Semanario Crítico Canario
guagua
Tafira Baja y el barrio de mi infancia¿Seguiremos esperando la guagua? (Fuente: guaguas municipales LPGC)

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Opinión

Tafira Baja y el barrio de mi infancia

En el barrio donde nací no había biblioteca; ni ludoteca, centro cultural o de mayores; ni salón de actos ni de reuniones. Lo único que nos quedaba a los chiquillos después del colegio y de hacer los deberes era estar botados en la calle o en el barranco. Por suerte, mi quinta se crió en un ambiente sano y nos rompíamos los codos en la acera imitando a los porteros que veíamos tras los dibujos de Naranjito: Renat Dasaev y ‘Nkono eran mis favoritos. No le ocurrió lo mismo a la quinta de los mayores, que nos llevaban ocho años o así: raro fue el que terminó estudios y más de uno se doctoró en (sustancias) químicas.

En medio de aquel erial cultural (el normal de cualquier barrio de Las Palmas), se hicieron y se formaron artistas, educadores, agricultores y agentes forestales. A pesar de la falta de posibilidades, a pesar de que al parecer habíamos nacido solo para pegarle patadas a un balón, y gracias al esfuerzo de nuestros padres, fuimos un buen puñado los que encontramos camino.

Me cuentan ahora mis familiares allí en el Barrio de Quilmes, en Tafira Baja, que la situación no ha cambiado tanto. Por un lado, vecinos emprendedores y con mucha cabeza han puesto en marcha herbolarios, asaderos de pollos, tiendas de aceite y vinagre y más, lo que le ha dado un nuevo dinamismo al barrio. Nunca le faltó a Tafira Baja gente luchadora que, a pesar de las dificultades, sacara adelante empresas de las que, al fin y al cabo, nos beneficiáramos todos. Pero no es menos cierto que sigue sin haber una biblioteca, un centro cultural… ya conocen ustedes el resto. Y esta falta de oportunidades de ocio, de formación, de encuentro sano, están pasando factura. Hay jóvenes en el barrio que han encontrado en porquería química para evadirse lo que les parece el único camino. No hemos aprendido en el barrio. Ni los que siguen dentro ni los que nos hemos ido fuera.

Siempre noté un cierto “cada palo que aguante su vela” en mi barrio. No hacía falta decirlo. Era el lema de cada familia. “Mi guerra es de puertas para adentro”, parecía decir silenciosamente la cara de cada tafireño al abrir la puerta por la mañana. ¿Pero realmente se puede librar la batalla de puertas para adentro sin lugares para el encuentro, sin un proyecto en común, por modesto que sea? Me temo que no. Que ese aislamiento termina pasando factura.

Recuerdo con cierta  nostalgia las fiestas de mi infancia, organizadas por un grupo de entusiastas liderado por Augusto, el de la tienda, y por Paco Ramírez. Esas fiestas creaban sentimiento de pertenencia, ilusión y, sobre todo, unían a la gente que se encontraba en la Plaza del General San Martín para comerse el sancocho bajo los árboles.

Se respira ahora en Gran Canaria un optimismo que hacía mucho que faltaba: el nuevo gobierno Morales y el ascenso de la Unión Deportiva han supuesto el revulsivo que la isla tanto necesitaba. Hay también nuevo gobierno municipal en Las Palmas. Espero que dotar a los barrios de medios humanos y materiales para el ocio infantil y juvenil, así como de actividades complementarias al tiempo de estudio sea una prioridad para los nuevos gobernantes.

Pero lo más ilusionante sería que los tafireños de dentro y de fuera, los viejos y los nuevos dibujáramos el barrio que queremos para nuestros hijos, padres y hermanos. Nadie espera que el General San Martín se eche un dancing en una noche de verano. ¿Pero y un barrio vivo donde nuestros pibes tengan verdaderas oportunidades de formación y de ocio sano? ¿Verdad que valdría la pena?

 

 

 

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Reacciones
  • Efectivamente, el barrio de Tafira Baja, en Las Palmas de Gran Canaria, ha crecido mucho en los últimos 30 años, sobre todo a raíz de la creación de la Universidad, pero el Ayuntamiento parece no darse cuenta de ello: aceras con deficiencias para la movilidad de personas con deficiencia físico-motoras, una sola vía de entrada y otra de salida, lo que dificulta el movimiento de vehículos (a pesar del aumento de Centros escolares) tanto del barrio como de los vecinos de El Fondillo, a 1 km más al Sur, señalizaciones erróneas y/o deficientes en la carretera general y dentro del barrio, etcétera. Un saludo. Ahul.

  • Tampoco debemos olvidar el enlace de toda la vida entre Tafira Baja y el Lomo Blanco. Esta carretera, escasamente usada hasta la creación de la Universidad grancanaria en 1989, representa un peligro potencial para automovilistas y peatones, pues -si exceptuamos las rotondas, siempre muy efectivas- el vial de algo más de un kilómetro soporta una circulación centenares de veces más denso en los últimos 35 años. Aunque los accesos 1,2 y 3 ayudan, es imprescindible que el organismo correspondiente ¿el Cabildo? ensanche dicha carretera entre Tafira Baja y el Lomo Blanco. Un saludo. Ahul.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Avatar
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?