Semanario Crítico Canario
Inocencia y normalidad

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

Inocencia y normalidad

La niña las vio nada más doblar la esquina. No les quitaba ojo y se las venía señalando al padre con el dedo desde allá abajo, según subían la calle. Cuando llegaron a nuestra altura la niña se nos quedó mirando, sin atreverse a decir nada. No hacía falta. Estaba claro qué la atraía tanto.

-¿Quieres una sopladera, mi niña?

La niña mira al padre con cara de sorpresa.

-Mira, que el señor te da un globo.

Con cara de alivio y una sonrisa, la niña se va privada calle arriba con su sopladera. La misma escena se repitió con escasas variaciones con otros dos niños más, hasta que se hizo la hora de marchamos de aquel banco, anonadados y con tres sopladeras menos.

El español de Canarias ha dado un vuelco en escasos diez o doce años. No hay más que escuchar a los niños decirse cosas como “¿queréis jugar a la pelota?”. O sentarse en algún sitio a comer, más de la mitad de las veces nos preguntarán: “¿vais a tomar postre?” Lo que no hace tanto se consideraba ridículo, hoy se acepta con normalidad e incluso se promociona.

Esa supuesta normalidad se ha convertido hoy en bandera de muchos que no ven nada raro en que cambie radicalmente la percepción del idioma, o en que aumenten la inseguridad y la inestabilidad en los usos de la lengua, en poco más de una década. Suelen recurrir a la frase manida de que la lengua es patrimonio de los hablantes, que son por lo visto una suerte de demiurgo lingüístico ajeno a toda presión e influencia. Estos abanderados de la normalidad y del libre albedrío del hablante a menudo asumen después como dogma de fe la última ocurrencia de la RAE.

Por supuesto que la lengua cambia y evoluciona. Pero una cosa es que los hablantes la vayan modelando y adaptando a nuevos tiempos y nuevas realidades, y otra muy distinta que se nos presione para embutirnos una variedad lingüística ajena con un supuesto prestigio inventado. Los medios de comunicación en Canarias son abrumadoramente castellanizantes, con una televisión en la que prácticamente ha desaparecido toda variedad dialectal (y una televisión canaria que no pocas veces va a favor de la corriente), y una radio sin emisoras canarias de noticias y análisis (con la única excepción de Canarias Radio la Autonómica). La educación a su vez no puede, no sabe, no quiere hacer de contrapeso y dotar a los niños y jóvenes canarios de las herramientas que les permitan autoafirmarse, en lo lingüístico, pero no sólo.

No abundaré en los efectos que tiene esta presión interesada, que nada tiene que ver con la normalidad. Baste nombrar el pudor de cada vez más hablantes hacia usos característicos del habla canaria, la convicción soterrada de que la expresión canaria es inadecuada en contextos formales o en definitiva el profundo e innegable complejo de inferioridad. Donde sí quiero centrarme es en una de las causas principales de esta imposición del castellano en detrimento del canario y de otras variedades del español: el dinero.

A nadie se le esconde que el español es un idioma global y que los interesados en aprenderlo son legión. El negocio de la enseñanza del español es por tanto multimillonario, y la carrera por hacerse con ese negocio es descarnada. Pero para que los beneficios no se dispersen, hay que convencer a los potenciales estudiantes de que el español que les conviene aprender, el prestigioso, es el castellano. Tienen que ir a aprenderlo a Salamanca, Madrid o Santander, que es donde hay que dejarse las perras, y los libros que han de comprar son los avalados por el Instituto Cervantes, cuyos cursos son además por los que hay que pagar, son los que dan fe. De modo que por un lado interesa pregonar la globalidad del idioma español, idioma mundial; pero por otro se olvida pronto esa globalidad cuando de dinero se trata, y se disemina la especie de que el castellano, una variedad minoritaria, es la que vale la pena aprender por encima de las otras. En este sentido es reveladora la intención de la RAE de constituirse en empresa.

Canarias podría gozar de una posición privilegiada en el concierto de la enseñanza del español: el canario es una variedad especialmente atractiva por estar a caballo entre las hablas europeas y las americanas, conque el estudiante gozaría de una gran amplitud de uso, desde luego mucho mayor de la que ofrece el castellano, variedad poco extendida que pierde hablantes frente a otras que ganan pujanza. Pero ni el Cervantes ni las editoriales españolas están por la labor de dejarse quitar parte del queque, y así es como al final sin saber muy bien por qué nos da cosa decir sopladera y estamos tan contentos con que nuestros niños digan “¿venís a jugar a la pelota?”. El lenguaje nunca es inocente.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • ¿Qué se puede hacer ante todo esto? Impotencia y rabia siento al ver como, por ejemplo, en los medios de comunicación emplean el vosotrismo. Más rabia me da cuando, después de un largo rato de programa en un perfecto castellano mesetario, se le escapa al presentador hablando con los contertulios un: “descansen un ratito que hay unos minutos de publicidad”. Es que no puede haber unas directrices claras para evitar estas incongruencias. Creo que nadie tiene el mínimo interés en que esto sea así. No hace mucho fui a felicitar a un presentador en un acto popular por su perfecto acento canario, sin eses al final de sílaba y me reveló que no sabía yo lo que había tenido que luchar para que aceptaran esa forma. Otra vez, en Binter, creí encontrar a la única azafata que hablaba en canario, porque todas las demás da horror escucharlas: las eses parece que traspasan el fuselaje. No la pude felicitar porque es más difícil hacer un aparte para hacerlo, pero sé su nombre,

  • Comparto la indignación , Secundino. Creo que la batalla pasa por concienciar de que esto no es mera cuestión de “hablar como uno quiera”. Todo lo relacionado con el lenguaje está relacionado con el poder, y sobre todo con la percepción que se tiene de la realidad y de uno mismo. ¿Cómo lograrlo? Creo que para empezar tendríamos que recuperar los medios de comunicación canarios y por supuesto apoyarnos en la consejería de educación para hacerle frente al deterioro en los centros educativos. Pero claro, eso presupone unos niveles de conciencia en la clase dirigente que hoy no se dan.

    Es difícil, pero no imposible. Y sobre todo, el esfuerzo vale la pena y debe empezar por uno. Siempre que veo oportunidad, digo lo que pienso a quien se esfuerza por “vosotrear”. Siempre en positivo y para construir, nunca para sermonear. Y las reacciones han sido a menudo positivas.

    Por cierto, tengo una amiga azafata de Binter que seguro habla canario con naturalidad. ¿Será la misma?

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • David Martín
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?