Semanario Crítico Canario
Aníbal García Llarena
Publicaciones de Aníbal García Llarena
Aníbal García Llarena nació en Tenerife, Islas Canarias. Pasó toda su vida en el populoso barrio lagunero de Taco, salvo un año de universidad que cursaba estudios de sociología, y se trasladó a Toulouse (Francia). Es un apasionado de la cultura y tradiciones del pueblo canario, actividad que en música y baile refleja su situación laboral desde tiempo en la isla de Gran Canaria (actual lugar de residencia). Es un amante de las lenguas y la literatura, especializándose, en esto último, en relatos cortos, décimas y greguerías.
Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XVII: Santa Cruz de La Palma

En un barco de madera, que allí está en la capital, donde dicen Portugal, por hablar de esa manera. Muy larga se hace la espera, de la preciada bajada, ansiosos con la llegada, como cada cinco años, Las Nieves sana los daños, los males quedan en nada. Ya por la avenida pasa, a la vista …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XVI: Las Palmas de Gran Canaria

Bien muestra de capital, desde La Laja a La Isleta, de El Sebadal a Vegueta, de auditorio a catedral. Paraíso El Confital, tierra de “nunca jamás”, el cielo al suelo está a ras, perfila los arrecifes, y la vista a Tenerife, y a El Teide que es uno más. Siguiendo con las visiones desde este …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XV: Santa Cruz de Tenerife

Existe un enorme rayo, queda encendida una luz, que ilumina a Santa Cruz desde febrero hasta mayo. En fiestas no canta el gallo, pues aquí ya no amanece dado que lo que apetece es pasar de disfrazado a mago bien arreglado y que la música no cese. Con su centro en El Toscal, de un …

Por Aníbal García Llarena

Se siente guapa

Ese niño hoy por fin se siente guapa y se quiere, y todo gracias a conseguir no clasificarse en ninguna de las dos opciones dadas. Sólo quería amar y ser amado, ése era su verbo preferido. (Ningún hecho que incluya este vocablo puede considerarse pecado, ni siquiera en la más aberrante religión). Hacía lo que …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XIV: Teguise

La capital tuvo un día, cabildo allí ya no hay hasta el mismo Guanapay, vio que a los mares se iría. Pero no se entristecía, pues criaba varios hijos, de islotes un amasijo que están bajo su gobierno, es un paraíso eterno: Archipiélago Chinijo. En la costa está el turismo, miles y miles de camas; …

Por Aníbal García Llarena

Eclipsis

Esta mañana amanecí con un lunar de menos. No sé cómo ocurrió, pero ayer veía al más grande comenzar a menguar para luego desaparecer por completo. Era la primera vez que presenciaba un eclipse lunar, y ahora, en penumbra, me pregunto qué es lo que tanto se interpuso entre el sol y yo. Quiero que …

Por Aníbal García Llarena

Episodios insulares XIII: Arucas

Dentro de un valle muy breve veo una localidad con el nombre de ciudad desde el siglo diecinueve. Impactante es su relieve, y su famosa montaña. Su color verde que baña variado con los pinares, acebuches, platanales, y de azúcar son sus cañas. Echo un ojo vertical a su iglesia impresionante, con esa piedra elegante …

Por Aníbal García Llarena

¿Qué fue antes, la madre o la vida?

‘Madre’ y ‘vida’ son dos palabras que siempre me han resultado ligadas entre sí. No puedo separar una de la otra, ni siquiera en su versión polisémica, ya que, incluso en nuestro propio cuerpo, se encuentran bastante juntas. Las viejas en mis islas llaman “vida” al ombligo, pues se trata de la conexión directa con …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XII: Güímar

Desde las nieves de Izaña hasta el calor del Puertito, toco mi tambor y pito por pirámides extrañas. Me gusta apreciar las mañas, de las cintas y su lanza, del tajaraste y la danza y esos trajes elegantes. Par o impar no es importante, que San Pedro no se cansa. Otra fiesta hay de raíz …

Por Aníbal García Llarena

Vacío

Me toco las palmas de mis manos buscando asperezas de violencia interna, para luego negar haberla sentido. Me miro directamente a los ojos observándolos totalmente inundados, pero yo no lloro nunca. Me muerdo la lengua por evitar hablar y saboreo una mezcla ferrugienta de sangre y alcohol, aunque no he bebido nada. Y me escucho. …

2
Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares XI: La Oliva

Hacia oriente y no tan lejos, al norte pero sin frío, escondiendo su amorío, las dunas de Corralejo. Me encontré allí un chorlitejo: – Nunca he ido al interior, llévame tú por favor, por ver montes y llanuras de ésta mi Fuerteventura y el norte que es lo mejor-. Siguiendo la petición del creído pajarillo, …

Por Aníbal García Llarena

Me embriago en la mar salada

En una isla cualquiera señores voy a contar que me puedo emborrachar sólo al mirar la marea. Normal es que no lo crean yo hasta poco no sabía pero con la mar bravía noto que empieza subiendo y si encima estoy bebiendo más borracho todavía. Cuando la mar está echada un mareo es lo que …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares X: Tijarafe

A Tijarafe he llegado para ver si esto se anima; parece ser que hay buen clima, el pueblo está alborotado. Pues hemos sido llamados, fíjense qué les hablo, (aunque da miedo el vocablo del mismo reino del mal), para una danza sensual que organiza aquí el Diablo. Vestido de voladores, portado por seres rudos, gigantes …

Por Aníbal García Llarena

Los tacones del piso de arriba

Me había mudado a un edificio estrecho, en una estrechísima calle donde lo vecino y lo familiar, en ocasiones, se confundía. El barrio no era en absoluto tranquilo, pero eso sí, presumían de no tener nunca ningún pleito. Un segundo piso, de tres. Abajo, el dueño del edificio con su loro, su gato y su …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares IX: La Aldea de San Nicolás

Para vivir lo ancestral y pescar pero sin caña, vete atrás de esas montañas a una fiesta singular. Se solía ‘embarbascar” dentro del Charco a la lisa; cuidado y no tengas prisa ni te pases de la raya. Cuando el volador estalla, ¡A ver quién va más deprisa! Para llegar a La Aldea hay algo …

Por Aníbal García Llarena

Fue bonito lo que pasará

Era un día lluvioso. De esas primeras lluvias débiles que huelen a tierra mojada. (Aunque no recuerdo el olor; sólo me acuerdo de haberlo pensado), y que me gustaba. No me agradaban mucho esos días oscuros, pero concretamente éste me sentía feliz, a pesar incluso de estar yendo al trabajo. (No recuerdo cómo conseguí ese …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares VIII: Icod de los Vinos

Donde la lava volcó buena tierra pa los vinos, bajo de un manto de pinos se encuentra el pueblo de Icod. -¡Una ciudad!- remarcó un viejo todo sangrado, sin moverse allí plantado me miraba y presumía, que miles de años tenía y que Drago era llamado. -Créeme, no te miento- habló el Drago con razón: …

Por Aníbal García Llarena

La ventanita

Los dos estaban “en línea”, imaginando cuentos, reproches, amores ajenos y ocultos… Mucho tiempo “on line” y no me escribe a mí. Se va. Se desconecta. Ahora, otra vez… Sólo estoy con el teléfono mirando fíjamente lo que hace. Lo recreo y me creo lo que va entrando en mi cabeza en lo que espero …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares VII: Frontera

En un gran golfo se halla, donde se creía el fin, al límite del confín, en el borde de una “raya”. Azul Charco y roja playa, lava negra y viña verde. En Arenas Blancas pierdes el pasado y el presente y también es muy “corriente” que ni el futuro concuerde. En un risco arrinconado, el …

Por Aníbal García Llarena

No somos nadie

Hoy es mi último día de vida porque ésta es lo único que poseo yo en ella y sólo yo me la arrebataré. Además no puedo esperar más tiempo en saber cómo será mi funeral. ¡Quiero que salga todo perfecto! Dado que no fui bautizado, nunca comulgué y no conseguiré jamás casarme, es la única …

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares VI: Agulo

Recuerdo y ya tengo magua cuando a este pueblo llegué. Impresionado quedé con su gran salto de agua. Antiguo cantón Mulagua, es el nombre que tenía, me lo dijo un viejo un día mientras iba caminando, de la mano paseando con mi hermano, el mejor guía. Bajo el mirador de Abrante, anfiteatro natural, listo para …

Por Aníbal García Llarena

Respetito

– ¿Cómo es posible que los libros de mi historia tengan menos páginas que los de México, si yo lo conquisté? – Se preguntó un día España después de su siesta. México, que estaba escuchando, respondió: – Pues porque cuando yo ya sabía leer y escribir, tú aún no habías nacido.

Por Aníbal García Llarena

Episodios Insulares V: Haría

En el norte del país, de rofe un volcán Corona, y desde su altiva trona mira el negro Malpaís. Ahí se mezcla la raíz del cardón y la barrilla, con aulagas amarillas y los verdes palmerales, son miles los ejemplares tantas como cochinilla. Su accidentado occidente, su oriente orientado al mar. Aquí puedes disfrutar de …

Por Aníbal García Llarena

La insectación

A veces me pongo a pensar en la muerte y en el misterio de la reencarnación. Tengo claro que no volvería a ser humano pero, ¿qué posibilidades atractivas existen? El leopardo, en tanto que felino, es elegante. También alcanza altas velocidades corriendo; es una ventaja maravillosa, pero pensándolo mejor, mis ganas terribles por ser veloz …

Por Aníbal García Llarena

Parentescos

La TRISTEZA es prima hermana de la PENA y de la ANGUSTIA, y las tres son íntimas de la DEPRESIÓN. Ésta es vecina puerta con puerta de la INSEGURIDAD, la hija primogénita del MIEDO, la que tiene muchos amigos en Facebook. En ocasiones van a tomar algo con la PASIÓN, y a veces, para sobrellevarlo …

Buscamos colaboradores.

¿Tienes inquietud por lo que pasa en Canarias y quieres expresarte a través de Tamaimos.com?

Contáctanos. Más información aquí

¿Te gusta Tamaimos y quieres ayudarnos a mejorarlo?

Puedes hacer una donación. Más información aquí
¿Qué es Tamaimos.com? ¿Qué es la Fundación Canaria Tamaimos?