Semanario Crítico Canario
Un día es un día

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

Un día es un día

Nunca he sido yo muy de banderas o símbolos. Cuando algunos antiguos amigos parecían emblemas andantes, de tanta chapa como llevaban encima, yo siempre rehuí el andar pregonando ideas en forma de insignia en la solapa. Esto que digo no entra necesariamente en contradicción con aceptar su existencia e incluso cultivar cierto interés por el significado de algunos símbolos, cómo éste cambia con el tiempo,… Por eso, en un día como hoy, 44º aniversario de la creación de la bandera de las siete estrellas verdes, parecía obligado dedicar algunas líneas al asunto. Recuerdo que en mi primera juventud participé en alguna conmemoración de homenaje a la bandera nacional, pero desde luego no recuerdo la profusión de actos que se han programado este año. Mucho tiene que ver esto con su definitiva aceptación por gran parte de la sociedad de las islas como la enseña de los nacionalistas canarios. A partir de ahí, no se me escapa que hay gente a la que el que Coalición Canaria la haya aceptado como su bandera, le genera más malestar que otra cosa, por lo que consideran la desvirtuación del sentido y el significado original de la bandera que ideara Antonio Cubillo. No les falta razón, supongo, pero se hace necesario comprender el enorme cambio en nuestra sociedad que ha posibilitado el que una bandera clandestina se haya convertido en una bandera popular y que ya no puede ser patrimonio exclusivo de nadie. Está bien que la gente pueda ondearla, haciéndola emblema de sus aspiraciones, aunque no siempre sean exactamente las mismas que la alumbraron al nacer. Personalmente no le daría muchas más vueltas. Yo mismo, tan reacio antes a estas cosas, llevo hoy en mi solapa, cerca del corazón, una bandera tricolor con siete estrellas verdes en círculo. Un día es un día.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Buenas Josemi,

    Antes que nada, mucha suerte en esta tu nueva etapa bloguera….

    En cuanto a lo de la bandera, ¿qué quieres que te diga?, pa’mí que soy más fundamentalista de los simbolos que tú…sin ir más lejos, te recuerdo que yo todos los 29 de mayo celebro el “Acentehut” aquí en la Metrópoli con unas buenas costillas guisadas con piña de millo y papas al estilo “Casa Tomás” (el año que próximo te vienes)

    Ya era hora de que se extendiera esta celebración y no se les viera como a cuatro locos que daban vueltas en sus coches alrededor de la Plaza de Secundino Delgado (Plaza de Weyler para el resto)

    Es una bandera que el pueblo a tomado como suya sin ningún tipo de imposición (al contrario que la de los perros, que sí que fue inventada e impuesta en el Estatuto de Autonomía). Y aunque su principal creador haya sido Antonio Cubillo (al que creo que no se le ha reconocido como la figura histórica que es), no es malo que poco a poco esté siendo reconocida por todos los canarios, sean de la ideología que sean…

    ¿O es que acaso la Ikurriña y la Senyera sólo representan a los vascos y catalanes nacionalistas o independentistas?

    Pos eso…

    Ahul y tal…

  • Personalmente nunca fui de banderas ni de enaltecer símbolos. Sigo sin serlo. La bandera tricolor es un símbolo más de la canariedad, como lo son el gofio, las papas arrugadas, el timple, la gofiosfera (¿sólo pueden ser símbolos identitarios los que llevan muchos años marcando dicha identidad? ;) ),…

    Me parece bien que exista el símbolo, y que el que quiera se identifique más o menos con él. Pero lo del día de la bandera, no me acaba de llegar. Sin ningún tipo de acritud, me suena demasiado a nacionalismo decimonónico.

    Fofó, yo creo que las banderas no tienen que representar a nadie y menos a colectivos no declarados. Habrá vascos y catalanes que se identifiquen con sus banderas y otros que no tanto, o nada en absoluto.

    De hecho en Cataluña hay tres “versiones” de la senyera. La “institucional” y tradicional, la que lleva la estrella blanca sobre el triángulo azul (soberanista-independentista) y la que lleva una estrella roja sobre un triángulo amarillo (independentista-socialista). La cosa va según los gustos :)

  • Muchas gracias, Fófo y que sepas que te cojo la palabra para el Acentehunt. Nunca digo que no a unas buenas costillas al estilo de Tenerife. Es más, quizás se podría ir haciendo un ensayo general y abrir las bodegas y sacar las tablas por San Andrés, 8-) . Yo creo que hay gente en nuestra tierra que piensa que Canarias es una nación en construcción, emergente. Yo me cuento entre ellos. Por eso sigue siendo necesario visibilizar los elementos que dan vida a una afirmación como lo anterior. Ojalá un día no haga falta celebrar ningún homenaje a una bandera como hacen en tantas naciones como Estado. Significará que la asimetría entre lo que somos y lo que nos dejan ser se habrá corregido. ¿Decimonónico? Tal vez, no lo niego. A mí hay cosas del siglo diecinueve que me gustan, de todas formas, como por ejemplo la literatura realista, las descolonizaciones latinoamericanas o el sufragio universal. Y en cualquier caso, nadie le dice a los socialistas lo decimonónicos que son cuando celebran el Día de la Rosa o la apertura del año político en la cuenca minera de León. En lo que estoy muy de acuerdo es en eso de que quien quiera se identifique con el símbolo en cuestión y quien no quiera, no. Es una regla de base en cualquier sociedad democrática. Un saludo a todos. Es un placer verlos por aquí.

  • Cuanta razón tiene el personaje que se hace llamar Jose I. Díaz, para suerte del resto de Canarios (de CC, PP, PSOE e hij@s de rameras extranjeras), guanches indenpendentistas, cada vez quedan menos. Espero que el consiga a una buena ejemplar de hembra aborigen canaria con buen pedigree y se cruce con ella, que me reserve un cachorro para navidades, el microchip se lo pongo yo.

  • El independentismo nunca me ha llamado demasiado la atención, la verdad… Mucho menos sus símbolos. Siempre he pensado que lo mejor es tener el poder cuanto más cerca mejor, pero después de ver a CC gobernando canarias desde que tengo memoria, digamos que mi fe en eso de que tener el centro de poder cerca ayuda a que el pueblo sea tenido más en cuenta se ha perdido por completo. Por tanto, no comparto las ideas independentistas, pero las que vienen fundamentadas las respeto.

    Lo que no puedo respetar es a un individuo como Antonio Cubillo, que se vanagloria de tener amigos etarras, de que ellos hicieron “propaganda armada” (bonito eufemismo para terrorismo, por mucho que fuera de bajo nivel en la mayoría de los casos). Yo, personalmente y con mis ojitos, a menos de dos metros del señor Cubillo, le escuché decir que él no podía quitarles la razón a los etarras, y que además “no están matando inocentes, son guardias civiles”. Y ante el espanto de otra persona en esa mesa, que le recriminó su actitud y que además ni siquiera su retorcida visión era correcta, recordándole el atentado de Hipercord, dejó otra perla como es la de “eso fue un accidente”.

    Definitivamente, puedo comprender a los que quieren la independencia, puedo respetar sus ideas si me las justifican… Pero jamás respetaré a nadie que me diga que Antonio Cubillo es otra cosa que un indeseable malnacido y terrorista irredento.

    Un saludo
    Javier

  • Estoy totalmente de acuerdo con Blas (Javier). Siempre que la independencia se busque de manera lógica y fundamentada, con el consentimiento y respaldo de toda, no solo de una ínfima parte de la población, se puede respetar esa búsqueda de la independencia, se esté o no a favor de la misma. He llegado oír a independentistas, eso de, a los que no les interese que se vayan nadando, en fin, los que se deberían ir son ellos o por lo menos callarse la boca, si la mayoría de la gente no quiere la independencia (o les importa más bien poco el asunto), habrá que respetarlos digo yo y si no, que ellos (los independentistas) hagan las cosas bien y convenzan a todo el pueblo canario de querer ser una nación independiente, con todo lo que ello conlleva (bueno y malo). Desde mi punto de vista, creer que con el nivel de políticos que tenemos y el entendimiento desinteresado que muestran entre ellos y ante los problemas de la tierra, Canarias podría salir adelante como una nación, pues que quieren que les diga chiquillos, no lo termino de ver. Seguro que Marruecos y compañía están deseando que eso pase y como dice Manolo Vieira, el que lo quiera coger que lo coja.

  • La independencia no es los independentistas ni es Cubillo, de la misma forma que la ecología no es los ecologistas ni el portavoz de turno de alguna organización ecologista. Se pueden tener -y hasta se deben- tener juicios diferentes sobre ambas cosas. En mi opinión, la independencia, el independentismo, es una opción política tan respetable y criticable como cualquier otra, al margen de si tiene muchos o pocos partidarios. A partir de ahí, opino que estaría bien que la causa de la independencia se viera enriquecida por contenidos de carácter democrático y abandonara lastres autoritarios del tipo “que se vayan nadando”. Esto la haría más defendible, de mayor calidad. Lo que no comparto es que no se pueda ser independentista porque no me da la gana o porque viene el coco de Marruecos, un país con el que los dirigentes españoles tan buenos negocios hacen. Un saludo a ambos y muchas gracias por comentar. Espero que nos sigamos viendo por acá.

  • Josemi, no voy a discutirte lo del coco de Marruecos, ojala tengas razón y ese país con el que algunos (no todos) dirigentes nacionales o incluso insulares tienen tan buena relación (y negocio, mucho negocio) no sea una amenaza. Seguramente, que en los mapas que cuelgan de las paredes de muchos organismos oficiales de Marruecos, las Islas Canarias aparezcan como territorio nacional marroquí es solo algo sin importancia y nada sintomático.
    Cierto es que buscar la independencia me parece algo legitimo, pero no a cualquier precio. Los independentistas no solo cargan con lastres autoritarios, ni mucho menos, si ese fuera su único lastre, estarían en otras condiciones. Su tibieza, por definirlo con suavidad, respecto a temas terroristas y de violencia para amedrentar al pueblo y defender sus ideales, los coloca en muchos casos y en mi opinión fuera de la democracia. Sería bueno (o muy malo) para ellos y sus objetivos, que la sociedad viera que se posicionan con claridad, por ejemplo, ante el asesinato de un policía nacional y su mujer embarazada de 7 meses a manos de los abanderados independentistas, que dijeran, pues me parece bien que lo hayan matado si así conseguimos la independencia de Canarias o condenamos totalmente este hecho y nos desvinculamos de estas acciones, repito por poner un ejemplo de lo que puede pasar (ha pasado, pasa y por desgracia, pasará) al buscar la independencia a cualquier precio o por no parar ideas y actitudes que dejan de ser las originales y se pasa al terrorismo. Por qué será que en la gran mayoría de casos en los que se busca la independencia, nace el terrorismo, tendrán algo que ver los independentistas, no lo sé.
    Sin irnos muy lejos, en esta misma entrada, hay un individuo que llama rameras extranjeras a las mujeres y nadie de la administración de esta web o de sus usuarios y lectores han dicho nada al respecto, sera por que todos menos yo, son hijos de guanches finos y solo para mi eso es un insulto que no se debería consentir.
    Saludos y por aquí nos leemos.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • José Farrujia de la Rosa
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Pedro Delgado
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Lorenzo Méndez
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Juanjo Triana
    • Jorge Pulido
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Cristian SB
    • Rubén Jiménez
    • Dani Curbelo
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Avatar
    • Pedro Hernández Guanir
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Doramas Rodríguez
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • David Martín
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • El pollo de Andamana
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?