Semanario crítico canario
¿Inteligente regate catalanista al Estado españolista?Composición suprematista (1916) - Kazimir Malevich

Este artículo lo publica

Jorge Stratós. Analista poli(é)tico y miembro desde hace más de un cuarto de siglo del Clan del Don, un espacio de vida, pensamiento y diálogo compartido con otros heterónimos, entre los que se cuentan los filósofos J. Lapv y Pablo Utray, el activista político Jorge Guerra y el profesor Pablo Ródenas.

Excepción de estado

¿Inteligente regate catalanista al Estado españolista?

Carta a la redacción de Tamaimos. Me piden un par de amigos que haga un análisis urgente de lo ocurrido la tarde noche del pasado martes, 10 de octubre, en el Parlament catalán. Infundadamente aún confían en una supuesta capacidad mía para descifrar entuertos. Y cedo solo por un motivo: creo que pudimos asistir a una importante lección de política en estado de alta concentración y que bien merece ser pensada y estudiada. Sobre todo cuando el gobierno y sus corifeos ya andan empeñados en verter toneladas de tinta de calamar sobre los hechos.

A las seis de la tarde el nudo gordiano parecía imposible de desatar. Muchos ciudadanos, incluso de los signos más opuestos, deseaban que el gobierno catalán, en pleno, saliese al balcón de la Generalitat para proclamar la Republica Catalana, por las buenas.

Había quién —por las malas, claro— tenía ya preparada la salida de los tanques y la proclamación del estado de excepción (o de sitio, según fuese la cosa). La caverna españolista se quedó perpleja ante el signo de lo ocurrido. Y sus voceros aún más. Han estado huérfanos de consignas, completamente confundidos durante más de quince horas. Hasta el Consejo de Ministros del día siguiente, del que por fin salió el argumentario homogeneizador que tanto esperaban, al menos para emitir sus regüeldos mediáticos durante unos días. Luego, en el Parlamento español, Mariano Rajoy trató de restaurar los indudables descosidos del relato anticatalán. Pero el día antes no fue triste (como dijo Albert Rivera, ese locuaz aprendiz de dictador). El día antes, por fin…

Lo político pasó al primer plano y lo jurídico quedó detrás. Como en resumidas cuentas debe ser en los momentos deconstituyentes y constituyentes (y al contrario de como debiera ser en los momentos constituidos e instituidos de forma democrática). Hago una precisión obligada: cuando hablo de la política y de lo político me refiero, en concreto, a un enfoque de las actitudes y decisiones democráticas en la estricta perspectiva nacional popular (no en la perspectiva de esta o aquella institución o partido). Pues bien, el pasado 10 de octubre, pese a las tensiones creadas, ocurrió lo contrario a lo que había pasado un mes antes, el 6 y 7 de septiembre, cuando el catalanismo independentista cometió el craso error de forzar una improbable e ilegal ruptura jurídica por arriba antes de haber logrado una previa y democrática ruptura política por abajo, impulsada por una amplia mayoría social catalana.

Entonces se aprobaron las Leyes de referéndum y de transitoriedad, que de inmediato fueron suspendidas por el Tribunal Constitucional, ya que tan fácil se lo ponían. Ahora no ha sido así. Lo que hubo fue un inteligente regate táctico, incontenible para tribunales instrumentalizados. Comparecencia presidencial, impecable desde su rol, con todas las precisiones viables y todas las ambigüedades imprescindibles, muy bien calculadas y luego afinadas. Sin corpus jurídico normativizante. Sin votaciones cuestionables. Con una voluntarista declaración política de compromiso con la independencia catalana. Así, la respuesta prevista quedó paralizada: ni estado de sitio, ni estado de excepción. Ni suspensión de leyes, ni de acuerdos. Y veremos si el Gobierno central puede seguir disparatando, acogiéndose formalmente al genérico artículo 155 de la Constitución, nada democrático, por cierto, como algunos otros del mismo texto. Eso sí, con la División Financiera Brunete marchando en pelotón contra la economía de Catalunya.

De la ventaja táctica… El compareciente de la Generalitat en ningún momento proclamó la República catalana. Tan solo manifestó que asumía un supuesto mandato independentista del Parlament [“com a president de la Generalitat, assumeixo en presentar-los els resultats del referèndum davant del Parlament i dels nostres conciutadans, el mandat que Catalunya esdevingui un estat independent en forma de república”].

Tampoco, en estricta lógica, el compareciente tenía capacidad “legal” alguna para suspender la aplicación de una “Ley” que él mismo sostiene que está vigente en Catalunya. El artículo 4.3 y 4.4 de la Ley de referéndum le obligaba a proclamar la independencia en menos de 48 horas después de proclamados los resultados del “referéndum”. El hacer una propuesta de suspensión, sin que luego se votase, no aprueba-ni-retrasa nada.

Divulgar al viento el suspender durante unas semanas la declaración de independencia para entrar en una etapa de diálogo no es un hecho jurídico, y menos aún un delito punible [“el Govern i jo mateix proposem que el Parlament suspengui els efectes de la declaració d’independència per tal que en les properes setmanes emprenguem un diàleg sense el qual no és possible arribar a una solució acordada”]. Además, el compareciente no podía pedir que se votase la declaración porque su débil mayoría estaba de hecho rota en ese momento y era una minoría más, provocada por la incomprensión política de las actitudes de piñón fijo, incapaces de apreciar las debilidades propias al evaluar una realidad tan compleja. De la ventaja táctica, pues,…

… al equilibrio estratégico. Ambos hechos, en cambio (la no-declaración de la independencia y la no-votación de la propuesta de suspensión) son una realidad política evidente. La retórica “propuesta” fue sustituida por la declaración política firmada fuera del hemiciclo —libremente por todos aquellos diputados y diputadas que lo quisieron— y con posterioridad a que se levantase la sesión parlamentaria. Así quedó desatado el nudo, sin retroceder ni avanzar, driblando a unos contrarios bastante confundidos, lo mismo que algunos de los suyos. Al menos durante unas horas. Y preparándose para la magna exhibición del arcaico Día de la Raza, el 12 de octubre.

Será, no obstante, una ventaja táctica de escasa duración. Desde el discurso catalanofóbico del rey —señal de partida del “prietas las filas” para el bloque del tripartidismo— hay tres estrategias de momento ganadoras, en equilibrio, y muchas otras perdedoras: gana el Estado gobernado por el españolismo centralista, gana la nación catalana gobernada por el catalanismo independentista y gana, no se olvide, la nación vasca gobernada por el PNV, un partido que, reposicionándose, espera mejores momentos viéndolas venir… El futuro, sin embargo, está abierto.

¿Qué quién pierde? Está claro, ¿no? Las naciones dependientes, como Canarias, atravesadas a partes iguales por el miedo tóxico, el españolismo beligerante y la incompetencia institucional de sus dóciles responsables políticos, empresariales y mediáticos. Porca miseria!

Enlaces.

Comunicación: Mariano Rajoy, eldiario.es/politica/VIDEO-declaracion-Mariano-Rajoy-aplicacion_0_ 696080756.html

En ningún momento proclamó la República catalana y Una propuesta de suspensión: Carles Puigdemont, lavanguardia.com/politica/20171010/431964991716/puigdemont-declaracion-parlament.html

Declaración política firmada: lavanguardia.com/politica/20171010/431970027817/declaracion-de-independencia-catalunya.html

Día de la Raza: es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_la_Raza

Este artículo lo publica

Jorge Stratós. Analista poli(é)tico y miembro desde hace más de un cuarto de siglo del Clan del Don, un espacio de vida, pensamiento y diálogo compartido con otros heterónimos, entre los que se cuentan los filósofos J. Lapv y Pablo Utray, el activista político Jorge Guerra y el profesor Pablo Ródenas.

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

Subscríbete a Tamaimos para mantenerte al día de nuestras actualizaciones

Revisa tu email, recibirás un correo para completar y validar tu suscripción
    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Entre chácaras y tambores
  • Javier González Moreno
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Luis Miguel Azofra
  • José Luis Angulo Santana
  • Rucaden Hernández
  • Jorge Stratós
  • Antonio De la Cruz
  • Edmundo Ventura
  • Antonio Cerpa
  • Isabel Saavedra
  • José Farrujia de la Rosa
  • Manolo Ojeda
  • Fernando Batista
  • José Fidel Suárez Vega
  • Jose Ángel De León
  • Fernando Sabaté
  • CristianSF
  • Aridane Hernández
  • Pedro Delgado
  • Jorge Pulido
  • Juanjo Triana
  • Miguel Páez
  • Cristian SB
  • Rubén Jiménez
  • Echedey Farraiz
  • Dácil Mujica
  • Javier Guillén
  • Doramas Rodríguez
  • Ciara Siverio
  • Lorenzo Méndez
  • CSO Taucho
  • Arturo Caballero
  • Pedro Hernández Guanir
  • Nicolás Reyes González
  • Álvaro Santana Acuña
  • El pollo de Andamana

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?