Semanario Crítico Canario
Extranjero en tierra ajena, por bien que le vaya, pena.
La paradoja del emigrante

Este artículo lo publica

Guanche nueva. Con media parte de mi historia hundiendo sus raíces en Taganana desde los anales del tiempo, y otra media en las medianías de Güímar y La Gomera, el destino, en uno de sus imprevisibles avatares, dio con mi maleta de emigrante en Eslovaquia. Filóloga Hispánica por vocación y (de)formación, las palabras y la comunicación son mi estandarte y, Canarias, el mágico y frágil lugar al que pertenezco.

Opinión

La paradoja del emigrante

Así, los emigrantes, como el gato de Schrödinger, estamos y no estamos al mismo tiempo. Una parte de lo que somos quedó anclada en lo que dejamos atrás, mientras la otra se integra como puede en la nueva realidad (forzada), sin estar ya nunca más al 100% en ninguno de los dos sitios.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Nunca imaginé ser parte de la historia de la emigración canaria; si bien nuestro pueblo tiene sobrada experiencia, pensé que ya era una cosa del pasado: los relatos que siempre oía de los bisabuelos y los tíos abuelos. Uno de ellos, José Izquierdo Crespo, se quedó para siempre en Cuba. Otros, maternos, paternos, hicieron el camino de ida y vuelta numerosas veces. Todo canario tiene, al menos, una historia en su familia. Como ejemplo curioso, mi abuela paterna, que nunca visitó 6 de las 8 islas de nuestro archipiélago, aprendió a leer con una cartilla cubana y así sabía los nombres de los ríos y la orografía de la isla caribeña mucho mejor que la de la suya propia.

Sin embargo, un día, el mundo que con tanto esfuerzo había construido a mi alrededor se derrumbó sin remedio y me vi con la maleta en la mano, rumbo a lo desconocido. La maleta, siempre la maleta, “la que mi abuelo se llevó a La Habana, mi padre a Venezuela” en las palabras de Lezcano que tantas veces canté en la universidad.

No puedo describir lo que se siente al verte forzado a abandonar tu casa, tu familia, tu patria (el lugar único al que siempre has pertenecido, donde se forjaron tus afectos, tus aprendizajes y tus experiencias).

Con todo, debo decir que mi emigración ha sido suave, entendiéndose por ello que he tenido siempre a mi disposición la tecnología (bendito internet que nos crea la falsa realidad de tener a los nuestros cerca). Después el hecho de que, dentro de lo que cabe, “elegí” yo el país de destino, y lo hice con las garantías políticas y sociales de lo que tristemente se ha dado en llamar “emigración legal”. A pesar de todo ello es una experiencia que te marcará para siempre. No quiero ni imaginar en condiciones peores… Nadie abandona a los suyos si tiene lo que necesita para tener una vida digna. Nadie.

Creo que todos nos vamos con la idea de volver pronto, de que sea solo un estadio pasajero en nuestras vidas, pero el tiempo pasa y con él nuestro lugar en la tierra de origen va desapareciendo, ocupado por otros que sí están -o simplemente diluyéndose- haciendo que la lejanía no sea sólo física.

Así, los emigrantes, como el gato de Schrödinger, estamos y no estamos al mismo tiempo. Una parte de lo que somos quedó anclada en lo que dejamos atrás, mientras la otra se integra como puede en la nueva realidad (forzada), sin estar ya nunca más al 100% en ninguno de los dos sitios. Por otro lado, nuestra tierra de acogida no nos dota de un espacio propio porque somos algo ajeno, en el que muchas veces ni siquiera encajamos (diferencias culturales insalvables, barreras lingüísticas, xenofobia…). Vivimos entonces la paradoja del emigrante: por un lado ansiamos regresar al lugar donde nacimos, que extrañamos, pero cuando volvemos allí -aunque sea fugazmente- nos damos cuenta de que ha dejado de pertecernos (en realidad nosotros hemos dejado de pertenecer); eso crea una incomodidad que nos hace querer volver a nuestro país de acogida, al que realmente no pertenecemos. Siempre lo explico con la metáfora de una planta a la que que sacas de su maceta y colocas en otro lugar. Cuando intentas transplantarla al macetero original ya no es posible porque el espacio, su espacio, no existe (otras plantas, raíces que se expanden…). Eso somos los emigrantes al final: plantas que no terminan de encontrar lugar en el macetero del mundo.

Porque, como aquel pie de romance que aprendimos con los viejos de Chipude durante nuestros años de investigación etnográfica:

“Extranjero en tierra ajena

por bien que le vaya, pena”

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Guanche nueva. Con media parte de mi historia hundiendo sus raíces en Taganana desde los anales del tiempo, y otra media en las medianías de Güímar y La Gomera, el destino, en uno de sus imprevisibles avatares, dio con mi maleta de emigrante en Eslovaquia. Filóloga Hispánica por vocación y (de)formación, las palabras y la comunicación son mi estandarte y, Canarias, el mágico y frágil lugar al que pertenezco.

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

Subscríbete a Tamaimos

Mantente al día de nuestras actualizaciones

Por favor, espera un momentito...

¡Gracias por suscribirte!

    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Javier González Moreno
  • Entre chácaras y tambores
  • Edmundo Ventura
  • Jorge Stratós
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Pleiomeris
  • Luis Miguel Azofra
  • José Farrujia de la Rosa
  • Rucaden Hernández
  • Antonio De la Cruz
  • Isabel Saavedra
  • Fernando Batista
  • Canarias Top Music
  • Antonio Cerpa
  • Ayoze Corujo Hernández
  • Lorenzo Méndez
  • Dani Curbelo
  • Manolo Ojeda
  • Pedro Hernández Guanir
  • Aniaga Afonso Marichal
  • Pedro Delgado
  • José Fidel Suárez Vega
  • Fernando Sabaté
  • Avatar
  • CristianSF
  • Aridane Hernández
  • Jose Ángel De León
  • Miguel Páez
  • Dácil Mujica
  • Avatar
  • Rubén Jiménez
  • Pablo Ródenas
  • Jorge Pulido
  • Juanjo Triana
  • Cristian SB
  • Javier Guillén
  • Doramas Rodríguez
  • Avatar
  • Echedey Farraiz
  • Echedey Sánchez Bonilla
  • Ciara Siverio
  • Agoney Baute
  • Juan García
  • Avatar
  • Avatar
  • Nicolás Reyes González
  • Estrella Monterrey
  • Emma Rodríguez Acosta
  • Avatar
  • Álvaro Santana Acuña
  • CSO Taucho
  • Javier Castillo
  • El pollo de Andamana
  • Avatar
  • Gabriel Pasternak
  • Avatar
  • David Martín
  • Armando Ravelo
  • Avatar
  • Arturo Caballero
  • Manuel Hernández
  • Avatar
  • Avatar

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?