Semanario Crítico Canario
Deportes, identidad y medios de comunicaciónFuente: Marcha Deportiva.

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Opinión

Deportes, identidad y medios de comunicación

Los deportes que gozan de más popularidad difieren de un país a otro. Así, aunque el fútbol suele reinar en casi todo el planeta, hay una diversidad de gustos y aficiones que dice mucho de la cultura de cada lugar.

Asi, por ejemplo, el patinaje artístico y el hockey sobre hielo son muy seguidos en Rusia. Como consecuencia de ello, la cobertura mediática es también muy amplia. En Bélgica (donde hace tan solo unos años había 11 profesionales canarios, buena parte de ellos provenientes del Club Taburiente), el hockey sobre hierba es un deporte más popular que en nuestro país. Pero es sobre todo el ciclismo, en sus diferentes manifestaciones, el deporte que caracteriza a Bélgica. Hay clubes, competiciones y aficionados por doquier. En Austria, los deportes de inviernos son muy populares. El esquí ocupa espacio en televisión, radio y periódicos; y no es raro ver las primeras páginas de las secciones deportivas narrando competiciones de este deporte un día sí y otro también.

¿Y en Canarias? ¿Cuáles son los deportes que nos caracterizan? La lucha canaria, la vela latina… ¿Y qué lugar ocupan en los medios informativos? Bastante modesto. Una posible explicación a este contraste es que los deportes que mencionaba más arriba son internacionales y están profesionalizados, a diferencia de nuestros deportes vernáculos.

En este sentido merece la pena recordar que la lucha canaria gozó de promoción en los JJOO de Barcelona 92 y que, en aquel momento, se hablaba de la posibilidad de que terminara siendo deporte olímpico. Además, ha habido competiciones de lucha canaria en, al menos, dos países, aparte de Canarias: Cuba y Venezuela. Y, sin embargo, a día de hoy se practica como deporte federado solo dentro de las fronteras de nuestro archipiélago.

¿Pero entonces solo los deportes internacionales merecen buena cobertura mediática? Tomemos el ejemplo de hurling: nunca olvidaré aquel domingo de agosto de 2010 en que fui a desayunar a una terraza en Belfast, abrí el periódico y vi que las dos primeras páginas de de la sección deportiva estaban dedicadas a una práctica de la que yo no había oído hablar en mi vida. ¿Internacional? ¡Y un cuerno! Local a tope, y a mucha honra. Y con buena cobertura mediática.

Sin embargo, el argumento del amateurismo es muy usado para justificar esta sonora ausencia: “la lucha canaria es amateur, y por eso recibe mucha menos atención mediática que el fútbol o el baloncesto”. Pero es que en ninguno de los países de los que hablaba, en ninguno de los deportes que citaba (patinaje artístico, ciclismo y esquí), se defiende que haya que jugar al todo o a la nada: “o estos deportes son más populares que el fútbol o mejor relegarlos a un segundo plano”. Nada de eso. Tanto en Rusia, como en Bélgica y Austria, el fútbol es el deporte más popular; y el baloncesto es también muy popular en Rusia y Bélgica. Pero eso no quita que en esos lugares le den relevancia a aquellas manifestaciones deportivas en las que se manifiesta su carácter como pueblo. No se trata de todo o nada, sino de sumar, de combinar, de sentirse orgullosos de sus valores deportivos (manifestaciones singulares, cantera de jóvenes jugadores, tradiciones  especialmente arraigadas…), sin renunciar por ello a otras manifestaciones que, no por más potentes, tienen que aplastar al resto.

Y, sobre todo, que nuestros deportes tradicionales se profesionalicen depende en buena medida de nosotros mismos: si mimamos a la afición, si los deportistas se preparan adecuadamente, si las directivas y las federaciones preparan a sus responsables para esta tarea, si las empresas se implican en mayor medida… nada impide que, por ejemplo, la lucha canaria se profesionalice en el futuro.

Y para ello es imprescindible la complicidad de los medios. Esta es la pescadilla que se muerde la cola: “como no aparecen mucho en los medios, no atraen más público. Como no atraen mucho público, no atraen más cobertura mediática”. No somos conscientes de que tenemos joyas con los que otros pueblos no pueden sino soñar. Nosotros no tenemos que inventar deportes (que si aparecen, bienvenidos sean): los tenemos en nuestro acervo cultural desde hace siglos, si no milenios. ¡Qué joyas de las que deberíamos sentirnos orgullosos y a las que deberíamos sacarles partido!

La cobertura mediática, al menos en un principio, debe ser un incentivo, y no esperar a que de los mismos resultados (o parecidos) que -digamos, el fútbol. Esto, además de injusto, no es nada realista. Otra cosa es que los medios esperen -con razón- que su inversión inicial se vea recompensada con el tiempo con mayor presencia de público. Eso es posible. No hay más que recodar los grandes desafíos que llenaban espacios como el Centro Insular de Deportes de Gran Canaria (seis mil espectadores) en los años 90 del pasado siglo.

Pero entonces, ¿por qué esa gran diferencia entre cómo se trata a los deportes más característicos en Canarias y en otros lugares del mundo? En mi opinión, hay, al menos, dos grandes motivos:

  • “Canarias se ignora, e ignora que se ignora” (Juan Manuel Trujillo). Esta frase de los años 30 del pasado siglo sigue vigente. Seguimos sin conocernos. “Una de las características del comportamiento del hombre canario es la imitación” (Manuel Alemán). Imitamos y necesitamos aprobación exterior para creer en nuestras posibilidades, en nuestra gente, en nuestras “cosas canarias”. ¿Cuántas veces no habremos escuchado de boca de nuestros paisanos una frase como la siguiente: El otro día salió Fulano en las “noticias nacionales”. Si sale en la televisión “nacional”, es que vale. Nos han reconocido. La lucha canaria, la Vela Latina, la bola canaria (los deportes tradicionales) no entran en esa categoría de manifestaciones reconocidas en España.
  • Canarias no ha estado inmune a la globalización que se desbocó en los años 90 del pasado siglo. Porque con las grandes superficies por doquier, los tropecientos canales de TV en cada hogar, el acceso masivo a internet y el boom de los dispositivos móviles, entró también en los hogares, las escuelas, los hospitales y los centros de trabajo canarios la noción de que la globalización, en Canarias, debía hacerse a través de los ojos de España: tropecientos canales, sí, pero ¿cuántos internacionales? Internet, sí, ¿pero cuántas empresas de gestión de contenidos, de logística, de programación canarias o internacionales? Grandes superficies, sí, ¿pero cuántas tienen sus sedes en el Archipiélago? La respuesta es, (casi) ninguna. La globalización ha sido, en realidad, en Canarias, españolización. Más canales madrileños, más empresas españolas y -aquí volvemos al tema que nos ocupa- más contenido audiovisual español. Lo que no ocurre en Madrid o Barcelona, o se emite desde allí, o se valora allí como algo prestigioso, es degradado al nivel de “local”, “anecdótico”, “regional” o “exótico”; en definitiva, de “prescindible”. Y es en esta categoría donde entran nuestros deportes.

Pero, ¿es esto irremediable? ¿Se trata de una lucha de David contra Goliath en la que Goliath sale vencedor? Los ejemplos de Rusia, Bélgica, Austria e Irlanda muestran claramente que no; que se puede dar la vuelta a la tortilla; que nuestros deportes tradicionales pueden contar con más atención mediática, educativa y, en definitiva, social.

Falta que nos lo creamos y que hagamos entre todos que estas joyas se conviertan en símbolos visibles y orgullosos de una canariedad moderna y preñada de porvenir.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Agustín Bethencourt (Tenesor Rodríguez Martel) nace en Gran Canaria en 1972. Estudios de lengua y cultura rusas en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria . Vive en Moscú de 2002 a 2007. Tras 8 años viviendo en Bruselas, en 2016 se muda a Viena, desde donde sigue muy de cerca la realidad de Europa Central y Oriental. Miembro fundador de la revista Tamaimos y de la Fundación Tamaimos.

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

Subscríbete a Tamaimos

Mantente al día de nuestras actualizaciones

Por favor, espera un momentito...

¡Gracias por suscribirte!

    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Javier González Moreno
  • Entre chácaras y tambores
  • Edmundo Ventura
  • Jorge Stratós
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Pleiomeris
  • Luis Miguel Azofra
  • José Farrujia de la Rosa
  • Rucaden Hernández
  • Antonio De la Cruz
  • Isabel Saavedra
  • Fernando Batista
  • Canarias Top Music
  • Antonio Cerpa
  • Ayoze Corujo Hernández
  • Pedro Hernández Guanir
  • Lorenzo Méndez
  • Dani Curbelo
  • Manolo Ojeda
  • José Fidel Suárez Vega
  • Aniaga Afonso Marichal
  • Jose Ángel De León
  • Fernando Sabaté
  • CristianSF
  • Aridane Hernández
  • Pedro Delgado
  • Cristian SB
  • Dácil Mujica
  • Miguel Páez
  • Avatar
  • Rubén Jiménez
  • Pablo Ródenas
  • Jorge Pulido
  • Juanjo Triana
  • Ciara Siverio
  • Javier Guillén
  • Avatar
  • Doramas Rodríguez
  • Avatar
  • Echedey Farraiz
  • Echedey Sánchez Bonilla
  • Avatar
  • Manuel Hernández
  • Avatar
  • Agoney Baute
  • Juan García
  • Avatar
  • Avatar
  • Nicolás Reyes González
  • Estrella Monterrey
  • Emma Rodríguez Acosta
  • Avatar
  • Álvaro Santana Acuña
  • CSO Taucho
  • Javier Castillo
  • El pollo de Andamana
  • Avatar
  • Gabriel Pasternak
  • Avatar
  • David Martín
  • Armando Ravelo
  • Avatar
  • Arturo Caballero

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?