un abrazo.

  • Josemi, ni emití un juicio de valor sobre su persona en mi Facebook, tan solo lo compartí diciendo además que me gustaba en repetidas ocasiones, ni se ha informado que tanto yo, como otros grupos de comedia de las islas hemos hecho referencias tanto en video como en directo a las prospecciones, situándome en mi caso completamente en contra. Repito, me gusta el artículo. Felicidades.

    Por cierto, mi post en el blog no es para usted, lo escribí antes para una publicación refiriéndome a ciertas actitudes en redes sociales.

  • Buenas tardes
    Me paso por aquí a dejar mi opinión, que como en todo foro, supongo que estará permitida aun sin ser invitado y lo cual agradezco.
    El artículo en sí no creo que sea dañino u ofensivo. Pero en lo que no estoy de acuerdo es en el título. Más que nada porque muchos de los que nos dedicamos a esto lo hacemos, no por moda, sino porque es lo que en su día decidimos hacer (en mi caso, hace catorce años). Y como dice Enrique Pinti (que yo sí lo conozco y admiro su obra la cual tengo desde hace más de diez años) cuando uno se dedica a un oficio durante tanto tiempo es porque lo quiere para algo más que para hacerse famoso o estar de moda.
    Es evidente que a todo el mundo no se le puede caer en gracia. No sé si soy de su agrado o no, señor Martín, pero no entiendo por qué deja entrever en su artículo lo que está bien y está mal. ¿No sería mejor expresar lo que le gusta y lo que no en lugar de que parezca que intenta usted sentar cátedra? No le hago ningún juicio de valor porque no le conozco. Solo le digo que es lo que se desprende de su artículo.
    Con respecto a los clichés que usted menciona, he de decirle que todos, absolutamente todos, hemos tirado alguna vez de ellos con mayor o menor acierto y con total seguridad, en nuestro ánimo nunca estuvo hacerles objeto del chiste o someterles al escarnio público. Yo, en el último show,hago referencia a uno de esos clichés, pero no para estigmatizarlo. Hago referencia porque así han decidido exponerse en programas de tv. S

  • De paso, déjeme decirle que me parece todo un acierto su blog y sus artículos. En especial el referente a lo sucedido en el Estadio de Gran Canaria. Que no esté de acuerdo en determinadas cosas no quiere decir que crea que usted y sus artículos son una basura. En unas cosas estaremos de acuerdo y en otras no, pero ello no me nubla el buen juicio que creo tener.

  • Aunque las preguntas no vayan dirigidas a mí, tercio en el debate (que me alegra se esté dando porque está claro que es necesario) para decir que no es cuestión de gustos, ni de caer o no en gracia. Se trata de tener un mínimo de ética profesional a la hora de parodiar y caricaturizar.

    Una cosa es lo que hacen por ejemplo Antonia Sanjuán en el monólogo enlazado algo más arriba o el propio Aarón Gómez en su monólogo sobre palicar canario. Claramente se parte del respeto, del cariño incluso, para hacer humor canario, sobre Canarias. No son los únicos, ejemplos hay más. Otra cosa muy distinta es lo que predomina: la parodia del canario como personaje indefectiblemente barriobajero, arrastrado, malhablado, gritón, sanaca… Ese es el “humor” que aquí se critica, el malo, facilón y sobretodo destructivo y cobarde. El de En Clave de Ja, sin ir más lejos.

    ¿Chistes sobre el club náutico? ¿Sobre los importadores? ¿Parodias de turoperadores, grandes hoteleros, constructores? ¿Y sátira política? No, eso mejor que no. Mejor meterse con los pibes de Ofra o de Cruz de Piedra, no vaya a ser.

  • Pero es que el término “meterse con” es donde radica el problema. No nos metemos con nadie. Reflejamos eso al igual que hago referencia a la sanidad privada, las carencias del sistema educativo o algunos otros aspectos. Y como dije en Facebook, el humor nace de las situaciones desfavorables y no para reirse del que es diferente. En un espectáculo de una hora, todo tiene cabida y asi procuramos que.sea. Saludos

    • Por supuesto que aquí puede comentar quien quiera, siempre dentro de las más elementales normas de educación. Yo creía que si algo dejaba claro mi artículo era lo que me gustaba y lo que no, pero no debe ser así porque Daniel Calero me pide justamente que haga eso. Voy a hacerlo otra vez a ver si ahora lo hago mejor. Me gusta que el humor canario sea profundamente canario, expresión de nuestra forma de ser e idiosincrasia, que no oculte defectos pero que también realce nuestras virtudes, que fomente valores positivos y que si tiene que ser crítico, lo sea de manera justa. Me gusta también que el habla canaria sea sujeto de nuestro humor y no objeto de mofa y burla por parte de quiénes piensan, de manera más o menos abierta, que los canarios hablamos mal y uno debe subirse a un escenario a reírse de nuestros canarismos o nuestra construcciones más características. Si además, el humor canario no rehuye la crítica social y se sitúa del lado de la gente que lo pasa mal, señala problemas y coloca en el punto de mira a los culpables y no a las víctimas, mejor que mejor. Me gusta un humor canario que nos identifique, nos haga reír y del que podamos sentirnos orgullosos.

      ¿Qué es lo que no me gusta? No me gusta un “humor” subvencionado que sitúa a nuestra gente más humilde como tonta, bruta, chillona, maleducada, torpe a la hora de expresarse, sistemáticamente asociada al delito, al embarazo adolescente, al fracaso escolar y social,… No me gusta que ese “humor” cargue contra ellos, porque es falso que sean protagonistas: son el objetivo. No me gusta que muchos se escuden detrás del “hay que saber reírse de uno mismo” cuando es evidente que se están riendo del otro, del que menos recursos tiene para defenderse porque a ése nunca le van a poner un micro delante. No me gusta ver cómo en esa galería de personajes que distorsionan más que crean, jamás aparezca el poder retratado: no aparecen políticos corruptos, ni aguamangantes, ni caciques, ni funcionarios godos abusones, ni ministros petroleros, ni nadie que les pueda contestar. Fuertes con los débiles y serviles con los poderosos. No me gusta tampoco la escasísima capacidad de autocrítica que tienen la mayoría de humoristas canarios con que me he topado estos días por las redes, que no saben reírse de sí mismos y sí de los demás, que sólo están ahí para recibir aplausos pero no para lo contrario.

      Espero haber sido más claro ahora. Creo que la distinción “reírse de” y “reírse con” es sencilla. Ya puse el ejemplo de La Señora y El Caballero de Juan Luis Calero pero puedo poner algún ejemplo más: el cuento de Manolo Vieira y los peninsulares, el ya mencionado del monólogo de Antonia San Juan o el famoso cuento de Pepe Monagas y el canario cojo. No faltan ejemplos. Lo que falta, en mi opinión, es un poquito de reflexión a la hora de elaborar material para no caer en lo que se critica. Saludos.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • Lorenzo Méndez
    • José Fidel Suárez Vega
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Aridane Hernández
    • CristianSF
    • Pedro Delgado
    • Dani Curbelo
    • Jose Ángel De León
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Fernando Sabaté
    • Rubén Jiménez
    • Juanjo Triana
    • Jorge Pulido
    • Pablo Ródenas
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Cristian SB
    • Javier Guillén
    • Echedey Farraiz
    • Ciara Siverio
    • Avatar
    • Pedro Hernández Guanir
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • David Martín
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Arturo Caballero
    • Nicolás Reyes González
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?