Semanario Crítico Canario
No hablo castellano

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Opinión

No hablo castellano

Dice el filólogo Humberto Hernández, vicepresidente de la Academia Canaria de la Lengua, que “en Canarias todavía se cree que el seseo es una adulteración del español correcto“; que aún persiste la creencia de que el canario es una suerte de perversión del castellano.

Uno perdió ya la cuenta de los artículos, escritos, alocuciones y publicaciones de académicos y expertos defendiendo la corrección, legitimidad y solera del canario, del español de Canarias. Como quien oye llover. La presión ensordecedora de los medios de comunicación españoles, el a menudo triste papel en la materia que desempeñan los medios canarios, y la manifiesta falta de asertividad del mundo educativo, cuando no su colaboración activa en el deterioro de la lengua, ahogan las voces autorizadas y propagan la inseguridad en la expresión. Resultado: complejo de inferioridad. Digamos que el papanatismo de unos cuantos también ayuda.

Otro filólogo, Marcial Morera, va más lejos: es imposible que el canario sea una perversión del castellano porque en Canarias ni hablamos “ni hemos hablado nunca castellano”. Entra Morera así de lleno en la polémica español-castellano, y lo hace desde una perspectiva canaria.

Son muchos los que sostienen que la polémica está superada. Al decir de Manuel Seco, lo más correcto es llamar al idioma “español”, y  no “castellano”, que atribuye errónea e injustificadamente el patrimonio lingüístico de todo el mundo hispanohablante a Castilla (y otras regiones del norte ibérico, añado yo). Pero se acepta el uso indistinto de ambos términos. ¿Por qué se acepta si es inexacto? Pues principalmente por el uso profundamente arraigado del término “castellano” en Cataluña, País Vasco y Galicia, según Manuel Seco para evitar confusiones, ya que las lenguas vernáculas respectivas también son lenguas españolas. Otra razón, esta de mi cosecha, es la aversión de muchos catalanes, vascos y gallegos a llamar “español” al español por recelo hacia lo que consideran españolismo homogeneizador. A uno personalmente le parece que lo lógico sería emplear los términos de marras en sentido contrario, pero así es la cosa por allá.

Total, que contentas las galeuscas, polémica resuelta. A nosotros los canarios, sin embargo, como es normal, no nos resuelve nada la solución ibérica. La polémica no está en absoluto despejada en lo que nos atañe. Para nosotros no es indistinto decir “castellano” o “español”, puesto que castellano no hemos hablado nunca, ya lo dice Morera. Nosotros hablamos canario, una modalidad del español, perfectamente equiparable y en pie de igualdad además con el castellano, que también es una modalidad del español. Decir que hablamos castellano es negar la vigencia y el enriquecimiento que supone nuestra variedad para todo el idioma en su conjunto, que no tiene el castellano, por cierto. Es negar la ingente aportación del canario a la formación de las variedades americanas, mucho más cercanas a la nuestra que el castellano y verdadero sostén de la pujanza del español en el mundo.

Pero, claro, si lo que se propaga, y aquí contribuyen insospechadamente a la españolización los amigos galeuscas, es que lo que se habla en todos sitios es “castellano” (aunque no sea sino una modalidad como cualquier otra), enseguida surge la pregunta: ¿y nosotros por qué hablamos el castellano “así”, tan “distinto”, tan “de esta manera”? ¿Por qué seseamos, por qué aspiramos, por qué no decimos “vosotros vais”…? Pues muy sencillo: porque nosotros no hablamos castellano.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • Lo siento Iván, pero aquí se te fue el baifo. Como filólogo deberías saber el uso que han tenido a lo largo del tiempo las denominaciones “castellano” y “español”. El segundo sólo empieza a ser sinónimo del primero cuando se convierte por decreto real de Felipe V de Borbón en la lengua de todo el reino unificado y centralista (en perjuicio de las otras lenguas de la península), y con la creación de la Real Academia de la Lengua ESPAÑOLA se consolida. Sin embargo no es hasta el siglo XX que una mayoría de la población empieza a decir “español” en favor de “castellano”, y no es una coincidencia que los esfuerzos por popularizar e imponer dicha denominación hayan venido desde el poder español (especialmente durante la dictadura cultural españolista de Primo de Rivera y más tarde con Franco). Como canario deberías estar más en línea con la reivindicación del nombre histórico de la lengua, que refleja su origen en el mundo y específicamente dentro de la Península Ibérica, al igual que el…

  • …inglés no se llama “británico”, ni el francés se llama “galo”. Que en Canarias y la mayor parte de América se le llame mayoritariamente “español” es resultado de la distancia física y cultural (“español” es todo lo que sea de España/la Península) no significa que exista un nombre para la macrolengua y otro (castellano) para dialecto hablado en Castilla, porque hasta en el Cono Sur y en alguna otra región de Latinoamérica se le llama “castellano”. Me temo que estás más de acuerdo con aquellos casposos filólogos que sostenían que el “español” era la lengua común de España por arte de magia, y no era resultado del expansionismo castellano. Y que mientras llaman bable al asturiano, identifican tanto la lengua de la Nodicia de Kesos como la de las Glosas Emilianenses como “español antiguo” (siendo que están en la periferia del castellano, que aún no se había expandido). Total, que estoy en profundo desacuerdo.
    Espero que sea una inocentada, pero no tiene gracia.

    • Genial artículo Iván!

      Al señor Xerax se le ve el plumero: Lo realmente casposo es el pseudoprogresismo malintencionado.

      Ambos términos son correctos. Aún así el término “Hispaniolus” ya se utilizaba para denominar a las variedades romances provenientes del latín en la antigua provincia romana de Hispania tras la caída del Imperio Romano.

      En la misma línea se pronuncia el Diccionario Panhispánico de dudas:
      “El término español resulta más recomendable por carecer de ambigüedad, ya que se refiere de modo unívoco a la lengua que hablan hoy más de cuatrocientos millones de personas. Asimismo, es la denominación que se utiliza internacionalmente. Resulta preferible reservar el término castellano para referirse al dialecto románico nacido en el Reino de Castilla durante la Edad Media, al dialecto del español que se habla actualmente en esta región, o cuando se alude a la lengua común del Estado en relación con las otras lenguas cooficiales en sus respectivos territorios autónomos”.

  • Lo que sí es centralista es llamar al idioma “castellano” e incidir así en el tópico interesado de la variedad “neutra”, la modalidad prestigiosa, esa donde la gente “habla correctamente”, la que conviene aprender, la “original” frente a las “copias”.

    En Canarias la norma es la canaria; en el norte ibérico, la norma es la castellana. Si poner en pie de igualdad dos variedades lingüísticas como la canaria y la castellana, ambas al mismo nivel y con las mismas posibilidades, es casposo, que venga alguien y lo explique. Y que se lo explique también a Marcial Morera.

    Ya en el plano internacional, no conozco ninguna institución que tenga al castellano entre sus idiomas oficiales. Que incluyan al español sí hay unas cuantas. No precisamente por el peso de España en la escena internacional, ni por su (escasa) capacidad de presión, sino por la importancia del idioma en América.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?