Semanario Crítico Canario
Nadine Gordimer
Blancos de ÁfricaNadine Gordimer, escritora sudafricana

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos.com y de la Fundación Tamaimos.

Opinión

Blancos de África

Estábamos comiendo en casa de unos amigos. Celebrábamos el cumpleaños de la pequeña Eva y compartíamos mesa con amigos de diferentes países europeos.

Hablando con Margarida, portuguesa, blanca y defensora convencida del proyecto político de la integración europea, la conversación deriva hacia la infancia. Me entero de que es nacida en Angola, antigua colonia lusa.

“Sí, en realidad lo normal hubiera sido que me hubiera criado allí, pero las cosas se torcieron. Con la independencia -y aunque mi familia siempre tuvo relaciones cordiales con los vecinos- el resentimiento sordo contra el colonialismo empezó a traducirse en animadversión hacia los blancos. 

Al principio, nuestros amigos negros nos protegían, pero era evidente que no podíamos seguir allí mucho tiempo. Se planteó que nos mudáramos a Sudáfrica, pero yo ya había nacido y una de mis abuelas era negra: hubiera carecido de algunos derechos básicos solo por ello. Además mi madre se negaba a vivir en un país en donde se discriminaba a la gente por el color de su piel. 

En eso estábamos cuando, después de barajar como opción varios países vecinos -que mis padres descartaron por diferentes motivos, recibimos una carta desde Portugal, donde se habían asentado unos amigos angoleños. Al parecer, no les iba del todo mal. Así que mi madre y yo partimos para Europa. 

Mi padre se quedó un tiempo más. Hasta que un día vino a buscarlo la policía a punta de pistola para expulsarlo del país. Él replicó que era tan angoleño como ellos, pero recibió por toda respuesta una indicación para que subiera al coche que lo llevaría al aeropuerto. El sueño de esperar a que pasara la tormenta para volver a reunir a la familia en casa, en Angola, desaparecía para siempre”.

Tras unos segundos de silencio, Marga me confesó que le gustaría volver a Angola. Por ella, pero también por sus hijas, para que conocieran “el país de sus antepasados”.

Tras llegar a Portugal, la adaptación no resultó fácil. A pesar de hablar portugués y ser blanca, ella seguía sintiéndose  africana y los portugueses la consideraban una inmigrante.

La historia de Margarida y de su familia testimonia que hay comunidades blancas establecidas en África desde hace siglos. Y es un historia que me impactó mucho. Supongo que porque también nací en África, en una isla preñada de topónimos de resonancias africanas: Tafira, Agüimes, Tejeda, Guiniguada y tantos otros; porque soy blanco y también vivo en Europa hace años; y porque, al igual que ella, me gustaría transmitir a mis hijos cariño por el país de mis antepasados.

Y, sin embargo, hay también grandes diferencias entre el vínculo emocional que personas como Marga mantenían -y mantienen- con el continente, y el nuestro: En Canarias África produce tanta atracción como rechazo; de repente  seduce para luego generar desdén; pero, sobre todo, es ignorada y tratada con indiferencia. Pocas veces se piensa en el continente. Son momentos en los que -como hace unos días- llega una patera llena de personas desesperadas; en los que África se cuela en casa, no a través del televisor, sino como si de un embate de calima sahariana se tratara. En Canarias se vive el día a día como si se pisara suelo europeo.

Y, sin embargo, en pocos lugares del mundo la arqueología se convierte en titular de grandes medios de comunicación cuando aparecen restos de viviendas, de enterramientos o de lugares de culto de los habitantes precoloniales. En pocos lugares del mundo hay tantas manifestaciones artisticas como las de Chirino, Manolo Millares, Armando Ravelo, Taller Canario, Alfonso García-Ramos, en las que los elementos precristianos estén tan presentes.

África nos asusta tanto como nos fascina, nos incomoda como nos atrae. A nosotros, a estos blancos africanos habitantes de unas islas varadas en el Atlántico frente a la costa sahariana. El tiempo dirá si, más pronto que tarde, como la niña o el niño adoptados que buscan a sus padres biológicos -aunque sean ya adultos y lleven su propia vida, las canarias y los canarios podremos mirar a nuestro pasado y asumir nuestra ubicación geográfica con la misma frescura y el mismo cariño con el que Marga recuerda los colores, los olores, la luz y los sonidos de su Angola natal.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos.com y de la Fundación Tamaimos.

Reacciones
  • Para los continentales africanos colonizados por naciones europeas el proceso de autodeterminación resultó “relativamente fácil”, en atención a las dimensiones del territorio y la antigüedad de la colonización, exceptuando en ambos casos precisamente el caso de Portugal, razón por la que fue la la que más tardíamente concedió la independencia a sus colonias. En Canarias el problema no es de pigmentación de la piel. A la antigüedad de la colonización se une la no asunción de la necesaria unidad para tomar una decisión conjunta. Cuando se acaben los egoísmos dominantes, entonces puede que surja un concepto de unidad que hoy estamos muy lejos de conseguir. Y para eso tienen que trabajar a nivel de igualdad de espíritu las ocho islas. Hay que trabajar muy duro. Necesitamos nuevas generaciones y nuevo espíritu democrático. Un abrazo.

  • Cuidado con lo de autodefinirnos como blancos, que seguramente para muchos racistas blancos/nordicistas de Europa, los canarios, por nuestro mestizaje y componente bereber/norteafricano, no seremos nunca igual de “blancos” que ellos…

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • José Farrujia de la Rosa
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Fernando Sabaté
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Aridane Hernández
    • CristianSF
    • Pedro Delgado
    • Lorenzo Méndez
    • Jose Ángel De León
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Pablo Ródenas
    • Avatar
    • Cristian SB
    • Rubén Jiménez
    • Juanjo Triana
    • Jorge Pulido
    • Dani Curbelo
    • Pedro Hernández Guanir
    • Doramas Rodríguez
    • Javier Guillén
    • Echedey Farraiz
    • Ciara Siverio
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Agoney Baute
    • Arturo Caballero
    • CSO Taucho
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • Gabriel Pasternak
    • El pollo de Andamana
    • David Martín
    • Avatar
    • Avatar
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?