Semanario Crítico Canario
chumy004
Viejos vicios, nuevas formas

Este artículo lo publica

Persona inquieta, natural de El Paso, Isla de La Palma. Versador, romanceador, miembro del grupo Achicatnas, activista social y cultural, amante del juego de palo y las tradiciones en general, estudiante de historia. Conductor de los programas de radio El Sirinoque y Frente a Frente, en la emisora Radio Murión. De ideas libertarias, políticamente busca la consecución de una Canarias Libre y justa socialmente, como medio para ayudar a mejorar este maltrecho mundo en el que vivimos.

Opinión

Viejos vicios, nuevas formas

Las consignas no valen en absoluto, así como las ideas abstractas, si no se lucha por barrenar parte por parte el sistema de poder que nos embarga, situándolo en el basurero de la historia

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Desde que las Islas Canarias fueron incorporadas a la Corona de Castilla, a finales del siglo XV, comenzaron una serie de dinámicas en el archipiélago que aún arrastramos con las diferentes adaptaciones y cambios lógicos a lo largo de las centurias. Hablamos de un sistema de propiedad y poder que se reproduce, impactando en cualquier área que estudiemos en nuestra tierra.

Este sistema integral de poder, dependiente, desigual, clientelar, controlador, es como un pulpo que expande sus tentáculos por cualquier rincón de nuestro pequeño país. La excesiva comarcalización, con poca visión del conjunto, permite a una minoría de la población mantener total impunidad y realizar prácticas delictivas sin el menor de los problemas en campos tan importantes como la gestión del agua, la agricultura de exportación, el sector turístico, las comunicaciones, el tráfico de estupefacientes…

Es un secreto a voces en muchas zonas, pero la fragilidad y el absoluto control de la información hasta nuestros días, permite que existan múltiples luchas por toda nuestra geografía, aisladas y sin coordinación unas con otras, algo que me resulta a día de hoy totalmente inadmisible y poco edificante.

Las divisiones, el pancartismo, el goce de desahogarte gritando cuatro consignas y ya está, las luchas facilonas o el excesivo internacionalismo sin actuar en la realidad local, son garantes más que problemas, para la continuación del viciado orden  que se mantiene en estas islas. Las consignas no valen en absoluto, así como las ideas abstractas, si no se lucha por barrenar parte por parte el sistema de poder que nos embarga, situándolo en el basurero de la historia.

Y esto solamente se puede hacer controlando el poder político de verdad, atreviéndose a gestionar un país, obviamente desde aquí y para aquí. Nadie nos va a resolver los problemas más que nosotros mismos, una vez que nos alejemos del espejismo en el que vivimos de manera cotidiana y hagamos política seriamente, sin complejos.

No se puede hablar de soberanía alimentaria, gratuitamente, sin meterle mano al mundo del agua en Canarias. Hay que derogar la ley franquista de 1956, trabajar en otra ley de aguas, realizar una auditoría general y controlar de una vez las prácticas mafiosas y criminales que los señores del agua realizan impunemente en el seno de comunidades  y heredades. Sin un control democrático, eficiente, que garantice un nuevo aire en el seno de ese mundo, no será posible reactivar el sector primario pues hablamos de un elemento indispensable, escaso, que actualmente está en manos de una minoría sin escrúpulos, que actúa impunemente, amparada en leyes y privilegios franquistas y medievales.

Tampoco sin controlar el poder inmenso que atesoran los importadores, las grandes superficies y otros enemigos resueltos de que cultivemos lo que comemos aquí. Es imposible e incompatible mantener a esta casta controladora de los alimentos, junto con un sector primario sano y potente. Si no derogamos o enfocamos de forma diferente el Régimen Específico de Abastecimiento, si no ponemos en marcha una moratoria de grandes superficies o al menos le exigimos a ellos y a los hoteles que compren producción canaria, jamás será posible la soberanía alimentaria.

La soberanía alimentaria está relacionada con el sector de la transformación y con el sistema de poder del que hablamos. Ya se comentó en su momento que Canarias solamente podría aspirar a ser constructora o turística, enfocando de forma suicida nuestra economía hacia dos sectores depredadores, en un territorio limitado como nuestra tierra. Las tabaqueras, las conserveras y tantas otras industrias, fueron cerrando por las políticas destructivas y abusivas impuestas. Podríamos transformar productos pesqueros y agroganaderos, para abastecer a nuestra población local o flotante, para exportar al continente africano, a Europa y otras latitudes. Siempre es mejor esto que vender la materia prima esperando una subvención.

Para comenzar, sin un sector primario digno, no se puede realizar una transformación de los productos. Y digo digno, porque ahora estamos enfocados en una agricultura de exportación perecedera, dañina con el medio y los recursos escasos, basada en mendigar subvenciones, controlada por los intermediarios, maduradores y grandes terratenientes, que imponen las políticas a los pequeños productores, la mayoría de los cuales pican una y otra vez en elecciones ante los cantos de sirena que exponen las serpientes edénicas transformadas en políticos insulares. No sirve esa mentalidad colonial de exportar fruta que encima se tira, en cifras de millones de kilos, para mantener el precio, uso y costumbre repugnante a toda razón.

Las materias primas locales o de los países vecinos, también podrían servir para generar una industria moderna, aprovechando los enormes talentos existentes en las islas y nuestra situación privilegiada. Para eso además de alcanzar el control político, hace falta alejarse de la idea de que somos ultraperiféricos, unos simples desgraciados que sin Europa no seríamos nada, para darnos cuenta de que estamos en una zona de importancia clave a nivel mundial y que podemos aprovechar esa renta de situación para nosotros mismos en vez de para beneficiar a potencias ajenas o al Reino de España.

El turismo tiene que ser controlado democráticamente también, sin aceptar ningún tipo de chantaje por parte de los touroperadores, es más, expulsando de las islas a los que nos amenacen ¿Por qué no podemos tener un touroperador y una línea aérea propia, ambos de titularidad pública? ¿Por qué no se enjuicia y controla a los dueños de los hoteles para que contraten más empleados y paguen sueldos dignos a los que explotan impunemente? ¿Por qué no se impone una ecotasa para que podamos gestionar los residuos ingentes que nos deja esta actividad? Si los dueños del turismo en Canarias se sienten incómodos y quieren irse, que se marchen, tenemos suficientes personas formadas, responsables y luchadoras como para que se hagan cargo del sector, de manera eficiente y volcada  a las necesidades de la población isleña y sus recursos, sin que sea una mina de la que solamente vemos destrucción ambiental y migajas, como pasa hoy en día.

La soberanía energética tampoco se va a lograr sin acabar con el monopolio de Endesa, empresa que también goza de prebendas y control político en nuestras islas, junto con las petroleras de variado tipo. No se puede permitir a día de hoy que en islas como La Palma, tras haber sufrido varios ceros energéticos perjudiciales y que no llegan a nada más que a unas multas, simple calderilla para la multinacional, tengamos varios saltos capaces de producir energía hidroeléctrica parados, o una cata que dio energía geotérmica silenciada o diversos proyectos de energía renovable detenidos por las presiones monopolísticas. Tenemos técnicos y capacidad suficiente como para pasar todas nuestras islas a las energías renovables, pero hace falta terminar de una vez con el maridaje de nuestros representantes con los valedores de un modelo fracasado y que solamente debe desaparecer.

¿Y nuestros políticos? En su mayoría no son sino engranajes de ese sistema de poder histórico, basado en el pacto (REF…) pero que no deja de ser colonial, dependiente, lesivo, que permite la evasión legal de impuestos mediante la Reserva de Inversiones de Canarias. A día de hoy no existen garantías democráticas reales en amplias zonas de Canarias, porque no es democrático comprar votos, coaccionar mediante trabajos o directamente con el miedo, a tantas personas que no pueden expresar libremente lo que piensan, que no quieren dar el paso de votar otras cosas porque piensan que nada puede cambiar y que hay que conformarse con lo existente.

Unos representantes políticos que son correas de transmisión de los poderes históricos de Canarias, de terratenientes, aguatenientes, importadores, touroperadores y toda clase de monopolios que financian sus campañas. No sirven a la ciudadanía de las islas, sino más bien se sirven de ella para mantener sus privilegios y la reproducción con tintes modernos de lo que siempre se llamó simple y llanamente caciquismo. El cinismo, la corrupción y la política del ordeno y mando decimonónica es constante en su proceder, debemos por tanto luchar para erosionar y hacer desaparecer del mapa político a los representantes del poder en Canarias.

El mundo va a cambiar, porque los recursos están en grave peligro ante su sobreexplotación. El nivel de vida que tenemos hoy no va a continuar eternamente, por razones objetivas y científicas. Si esto es así no deberíamos tener problema para lanzarnos a luchar de verdad y de una vez para ganar y llevar un programa político que derive en una tierra digna, sostenible y con futuro para todos, conectado todas las luchas isleñas, recuperando la dimensión canaria para hacerle presente a las personas que no están solas ante el caciquismo, que no son frágiles sino que juntas son fuertes y pueden acabar con los que arruinan sus posibilidades.

Si no hacemos esto, palabras como independencia, soberanía, socialismo, solo quedarán en agua de borrajas y en sueños de griterío en manifas, acallados con abundante cerveza fría. Hay que dejar de jugar a la política, tenemos que ganar, porque nuestra tierra no espera ni su futuro tampoco.

 

Es la responsabilidad

Histórica que desata

Lo que ahora nos ata

A luchar con claridad

Basta ya de futilidad

Seamos merecedores

Seamos hoy luchadores

Para así dar la guerra

Por las cosas de esta tierra

Volvámonos ganadores

 

Contra los importadores

Caciques aguatenientes

Que controlan diligentes

Con aires controladores

Con políticos valedores

De un sistema sin razón

Con la mala corrupción

De un sistema que acabar

Que vamos a exterminar

Sin darle la absolución

 

Y es que tengo que decir

Que para poder resolver

Tenemos que entender

Que vale un nuevo sentir

Que se demuestre elixir

De un tiempo hoy duro

Con entendimiento puro

Demostrando la ilusión

De que en nuestra canción

Luchamos por el futuro

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Persona inquieta, natural de El Paso, Isla de La Palma. Versador, romanceador, miembro del grupo Achicatnas, activista social y cultural, amante del juego de palo y las tradiciones en general, estudiante de historia. Conductor de los programas de radio El Sirinoque y Frente a Frente, en la emisora Radio Murión. De ideas libertarias, políticamente busca la consecución de una Canarias Libre y justa socialmente, como medio para ayudar a mejorar este maltrecho mundo en el que vivimos.

Reacciones
  • Todo muy bonito, pero no se puede anteponer el carro al burro, si no terminamos con el sistema colonial, no hay nada q rascar, la brega no es la lucha de clases esta el brega por la liberación nacional, mientras algun@s sigan sin ver esto todo las demás componendas no sirven para nada, la muestra son los más de 500 años de colonialismo, esta si es la auténtica política .

    • Pues si esa es la política real, con todos mis respetos, me gustaría que explicaran como van a resolver los problemas aquí expuestos. Me parece que es de un reduccionismo extremo pretender que todos los problemas se resuelven con la independencia de Canarias sin responder que va a pasar con el sector primario, el secundario o el terciario.
      Básicamente en mi artículo digo que sin resolver esos problemas jamás podrá existir independencia ninguna, porque en todo caso de producirse (algo que no pasará) hablaríamos de una neocolonia sin garantías de ningún tipo ¿Es que acaso los terratenientes, aguatenientes y demás son amigos de la independencia de Canarias o sus principales enemigos?
      No se puede, por otra parte, pretender que en Canarias no existan antagonismos ni diferencias de clase, porque esto es algo que ocurre en toda sociedad de este planeta y negarlo es ir en contra de la realidad. Precisamente el componente de clase es básico a la hora de explicar todo colonialismo.

    • Y por otra parte, si existe un fallo garrafal en el independentismo canario, o al menos en algun@s de sus partes, es precisamente el carecer del más mínimo programa político realista para la sociedad.
      Cuando muchas personas piensan en el independentismo, se imaginan a una persona que con una bandera y gritando cuatro consignas pretende cambiar la realidad y construir un país. Ese es el fracaso de cierto independentismo, porque el pueblo jamás se va a vincular a una lucha independentista si no ve claro que va a vivir mejor que ahora. Eso no se puede lograr sin meterle mano a lo que comento en el artículo ¿O es que con la independencia por si misma se resuelve todo?
      Pienso que sin un programa económico real, sin un estudio de las problemáticas reales (digan en que peco de irrealidad), jamás se podrá construir país, porque caeremos en la extrema marginalidad habitual, en la consigna barata y en no hacer nada más que juntarnos en grupos de amigos que jamás construirán país.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Lorenzo Méndez
    • CristianSF
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Jose Ángel De León
    • Pedro Delgado
    • Fernando Sabaté
    • Aridane Hernández
    • Pablo Ródenas
    • Rubén Jiménez
    • Juanjo Triana
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Jorge Pulido
    • Avatar
    • Dani Curbelo
    • Cristian SB
    • Echedey Farraiz
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Ciara Siverio
    • Pedro Hernández Guanir
    • Avatar
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Agoney Baute
    • Gabriel Pasternak
    • Nicolás Reyes González
    • David Martín
    • Álvaro Santana Acuña
    • Arturo Caballero
    • Juan García
    • Avatar
    • Avatar
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?