Semanario Crítico Canario
Los últimos de FilipinasDibujo que representa el asesinato de Doramas a manos de un soldado de Pedro de Vera en la Batalla de Arucas.

Este artículo lo publica

Periodista. Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también estudió Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente Coordinador de la revista Tamaimos.com y Coordinador de Proyectos de la Fundación Canaria Tamaimos. Experiencias en Canarias Radio La Autonómica y otras emisoras de radio en Canarias. Aptitudes en el ámbito del periodismo digital y las labores propias de community manager. Curioso e inquieto, pregunta tras pregunta, indagación tras indagación, desea conocer lo mejor posible el árbol enigmático que es Canarias. Desde lo local hasta lo universal, concibe el periodismo como un servicio público para repensar el mundo en el que vivimos y sus complejidades. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported. En Twitter @RaulVega1984 y en Facebook .

Opinión
  • Publicado el 24 de septiembre de 2015
  • por

Los últimos de Filipinas

El Sitio de Baler (Filipinas) duró casi un año. Los últimos españoles resistían en una iglesia. El país asiático había cambiado de dueños, ahora era Estados Unidos. En dicho asedio murieron varios militares y clérigos españoles, a la vez que sobrevivieron algunos. A ellos la historiografía oficial los llamó “Los últimos de Filipinas”, en honor a su resistencia. El franquismo y su aparato de propaganda se encargaron de difundir el hecho, promocionando una película en 1945. Casi coetánea fue la Guerra de Independencia de Cuba. La isla caribeña se levantó contra el dominio español. La pérdida del territorio dejó para la posteridad la frase “Más se perdió en Cuba”, que luego usara la cadena nacionalista Intereconomía para titular un programa de debate muy escorado a la derecha.

La historia que sigue escribiendo el nacionalismo español habló de “Desastre de Annual” en la década de los 20 del siglo pasado. Sin embargo la derrota fue la simple resistencia rifeña en esta zona del hinterland español al norte del continente africano. Allí los españoles tienen el dudoso honor de ser una de las primeras potencias en utilizar el gas mostaza contra la población civil, como narra el documental “Arrhash” de Javier Rada y Tarik El Idrissi. El mismo lenguaje nacionalista reclama la soberanía de Gibraltar, territorio dentro de la Península Ibérica. Lo que no dice es que la ocupación británica fue reconocida por el Tratado de Utrecht en 1713. Se habla de colonia para definir a Gibraltar, pero no se discute por ejemplo la soberanía española en Ceuta y Melilla, ciudades situadas en el norte de África y dentro del estado de Marruecos.

Es curioso que el imaginario nacionalista español no hable de dejación de funciones en el Sáhara, territorio a poco más de 100 kilómetros de Canarias, en donde se produjo la conocida como “Marcha Verde” en 1975 y que derivó en el sometimiento de Marruecos a nuestro país vecino. Seguramente la amistad entre monarquías primó y aquí no ha pasado nada. Los saharauis a Tinduf y la MINURSO (unidad de las Naciones Unidas para garantizar el Referéndum del Sáhara Occidental en el territorio desde 1991) a mirar para otro lado. No es una historia agradable para el discurso españolista, por eso se aparca. Es más rentable denunciar las “tropelías” británicas en Gibraltar.

El nacionalismo español tiene sus fobias. Lo que más odia es el “nacionalismo” periférico, o lo que es lo mismo, el país que reclama sus derechos nacionales perteneciendo políticamente al Estado español. Los catalanes están ahora mismo en el centro de la diana. Se atreven a pedir un referéndum de independencia, pero eso es “inconstitucional”. Como nuestra consulta popular sobre el petróleo, vamos, pero ellos lo exigieron con más fuerza. Ante la imposibilidad de llevarlo a cabo de esa manera, los osados independentistas están usando las elecciones del próximo 27 de septiembre para que la ciudadanía se pronuncie. Eso es una auténtica declaración de guerra para el nacionalismo, que ha tenido que recurrir al mensaje del miedo (corralito financiero, fuera de la Unión Europea, advertencias de Cameron y Obama, anulación de la Autonomía solo si gana el sí, etc.).

Cada encuesta es una guerra de cifras, de interpretaciones, de amenazas. Una de los últimos sondeos de Metroscopia da la mayoría absoluta a Junts pel Sí y la CUP, con 78 escaños cuando la mayoría está fijada en 68. A eso le sumamos que los catalanes se han metido en el terreno más sagrado del nacionalismo español actual: el deporte. Resulta que a Junts pel Sí le ha dado por colocar a Piqué y Ramos en el mismo vídeo y escribir en una pared imaginaria “mejor vecinos”. Para más inri Piqué tiene la camiseta de la selección catalana. A su vez España se proclama campeona de Europa de baloncesto y a alguno le da por pensar qué haría ese equipo sin el catalán Pau Gasol. Esto ha dado pie a que la prensa deportiva también se ponga en pie de guerra.

Leo, escucho y veo muchas cosas. En Canarias, algunos alzan la voz en tertulias condenando la osadía catalana. Han asumido el discurso español. No veo a nadie defender lo contrario, pero ni siquiera recordando que vivimos a más de 2.000 kilómetros de Barcelona, que a nosotros poco nos afecta lo que pase este 27-S, más que para acudir a una nueva perreta españolista sea cual sea el resultado. No entro a valorar si España roba a Catalunya o Catalunya a España. Lo que sé es que Canarias tiene una deficiente financiación autonómica, póngase como se ponga Asier Antona y perdone lo que se perdone con el ahorro del IGTE (Impuesto General sobre el Tráfico de Empresas). La recuperación del IGTE, cifrada en unos 190 millones de euros, parece una medida electoralista más del PP, que sin embargo no cubre los 800 millones menos que se calcula recibe el Archipiélago cada año.

Como ven, el caso catalán poco puede arreglar nuestra realidad. Solo recordar el derecho inalienable de cada pueblo a decidir su futuro, algo que por supuesto no entra en la cabeza del pensamiento nacionalista español. No creo que nuestro papel en la historia sea el de asumir el rol de los últimos de Filipinas. Y menos si tenemos en cuenta nuestro tránsito histórico, lleno de personajes como Pedro de Vera, Hernán Peraza o Alonso Fernández de Lugo. Nombres que siguen ocupando calles y plazas del Archipiélago. Protagonistas que son tratados como adelantados o visionarios. Esa historia también la escribe el mismo imaginario nacionalista.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Periodista. Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también estudió Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente Coordinador de la revista Tamaimos.com y Coordinador de Proyectos de la Fundación Canaria Tamaimos. Experiencias en Canarias Radio La Autonómica y otras emisoras de radio en Canarias. Aptitudes en el ámbito del periodismo digital y las labores propias de community manager. Curioso e inquieto, pregunta tras pregunta, indagación tras indagación, desea conocer lo mejor posible el árbol enigmático que es Canarias. Desde lo local hasta lo universal, concibe el periodismo como un servicio público para repensar el mundo en el que vivimos y sus complejidades. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported. En Twitter @RaulVega1984 y en Facebook .

Reacciones
  • 2º intento. Con todo, parece que España se va europeizando: con respecto a la posición presuntamente independentista de la mayoría del pueblo catalán, y a pesar de las voces de tambores de guerra del ministro de Defensa, no se han atrevido a sacar las tanquetas militares a la calle, cosa que sí hicieron en Canarias al filo de los años ochenta en relación con la defensa que los canarios hacíamos del derecho saharaui a su independencia. Lo más significativo del asunto catalán es que ha puesto de relieve la ignorancia del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, quien conoce de Derecho como yo de Teología. Un saludo. Captcha: [4]+8=12.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Pleiomeris
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Manolo Ojeda
    • Ayoze Corujo Hernández
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • Juan García
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?