Semanario Crítico Canario
Deseos urgentes tras el desencanto

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Opinión

Deseos urgentes tras el desencanto

Llevo algunas semanas rumiando este artículo y si no me decidí a publicarlo antes fue simplemente porque estaba esperando por los respectivos desenlaces de dos episodios, por otra parte bastante previsibles: la crisis del Cabildo de Gran Canaria por la expulsión de Juan Manuel Brito de Podemos y el resultado de la Asamblea Vistalegre II. Ahora que se dispone del cuadro completo, creo más conveniente compartir con ustedes algunas reflexiones y deseos más o menos íntimos.

La tremenda novedad, ilusionante para mucha gente, que supuso la aparición de Podemos en Canarias se puede dar por definitivamente clausurada. A estas alturas, creo que es poco realista pensar en Podemos como espacio de encuentro, aglutinamiento, renovación de la política, representación de mayorías sociales, etc. La agónica situación de Sí Se Puede dentro de Podemos, cautivos y desarmados, deja poco lugar a dudas. La pujanza y mejor posición orgánica de los sectores más representativos de lo que podríamos denominar como “nueva ortodoxia” empuja a Podemos en Canarias a convertirse en una suerte de PCE 3.0, prematuramente envejecido y menos capaz de atraer a sectores amplios de la sociedad que sintonicen con un mensaje que en boca de sus dirigentes y aparatchik varios suena poco creíble. El que Meri Pita sea elegida para llevar el asunto de la plurinacionalidad en Podemos no deja de ser un chiste, como cuando durante el turnismo los gobiernos españoles incluían a un ministro canario para los asuntos de las colonias de Ultramar. En la discusión entre el modelo “franquicia” de Errejón y el modelo “sucursal” de Iglesias, ganó el segundo por aplastante mayoría. Dicho en lenguaje podemita, pérdida de transversalidad y centralidad del tablero, patria “española” y país “español” para todos.

Así las cosas, me gustaría reflejar aquí lo que por ahora no son sino mis apetencias y deseos personales, pero, oigan, muy respetables. Difíciles de cumplir, pero en absoluto imposibles. Pienso que en SSP deberían hacer una profunda reflexión autocrítica sobre su aventura dentro de Podemos, evaluando aspectos positivos que haya podido haber y los aspectos negativos que seguramente ha habido. Llegando hasta el final de dicha autocrítica, reflexionando sobre los sectores y personas que han perdido por el camino, por ejemplo. Como dice el viejo chiste comunista, “les voy a hacer la autocrítica” y ya que están, reexaminen, por favor, su más que errónea política de ninguneo desde el prejuicio y desconocimiento de lo que es Somos Lanzarote, por ejemplo. Y puestos a desear, me gustaría que concluyeran de la mejor forma posible su paso por Podemos antes de que Podemos acabe por destruirlos. En los próximos meses veremos quiénes están por un modelo tipo PCE 3.0 o por la nueva política desde Canarias.

Cuando uno se pone a desear, es un no parar, así que, ¿por qué no imaginar que NC y SSP llegan a algún tipo de acuerdo donde impere la sensatez y el sentido común? Al revés de como decía Suárez, pienso en “normalizar en la calle lo que ya es normal en las instituciones”. Si en el Parlamento de Canarias ambas fuerzas votan sistemáticamente juntas -sí, ya sé que el grupo es de Podemos- ¿qué sentido tiene tratar de hacernos creer que son opciones muy distintas? Se supone que uno está en política por ética y no por estética. En pocas palabras, no pienso que SSP esté más a la izquierda, en líneas generales, que NC y, desde luego, por el lado de la cuestión nacional, todavía tienen algunos tramos que recorrer.

Creo que un acuerdo así, contando con todas las dificultades que tendría para nacer, daría como saldo más beneficios que pérdidas. Pienso en un modelo en que NC acepte la posición prevalente de SSP en Tenerife y, de la misma manera, SSP haga lo propio con NC en Gran Canaria, abortando así cualquier posibilidad de competencia electoral. De paso, imagino procesos similares en La Gomera -única posibilidad real de acabar con el Casimirato-, en La Palma, Fuerteventura y El Hierro. Estoy pensando en acuerdos en Lanzarote donde Somos Lanzarote, que obtuvo mayor representación política que NC en esa isla, aporte no sólo su propia experiencia sino sus redes en otras islas. Des-subjetivizar tantos debates, perdonar, pedir perdón, volverse a hablar, abrir una botella de vino, o dos… ¿Qué más da? Si aquí estamos de paso… Estoy pensando, en fin, en un proceso donde todas estas personas que se dedican a la politica se pongan a la tarea de ganar la centralidad del tablero del país canario desde la transversalidad, si se quiere, porque se puede. Pero, sobre todo, desde “el análisis concreto de la realidad concreta” canaria, algo que no va a venir de ningún Vistalegre, pasado ni futuro, ni mucho menos desde la Secretaría General de Plurinacionalidad y Dos Piedras.

Llámenme iluso pero creo que un proceso así, como el que imagino, podría tener efectos muy positivos a todos los niveles. En el plano de la participación política, podría frenar el actual desencanto motivado por la deriva de Podemos para animar a la implicación activa de otros sectores, personas a título individual, etc. ¿Por qué no? No es voluntarismo, ya ocurrió antes. Vuelve ahora emocionado mi recuerdo de aquel pibe de dieciséis años que veía ilusionado como Pedro Lezcano tomaba la palabra en la Plaza de Santa Ana… “¡No quiero más maletas en la historia de la insular miseria!”. Pero, sobre todo, creo que esta verdadera marea canaria, que no viene del norte sino de nuestro sur, podría entrar con mucha fuerza en las instituciones, barriendo la seba apestosa que lleva tanto tiempo instalada en ellas, trabajando a favor de la construcción de una sociedad mejor, donde la gente de nuestras islas tenga una vida digna, servicios sociales públicos y de calidad, una educación canaria y universal en la que reconocernos, ciudades y pueblos saludables donde quepamos todos, mujeres y hombres en igualdad, orgullosas y orgullosos de sus raíces, un medio ambiente protegido para los de hoy y los de mañana… Nuestro país, por fin. Y esto no es un deseo. Es un deber.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Creo que la vía institucional se está revelando muy insuficiente para resolver los problemas de la gente común. Esto, que ya lo intuíamos, se ha vuelto evidencia, además, por varios aspectos:
    • Las instituciones poseen dinámicas muy lentas, con sus vicios e inercias que hay que vencer invirtiendo enormes energías por parte de esas nuevas formaciones, que en muchos casos ni se quiere, ni se sabe o ambas cosas.
    • Los ataques furibundos de medios de comunicación contrarios tergiversan, mienten o intoxican. Y eso en la sociedad del espectáculo permanente minora fuerzas si no se sabe combatir con habilidad e inteligencia.
    • Conflictos internos, muchas veces inexplicables, de los propios partidos que han llegado a esas instituciones, que restan fuerzas para alcanzar lo esencial y dan cancha al resto de formaciones políticas.
    Por eso, creo que no conviene esperar demasiado de la vía institucional. Tomar el poder político, como sabrás, no implica transformar la sociedad.

  • Falta acción ciudadana autoorganizada desde la calle lo suficientemente potente, crítica e independiente como para impulsar los cambios que desde la vía institucional se intentan llevar a cabo por esos partidos políticos nuevos. Y es este el gran tema pendiente en Canarias. Echo de menos más efervescencia en la calle, como la que hubo en la primera década del presente siglo en Canarias (sobre todo en Tenerife). ¿Cómo volvemos a sacar a la gente a la calle? (quizás enseñándoles que hay una relación directa entre las políticas aplicadas por las fuerzas políticas que detentan el poder en Canarias y el deterioro de sus condiciones de vida y del territorio)
    ¿Está SSP más a la izquierda que NC? Hombre yo creo que sí y de calle, basta ver de dónde procede cada una. Permítaseme esta confesión, yo no voto a NC ni harto de grifa.

    • “¿Está SSP más a la izquierda que NC? Hombre yo creo que sí y de calle, basta ver de dónde procede cada una”. Si NC procede del pueblo llano, como sabe todo grancanario del sureste, es evidente que es de izquierda, aunque sin necesidad de sacarse el carnet del PC. ¿O es que proceder de otra isla distinta a Gran Canaria da la patente de progresismo? ¿Es lo que ud, quiere decir con “de dónde procede cada una? ¡Pues chiquito futuro nos espera a los canarios y canarias de las ocho islas! Un saludo.

    • Creo que la frase “de dónde procede cada una”, que incluye El Oikos en su comentario, no hace referencia a la isla de procedencia sino a la tradición política de origen de cada una de las formaciones actuales. Sobre esto debo decir algo. Hace tiempo que dejé de confiar en supuestas purezas de estirpe. Al final, cada uno viene de donde viene y va donde puede o donde le dejan. Otrosí: se suele juzgar a Nueva Canarias, sobre todo por parte de sus detractores, tomando exclusivamente su periodo en que se denominaba ICAN y participó como ala izquierda en Coalición Canaria. Así, sin mucho más: sin evaluar aquella experiencia en términos y resultados concretos o valorar políticamente las condiciones en que se produjo el fin de la misma. Al parecer, eso desacreditaría ad aeternitatem a NC como posible fuerza de interés para las mayorías populares. No comparto esa opinión por maniqueísta e interesada. Sin pretender borrar ni alterar la historia, me parece justo puntualizar que NC no es sino la continuación histórica de experiencias nacionalistas de izquierda diversas de la isla de Gran Canaria -con sus límites y aciertos- y que hunden sus raíces en tradiciones como el asamblearismo vecinal y aparcero, el cristianismo de base, el nacionalismo popular o los movimientos sociales nacidos tras la Transición política. De ahí viene, diría yo, su más que consolidado apoyo electoral, que conviene no despreciar. Saludos.

  • Pero a estas alturas me he convencido que poco importan ya las etiquetas si los propósitos se orientan a que la gente normal salga del atolladero en el que la han metido. Una confluencia amplia de partidos políticos en torno a un programa de mínimos común dirigido a mejorar el bienestar de la gente y donde se respeten las particularidades de cada fuerza en cada Isla, así como sus logros, tendría saldo positivo, como dices y qué más da. Yo si estaría dispuesto a apoyarla, esté quien esté en esa confluencia.
    Esa confluencia amplia de partidos políticos solo llegará si desde la calle se impulsa porque tienen que ser una confluencia desde abajo no de cúpulas directivas de ningún partido.
    Mucho me temo que en Canarias la madurez política y ciudadana para entender esto aún no ha llegado, desgraciadamente.

    • Desde luego un repunte de la movilización social y ciudadana, autoorganizada, siempre es deseable. Otra cosa es que sea posible y que debamos esperar a que ésta se dé, o se creen las condiciones para la misma, para articular una propuesta que debe ir acompasada con los ritmos políticos. Mucho me temo que no nos podemos permitir un lujo que ni siquiera depende de nosotros. Por lo tanto, desde la aceptación de que aunque todo es mejorable, no cabe sentarse a esperar que mejoren las cosas por sí solas, yo diría que esto que propongo es lo más factible y probablemente lo único que, dadas las condiciones, puede ayudar a acabar con el régimen de Coalición Canaria, cambiar la Ley electoral y, por ende, mejorar sustancialmente la ínfima calidad democrática en nuestro país. Saludos.

  • ¿Esperar entonces a que NC y SSP lleguen a algún tipo de acuerdo donde impere la sensatez y el sentido común? Vale, volvemos entonces a consensos de cúpulas políticas directivas, con lo que ello supone de separación de las bases. ¿Dónde impere la sensatez y el sentido común?. En pocos partidos políticos impera la sensatez y el sentido común, por desgracia. Pasarán años, lustros, décadas…

  • En relación al comentario de Artemi de más arriba, o me he explicado mal, que es muy posible, o no se me ha entendido. El progresismo no tiene nada que ver con su origen y mi comentario no iba en ese sentido.

    Creo que Canarias es diversa (y única a la vez) en sus costumbres, sus gentes y sus paisajes. Todo respetable y a defender. Eso no tiene ninguna relación con mayor o menor sentimiento de izquierdas o derechas.

    Me refería a la procedencia de estas formaciones. Creo que SSP procede, en parte, no toda, del movimiento comandado por Asamblea por Tenerife y otras sensibilidades vinculadas a la defensa del territorio. NC creo que nació de un berrinche de Román Rodríguez (y lo digo sin ofender).

  • En relación al comentario del autor del artículo de más arriba, creo que dejo claro en los comentarios que ya no importan las etiquetas o las “purezas de estirpe”. Debemos centrar nuestra mirada más allá de los rótulos y conceptos porque se les ha vaciado de contenido. Quizás sea más útil concentrarnos en las prácticas, las acciones, los hechos. Por eso digo que una confluencia que gire en torno a un programa de mínimos que defienda a la gente sería deseable, esté quien esté en su seno.

  • Estoy de acuerdo con la explanación de Josemi, incidiendo sustancialmente en que el origen de NC se remonta a las elecciones de abril de 1979. En cuanto a las confusas explicaciones de El Oikos, no se entiende que un capricho de Román Rodríguez haya dado lugar al renacimiento del deseo pancanario de unidad en el pueblo o a la consecución de un presidente de Cabildo en Gran Canaria con 110 mil votos. de los que es muy posible que escasamente un tercio sean afiliados de NC. No estaría de más que intentara ud. objetivar su razonamiento. Un saludo.

    • Más que nada porque sería atribuir a un supuesto “berrinche” de Román Rodríguez un efecto mayúsculo. Independientemente de la valoración que uno pueda hacer de los incumplimientos de los acuerdos internos de Coalición Canaria por parte de ATI, encuentro una explicación así altamente insatisfactoria y, sobre todo, profundamente desconocedora de las dinámicas políticas grancanarias, las cuales, insisto, no se pueden explicar con un berrinche. Por lo demás, en cuanto al programa de mínimos, coincidimos. Sueño con que nos nazca un “olivo” canario, un cardón o una tabaiba, si se quiere, porque no podemos esperar más. Saludos.

  • El proyecto político de NC me parece respetable. No podía ser de otra manera. En solitario yo no lo apoyaría. Pero esto es una modesta opinión que no pretende sentar cátedra de ningún tipo, ni herir sensibilidades como veo que ocurre cada vez que se toca a RR y NC. Simplemente he visto demasiadas contradicciones en su seno (aunque las contradicciones política son habituales en todas las formaciones políticas): compartir listas con CC en las generales de 2011, apoyar un tren en Gran Canaria lesivo para los intereses socioambientales de la Isla, la ocurrencia de unir Fuerteventura y Lanzarote con un puente, o su conformidad con la 3ª pista de Gando son algunas.

  • Asimismo me parece que la etapa de RR al frente de la Presidencia de Canarias fue una de las más nefastas para Canarias (lo que no es achacable a él solo, por supuesto): falsa moratoria turística que incentivó lo contrario de lo que pretendía, el desfalco de Tindaya o la transformación de la Sanidad, a peor, son algunos ejemplos. También es verdad que NC es más que RR afortunadamente.

    Pero mi intención no era debatir sobre si SSP es más de izquierdas que NC ni sobre RR. A estas alturas, donde se puede ser socialdemócrata y liberal a la vez, es irrelevante.

    • Pues fíjese, yo creo que todo es discutible y para eso estamos aquí, para discutir con guante blanco pero si algo hizo RR fue oponerse a dar por buena la “desaparición” de 3.000 millones de las arcas públicas cuando el Affaire Tindaya. Es más, hasta diría que la negativa a participar en algo así fue lo que le enseñó la puerta de salida, precipitando la reconstitución de esa corriente política en una organización plenamente independiente, como la que es ahora y también durante la etapa de ICAN. Intento hacer ver, con poco éxito, que, más allá de las distintas siglas, sus diferentes orientaciones y las transformaciones operadas con el tiempo, hablamos de una corriente organizada que, en esencia, ha sido la misma durante los últimos casi cuarenta años, que participó en la UPC, sus sucesivas hijuelas (AC-INC, UNI, ICU,…), luego ICAN, fuera y dentro de CC y ahora NC. Saludos.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Pedro Hernández Guanir
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Álvaro Santana Acuña
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • David Martín
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Juan García
    • Agoney Baute
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?