Semanario Crítico Canario
Muerte de la subvención

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

La Gaveta

Muerte de la subvención

Publicado originalmente el 4 de abril de 2015

Tenía que pasar y ya pasó. El modelo de “política cultural” basado en la subvención o ayuda directa resultó tocado de muerte con el comienzo de la crisis y, según parece, saldremos de ella -algún día- con un nuevo modelo basado en otros parámetros. Si hemos de creer las declaraciones de Inés Rojas, la todavía Consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivenda (¡fuerte rebumbio!), estamos entrando en un modelo regido por criterios como “la colaboración y la información”.

Haciendo gala de mi natural escepticismo, pondré en salmuera estas declaraciones pero no dejaré de expresar un contenido optimismo ante el cambio de época. Parece que se llegó al final del modelo según el cual la parte del presupuesto de cultura que no era asignada anualmente a organizaciones o eventos de todo tipo de manera regular, era destinada por la vía de la ayuda directa -menos de 3.000 euros para así escapar al control del pleno del ayuntamiento, por ejemplo- a los enterados de turno. Estos seres atrapasubvenciones se codeaban con concejales de cultura -frecuentemente poco consumidores de cultura ellos mismos- o rastreaban boletines oficiales para acogerse a ayudas que rara vez eran evaluadas. Y en la época de bonanza casi siempre se las daban. No digo que estas ayudas no se justificaran documentalmente pero sí que el criterio de eficiencia y repercusión de la propuesta cultural no era tenido en cuenta. Bastaba con que, por ejemplo, la obra de teatro se estrenara aunque nadie fuera a verla. Con un poco más, tal vez hasta se pudiera lograr la ansiada ayuda para estrenar en Madrid, nuevamente sin la más mínima evaluación del alcance de dicho gasto de dinero público. Cantidades ingentes de dinero cuya rentabilidad social y cultural no era medida sino directamente recogida en la correspondiente memoria anual ad maiorem gloriam del concejal.

No me parece que una industria cultural medianamente sólida se pueda fundar sobre esas bases. Cierto es que ha habido intentos recientes por analizar todo esto y redactar propuestas superadoras. Quizás de aquellos intentos vengan estos tímidos comienzos. Todo país debe aspirar a un sector cultural potente, que permita la expresión y el desarrollo de la cultura en el seno de su sociedad, que sus profesionales puedan vivir dignamente de su trabajo. Para ello, nada mejor que poner en marcha una política cultural que vaya más allá del buenismo, de la subvención tantas veces arbitraria, del premio a la ocurrencia. En Canarias hace falta una política cultural guiada por principios y buenas prácticas que creen el hábitat necesario para que la industria pueda nacer y crecer. El dinero público debe destinarse en todo caso a facilitar el acceso de la población a las expresiones culturales y artísticas, a permitir la movilidad intracanaria, dejando en la mayoría de los casos a la iniciativa privada la responsabilidad del libre desarrollo de sus proyectos. Es un espejismo llamar industria cultural a una “editorial” que sólo edita materiales que cuenten con la respectiva subvención, sin ningún otro criterio, de calidad, por ejemplo.

Necesitamos empresarios, emprendedores que inviertan capital y arriesguen sus ahorros en sus producciones. ¿O no confían en ellos mismos y su trabajo? Si ellos no son capaces de invertir su dinero, ¿por qué habría de hacerlo la administración? Así, nos haremos fuertes en casa, promocionando a nuestros artistas y fomentando la participación popular en todas las manifestaciones culturales, también las privadas. Sostener estos criterios durante periodos más largos que los de una legislatura electoral dará sus frutos y veremos grupos de música, compañías de teatro, pintores… llevando nuestra cultura por todo el mundo, porque hayan sido reclamados como expresión de una cultura única y no porque al concejal de turno le pareció bien pagar unos billetes de avión y estancia en hotel por valor de dos mil novecientos noventa euros.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Afortunadamente y pese a las dificultades hay individuos y colectivos trabajando para ofrecer a la sociedad propuestas alternativas y muy distintas a las que vienen desde las concejalías y consejerías de cultura, ocupadas en más de una ocasión por elementos que parecen tontos del pueblo con ínfulas de urbanita.
    Y toda esta labor con financiación propia, por crowdfunding y otros métodos, contados son los proyectos que cuentan con apoyo solido de las instituciones.

    Otra (cultura en) Canarias es posible!

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Dani Curbelo
    • Lorenzo Méndez
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Javier Guillén
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • Juan García
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?