Semanario Crítico Canario
Canarias puede

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

La Gaveta

Canarias puede

Publicada originalmente el 7 de agosto de 2014

Canarias fue precursora en las candidaturas ciudadanas que hoy recorren el Estado español. Podríamos marcar como pistoletazo de salida la aparición de Alternativa Ciudadana 25 de Mayo en Lanzarote el año 2003. No se podría dejar de lado, de ninguna manera, el surgimiento de Sí Se Puede en Tenerife el año 2006. Hay quienes sitúan -y no lo considero descabellado- el auténtico comienzo de todo esto en el nacimiento de Roque Aguayro, allá en 1979. Aunque es discutible, sí se puede percibir que Canarias, a través de sus distintas realidades insulares y municipales -el caso de Gran Canaria históricamente es bastante distinto- no sólo no ha sido ajena a los debates que hoy se enfrentan a los ciudadanos, ciudadanas y fuerzas a la izquierda del PSOE (o los de abajo, o los que no somos casta, etc.) sino que más bien nuestro país ha sido en muchos aspectos pionero en todo ello.

Conocer y comprender esta trayectoria sería de mucha utilidad a quienes ahora comienzan a participar en experiencias ciudadanas de nuevo cuño recién llegadas a las islas, más que nada por que no malgasten esfuerzos en crear cosas que ya están hechas. Por otra parte, pensar que los canarios ahora vamos a permanecer ajenos al nuevo impulso que conocen los movimientos socio-políticos, partidos, plataformas, corrientes ciudadanas, etc. en el Estado español parece poco realista cuando no directamente ilusorio. Estoy convencido de que los próximos meses serán protagonistas de múltiples aportaciones teóricas, más o menos elaboradas, seguramente mucho más sólidas que esta modestísima opinión, además de encuentros, reuniones, etc. Aquí van estas sencillas líneas por si de algo sirvieran a la gente que está metida en estos asuntos.

Varias cuestiones me parecen especialmente relevantes. En primer lugar, creo que es interesante discutir la misma voluntad de participación o el rechazo a la misma. En general, y tal como de alguna manera avancé en una entrada previa también publicada en Tamaimos titulada “Boceto canario de lo posible”, soy favorable a la participación del nacionalismo de izquierdas y los nacionalistas de izquierdas dentro de o junto a estas experiencias y me parece totalmente contraproducente la posibilidad de un enfrentamiento entre estas fuerzas. Es un escenario que habría que evitar a toda costa. Dicho de otro modo, coincido con aquel viejo adagio que dice que la presencia da influencia; la ausencia, aislamiento. Si algo necesita el nacionalismo de izquierda, además de otras cuestiones que no vienen al caso, es participar en pie de igualdad en la política posible precisamente para construir otra política. Quienes vean en esto un atisbo de debilidad o traición están, en mi opinión, confundidos al respecto de sus fuerzas, sus posibilidades y, sobre todo, las claves del actual momento político. No quiero hacer una crítica destructiva porque en todos lados veo gente valiosa e ideas para el avance y la construcción nacional pero tal vez convendría pensar si el rechazo a la participación en espacios plurales no será más que nada un síntoma de inseguridad, un temor a la desaparición, la disolución o, en el fondo, poca confianza en la capacidad de las ideas y valores propios de adaptarse y resistir en un hábitat nuevo. Desde mi punto de vista, nada hay que temer. Salir del caparazón forma parte del proceso natural del crecimiento real. La opción del rechazo a la participación en los espacios plurales que ojalá se constituyan de diferentes maneras en muchos municipios de las islas, tal vez incluso a nivel insular, sólo aboca a consolidar la dinámica de ensimismamiento y aislamiento en la que algunos parecen querer vivir eternamente.

De la misma manera, opino que los ciudadanos que se han sentido ilusionados y llamados a participar ahora a raíz de la aparición de Podemos, principalmente, harían bien en valorar algunas cuestiones. Es más que probable que ya lo estén haciendo, de hecho. ¿Hacia dónde se deberían dirigir sus esfuerzos? Con el máximo respeto y visto desde fuera, no creo que la idea deba ser la de crear estructuras paralelas, duplicar esfuerzos y desunir en nombre de la unidad. ¿Cuántas candidaturas ciudadanas caben en nuestros municipios? ¿De verdad es útil sumar al panorama actual otras siglas en las próximas elecciones municipales? ¿No tendría más sentido apoyar el trabajo ya existente? Yo no sé cuáles serían los posibles apoyos de unas hipotéticas candidaturas de Podemos en determinadas circunscripciones -tiendo a pensar que a mayor cercanía con el votante, menor efecto mediático-pero sí parece probable que obtuvieran los votos imprescindibles para que las candidaturas ya existentes y que, en buena medida, representan en nuestra propia realidad ese espacio político, no vean recompensado su trabajo con el apoyo popular necesario. Al final, ni unos ni otros. ¿Cuáles serían los beneficios de presentar candidaturas independientes de Podemos, por ejemplo, en Candelaria, Tacoronte, Agüimes o Tinajo? El adjetivo “contraproducente” se me queda corto. Circula por ahí una noticia que al parecer tendría confirmación final en la Asamblea de otoño de esta fuerza: según la misma, Podemos no presentaría candidaturas en las próximas municipales salvo en aquellos lugares donde pudieran contrastar la fiabilidad de los candidatos sino que apoyarían las candidaturas ciudadanas de mayor afinidad. A falta de confirmar, me parece una salida inteligente, no sólo para evitar la aparición de paracaidistas sino también para contribuir a no desandar lo andado. Dicho en otras palabras: la casta canaria estaría encantada de que en todas las circunscripciones hubiera candidaturas de Podemos enfrentadas a la única oposición real que ahora mismo tienen. Creo que nadie, salvo la casta canaria, desea un escenario así. Se impone un ejercicio de realismo y responsabilidad.

En paralelo, creo que las personas, candidaturas, organizaciones de izquierda nacionalista tienen ante sí un reto ilusionante y para el que están especialmente preparadas, diría yo. Se trata de la construcción de los programas, contenidos, discursos,… en torno a los cuales pivotarían esas experiencias. El ejemplo de la participación e impulso de las gentes de Alternativa Popular Canaria en Sí Se Puede demuestra que el nacionalismo de izquierdas tiene ideas lo suficientemente válidas y atractivas como para convertirse en interesantes para sectores independientes que, muchas veces por prejuicio y desconocimiento, las rechazarían de plano. Yo pienso que el trabajo pedagógico y divulgativo es enorme pero que los frutos serán provechosos, que lograremos en el largo plazo convencer a la mayoría social canaria de que propuestas como el Estatuto de Neutralidad, la Plena Autonomía Interna, la soberanía energética, alimentaria, etc. no son exclusivas de los nacionalistas sino de interés para “todos aquellos cuantos partan su pan en esa isla que no sea silencio amordazado”, como diría el poeta.

Sin embargo, ahora se trata del corto plazo, de los acuerdos de mínimos suficientes para articular propuestas de acción concretas en el espacio municipal, sobre todo. Opino que, frente a experiencias movidas exclusivamente por valores -muy loables pero insuficientes cuando hablamos de aspirar a gobernar un municipio- o agrupadas en torno a contenidos importados desde el Norte, con escasa conexión con la realidad canaria, hay una trayectoria de trabajo muy sólida que aprovechar. Considero que, sin perdernos en maximalismos, el bagaje acumulado por Sí Se Puede en Tenerife, Alternativa Ciudadana 25 de Mayo en Lanzarote y Nueva Canarias y Roque Aguayro en Gran Canaria (y sé que algunos dirán que están totalmente en contra de incluir a los neocanarios en esto) es un activo enorme, que no se puede desaprovechar. Pensar que se empieza de cero es un error. El programa de cambio de la sociedad canaria no se hará en Sol. Allí están en sus cosas, no desde luego para hacer nuestro trabajo. Éste tendrá que ser continuidad del trabajo que ya viene realizando la izquierda canaria desde finales de los noventa, con diferentes siglas y diversas fórmulas. Con sus aciertos y errores también. Tomar la iniciativa a la hora de llenar de contenidos propios, no sucursalizados, la propuesta ciudadana es casi una obligación. Los canarios podemos y debemos hacerlo. Si los que pensamos en clave canaria no contribuimos a la canarización de todo esto, entonces, ¿quién lo hará?

Hasta aquí esta opinión, seguramente hecha con mejor intención que acierto. La inexperiencia y las malas artes de algunos hicieron que las propuestas de izquierda nacional canaria mayoritariamente no superaran el trance de la Transición. Pienso que estamos ante una segunda oportunidad, algo que rara vez suele suceder. Ya no somos inexpertos. Los mecanismos de participación y control democrático servirán de freno a las malas artes. No seamos ahora nosotros mismos los únicos obstáculos a la presencia de la izquierda nacionalista en las instituciones para, transformándolo, construir el país con el que soñamos.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Josemi Martín nació en Gran Canaria, Islas Canarias. Afincado en España, también ha vivido en diversos lugares del Reino Unido, además de estancias en Portugal, Estados Unidos e Irlanda. Licenciado en Filología Inglesa por la ULL y Graduado en Antropología Social y Cultural por la UNED, es un apasionado de los Estudios Canarios. Busca contribuir a la creación del pensamiento crítico canario, autocentrado e independiente. Preside la Fundación Canaria Tamaimos. Su alter ego, Edmundo Ventura, escribe en Tamaimos.

Reacciones
  • Has nombrado en el origen de todo a Roque Aguayro (y estoy de acuerdo)pero se te olvidó que en esa misma época también estaba Asamblea Canaria…

    • Pues sí, en aquella época estaba Asamblea Canaria como representante del socialismo autogestionario de inspiración cristiana. Supongo que no lo incluí porque me ceñí a formaciones aún existentes, lo cual no es el caso de AC, que se disolvió primero en ICAN y que mayoritariamente continúa ahora en Nueva Canarias. Saludos.

  • Buen artículo. Gracias Josemi y Tamaimos por tus aportaciones al debate.
    Quedarían atrás también, desde mi punto de vista, aquella Asamblea Majorera y por supuesto UPC en la perspectiva histórica y hablando en presente Asamblea Valsequillera y Canarias por la Izquierda.
    Como saben en la campaña europea el grupo promotor de Podemos en Las Palmas contó con agrupaciones políticas que ya trabajan en la línea del asamblearismo y la participación de la ciudadanía e incluyó en su programa las líneas que apuntas.
    Ahora que la organización crece estamos, no sin muchas dificultades, en la construcción y sentando las bases organizativas, éticas y políticas.
    Está claro que de este embate neoliberal o salimos con frentes amplios políticos y ciudadanos o no salimos, y es demasiado lo que nos estamos jugando.
    La ilusión que la gente está depositando es mucha y tan grande como ella y el momento histórico la necesidad de un cambio político y económico y la responsabilidad que supone este proyecto. Por eso es muy necesario aumentar la participación de la ciudadanía.
    Un proyecto político que se alimenta de la participación y que fomenta la formación política va a tener, como no podría ser de otra manera, en su desarrollo las necesidades de la gente y también va a llevar a que en los análisis de la actual situación se vaya tomando conciencia de la situación de las islas.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    [mailerlite_form form_id=1]
      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Entre chácaras y tambores
    • Javier González Moreno
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Rumen Sosa
    • Luis Miguel Azofra
    • José Luis Angulo Santana
    • Rucaden Hernández
    • José Farrujia de la Rosa
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Pleiomeris
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Manolo Ojeda
    • José Fidel Suárez Vega
    • Aniaga Afonso Marichal
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Jose Ángel De León
    • Fernando Sabaté
    • Lorenzo Méndez
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Miguel Páez
    • Dácil Mujica
    • Cristian SB
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Dani Curbelo
    • Pablo Ródenas
    • Echedey Farraiz
    • Pedro Hernández Guanir
    • Javier Guillén
    • Ciara Siverio
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • CSO Taucho
    • Avatar
    • Javier Castillo
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Agoney Baute
    • David Martín
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • El pollo de Andamana
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?