Semanario Crítico Canario
TransversalidadÓscar Domínguez, El Drago, 1933, óleo sobre lienzo, 82.5 x 61.5 cm.

Este artículo lo publica

Edmundo Ventura es, por ventura, muchos Mundos en uno solo. O, si se quiere, otro Mundo de los muchos mundos que somos las personas. Se dedica a escribir sin tapujos. Se le ha visto en compañía de su alter ego, Josemi Martín, frecuentando malas compañías, a altas horas y en lugares poco recomendables. Mientras éste guarda las apariencias y quiere pasar por formal y recto, aquél se muestra descarnado e imperfecto como es. Dicen que tanto viento lo desarbola pero sabe mantener la dirección. Tiene, como su tocayo el Conde, sed de justicia. Creyó en aquél que dijo que sería saciado.

Letime para dos

Transversalidad

Prácticamente todos los marcos ideológicos heredados del siglo XIX -pienso especial, aunque no exclusivamente, en la izquierda y en el nacionalismo- corren el riesgo de terminar por convertirse en auténticas prisiones para la autocomplacencia, donde los dogmas priman sobre los valores, los militantes sobre los ciudadanos y las siglas sobre la sociedad.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El primer Podemos, que en gloria esté, tuvo entre sus muchos aciertos poner en circulación un término que conoció especial fortuna entre varios. Me refiero al de transversalidad, que se podría definir en el ámbito político como la capacidad de un grupo de trascender las fronteras ideológicas para ganar adeptos más allá de sus filas, centrando el interés, las propuestas, la actividad,… sobre todo en aquellas cuestiones de fondo que más unión pudieran concitar en el seno de la sociedad. Así, los aspectos ideológicos más “duros” pasarían a un segundo plano, jugando un papel más periférico no sólo en la conformación de la identidad del grupo en cuestión sino en la propia articulación del programa político. Se trata así de combatir aquellas visiones más cerradas, las cuales pueden acabar por convertirse más en la expresión de la identidad de un grupo que en un conjunto de ideas válido para ganar sectores amplios y, en última instancia, formar mayorías desde las cuales poner en marcha la transformación de la sociedad. 

Es obvio que un concepto como el de transversalidad choca inmediatamente con aquellas personas o grupos más proclives a hacer de sus señas de identidad ideológicas -más bien sus habitualmente restrictivas interpretaciones de las mismas- la guía de toda su acción política. Aquellos colectivos más empeñados en hacer de dichas señas barreras para no relacionarse con sectores más amplios tendrían en la transversalidad otro enemigo más, muy conveniente para justificar su aislamiento, malos resultados, imposibilidad de trabar alianzas, etc. En algunos casos ni siquiera hablamos de cuestiones ideológicas sino más bien de filias y fobias personales, rencillas, etc. o de personas que están en el fondo más preocupadas por no ser criticadas por una supuesta “debilidad ideológica” que de transformar la sociedad, como quieren hacer creer. Sin embargo, hay que asumir que prácticamente todos los marcos ideológicos heredados del siglo XIX -pienso especial, aunque no exclusivamente, en la izquierda y en el nacionalismo- corren el riesgo de terminar por convertirse en auténticas prisiones para la autocomplacencia, donde los dogmas priman sobre los valores, los militantes sobre los ciudadanos y las siglas sobre la sociedad. Honestamente, no puedo imaginar un concepto más alejado de lo que debiera ser una política realista, combativa y transformadora.

Por otra parte, una defensa sensata y coherente de la transversalidad no debiera equivaler a una política sin ideas, sin dirección ideológica, impulsada únicamente por la voluntad de conseguir votantes a toda costa, a fuerza de decir una cosa y la contraria según convenga: una práctica del “todo vale”, en la que “todo quepa” porque “no hay límites”. La demoscopia es una herramienta fundamental para conocer la sociedad en la que se pretende intervenir pero no se puede convertir en fin último de la acción política y social tratar de agradar a las mayorías a cualquier precio. Una práctica política honesta y orientada a ganar mayorías exige un conjunto de valores bien asentados, que constituyan el núcleo duro que unifique al grupo y la guía de la acción política. El oportunismo y el chalaneo son tan detestables como inútil es construir un artificio ideológico de consumo propio. Son las peores consecuencias de este segundo enfoque contra las que busca luchar la transversalidad.

Como consecuencia de un razonamiento así, no es posible obviar la discusión acerca del instrumento adecuado para poner en acción una visión más transversal de la política. No está claro que una organización con un perfil muy acentuado de izquierdas tenga que ser obligatoriamente el mejor instrumento para poner en práctica un programa del que se beneficie toda la sociedad y no sólo aquellas personas que se identifiquen con la izquierda. Cuando uno piensa en cuestiones como la igualdad entre sexos, la soberanía alimentaria, la solidaridad, la justicia social, la educación pública, el desarrollo sostenible, un sistema sanitario universal, la calidad democrática, el autogobierno,… tampoco necesariamente se está hablando de ideas que deban ser patrimonio exclusivo de las izquierdas, por ejemplo. En algún caso, como las reivindicaciones de igualdad entre géneros o el desarrollo sostenible, ha habido que luchar también contra la izquierda en no pocas ocasiones para ver avances en esos terrenos.

¿No sería más deseable que ese conjunto de ideas fuera patrimonio de buena parte de la ciudadanía -como ocurre en algunos países- y no solamente de una determinada ideología, los partidos que dicen representarla, sus militantes,…? La escuela laica y republicana francesa no es exclusiva de las personas de izquierda como no lo son los niveles de igualdad laboral entre géneros en las sociedades escandinavas, la movilidad sostenible en tantos países europeos o la cultura de acogida al inmigrante en Canadá. Todas estos avances forman parte del acervo de ideas de sociedades por otro lado muy plurales y heterogéneas. Pienso que en una sociedad desarrollada, como lo es en tantos aspectos la canaria, deberíamos aspirar a que un catálogo de ideas tan positivo forme parte de la cultura política del país, algo que no esté en juego en cada convocatoria electoral. Y, para este objetivo, incrementar los niveles de transversalidad que presenta el actual panorama político sería, como mínimo, aconsejable. 

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Edmundo Ventura es, por ventura, muchos Mundos en uno solo. O, si se quiere, otro Mundo de los muchos mundos que somos las personas. Se dedica a escribir sin tapujos. Se le ha visto en compañía de su alter ego, Josemi Martín, frecuentando malas compañías, a altas horas y en lugares poco recomendables. Mientras éste guarda las apariencias y quiere pasar por formal y recto, aquél se muestra descarnado e imperfecto como es. Dicen que tanto viento lo desarbola pero sabe mantener la dirección. Tiene, como su tocayo el Conde, sed de justicia. Creyó en aquél que dijo que sería saciado.

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

Subscríbete a Tamaimos

Mantente al día de nuestras actualizaciones

Por favor, espera un momentito...

¡Gracias por suscribirte!

    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Javier González Moreno
  • Entre chácaras y tambores
  • Edmundo Ventura
  • Jorge Stratós
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Pleiomeris
  • Luis Miguel Azofra
  • José Farrujia de la Rosa
  • Rucaden Hernández
  • Antonio De la Cruz
  • Isabel Saavedra
  • Fernando Batista
  • Canarias Top Music
  • Antonio Cerpa
  • Ayoze Corujo Hernández
  • Manolo Ojeda
  • Pedro Hernández Guanir
  • Dani Curbelo
  • Lorenzo Méndez
  • Aniaga Afonso Marichal
  • José Fidel Suárez Vega
  • Fernando Sabaté
  • CristianSF
  • Aridane Hernández
  • Pedro Delgado
  • Jose Ángel De León
  • Avatar
  • Rubén Jiménez
  • Pablo Ródenas
  • Jorge Pulido
  • Juanjo Triana
  • Cristian SB
  • Miguel Páez
  • Dácil Mujica
  • Avatar
  • Doramas Rodríguez
  • Avatar
  • Echedey Farraiz
  • Echedey Sánchez Bonilla
  • Ciara Siverio
  • Javier Guillén
  • Nicolás Reyes González
  • Avatar
  • Estrella Monterrey
  • Emma Rodríguez Acosta
  • Avatar
  • CSO Taucho
  • Álvaro Santana Acuña
  • Avatar
  • Javier Castillo
  • El pollo de Andamana
  • Gabriel Pasternak
  • Avatar
  • Avatar
  • David Martín
  • Armando Ravelo
  • Arturo Caballero
  • Manuel Hernández
  • Avatar
  • Avatar
  • Juan García
  • Agoney Baute
  • Avatar

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?