Semanario Crítico Canario
La concertada

Este artículo lo publica

Periodista. Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también estudió Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente Coordinador de la revista Tamaimos.com y Coordinador de Proyectos de la Fundación Canaria Tamaimos. Además trabaja en el Departamento de Comunicación de la empresa CREATÍVICA. Experiencias en Canarias Radio La Autonómica y otras emisoras de radio en Canarias. Aptitudes en el ámbito del periodismo digital y las labores propias de community manager. Curioso e inquieto, pregunta tras pregunta, indagación tras indagación, desea conocer lo mejor posible el árbol enigmático que es Canarias. Desde lo local hasta lo universal, concibe el periodismo como un servicio público para repensar el mundo en el que vivimos y sus complejidades. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported. En Twitter @RaulVega1984 y en Facebook .

Opinión

La concertada

Tiene derecho a existir, pero no la tenemos por qué pagar

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Aquellos muros desgastados formaron parte de nuestra primera infancia. Primero la pared no tenía pintura, luego se pintó de blanco y posteriormente se cambió la pared. Soy de la generación de los 80, de los millenials que vieron como sus colegios antiguos y gastados de barrios se mejoraban y reformaban. La educación pública en Canarias tiene muchos déficits pero no podemos minusvalorar los avances ingentes en nuestra educación en la primera década de los 90. Yo no sabía quién hacía tantas obras, pero el colegio se quedó convertido en algo decente, un centro donde había estudiado mi padre y que no había cambiado casi en veinte años, durante mi etapa estudiantil sufrió reformas que lo cambiaron y mejoraron por completo.

Las mejoras no solo fueron a nivel estético sino también a nivel académico. Con mucho por hacer sí, con una educación poco centrada en Canarias y con muchos desajustes entre centros, pero con unas mejoras evidentes y palpables en relación con el marco de referencia. Mi colegio era un centro educativo de barrio obrero, con familias con limitaciones económicas y algunas familias desestructuradas. Pese a la marca de clase que nos persiguió, algunos conseguimos estudiar. Lo hicimos, en gran parte, por las mejoras de nuestro sistema educativo. En mi caso, estrené la ESO en el remozado instituto de mi barrio. Una experiencia piloto con sus deficiencias, pero de sumo interés donde aprendí a pensar como primera marca de que el sistema estaba caminando.

Todo eso fue posible gracias a un esfuerzo inversor importante en lo público. Mis padres malamente podían pagarme el material escolar, como para poder pagarme un colegio concertado. Algún vecino presumía que su hija iba a un conocido colegio religioso femenino. Yo, que ni siquiera di religión, eso me parecía una suerte de educación que no cabía en mi cabeza con profesores que me hablaban de homosexualidad, de dictaduras, de ética o de budismo. Encima había una patente de corso, pareciera que esa muchacha estudiaba a un nivel más alto que las pibas y pibes de mi clase. Nada más lejos de la realidad. No solo eso, de por medio había un diagnóstico de clase. Recuerdo la anécdota de un libro de lectura que debía entregar resumido el lunes y el viernes anterior mi padre no había cobrado. Con mis insolentes 13 años me tuve que tragar el orgullo y pedirlo fiado en el bazar del barrio. No creo que a aquella muchacha que estudiaba en las monjas le pasara lo mismo.

Por eso no puedo estar más en desacuerdo con la diputada Ana Oramas en su encendida defensa de la educación concertada. No estoy en contra de la educación concertada, creo que debe existir como forma de garantizar la pluralidad de la sociedad. Por donde no paso es que tenga que acogerse a ayudas públicas. Porque si financiamos a la educación privada y concertada no podremos atender los grandes desafíos que tiene por delante la pública, más en época de pandemia. Con colegios todavía con barracones con deficiencias, con cuotas profesor-alumnos insuficientes y con dificultades para tener material escolar de calidad en los centros, la concertada no entra en la ecuación, con pandemia o sin pandemia.

La educación, como todo en esta vida, puede ser un negocio. Por ende, lo que es negocio pervierte un poco la vocación de servicio público, porque es normal. Por otro lado, las ideas, la educación y como piensa un educando, es una bicoca de influencia para ciertos lobbys. Ante esos intereses está lo público, que debe ser lo más objetivo posible y es donde podemos exigir. Si un colegio no es rentable a nivel de negocio, no es problema de un Estado. Es un problema, si acaso, de sus dirigentes. Como una panadería o un periódico.

En definitiva, reitero que no comparto para nada la defensa teatralizada de la concertada por parte de la señora Oramas. No solo eso, me quedo absorto ante las recriminaciones a sus señorías de no pisar la calle, como también sorprende a David Ojeda en Canarias 7. A riesgo de parecer obvio, recordar que Ana Oramas lleva más de 40 años en cargos públicos. Aún con la posibilidad de equivocarme, afirmaría que Ana Oramas no ha pisado un colegio público en su vida, como mucho en su visita a las 3.000 viviendas. Los intereses particulares nunca fueron un problema que competa a lo público…

¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Este artículo lo publica

Periodista. Graduado en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también estudió Historia en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente Coordinador de la revista Tamaimos.com y Coordinador de Proyectos de la Fundación Canaria Tamaimos. Además trabaja en el Departamento de Comunicación de la empresa CREATÍVICA. Experiencias en Canarias Radio La Autonómica y otras emisoras de radio en Canarias. Aptitudes en el ámbito del periodismo digital y las labores propias de community manager. Curioso e inquieto, pregunta tras pregunta, indagación tras indagación, desea conocer lo mejor posible el árbol enigmático que es Canarias. Desde lo local hasta lo universal, concibe el periodismo como un servicio público para repensar el mundo en el que vivimos y sus complejidades. Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported. En Twitter @RaulVega1984 y en Facebook .

Reacciones

Necesitamos saber que eres humano * Tiempo de espera agotado. Recarga el CAPTCHA con el icono de flechas.

Subscríbete a Tamaimos

Mantente al día de nuestras actualizaciones

Por favor, espera un momentito...

¡Gracias por suscribirte!

    Colaboradores
  • Batata News
  • Fundación Tamaimos
  • Creando Canarias
  • Entre chácaras y tambores
  • Javier González Moreno
  • Edmundo Ventura
  • Jorge Stratós
  • Aníbal García Llarena
  • Rumen Sosa
  • Yaiza Afonso Higuera
  • Pleiomeris
  • Luis Miguel Azofra
  • José Farrujia de la Rosa
  • Rucaden Hernández
  • Antonio De la Cruz
  • Isabel Saavedra
  • Fernando Batista
  • Canarias Top Music
  • Antonio Cerpa
  • Ayoze Corujo Hernández
  • Manolo Ojeda
  • Pedro Hernández Guanir
  • Lorenzo Méndez
  • Dani Curbelo
  • Aniaga Afonso Marichal
  • Pedro Delgado
  • José Fidel Suárez Vega
  • Aridane Hernández
  • Jose Ángel De León
  • Fernando Sabaté
  • Avatar
  • CristianSF
  • Jorge Pulido
  • Echedey Sánchez Bonilla
  • Juanjo Triana
  • Cristian SB
  • Dácil Mujica
  • Miguel Páez
  • Avatar
  • Rubén Jiménez
  • Pablo Ródenas
  • Avatar
  • Echedey Farraiz
  • Ciara Siverio
  • Javier Guillén
  • Doramas Rodríguez
  • Avatar
  • CSO Taucho
  • Álvaro Santana Acuña
  • Avatar
  • Javier Castillo
  • El pollo de Andamana
  • Gabriel Pasternak
  • Avatar
  • David Martín
  • Armando Ravelo
  • Avatar
  • Arturo Caballero
  • Avatar
  • Manuel Hernández
  • Avatar
  • Juan García
  • Agoney Baute
  • Avatar
  • Avatar
  • Nicolás Reyes González
  • Estrella Monterrey
  • Emma Rodríguez Acosta

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?