Semanario Crítico Canario
¿Es útil ‘Podemos’ para Canarias?

Este artículo lo publica

Tomás nació en Las Palmas de Gran Canaria pero se crió y creció en la isla de Lanzarote. Estudió Historia en La Laguna y Periodismo en Madrid. Ha desarrollado su labor como comunicador en los últimos años tanto en Canarias como en Lima, Perú. En la actualidad es consejero y portavoz de SOMOS LANZAROTE en el Cabildo de dicha isla.

La Vellonera

¿Es útil ‘Podemos’ para Canarias?

Publicada originalmente el 25 de febrero de 2015

A los proyectos políticos, aparte de que “nos gusten”,  conviene exigirles cierta utilidad. Los partidos deben ser, sobre todo, herramientas para las sociedades que los acogen. Herramientas para construir pueblos mejores.

‘Podemos’ es una marca que está resultando útil para mucha gente en España. Podría haberse llamado “cabreo“, “indignación” o “rabia”. Un “se acabó”, un “que se vayan”, “ya está bien”. Y seguramente quiere llamarse “ilusión“, “entusiasmo”, “pasar página”… todo muy sano, absolutamente necesario.

Tras ocho años de estafa, en la que las élites económicas, a través de sus tentáculos políticos, han permitido que los de arriba se hinchen a costa del sufrimiento de la mayoría, la indignación acumulada por millones de ciudadanos del Estado ha sido canalizada a través de un discurso contundente, coherente, pero sencillo. Ese es el gran mérito de Pablo Iglesias, y hay que reconocérselo.

Pero aunque reconozcamos a Iglesias su capacidad para vehicularlo, el cabreo estaba, y ahí sigue. Es de muchos, no admite derechos de autor y seguramente se hubiese materializado, con o sin el líder, de alguna manera. Porque todo pueblo que sufre tiene derecho a zafarse del dolor. Lo otro sería creer en el mesianismo: muy útil para crear sectas pero trágico para construir sociedades democráticas.

Eso para el caso del Estado, que vivirá en el mes de noviembre su proceso de elecciones generales, en donde Podemos canalizará buena parte de ese desencanto, intentando llegar a la Moncloa. Ganar. Ahora bien, vayamos a lo nuestro: ¿es útil ‘Podemos’ para Canarias?

Para que un proyecto político sirva a una sociedad lo primero que hace falta es que se centre en esa sociedad (y no en otra). Aunque muchos canarios nos neguemos a aceptarlo, la canaria es, con casi total seguridad, la más particular de las sociedades que actualmente integran el Estado español. Sería largo detallar nuestro diferencial, pero desde la geografía a la historia, y desde el modelo económico a las relaciones de poder, debemos convenir que somos un pueblo singular.  En política también: si alguien es capaz de entender la política de Lanzarote, por ejemplo, tras pocos años de estudio, es digno de ser reconocido superdotado.

Por lo tanto, la primera condición para que Podemos sea útil a Canarias es autocentrarse en esta realidad concreta (y no en otra), para darle respuestas a sus problemas. Y lo cierto es que, por ahora, Podemos en Canarias me resulta una de las formaciones más sucursalistas, si no la más, de las implantadas en las islas.

Como muestra un botón, pequeño pero muy simbólico: ni la derecha más rancia centraliza, a día de hoy, una manifestación “por el cambio” a 2.000 kilómetros del ayuntamiento o el cabildo en el que dicho cambio se quiere realizar (como hizo Podemos en Madrid a finales de enero). Desde las manifestaciones por la excarcelación de De Juana al “orgullo gay“, pasando por las “mareas” o el Primero de Mayo, todas las expresiones populares (de izquierda, derecha o centro), han dejado, y desde hace décadas, el modelo centralista de “Madrid y provincias”.

Más muestras de sucursalimo. Podemos habla continuamente de un bipartidismo que en Canarias no existe. Tampoco “tripartidismo”. Aquí hay élites oligárquicas y caciquiles que controlan proyectos políticos esencialmente insulares y que luego pelean por cuotas de poder en el ámbito nacional canario (o autonómico). Lo que sirve para explicar el sistema español de partidos no sirve para nosotros. Podemos habla de la necesaria reindustrialización de España, cosa difícil en un país que nunca tuvo industria, y que saltó en menos de dos décadas del sector primario a la casi exclusividad del turismo-servicios, como Canarias. A Podemos le sirve el discurso, repetido por Iglesias, de que “no queremos ser una colonia a donde los ricos del norte vengan a tomarse unas cervecitas”. Cuando lo dijo en Las Palmas, en cambio, a algunos se nos heló la sangre, porque aquí llevamos siglos siendo una colonia (política y también económica) y décadas entregando la suerte de nuestra gente al “sí señor, no señor, servida está la mesa” que escribiera Pedro Lezcano en el poema “La Maleta“, en los 80.

Así las cosas, para que Podemos nos sea útil tendría que vivir un proceso profundo de “canarización“, de enraizamiento, un proceso que es lógico esperar en una formación que se ha construido de arriba a abajo (primero fue el líder y después los círculos), pero para el que no alcanzan los dos meses que median hasta las elecciones. Ahora bien, pocas cosas hay realmente nuevas sobre estos teniques. Gente luchadora, personas que se rebelan, proyectos que hierven en democracia no son, afortunadamente, un invento de este último año. Los movimientos sociales de Canarias han ido pariendo, en las últimas décadas, experiencias políticas, muchas de ellas limitadas a ámbitos insulares o municipales, que tratan de dar voz a la gente, reivindicar un modelo de islas más equitativo, socialmente justo y ambientalmente sostenible.

Si Podemos quiere ser útil a Canarias debería bajar el nivel de su prepotencia y arrimar el hombro para articular movimientos populares amplios, hechos desde Canarias, desde cada isla, sin exclusiones, que sirvan para lo que debería servir este momento histórico: para hacer “majo y limpio” sobre una política caduca que defiende los intereses de unos pocos. Sumando, integrando, aglutinando -que no deglutiendo– tendrían más fácil el necesario anclaje en este país, ganarían experiencias y serían claves para plataformas realmente trasversales, capaces de ganar de verdad las instituciones. Para ello no hay que hacer pasar al resto por ningún aro (ni ningún círculo), sino construir desde abajo propuestas donde quepan todos y todas.

Sin embargo, confieso que, lamentablemente, no veo a buena parte de Podemos por esa labor. Como muestra, la aparente negativa de integrarse en Lanzarote, la isla donde más parece haber avanzado la idea de una “unidad popular“, en algún proyecto amplio, junto al resto de organizaciones transformadoras de la isla, como sí están haciendo sus colegas de Madrid o Barcelona, última ciudad esta donde “Barcelona Comú” (que no es Podemos, sino una plataforma amplia que agrupa Guanyem Barcelona, ICV, EUiA, Podem, Procés Constituent y Equo) puede ser la fuerza más votada de la segunda ciudad del Estado. Lo de “la unidad popular soy yo” de Meri Pita tampoco suena a aspirar a algo realmente grande. Bendita Ada Colau.

Si Podemos vino a presionar, con la fuerza de su marca, al cambio que Canarias necesita, bienvenidos. Si llegó a buscar su particular parcelita de poder, no solo no son útiles, sino que ponen palos en las ruedas del cambio que Canarias necesita. Y lo hacen, para colmo, en el instante en el que luchas autocentradas, como la del petróleo, han colocado a este pueblo en su mejor momento de autoconciencia y capacidad de organización. Cuanto más dialogante, menos exclusivista y, con ello, más arraigado, sea y esté el proyecto de Podemos en cada isla, mayor proyección le pronostico al mismo. Cuanto más cerrado en sí mismo, más altivo y más sucursalista, menos recorrido le auguro, y peores resultados electorales también.

Agarren el consejo, amigos de Podemos, que los hay muchos y muy buenos, aunque en realidad no sea por ustedes. Es que, con los 31 años que acumulo, me cuesta creer que podré volver a ver un momento tan propicio para el cambio que Lanzarote (en mi caso) y Canarias necesita, como el que hoy estamos en disposición de empezar a forjar.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Tomás nació en Las Palmas de Gran Canaria pero se crió y creció en la isla de Lanzarote. Estudió Historia en La Laguna y Periodismo en Madrid. Ha desarrollado su labor como comunicador en los últimos años tanto en Canarias como en Lima, Perú. En la actualidad es consejero y portavoz de SOMOS LANZAROTE en el Cabildo de dicha isla.

Reacciones
  • Es complicado sostener un juicio sobre el concepto de utilidad si parejo a él no va una reflexión sobre el propósito de esa utilidad. El título del artículo nos habla del “para quién”. Hace falta ahora interrogarse sobre el “para qué”. En mi opinión, lo primero es admitir que puede haber y seguro hay varios y hasta muchos “para qué”. Y además, en Canarias, eso forzosamente hay que cruzarlo con las distintas realidades insulares. Distintos modelos van resultando. En Tenerife: el movimiento socio-político preexistente, SSP, se hace prácticamente con el control de Podemos aunque quizá caiga en la trampa de cambiarse el nombre genuino por la marca importada; en Gran Canaria: a falta de movimiento socio-político, hay un reagrupamiento interesado de la debilísima izquierda social, que se lleva a matar y suspira porque Antonio Morales les coja el teléfono y en Lanzarote: la verdadera unidad popular se da en torno a AC-25 de mayo, quedando Podemos como una candidatura mediática y oportunista. (…)

  • No pretendo analizar en profundidad todas estas cuestiones a golpe de comentario. Sin embargo, y para terminar, queda un último elemento que comentar: si hablamos de que algo es útil para Canarias, debemos primero que nada establecer qué entendemos que sería lo útil para nuestro país. A mi juicio, a Canarias le convendría tener una fuerza socio-política, encuadrada en los sectores populares, de nuevo cuño y de estricta obediencia canaria, con contenidos propios, enraizada en nuestra realidad y con líderes nuevos. ¿Es eso Podemos? Escasamente. Si acaso en Tenerife se pudiera parecer algo, pero veremos en qué quedan los movimientos pre-electorales y sabremos si estamos en esa senda o definitivamente se nos fue el barco. Otra vez.

  • Buenas Josemi. Estoy de acuerdo en que para este país sería utilísima una opción política popular y autocentrada. Pero la construcción de eso no tiene ni debe seguir ritmos electorales, y lo cierto es que hay elecciones en menos de tres meses.
    Por eso, y aunque quizás me faltó aclararlo, la utilidad que aquí invoco se refiere sobretodo al proceso electoral e el que se decidirá cómo serán las instituciones canarias durante los próximos 4 años. Y creo que estamos en disposición de empezar a conformar nuevas mayorías que, en unos casos ganen y en otros representen un contrapeso muy digno a las políticas de lo que, con buen criterio, se ha identificado como “la casta”.
    Yo veo mi realidad más cercana y lo tengo claro: si hubiese una candidatura de unidad popular, en la que, mediante procedimientos democráticos, gente válida, coherente y con principios, fuese a estas elecciones, el taponazo en el tablero político de Lanzarote sería histórico. Pero no quieren. A eso me refería. ¡Saludos!

    • Bueno, pues si estamos hablando principalmente de las próximas elecciones, digamos que mi escepticismo ha ido creciendo en las últimas semanas. Veo con simpatía lo que AC-25 de Mayo haga en Lanzarote y me parece totalmente secundario que esté dentro o no Podemos o, más exactamente, quiénes se hayan hecho con la franquicia en esa isla. Lo de Gran Canaria tampoco me ilusiona especialmente pero ahí por lo menos tenemos a Antonio Morales. Y en Tenerife, espero que la gente de SSP sepa conserva su identidad y su trayectoria y no la malvenda por una marca que después de mayo a lo mejor no vale tanto. Estamos lejos todavía de esa “opción política popular y autocentrada”. Resumiendo, Podemos me parece poco útil para eso.

  • Comparto buena parte de lo expuesto aquí sobre este fenómeno de “Podemos”. Pero creo sinceramente que ni antes una fuerza política españolista en Canarias supo y quizo crear una corriente real en nuestra nación. Y dudo que alguna vez pueda haberla. Lo que Canarias necesita realmente es una unión de todo el soberanismo canario bajo unas mismas siglas y bandera. Creando unas bases evidentes y lógicas que consigan atraer a muchos canarios dudosos que no terminan de “girar” al soberanismo por seguir viéndolo débil, dispersado, y sobretodo minoritario. Es fundamental que dicha corriente soberana pueda arañar algún escaño en el parlamento canario y comenzar a ganar peso y protagonismo en la escena política canaria. Por ahora solo veo en ANC este intento de aglutinar. Y aunque la intención es noble y buena. Creo que mantienen algunas terminologías y posturas que les perjudican más que benefician en ese intento. Ni Podemos ni otra fuerza española debe ni puede ocupar ese lugar por nuestro bien

  • Muy buena reflexión, Tomás. Cuando te veía participando en las asambleas de indignados en la plazuela, le comentaba a mi pareja que todo esto, quisiéramos o no, había que canalizarlo y ponerle caras. La de Pablo ha sido fundamental para canalizarlo a nivel nacional, pero hay que trabajar el resto de “liguillas”, autonómicas, insulares, municipales.Y a mis 51 años (te llevo 20) tengo claro, y así lo he expuesto mil veces, que hay que empezar desde abajo, con humildad, absorviendo, informándose, compartiendo, colaborando, apoyando todo lo que ya hay estructurado en el empoderamiento ciudadano; y esto, como dices, no se consigue en dos meses.Por eso,inteligentemente,se votó presentarse en plataforma con el espíritu Podemos,el de tod@s l@s que queremos un cambio real,profundo y duradero, aunando las capacidades y la ilusión, teniendo siempre claro el fin: el empoderamiento ciudadano.Todo lo que no nazca desde el trabajo con nuestra población tendrá los dias contados. Habrá que reaccionar.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Lorenzo Méndez
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Fernando Sabaté
    • Aridane Hernández
    • CristianSF
    • Pedro Delgado
    • Dani Curbelo
    • Jose Ángel De León
    • Pablo Ródenas
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Avatar
    • Cristian SB
    • Rubén Jiménez
    • Juanjo Triana
    • Jorge Pulido
    • Pedro Hernández Guanir
    • Doramas Rodríguez
    • Javier Guillén
    • Ciara Siverio
    • Echedey Farraiz
    • Avatar
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Agoney Baute
    • Arturo Caballero
    • CSO Taucho
    • Nicolás Reyes González
    • Javier Castillo
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • David Martín
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Juan García
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?