Semanario Crítico Canario
Barranco de Chamoco
Crónica negra de los Barrancos de Güímar: esperanza en una definitiva solución

Este artículo lo publica

Creando Canarias se configura como una corriente de opinión, como un espacio de acción y reflexión social, política, económica y cultural. Desde este espacio queremos impulsar y abrir debates junto a la gente. Favorecer un marco de reflexión y pensamiento libre que promueva una participación crítica y transformadora desde nuestra realidad canaria. Nos proponemos avanzar en la idea de que el conocimiento y la participación son las mejores herramientas para la liberación de los pueblos y la transformación social. ‘Creando’ porque es un gerundio y, como tal, refleja la acción no en su inicio ni en su término sino en su desarrollo, y ‘Canarias’ porque es nuestro contexto, nuestro lugar.

La Gaveta

Crónica negra de los Barrancos de Güímar: esperanza en una definitiva solución

La extracción industrial de arena en el Barranco de Chamoco, también conocido como Barranco de Badajoz, así como en los demás barrancos de la cuenca de Güímar comenzó a principios de los años setenta del siglo pasado. Aunque en un comienzo el material se sacaba en pequeñas cantidades, debido a la falta de control pronto el asunto se salió de madre y empezó a causar toda clase de problemas a los pequeños propietarios agrícolas, y a la comunidad güímarera en general. También, casi desde el primer momento, se levantó un movimiento ciudadano para defender el medio ambiente y la calidad de vida. Destacaron, en particular, los vecinos del barrio de San Juan o Güímar de Arriba, encabezados por el entonces presidente de la Asociación de Vecinos del barrio, el Sr. Saturnino García, cuyo nombre, en su memoria, preside hoy nuestra Asociación para la Defensa de los Barrancos

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Publicado originalmente el 15 de enero de 2016

La situación, poco a poco, se fue tornando insoportable: “expropiaciones” a los agricultores colindantes con las extracciones, por las buenas o por las malas, basadas en una aplicación perversa o la no aplicación de la legislación estatal de Minas; nubes de fino polvo que arruinaban las cosechas, el polvo casi constante también provocó graves afecciones a la respiración y a la salud general de muchas personas, en particular ancianas y a los niños más pequeños; los camiones transitando por el centro de Güímar desde muy tempranas horas de la mañana ocasionaba ruidos muy molestos, y su pesada carga contribuía al destrozo del pavimento.

El resultado final de esta actividad desproporcionada y con el único fin del lucro, sin contemplar ni una sola norma de la buena práctica de la minería, aunque no sea muy conocido por quienes transitan a toda velocidad hacia el sur de la isla por la autopista, no es otro que lo que ya ha sido calificado como la mayor devastación paisajística de Canarias. Decimos poco conocida porque, a pesar de la profundidad y lo espectacular de los seis “cráteres” principales, resultan muy poco visibles si no nos acercamos hasta su borde.

La paciencia colmó su límite justo hace 15 años, en pleno cambio de siglo: el vecindario de Güímar, organizado en piquetes cívicos pero muy firmes, se encadenó a la entrada de las areneras, impidiendo la salida de los camiones. Se celebraron asambleas multitudinarias, algunas hasta altas horas de la madrugada, donde en presencia de los representantes del Ayuntamiento y el Cabildo se acordó corregir esta situación insoportable. Pero los vecinos de Güímar fuimos engañados o cometimos un error: nos hicieron creer que se podía ordenar la actividad extractiva, compatibilizándola con la reconstrucción del cauce del barranco de Badajoz (completamente desdibujado, con todo el peligro que eso entraña) y con la restauración del paisaje, y que las extracciones se harían con todas las condiciones que manda la ley, limitando los graves efectos que veníamos sufriendo. Nada de eso se cumplió: los siguientes años, los siete primeros del presente siglo, coincidieron con el mayor boom de la construcción de nuestra historia; el 90% de los áridos con los que se fabricó y cubrió de cemento muchas zonas de Tenerife siguieron saliendo de nuestros devastados barrancos, y como siempre a lo chamberga.

Hubo entonces que recurrir a la vía judicial, que ante el flagrante incumplimiento de la legalidad se ordenó el cierre, una por una, de las explotaciones mineras. Mientras este proceso se verificaba, a finales de 2007 un grupo importante de vecinos, agricultores y pequeños propietarios de la zona de los barrancos decidimos organizarnos de nuevo y reactivar esta Asociación. Impulsando desde entonces un proceso activo hasta el día de hoy, en diálogo con el Ayuntamiento y con todas las fuerzas políticas de Güímar. En 2008, en una histórica Asamblea celebrada en la Casa de la Cultura, los y las güimareras volvieron a decir NO y se logró paralizar un nuevo Plan Parcial del Cabildo de Tenerife para reactivar las extracciones. Desde entonces no hemos parado de movernos, organizando actos informativos, explicando barrio a barrio y en las Asociaciones de vecinos cómo iba el proceso; y, sobre todo, reclamando ante las instituciones (Ayuntamiento, Cabildo, Gobierno de Canarias, Subdelegación del Gobierno…) soluciones para los Barrancos y promoviendo el diálogo para hacerlas realidad.

Llegado a este punto nos preguntamos; ¿llegó el momento de una definitiva solución para el problema de los Barrancos de Güímar? Aunque después de tantos incumplimientos nos hemos vuelto desconfiados, vemos por fin pasos positivos. En las últimas legislaturas hubo voluntad por parte del Cabildo de buscar una solución por lo que promovió un proyecto de ley o Iniciativa Legislativa Insular (I.L.I) para enviarla al Parlamento de Canarias, por lo que se reunió a todas las partes implicadas e interesadas y se elaboró dicho proyecto y durante la legislatura pasada finalmente, y por unanimidad del Pleno de la Corporación Insular, se envió al Parlamento, con el fin de cambiar la calificación del suelo de los barrancos consignada en el P.I.O.T. y declarar el ámbito de los barrancos en suelo rústico y de protección ambiental para uso agrícola u otros usos afines, así como descatalogarlo definitivamente como suelo minero, todo ello fundamentado en razones medioambientales. En la legislatura pasada (2011/2015) se quedó el proceso a la mitad, con lo cual en esta nueva legislatura (2015/2019), el Cabildo se reafirma en su compromiso y vuelve a enviar al Parlamento de Canarias la I.L.I. por unanimidad de su Pleno. Hay que reseñar que ese acuerdo ha sido apoyado siempre por el acuerdo unánime del Pleno del Ayuntamiento de Güímar.

Y este es el panorama actual en el cual nos encontramos. Seguimos muy de cerca todo el proceso interviniendo en todo aquello en lo que desde nuestra Asociación podamos aportar, así como seguimos también muy de cerca otro frente abierto en esta larga lucha. Se trata del juicio que comenzará esta misma semana, durante el cual comparecerán como imputados los areneros que provocaron el ya tristemente conocido como “el mayor atentado paisajístico de Canarias”.

Desde nuestra Asociación, junto con la ciudadanía de Güímar, seguiremos empujando en esa misma dirección que destierre para siempre la actividad minera y permita que vuelva a florecer la agricultura en la que fue considerada una de las zonas agrícolas más ricas de la isla. Como dijo el gran poeta canario Pedro García Cabrera: «la esperanza nos mantiene».

Maribel Dorta DíazVicepresidenta de la Asociación para la Defensa de los Barrancos de Güímar “Saturnino García”

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Creando Canarias se configura como una corriente de opinión, como un espacio de acción y reflexión social, política, económica y cultural. Desde este espacio queremos impulsar y abrir debates junto a la gente. Favorecer un marco de reflexión y pensamiento libre que promueva una participación crítica y transformadora desde nuestra realidad canaria. Nos proponemos avanzar en la idea de que el conocimiento y la participación son las mejores herramientas para la liberación de los pueblos y la transformación social. ‘Creando’ porque es un gerundio y, como tal, refleja la acción no en su inicio ni en su término sino en su desarrollo, y ‘Canarias’ porque es nuestro contexto, nuestro lugar.

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

[mailerlite_form form_id=1]
    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Entre chácaras y tambores
  • Javier González Moreno
  • Jorge Stratós
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Edmundo Ventura
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Luis Miguel Azofra
  • José Luis Angulo Santana
  • Rucaden Hernández
  • José Farrujia de la Rosa
  • Antonio De la Cruz
  • Isabel Saavedra
  • Fernando Batista
  • Canarias Top Music
  • Antonio Cerpa
  • Pleiomeris
  • Manolo Ojeda
  • José Fidel Suárez Vega
  • CristianSF
  • Jose Ángel De León
  • Pedro Delgado
  • Fernando Sabaté
  • Aridane Hernández
  • Lorenzo Méndez
  • Juanjo Triana
  • Rubén Jiménez
  • Dácil Mujica
  • Miguel Páez
  • Avatar
  • Jorge Pulido
  • Cristian SB
  • Aniaga Afonso Marichal
  • Avatar
  • Doramas Rodríguez
  • Ciara Siverio
  • Dani Curbelo
  • Echedey Farraiz
  • Javier Guillén
  • Armando Ravelo
  • Avatar
  • CSO Taucho
  • Avatar
  • Javier Castillo
  • Agoney Baute
  • Gabriel Pasternak
  • Nicolás Reyes González
  • David Martín
  • Álvaro Santana Acuña
  • Arturo Caballero
  • Avatar
  • El pollo de Andamana
  • Avatar
  • Avatar
  • Pedro Hernández Guanir
  • Avatar
  • Pablo Ródenas
  • Avatar
  • Estrella Monterrey
  • Emma Rodríguez Acosta

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?