Semanario Crítico Canario
Canarias y sus mitosDe la exposición "Colón y los olvidados" (Casa de Colón, 2011) de Jesús Arencibia.

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

La Gaveta

Canarias y sus mitos

Publicado originalmente el 2 de marzo de 2009

Hoy día tenemos información sobre casi todo al alcance de la mano, si sabemos (y nos interesamos por) buscarla. Canarias no es una excepción, por eso encajo mal que en el discurso sobre la islas nos sigamos regodeando en una serie de tópicos superados hace tiempo, y que sin embargo no somos capaces de quitarnos de encima. Pues bien, para empezar a sacudirnos los estereotipos, les propongo debatir el siguiente texto, que en su día escribí como respuesta a una entrada sobre Canarias aparecida en un blog de la gofiosfera:

Dices que los argumentos independentistas son falaces (¿lo son por naturaleza?) y reinterpretan la historia. ¿Acaso no ha modelado España (O Gran Bretaña for that matter) la historia a su conveniencia? ¿Acaso no esgrime también argumentos falaces? Por no hablar ya de la retórica nacionalsocialista (sic), de la que también echan mano sin rubor entes y figuras recalcitrantemente españolistas, no es patrimonio exclusivo de independentistas.

La identidad cultural canaria existe, pero NO es bien comprendida por sus ciudadanos. Baste como muestra los espúreos intentos de imitar la variedad lingüística castellana que proliferan hoy día, por considerarla más prestigiosa que la modalidad canaria. Igualmente, la identidad canaria no es ni mucho menos una amalgama de identidades. Es una identidad propia, que nosotros hemos ido conformando, no un batiburrillo ni una copia. Y que por supuesto cuenta con innumerables aportaciones externas, de ahí su riqueza. Lo del toque nihilista-dionisíaco te diría que es ofensivo y denigrante, si no estuviera convencido de que tu intención no es la de ofender. ¿De modo que los canarios siempre hemos vivido en un jardín de las Hespérides y no hemos conocido las hieles del sufrimiento? A parte de que la imagen que pueda tener la identidad canaria en España o en Mongolia me trae al pairo, tanto me da si es positiva, negativa, ácida o alcalina. Que cada cual piense lo que quiera. Lo que sí me importa mucho es la imagen que los canarios tenemos de nosotros mismos, he ahí la madre del cordero.

En cuanto a la eliminación completa de la población y cultura aborigen, abundan los estudios científicos solventes y reconocidos que han dado por superada esa afirmación tan carpetovetónica. No tienes más que buscar un poco en la red para encontrar esos documentos. Desde luego que encontrarás estudios menos serios, claro, pero confío en tu capacidad para separar la paja del grano. Y estoy seguro de que encontrarás esos trabajos científicos de gran interés.

Por tanto, argüir que la sociedad de hoy no guarda relación alguna con aquellos pobladores es un ejercicio de ciencia-ficción. Por supuesto que no me considero guanche puro ni estupideces del estilo; nos conformaron portugueses, genoveses, catalanes, castellanos, flamencos, irlandeses, africanos negros, africanos berberiscos… y también aborígenes canarios. Reconocer nuestro crisol originario no equivale a negar nuestra raíz indígena, que también nos conforma, como las demás aportaciones.

Cierto es que la UE nos aporta mucho. Canarias también aporta mucho a la UE, aunque te sorprenda esta afirmación. ¿Y qué? ¿Acaso eso nos tiene que coartar a la hora de pensarnos y gestionarnos, de decidir lo que más nos interesa? España también aporta (aunque siempre hemos estado por debajo de la media estatal de financiación autonómica), pero Canarias aporta igualmente a España.

Lo de que el estado de las autonomías es el modelo más descentralizado de Europa no se tiene en pie. Y aunque así fuera, ¿el que otros no hayan hecho algo nos tiene que impedir a nosotros el proponerlo? Así la humanidad no habría llegado nunca a nada. Y en lo que concierne a la descentralización, los Länder alemanes recaudan sus impuestos y gestionan su fiscalidad; territorios como las islas Faroe (Dinamarca) o las islas Ahvenanmaa (Finlandia) cuentan con un modelo de descentralización que hace palidecer al modelo español. Y ambos territorios están en la UE (bueno, Faroe no).

Hablas luego de aplatanamiento y vuelves a ser ofensivo sin pretenderlo. ¿Sabes la cantidad de profesionales canarios formados en Canarias que tienen carreras de éxito en Europa y EEUU? Gente que se formó y se marchó fuera en busca de un futuro. No me parece muy aplatanado ni suave. También dices que la población no entiende el concepto de desarrollo sostenible. Una afirmación en extremo paternalista: una cosa es que muchos tengamos una visión diferente de la tuya (Granadilla como proyecto beneficioso ¿¡!?) y otra que tú estés en lo cierto y los otros, pobrecitos, es que no comprenden, son aplatanados, no dan para más. Nuevamente, y disculpa si soy duro, pereza intelectual.

En lo que sí estaremos al 100% de acuerdo es en que no cabe culpar de todos los males de Canarias a España, Europa ni a nadie de fuera. No, los responsables están en las islas, y son canarios, el trabajo por hacer está en Canarias y no fuera, como muchos nos quieren hacer ver. Pero hay que huir de tópicos desfasados y conocer la realidad en profundidad, con sus luces y sus sombras, y siempre intentando incorporar la mayor amplitud de miras posible, todas las perspectivas que se pueda, no una sola que además se presenta a sí misma como la única veraz y válida. Y entonces, elegir.

Por cierto, ni soy independentista ni soy nacionalista. ¿Lo eres tú?.

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Intérprete de conferencias en las instituciones europeas. Licenciado en traducción e interpretación por la ULPGC; estudios de posgrado en filología finougria y Máster europeo en interpretación por la Universidad de Turku, Finlandia. Iván Vega Mendoza (Iván Suomi) nació en Gran Canaria y se crió entre el barrio capitalino de La Isleta y el pueblo de Las Lagunetas, en el municipio de San Mateo. Ha estudiado y residido en varios países europeos, con estancias más o menos largas en Finlandia, Alemania y Bélgica. Interesado en todo lo que conforma la visión e interpretación canaria del mundo y apasionado de las actividades en naturaleza. De esos que no destacan en la parranda, pero que siempre están.

Reacciones
  • España es el único país del mundo que se siente orgulloso de haber cometido actos genocidas en su historia y para colmo usarlo como argumento territorial. Cuando a los nacionalistas españolistas no les quedan más argumentos recurren al manido argumento de la desaparición de la población original (y sus estados) de Canarias, cayendo de esta manera en un argumento racista y genocida.
    Todavía estoy esperando la hora en que España reconozca el genocidio, cosa que creo que no ha hecho y que los grupos nacionalistas canarias reclamen a los grupos nacionalistas españolistas, catalán y vasco el reconocimiento de su implicación en estos hechos.

  • Yo sí soy nacionalista porque cuando pienso en Canarias como proyecto, sus demandas, su identidad como colectividad, la interpretación de su Historia, los debates acerca de su cultura,… etc. encuentro que, con matices, coincido muchísimo más con la gente que se define como nacionalista que con la que no. Creo que el nacionalismo es hoy por hoy la única ideología que, en las islas, apunta hacia un proyecto de madurez y responsabilidad, de toma de conciencia colectiva, de poner final a tanta dependencia y pensamiento descentrado. No me parece ninguna casualidad tanta coincidencia. No decirlo públicamente y reconocerme como nacionalista sería una cobardía y una falta de sinceridad conmigo mismo y con ustedes que no pienso permitirme. Me considero nacionalista desde que empecé a pensar en clave política. Otra cosa es que piense, como pienso, que el nacionalismo tiene problemas, desafíos, retos ideológicos y prácticos que superar y que no conviene confundir con los problemas de los partidos nacionalistas, que pueden no ser coincidentes. O sea que, respondiendo a la pregunta del autor de la entrada, sí soy nacionalista y a mucha honra. Lo del independentismo es cuestión de tiempo y de quemar etapas. Salud!

  • Bueno, pues continuando con la reflexión que abre la pregunta de Iván y que continúa la intervención de Josemi, voy a intentar aportar mi granito de arena a este debate.

    Yo no soy nacionalista. Lo de ser independentista o no (más a allá de demonizaciones estériles y paralizadoras) me parece, sinceramente, una cuestión pragmática a la que no le doy mayor importancia en el actual estado de cosas: es como hablar de la existencia de Dios o de la conveniencia de eliminar la monarquía; no digo que no tenga su interés, sólo que no veo en qué puede afectar a la vida de los canarios en los próximos, digamos, 25 años.

    Y no me considerarme nacionalista no quiere decir que no pueda coincidir en cuestiones con personas que se consideren nacionalistas. Los valores que procuro defender son los de la libertad de expresión y de asociación, de la igualdad de derechos, de la educación de calidad para todos, de la cobertura sanitaria digna igualmente universal, etc. En la medida en que hay coincidencia de valores con otras personas (se definan cómo se definan), pues se puede trabajar en equipo en una misma dirección.

    Esto por lo que respecta al nacionalismo y al independentismo.

    Otra cosa distinta, en mi opinión, es la cuestión de la perspectiva. Si yo nací en Canarias, allí me formé como persona, allí viven mi familia, gran parte de mis amigos, los olores, colores y sabores que definieron mi infancia, mi adolescencia y gran parte de mi juventud, ¿cómo no voy a ver el mundo desde una perspectiva canaria? ¿Cómo no voy a tener como eje de mi mirada Canarias, sus tierras y su gente?

    Porque desde algún sitio hay que mirar. No existe el ojo que mire desde el no-lugar. Todo ojo (y el párpado que lo recubre) pertenece a alguien, y ese alguien está en algún sitio, lugar desde donde mira.

    Y es ahí donde, sin ser nacionalista (aunque con todo respeto a los que lo son), no puedo entender cómo hay gente que vive en Canarias “como si” estuviera en un territorio continental que se encuentra a miles de kilómetros. O, mejor dicho, sí que puedo entenderlo, pero no aceptarlo.

    Como bien dice Iván, la pereza intelectual explica mucho en todo esto. Hay estereotipos heredados que uno repetir hasta la saciedad, o bien hacer saltar por los aires: la mayoría no soportan el más mínimo análisis, por muy profundo que hayan calado en nuestro inconsciente colectivo.

    Y es así que, sin ser nacionalista, procuro tener los pies en el suelo y la cabeza bien alta cuando miro al mundo. Al más cercano, y al más lejano. Pero siempre desde mi conciencia crítica canaria del siglo XXI.

    Aquí y ahora. Ni más, ni menos.

    Y luego, que cada uno piense lo que quiera, siempre desde el respeto y la escucha.

  • Los valores que procuras defender, Agustín, te definen como persona progresista o de izquierdas. Yo también comparto grosso modo dichos valores. Pero, ¿y en cuánto a Canarias? Un pensamiento autocentrado, con lo absolutamente imprescindible que es, no deja de ser un enfoque metodológico más que una definición política en sí misma. Se debe tener un pensamiento autocentrado para evitar las distorsiones pero ¿cómo se sitúa uno ante las distintas posibilidades de relación que pudiera haber entre Canarias y España, por ejemplo? Es ahí donde uno puede o situarse en el marco de las categorías pertinentes -centralista, autonomista, federalista simétrico o asimétrico, confederal, nacionalista a secas, soberanista, autodeterminista, independentista,…- u optar por continuar la “indefinición política canaria”, que aplaza o delega tal definición, postergándola ad calendas graecas o alegando tal o cual problema conceptual o metodológico. O peor, dejando que sea el devenir de los acontecimientos el que decida sin tapujos por nosotros. Ambas posturas son legítimas pero, en mi opinión, la primera contribuye a clarificar mientras que la segunda ahonda en tan perjudicial indefinición. La tercera la rechazo abiertamente. Una avanza en algún sentido, la otra no está tan claro. Es el famoso “depende”, “asigún”,… Vuelvo a repetir que no lo considero menos legítimo, ni muchísimo menos,… pero que me parece más positivo que los canarios digamos abiertamente, sin tapujos, qué salida proponemos a la relación actual entre Canarias y España. La que sea. Un abrazo, Josemi

  • Me pregunto qué es en realidad una nación, no en un sentido estricto de la palabra, pues si la buscásemos en un diccionario probablemente leeríamos que es un territorio con un marco jurídico y político que lo regula en su conjunto. Así de fácil han cerrado la cuestión los países colonialistas e imperialistas, entre los que España ocupa, o más bien ha ocupado, un lugar destacado en la historia reciente del mundo.
    Sin embargo, una nación también tiene otra acepción, no solo más amplia, sino también más profunda. Una nación es una realidad histórica, sociocultural y territorial diferenciada que hacen suya los individuos que en ella habitan, y eso bajo mi punto de vista es Canarias. Otra cosa es como lo percibamos, o que aceptemos nosotros como acepción valida.
    No olvidemos que Canarias siempre ha sido una colonia, o al menos siempre sin tapujos hasta bien entrado el siglo XX. España comenzó a cambiar el léxico en su trato con Canarias cuando vio peligrar uno de sus últimos territorios de ultramar, otro termino utilizado junto al de colonia cuando se referían a este territorio insular. Muchos textos hacen referencia a esta realidad Canarias – España. Humboldt, en el siglo XIX, hablando de las islas dice “con la excepción de La Habana, las Islas Canarias se asemejan poco a las demás colonias españolas”.
    Decir nación es hablar de una suma de factores que unen a un mismo grupo étnico, y eso es una nacionalidad. Sin embargo, la nación y la nacionalidad no calan entre la población cuando esta es impuesta por imperativo legal. El sentimiento de nación surge con raíces fuertes cuando está ligada a una identidad propia, que no es otra cosa que la suma de tradiciones, historia, símbolos, creencias y modos de comportamiento, interviniendo todo como elemento de consolidación del grupo social que habita en un territorio concreto y que sirve como fundamento para ese sentimiento de pertenencia a un país. Los canarios tenemos hoy un gran problema de identidad debido fundamentalmente a ese complejo de colonizado del que ya nos habló Manuel Alemán en su libro “Psicología del hombre canario”.
    Evidentemente, no quiero exculpar a todos los canarios de los males que afectan y han afectado a Canarias durante sus 5 siglos de historia, pero acaso ¿no es justo denunciar al insaciable y despótico colonialismo español, que durante años, ha actuado -también durante estos últimos, aunque subliminalmente- engañándonos y metiéndonos el miedo en el cuerpo, en resumen “aplatanándonos”. ¿Independencia para qué, para que luego venga el “moro” e invadan las islas?, ¿de qué van a comer?, ¿qué guanches?.
    Y es que, en el caso de una futura independencia de estas islas el “moro” no vendría nunca. Pero además, Canarias si podría tener una economía saneada y prospera, aunque para mi la opción de la independencia no debiera estar nunca subordinada a tan mezquina premisa, ¿acaso algún país de este mundo en algún momento de crisis económica por el que haya pasado se ha planteado subordinarse a otro país para poder comer?, sería realmente lamentable, y reflejo de una total falta de dignidad colectiva no querer la independencia por esta cuestión “español rico o canario pobre”. Por otro lado, Canarias se sustenta sobre una población que es ante todo mestiza, diversidad que sin duda nos enriquece, sin embargo, y así lo atestiguan estudios científicos serios al respecto, en el aporte genético de su población aún domina el predominio del grupo bereber que habito en estas islas antes de la conquista, y le duela a quien le duela, esto es un hecho.
    Y sí, el problema está aquí, el futuro de Canarias está en nuestras manos, pero no nos engañemos el poder de la metrópoli no sólo es omnipresente, sino que también es un duro y serio obstáculo, siempre lo ha sido.
    Permítanme finalizar, que se que me he estirado mucho, con una frase de F. William Robertson que dice “Hay un pasado que se fue para siempre, pero hay un futuro que todavía es nuestro”.
    ¡Ahul!

  • Buenas! Uno no sabe bien si es nacionalista o no. Digo yo que dependerá de la dafinición que se dé de nacionalista. Miltando desde hace tiempo en eso que se llama la izquierda nacionalista, todavía no tengo claro lo de ser nacionalista. Ahora bien si tengo meridianamente claro que soy canario, pero no sólo por haber nacido en Canarias, que también, sino por haberme criado, crecido, vivido en este país. A partir de ahí, desde que uno articuló un discurso político, lo hizo a partir de esta realidad. Entendiendo las injusticias que afectan a este pueblo y al mundo.
    Partiendo de esta realidad uno lo que quiere es construir una sociedad más justa y libre donde no existan explotados y explotadores.
    ¿Independentista? pues sí.
    Las colectividades y las identidades pa mi gusto se contruyen solas, a golpitos con la dialéctica histórica.
    Y por ampliar el debate si vamos a la tan manida “democracia”, o poder del pueblo, como se puede negar al pueblo canario o a cualquier colectividad la independencia, o la soberanía, o el derecho a decidir. Aunque su desición sea ser más españoles que los vallisoletanos.
    Bueno, uno, aunque no sea nacionalista, sigue creyendo y tratando de construir una canarias libre, democrática y socialista. Y si antes, o a la vez, no cambiamos el mundo, para eso será necesario que Canarias tenga su propio Estado.
    Mientras tanto en el camino, porque las canarias y canarios seamos más felices nos encontramos. Saludos

  • Yo creo que gran parte del problema se reduce a ser capaces de evaluar racionalmente, desdramatizando, qué es lo que le conviene a Canarias. Sobre la base de hechos fehacientes, no de miedos, especulaciones o estereotipos inculcados. Así, si Canarias está en una realidad geoestratégica distinta de la española, y si hemos tenido una conformación histórica igualmente diferente, lo normal y lógico es que tengamos conflictos, necesidades y estrategias diferentes (es lo que ocurre con las islas Faroe: prefirieron quedarse fuera de la UE aunque forman parte del estado de Dinamarca, miembro de la UE desde los 70).

    Digo que no soy nacionalista porque esta concepción de la realidad canaria tendría que darse en todo el espectro político canario, simplemente porque es de sentido común.

    Otra cosa es que hoy por hoy sean los partidos que se denominan nacionalistas los que más se acercan a esta concepción.

    En parte tampoco me siento cómodo diciendo que soy nacionalista, porque siento rechazo hacia partidos como PSOE, PP, UPyD, que son profundamente nacionalistas, aunque no lo digan.
    Ya sé que esto no es una razón muy válida que digamos, pero bueno, así lo siento yo.

    Igualmente me repugna que muchos digan “yo no soy nacionalista” cuando en realidad quieren decir “soy antinacionalista”.

  • Pero por mi parte sería de una gran pereza intelectual el rechazar, anular o no aceptar mi nacionalismo porque haya partidos cuya praxis no comparto y que son nacionalistas, españoles, claro.

  • Quizás peque de excesivamente pragmático, pero lo importante no es en si la acepción, ¿nacionalista?, ¿no nacionalista?, recordemos al partido de A. Hitler que llevó el nombre de Partido Obrero Alemán en su primera etapa, o el último que se llamaba nacionalsocialista. No he escuchado nunca a ningún nacionalista canario, ¡yo al menos!, comparar por ejemplo al PSOE con estos siniestros muchachos, algo que por otro lado consideraría escandaloso. Sin embargo, si lo he escuchado al revés. Ante las palabras del Alcalde de La Laguna en pos de una futura soberanía de las islas he escuchado de políticos “tolerantes” y “democráticos” militantes en partidos nacionalistas españoles (PP o PSOE) palabras y frases que sólo intentan, como siempre, amedrentar, ridiculizar, …
    Yo si soy nacionalista canario, si eso significa desear la independencia de mi patria, Canarias, pero también me considero ciudadano del mundo, tolerante y de izquierda. No se si todo esto significa algo, probablemente sea lo de menos en este tema, es decir, ¿cuándo se trata de la defensa de la soberanía de un país, no deberíamos todos primar ese interés primero, dejando ideologías, religiones y demás aspectos de lado?.
    En definitiva, nacionalista, independentista, me es igual, me quedo con la esencia, la cáscara es lo de menos.
    Ahul

  • Yo lo que digo es que me resulta curioso cómo a la hora de plantear qué modelo de relación, qué encaje o no encaje, entre Canarias y España se desea, el canario normalmente tome la evasiva. Todo se vuelve una nebulosa. No hay un apoyo entusiasta al Estado de las Autonomías. Ni a nada, en realidad. Mientras en otras sociedades la gente se declara abiertamente autonomista, nacionalista, federalista, independentista,… o lo que sea, sin mayores complejos, los canarios no. Nos identificamos claramente en el eje izquierda – derecha. Pero cuando llega el momento de la temible pregunta, vuelve la nebulosa, la indefinición, el “depende” del que Padorno habló acerca de la cultura. Pepe Alemán nos llama “españoles de conveniencia”. ¿Cuánto habrá de inercia en todo esto? ¿De la comodidad de dejarnos llevar antes que la de decir “nosotros queremos esto”? ¿Qué modelo de sociedad ha producido un efecto tan interesado en nosotros? Yo creo que existe una “indefinición política canaria”. Creo que podemos rastrear su pista en la Historia de Canarias y en los estudios sociológicos acerca de la sociedad presente. Creo que el ocultamiento juega a favor de la indefinición y hablaré de todo esto en una entrada en este blog, aún en proceso de redacción. Un saludo y mi agradecimiento a todos los comentaristas así como al autor de la entrada por ayudarme a avanzar algunas ideas.

  • Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

    Subscríbete a Tamaimos

    Mantente al día de nuestras actualizaciones

    Por favor, espera un momentito...

    ¡Gracias por suscribirte!

      Colaboradores
    • Batata News
    • Fundación Tamaimos
    • Creando Canarias
    • Javier González Moreno
    • Entre chácaras y tambores
    • Edmundo Ventura
    • Jorge Stratós
    • Aníbal García Llarena
    • Rumen Sosa
    • Yaiza Afonso Higuera
    • Pleiomeris
    • Luis Miguel Azofra
    • José Farrujia de la Rosa
    • Rucaden Hernández
    • Antonio De la Cruz
    • Isabel Saavedra
    • Fernando Batista
    • Canarias Top Music
    • Antonio Cerpa
    • Ayoze Corujo Hernández
    • Manolo Ojeda
    • Pedro Hernández Guanir
    • Lorenzo Méndez
    • Dani Curbelo
    • Aniaga Afonso Marichal
    • José Fidel Suárez Vega
    • Fernando Sabaté
    • CristianSF
    • Aridane Hernández
    • Pedro Delgado
    • Jose Ángel De León
    • Avatar
    • Rubén Jiménez
    • Pablo Ródenas
    • Jorge Pulido
    • Juanjo Triana
    • Cristian SB
    • Dácil Mujica
    • Miguel Páez
    • Javier Guillén
    • Avatar
    • Doramas Rodríguez
    • Avatar
    • Echedey Farraiz
    • Echedey Sánchez Bonilla
    • Ciara Siverio
    • Avatar
    • Avatar
    • Nicolás Reyes González
    • Estrella Monterrey
    • Emma Rodríguez Acosta
    • Avatar
    • Álvaro Santana Acuña
    • CSO Taucho
    • Javier Castillo
    • El pollo de Andamana
    • Avatar
    • Gabriel Pasternak
    • Avatar
    • David Martín
    • Armando Ravelo
    • Avatar
    • Arturo Caballero
    • Avatar
    • Manuel Hernández
    • Avatar
    • Agoney Baute
    • Juan García

    Buscamos colaboradores.

    ¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

    Contáctanos. Más información aquí

    ¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

    Puedes hacer una donación. Más información aquí
    ¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?