• Genocidio

  • Publicado el 27 de Abril de 2017
  • Alonso Fernández de Lugo funda la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Pintura de Manuel González Méndez. Este cuadro está en el Parlamento de Canarias.

    “En estas ovejas mansas, y de las calidades susodichas por su Hacedor y Criador así dotadas, entraron los españoles, desde luego que las conocieron, como lobos e tigres y leones cruelísimos de muchos días hambrientos. Y otra cosa no han hecho de cuarenta años a esta parte, hasta hoy, e hoy en este día lo hacen, sino despedazarlas, matarlas, angustiarlas, afligirlas, atormentarlas y destruirlas por las extrañas y nuevas e varias e nunca otras tales vistas ni leídas ni oídas maneras de crueldad, de las cuales algunas pocas abajo se dirán, en tanto grado, que habiendo en la isla Española sobre tres cuentos de ánimas que vimos, no hay hoy de los naturales de ella docientas personas”

    Es un extracto del texto titulado “Brevísima relación de la destruición de las Indias” de Fray Bartolomé de Las Casas, dominico español, que describió de esta forma la matanza en América perpetrada por los colonizadores españoles y cristianos. ¿Dicha matanza se puede calificar de genocidio? Veamos qué significa la palabra genocidio, según distintas fuentes. La Convención de las Naciones Unidas lo define en 1951 como “cualquiera de los siguientes actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, tales como: (a) exterminio de miembros de un grupo; (b) atentado grave contra la integridad física o mental de los miembros de un grupo; (c) sometimiento deliberado del grupo a condiciones de existencia que puedan acarrear su destrucción física, total o parcial; (d) medidas destinadas a impedir los nacimientos en un grupo; (e) traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo”. El psicólogo húngaro Ervin Staub escribe en 1989: “genocidio es un atentado para exterminar un grupo racial, étnico, religioso, cultural o político, ya sea de forma directa mediante un asesinato o de forma indirecta mediante la creación de condiciones que conlleven a la destrucción del grupo”.

    ¿Cuál es la conclusión entonces? ¿Hubo genocidio en las conquistas de Canarias y América? Contextualizando las dos opiniones aportadas, el genocidio no es solo el exterminio de un grupo humano por razones de nacionalidad, etnia, religión o pueblo. La ONU aporta a la interpretación del término el “sometimiento deliberado del grupo a condiciones de existencia que puedan acarrear su destrucción física, total o parcial” o el “traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo” (recordemos los niños esclavos canarios vendidos en mercados de Valencia o Sevilla). Staub aporta la coletilla “de forma indirecta mediante la creación de condiciones que conlleven a la destrucción del grupo”, la cual coincide con parte de la definición de las Naciones Unidas. Las condiciones para la destrucción del grupo se conformaron, entre otros aspectos, en las imposiciones culturales, en el cambio de actividades económicas o en la llegada de colonos a los que se les asignaba tierras, entre otros muchos aspectos.

    Genocidio no ha de ser, por lo tanto, únicamente una destrucción intencionada y deliberada de un grupo humano. Por ejemplo, el holocausto nazi fue un genocidio, pero también una limpieza étnica, la cual se refiere a la desaparición por la fuerza de un grupo étnicamente homogéneo, generalmente circunscrito a un territorio concreto. Lo mismo ocurre en el genocidio hutu de la población tutsi en Ruanda, donde la limpieza étnica acaba con el 75% de la población de este pueblo nativo de África Central. ¿Hay genocidio de una parte de la sociedad en la Guerra Civil Española? El fin no es la limpieza étnica de un grupo, sino la imposición de unas ideas políticas y morales. Barbara Harff y Ted Robert Gurr añaden en 1988 el término politicidio como complementario a genocidio: “la diferencia entre estos dos conceptos radica en las características por las que los miembros del grupo son identificados por el estado. En el genocidio, las víctimas son identificadas principalmente en cuanto a sus características comunitarias; es decir, identidad étnica, religión o nacionalidad. En el politicidio, las víctimas son definidas fundamentalmente en cuanto a su posición jerárquica u oposición política al régimen y grupos dominantes”.

    Pero volvamos a Bartolomé de las Casas para entender un poco mejor en qué se basan las guerras de conquista. En el caso americano, tenía mucha importancia el saqueo de metales preciosos y así lo describió el dominico en 1552: “la causa por que han muerto y destruído tantas y tales e tan infinito número de ánimas los cristianos ha sido solamente por tener por su fin último el oro y henchirse de riquezas en muy breves días e subir a estados muy altos e sin proporción de sus personas (conviene a saber): por la insaciable codicia e ambición que han tenido, que ha sido mayor que en el mundo ser pudo, por ser aquellas tierras tan felices e tan ricas, e las gentes tan humildes, tan pacientes y tan fáciles a sujetarlas”. En el caso canario, la importancia de la conquista de las islas erradicaba en la posición estratégica de las Islas. Adherido, llegó una imposición cultural de ideas cristianas, formas de vida o la sucesión de monocultivos, atendiendo al interés de la metrópoli.

    Todo esto viene a cuenta por las declaraciones recientes de Miguel Ángel Clavijo, director general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y profesor del departamento de Prehistoria, Antropología e Historia Antigua en la Universidad de la Laguna, en las que niega el genocidio en Canarias y América. “El imperio se distingue del colonialismo y otras formas de expansión territorial porque avanza replicándose a sí mismo e integrando territorios y poblaciones; esto es lo que ocurre en Canarias donde se integran las poblaciones autóctonas, de modo que los guanches y los canarios se integran en la nueva sociedad criolla y participan activamente en ella, incluso asumiendo cargos de responsabilidad”, explica. Además Clavijo defiende los cuadros del Salón de Plenos del Parlamento de Canarias, los cuales considera “cursis, pero en ningún caso ofensivos”.

    ¿Acaso Clavijo pretende una banalización de los efectos derivados del proceso de Conquista? El término es lo de menos: si no es genocidio, será etnocidio, acuñado por el Catedrático de Psicología de la Universidad de La Laguna, Pedro Hernández Guanir en su muro de Facebook o serán crímenes de lesa humanidad asociados al proceso de Conquista. Los mismos se diferencian del genocidio en que no se busca en sí la destrucción total o parcial sino el ataque sistemático a un grupo determinado, en el caso canario, los guanches desafectos a la Conquista, entre ellos los llamados alzados, que resistían al poder establecido. Según el Artículo 29 del Estatuto de Roma, elaborado por la Corte Penal Internacional, los crímenes de lesa humanidad no prescriben. En conclusión, llámese como se llame, los asesinatos están ahí y no se pueden negar en un sala de museo que hable de la Conquista. Lo contrario es querer maquillar la historia.

  • Raúl Vega
    Periodista. Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también estudió Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente Coordinador de la revista Tamaimos.com y Coordinador de Proyectos de la Fundación Canaria Tamaimos. Experiencias en Canarias Radio La Autonómica y otras emisoras de radio en Canarias. Aptitudes en el ámbito del periodismo digital y las labores propias de community manager. Curioso e inquieto, pregunta tras pregunta, indagación tras indagación, desea conocer lo mejor posible el árbol enigmático que es Canarias. Desde lo local hasta lo universal, concibe el periodismo como un servicio público para repensar el mundo en el que vivimos y sus complejidades. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported. Me puedes seguir en Twitter @RaulVega1984 y en Facebook .
    comentarios
    1. josè antonio dice:

      Excelente argumentacion. Difícilmente puede negarse que las manidas palabras del director del patrominio cultural de canarias no son más que un eufemismo teñido amnesia cultural. A nadie medianamante serio en el estudio de las fuentes históricas se les puede escapar la abyecta y cruel destrucion de vidas humanas por parte de los conquistadores castellanos en América, y en su campo de entrenamiento, las Islas Canarias. No cabe mayor error histórico que el concebir un contexto pasado mediante definiciones preñadas con las ideas de épocas posteriores. A fe de ser sinceros, las ánsias de tapar debajo de la mesa la realidas genocida española en America y Canarias responde más a las necesidades de amistad insitucional actual que a un rigido y exhaustivo estudio de la verdad histórica.
      Muy buen artículo.

    2. Pedro H. Guanir Pedro H. Guanir dice:

      Creo que el debate sobre GENOCIDIO es polémico, pues depende del concepto aplicado. Unos acentúan la crueldad y daño , otros, la exterminación, otros lo diferencian del etnocidio (afán por borrar una cultura, pero no a su gente). Sin embargo, los documentos legislativos remarcan el carácter intencional y deliberado de esa destrucción humana. A mí me recuerda en psicopatología, el debate sobre PSICÓPATA, porque basta que alguien cometa un crimen, matando a niños o gente inocente, para calificarlo como tal.
      Por otra parte, creo que, en el caso de Canarias, es un arma de doble filo, pues la idea de exterminio guanche fue utilizada para impedir el reconocimiento de la identidad indígena guanche (“todos hijos de españoles”).
      Hay varios historiadores, no sólo Miguel Ángel Clavijo, que no aceptan la idea de genocidio, como Elías Serra o Eduardo Aznar, incluidos tratadistas independentistas, como Eduardo García Rodríguez o Marcos Reyes, cuyos textos copio en el siguiente comentario.

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

    Será por eso que en este archipiélago, y a pesar de su lejanía, sabemos quién es Dámaso Alonso, aunque aún no haya cruzado el mar Pedro García Cabrera; y leemos “Poeta en Nueva York”, aunque en el otro lado el “Crimen” de Espinosa no sea noticia; y analizamos los versos livianos de Manuel Machado, aunque allá se ignore la exquisita profundidad de un Alonso Quesada. Alicia Llarena, catedrática de literatura hispanoamericana -Memoria, identidad y espacio-
    Radio Pimienta

    ¿Te gusta lo que hacemos en Tamaimos y quieres ayudarnos a continuar y mejorar nuestro proyecto?

    Puedes hacer una donación a nuestro proyecto. Más información aquí

    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?

    Buscamos puntales. ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

  • Batata News
  • Entre chácaras y tambores
  • Fundación Tamaimos
  • Javier González Moreno
  • Creando Canarias
  • Aníbal García Llarena
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Luis Miguel Azofra
  • Rumen Sosa
  • José Luis Angulo Santana
  • Antonio De la Cruz
  • Antonio Cerpa
  • Manolo Ojeda
  • Isabel Saavedra
  • Aridane Hernández
  • CristianSF
  • José Fidel Suárez Vega
  • Jose Ángel De León
  • Fernando Sabaté
  • Cristian SB
  • José Farrujia de la Rosa
  • Rubén Jiménez
  • Juanjo Triana
  • Fernando Batista
  • Pedro Delgado
  • Miguel Páez
  • Jorge Pulido
  • Ciara Siverio
  • Lorenzo Méndez
  • Javier Guillén
  • Echedey Farraiz
  • Dácil Mujica
  • Doramas Rodríguez
  • Álvaro Santana Acuña
  • Arturo Caballero
  • CSO Taucho
  • El pollo de Andamana
  • Pedro Hernández Guanir
  • Pilar C. Casi
  • Jesús Giráldez
  • Pedro Rodríguez
  • Nicolás Reyes González
  • Sólo tienes que compartir nuestra filosofía y contactar con nosotros.