Semanario Crítico Canario
Putin_Merkel_Hollande
Ucrania, en una encrucijada de caminosPutin, Merkel y Hollande

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Opinión

Ucrania, en una encrucijada de caminos

En el momento en que escribo esto, John Kerry, Secretario de Estado de EEUU, Angela Merkel, Canciller de la República Federal de Alemania y François Hollande, Presidente de Francia están en Kiev. Todos se han reunido ya con Petro Poroshenko, presidente de Ucrania. Primero el emisario norteamericano. Luego, los socios europeos. Por ese orden.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Un día después, el día en que este artículo sale publicado, Hollande y Merkel estarán en Moscú. Van a reunirse con Vladimir Putin, presidente de Rusia, para presentarle una propuesta de paz que ayude a desbloquear la situación en el este de Ucrania.

La escalada de violencia que se está viviendo en la región de Donbás está teniendo un coste en vidas y sufrimiento humanos más allá de lo que pueda indicar cualquier estadística. Está creando, además, una fractura entre dos comunidades humanas que tradicionalmente han compartido mucho y que será muy difícil de superar.

Sin entrar en la cronología de los hechos me voy a centrar en lo que a mi juicio han sido dos errores graves de la llamada comunidad internacional, y que contribuyeron al inicio del conflicto.

  1. Es una cuestión bilateral”

Cuando aún no había sino manifestaciones en el este de Ucrania y la gente protestaba contra la corrupción dominante (al igual que en Kiev), la Federación Rusa, no queriendo perder el control de la situación y viendo que Yanukovich iba a la deriva, propuso un formato trilateral de evaluación de la situación (Ucrania, Rusia, Unión Europea). La respuesta de la UE, en boca de su entonces presidente, Hermann van Rompuy fue inequívoca: “las relaciones entre Ucrania y la UE son una cuestión bilateral”. El tiempo se ha encargado de demostrar cuán equivocado estaba el sr. Van Rompuy.

  1. “Los enemigos de mis enemigos, son mis amigos”
  • Suspensión de la ley de lenguas regionales

Una de las primeras medidas que tomó el nuevo parlamento ucraniano, poco después del derrocamiento de Yanukovich, fue la suspensión del uso de las llamadas lenguas regionales en el este de Ucrania. La comunidad internacional (a excepción de Rusia) no dijo ni mú. Aunque la ley nunca entró en vigor, el mal ya estaba hecho: muchos en el este empezaron a ver al nuevo gobierno de Kiev como algo amenazante que atentaba contra sus derechos más básicos.

  • Dos ministros fascistas en el nuevo gobierno (¿y la condena internacional?)

Por si lo anterior fuera poco, dos de los ministros del primer gobierno post-Yanukovich, pertenecían a fuerzas políticas neofascistas, que abogaban abiertamente por dar palizas a los rusos y por expulsar a los judíos. Ante esta flagrante amenaza para la democracia y el estado de derecho, los principales países occidentales parecían estar pensando aquello de “es una democracia muy joven”; o, en otras palabras, “los enemigos de de mis enemigos, son mis amigos”.

Con ello se le estaba dando el golpe de gracia a la confianza de los habitantes del Donbás en las nuevas autoridades de Kiev. La semilla de la discordia ya estaba plantada. Y de aquellos vientos, estas tempestades.

¿Y ahora?

La situación en el Donbás está empeorando por horas. Los enfrentamientos militares entre los separatistas prorrusos y las fuerzas de Kiev se están recrudeciendo a ojos vista. Entiendo que es hora de desplegar una verdadera estrategia europea de paz que deje atrás la subordinación a los intereses geoestratégicas y geopolíticos estadounidenses.

La visita de Merkel y Hollande a Kiev y a Moscú puede ser una buena oportunidad para poner en marcha un verdadero plan de paz que tenga en cuenta los intereses de todas las partes enfrentadas. ¿Estarán Merkel, Hollande y Putin a la altura de su responsabilidad histórica? Quizá no tardemos mucho en saberlo.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Reacciones
  • Excelente comentario bio-histórico que nos da una perspectiva más clara de la situación de los dos países afectados mayormente. Creo que si se hubiera dejado a ambas ciudadanías desde el principio en diálogo interno, nos habríamos evitado los males actuales y, ojalá no, las nada halagüeñas vicisitudes del futuro inmediato. Saludos.

  • Lo principal es que no se ha respetado el derecho de autodeterminación ni de Crimea ni de Novorossiya, y se está cometiendo un auténtico genocidio contra la población de habla rusa. Los movimientos de la UE y la OTAN son un claro intento de provocar a la Federación Rusa, usando a los fascistas como punta de lanza en su estrategia imperialista de confrontar con fuerzas que se le opongan de todas las maneras posibles.

  • Estimado, Artemir. Gracias por su comentario. Efectivamente, sólo a través del díálogo y la negociación diplomática se podrá resolver este conflicto. Toda tentación belicista (por un lado y por otro) conllevará más sufrimiento de civiles y a que la solución definitiva se demore. Un saludo.

  • La situación, Sobaka, es bastante más compleja y matizada que lo que podría dar a entender un supuesto enfrentamiento entre buenos chicos pro-Putin y ejemplarmente malos de la OTAN y acólitos. Una simple réplica no daría para responder a tu comentario como merece, así que prometo escribir pronto sobre el tema.
    Un par de notas para apuntalar mi argumento:
    la política del Kremlin en Ucrania Occidental no es menos imperialista que la de la de EEUU y sus aliados militares europeos con respecto al conjunto de Ucrania. Putin y su administración se niegan a tener un vecino autónomo tanto como los vecinos occidentales de Kiev se niegan a dejar que Ucrania tenga una política exterior independiente.
    Por otra parte, dentro de lo que se suele conocer como Occidente hay divergencias de opinión. Alemania quiere una solución negociada, mientras que Washington coquetea con la posibilidad de proporcionar armamento al ejército ucraniano.
    Un saludo y gracias por tu comentario.

  • Ahora que caigo, Sobaka, pasé al tuteo sin previo aviso (producto de la simpatía que me produjo su comentario, nada más). Disculpe, no era mi intención.
    Comenta usted también el ejercicio del derecho de autodeterminación en Crimea y en Ucrania oriental.
    Muy interesante apunte, desde luego. Creo que hay motivos para pensar que:
    1) La anexión de Crimea se estaba sancochando en la cocina del Kremlin desde 2008: cuando la administración Putin vio lo templada que fue la reacción occidental a la invasión de Abjasia y Osetia del Sur, los cerebros del Kremlin se dijeron: “¿y por qué no Crimea?”
    2) La situación en el Donbás pilló al Kremlin tan a contrapie como a Kiev. La estrategia de apoyo a los separatistas se fraguó con posterioridad, como medida de presión contra la nueva administración central y de revancha por haber perdido palancas de influencia en Kiev.
    Pero, como digo, su comentario merece una respuesta más prolija. Así que prometo volver a escribir sobre el tema próximamente

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • Lorenzo Méndez
    • José Fidel Suárez Vega
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Jose Ángel De León
    • Dani Curbelo
    • CristianSF
    • Fernando Sabaté
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Pedro Delgado
    • Aridane Hernández
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Pablo Ródenas
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Echedey Farraiz
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Avatar
    • Armando Ravelo
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Nicolás Reyes González
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • Javier Castillo

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?