Semanario crítico canario

ZurdaArtículo
Para qué nos bajaríamos de los árboles

Este artículo lo publica

Creando Canarias

Creando Canarias se configura como una corriente de opinión, como un espacio de acción y reflexión social, política, económica y cultural. Desde este espacio queremos impulsar y abrir debates junto a la gente. Favorecer un marco de reflexión y pensamiento libre que promueva una participación crítica y transformadora desde nuestra realidad canaria. Nos proponemos avanzar en la idea de que el conocimiento y la participación son las mejores herramientas para la liberación de los pueblos y la transformación social. ‘Creando’ porque es un gerundio y, como tal, refleja la acción no en su inicio ni en su término sino en su desarrollo, y ‘Canarias’ porque es nuestro contexto, nuestro lugar.

Opinión

Para qué nos bajaríamos de los árboles

La anécdota que paso a relatar es cierta. Lo juro. De pe a pa. Y que, por lo menos a mí, siempre me ha dado qué pensar. Tengo un amigo que toca en un grupo de rock de largo recorrido, natural del valle tinerfeño de Güímar, llamémosle de aquí en adelante con las iniciales F.V. De constitución medianamente hercúlea, siempre ha hecho gala de un carácter benévolo. Lo cierto es que, no sé muy bien en qué etapa de su juventud, cayó en las redes de cierta sustancia estupefaciente que en 1897 fue sintetizada y comercializada por la casa alemana BAYER (sí, hombre, la del Redoxon) bajo la denominación “HEROIN”, la cual causó estragos en el valle sureño bien entrado el presente siglo.

Su padre, natural del pueblo de Los Silos, en el lado opuesto de la isla picuda -que se las veía venir-, aprovechando que aún disponía en esa localidad de un solar familiar compuesto de una casita de campo rodeada por una finca de plátanos, pensó en mandar a su hijo una buena temporada a la misma como medio para alejarlo de tan pernicioso ambiente. Por el camino, éste conoció en el Puerto de la Cruz a una joven natural de la castellana villa de Madrid que compartía con él el nefasto hábito. También un servidor llegó a conocerla: era una joven despierta, ideas avanzadas y pintas de punki que había recalado en esta ínsula con idéntica intención de cambiar de aires a fin de vencer la lacra narcótica. La extrema delgadez que mostraba hizo que a poco de llegar ya se la conociera con el alias de “la flaca”. No se sabe si por mor de ese objetivo común o por un flechazo de Cupido, ambos jóvenes decidieron establecerse en la referida finca silense y allá que se fueron con un “mono” de aquí te espero como único equipaje.

Nada más arribar a la comarca, el paisanaje local los recibió en su mayor parte con indiferencia y el resto, compuesto por los elementos más garrulos de la misma, con indisimulado rechazo. Por lo que respecta al recién llegado, en vista de su corpulencia, aquellos bien se abstenían de demostrársela, mas en el caso de la moza, no se privaban de obsequiarla con un aluvión de piropos tales como “goda hedionda”, “puta drogadicta” y otras lindezas.

Una noche de julio de 2010 especialmente asquerosa, la pareja decidió acercarse a un bar que solían frecuentar con el fin de agarrarse una borrachera respetable que les ayudara a combatir el insomnio típico de la abstinencia opiácea.

Ya por el camino ambos notaron algo raro en el ambiente, pero ni de lejos estaban preparados para lo que el destino les tenía deparado:

-¿Qué es lo que pasa hoy? –preguntó F.V. a un parroquiano que fuera del bar encendía un cigarrillo.

Éste, mirándole como a un mono verde, le contestó:

-Es la final del mundial que juega España.

-Pues qué bien… vamos a echar una garimba.

Al traspasar la puerta de la vinatería se dieron de bruces con una masa abigarrada de lugareños que abarrotaba la misma totalmente hipnotizada con el electrodoméstico por excelencia que reproducía las evoluciones de 22 millonarios pateando una pelota y ocasionalmente sus propias pantorrillas. La entusiasta clientela hallábase empavesada con algunas bufandas coloristas en las que destacaba la leyenda “España”, completando el vómito un par de banderas de Franco sin gallina (constitucionalistas, como las llaman los modernos).

-Pónganos dos cervezas –gritó la flaca para hacerse oír en mitad de un pandemónium ensordecedor. De milagro se las sirvió el barman, que no apartaba ojo del jodido televisor.

Los recién llegados flipaban ante la conducta del personal que aullaba, maldecía y pretendía redirigir tácticamente a un equipo de fútbol que evolucionaba en pleno Johannesburgo desde un bareto de Buenavista del Norte.

Y se suponía que los DROGADOS eran ellos.

Entonces se desató la de Dios es Cristo.

Gol de Iniesta en la prórroga.

La virgen.

El delirio: El garito completo, como impulsado por un resorte, se levantó al unísono desgorrifándose por el suelo tapas, botellines y vasos y empezó a berrear enloquecido: “¡España, España, España!” Era digno de ver a aquellos tipos de La Isla Baja, algunos a lágrima viva, abrazándose y besándose como si les hubiera tocado la mismísima Lotería del Niño. Unos instantes más tarde, el árbitro pitó el final del partido y la escuadra metropolitana se hizo con su primera Copa del planeta, dejando a Holanda, un país donde el salario mínimo interprofesional es cuatro veces superior al nuestro, hundido en “la miseria.”

APOTEÓSICO.

En ese momento, La Flaca, ahíta ya de tragar bilis, sacó fuerzas de donde no tenía y bramó sobre el bullicio general lo que le corroía el alma: ¡OIGAN, QUE SE SUPONE QUE LA GODA GEDIONDA AQUÍ SOY YO!

Miguel Díaz, “La Zurda”

Este artículo lo publica

Creando Canarias

Creando Canarias se configura como una corriente de opinión, como un espacio de acción y reflexión social, política, económica y cultural. Desde este espacio queremos impulsar y abrir debates junto a la gente. Favorecer un marco de reflexión y pensamiento libre que promueva una participación crítica y transformadora desde nuestra realidad canaria. Nos proponemos avanzar en la idea de que el conocimiento y la participación son las mejores herramientas para la liberación de los pueblos y la transformación social. ‘Creando’ porque es un gerundio y, como tal, refleja la acción no en su inicio ni en su término sino en su desarrollo, y ‘Canarias’ porque es nuestro contexto, nuestro lugar.

Reacciones

  • ¡Uf! ¡Menos mal! Tal y como iba desarrollándose la historia pensé que iba a suceder algo grave al final. Tengo que felicitar al autor por el clima de suspense que le dio a su anécdota. Al fin y al cabo los canarios seremos borregos pero no asesinos. Lo triste es que sea la no canaria la que nos diera la lección de canariedad.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos para mantenerte al día de nuestras actualizaciones

    Revisa tu email, recibirás un correo para completar y validar tu suscripción
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Creando Canarias
    • Aníbal García Llarena
    • Luis Miguel Azofra
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Antonio Cerpa
    • Isabel Saavedra
    • Manolo Ojeda
    • Fernando Sabaté
    • Pedro Delgado
    • Jorge Stratós
    • Aridane Hernández
    • Jose Ángel De León
    • José Fidel Suárez Vega
    • CristianSF
    • José Farrujia de la Rosa
    • Jorge Pulido
    • Fernando Batista
    • Edmundo Ventura
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Rubén Jiménez
    • Doramas Rodríguez
    • Lorenzo Méndez
    • Echedey Farraiz
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Dácil Mujica
    • Nicolás Reyes González
    • Álvaro Santana Acuña
    • El pollo de Andamana
    • Arturo Caballero
    • Pedro Hernández Guanir
    • CSO Taucho

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?
    Subir