Contextopedia

Glosario de términos usados frecuentemente en Tamaimos.

Memoria Histórica Canaria

Belen María, Memoria histórica de Canarias

Conjunto de sucesos acaecidos en la Historia de Canarias de los que se tiene noticia y que comienzan con la Conquista y sus albores. El hilo de continuidad entre estos sucesos viene dado por haber sido provocados por situaciones bélicas, regímenes políticos dictatoriales, condiciones de opresión varias,… Redactar la Memoria Histórica Canaria supone por un lado un desafío a la historiografía oficial, empeñada en anular estos hechos o, en algunos casos, camuflarlos convenientemente dentro de la Memoria Histórica Española, más limitada en el tiempo. Asimismo, representa una exigencia de reparación moral que puede hallar múltiples formas: reparación a los descendientes o afectados, reivindicación de su nombre, eliminación de toda forma de homenaje a los causantes de tales sucesos, exoneración, petición de perdón, acción pedagógica, etc.

Subvencionismo

Subvencionismo, dinerito calentito

Enfermedad terriblemente adictiva. Aparentemente, busca estimular el trabajo creativo y la actividad social. En la práctica, actúa como una cangrena que va matando cualquier tipo de pensamiento independiente o actividad al margen de las instituciones. En Canarias, además, ha adoptado la curiosa forma de mecanismo de boicot al desarrollo local (REA, líneas aéreas, etc.) y de apoyo a la producción y distribución extranjera en las islas. Es deseable combatirla tejiendo redes de proyectos y experiencias de todo tipo que busquen su autofinanciación, fomentando prácticas alternativas y disidentes, que escapen a las servidumbres económicas y al control gubernamental.

Localismo / universalismo

Falsa contradicción que insiste en atribuir al primero de los términos toda suerte de atributos negativos. Así, el pensamiento o la creación localista padecería de estrechez de miras, reduccionismo, ombliguismo, mentalidad de campanario,… Por el contrario, el universalismo gozaría de toda clase de virtudes: amplitud de miras, riqueza, complejidad creativa, espíritu tolerante y hasta vanguardismo.

Aunque de mucho predicamento entre sectores neoprogres supercool y políticamente correctos, valga la redundancia, resulta difícil enmascarar el hecho de que esta interesada oposición busca arrinconar las particularidades y las diferencias –nacionales, por ejemplo- en beneficio del pensamiento de las culturas y nacionalidades “decentes”, comúnmente aceptadas.

Concluimos que toda creación es a la vez local y universal, pues se inserta en unas determinadas encrucijadas históricas y coordenadas geográficas del universo para tratar aspectos propios de una comunidad, tal vez compartidos con otras comunidades o el resto del género humano. Así sucede, por ejemplo, en el Ulises de Joyce pero también en la localísima y universalísima Nos dejaron el muerto, del canario Víctor Ramírez, por citar sólo un ejemplo.

 

Ínsulo-españolismo

Es una forma de actuar y pensar que excluye de facto a Canarias como elemento de análisis o actor social, histórico, etc. Al mismo tiempo, los niveles “isla X” y “España” están perfectamente representados, ahondando en las relaciones de dependencia de todo tipo entre aquélla y ésta. El ínsulo-españolismo no es exclusivo de ninguna ideología política y revela una inoculada incapacidad para pensar en clave canaria.

Ejemplos de ínsulo-españolismo hay muchos pero podríamos llamar la atención sobre la cantidad de libros o publicaciones de todo tipo que se presentan en alguna de las islas capitalinas para después “dar el salto a Madrid” (sic) sin atender primero a la(s) otra(s) isla(s) en cuestión. O movimientos sociales isleños que necesitan viajar a Madrid para conocerse entre ellos, mostrándose incapaces de establecer niveles de coordinación suprainsulares aún después de volver del viaje a la metrópoli.

El ínsulo-españolismo tiene como efecto perjudicial más evidente el de abortar cualquier posibilidad de cooperación, complementariedad y solidaridad entre los canarios, algo que, sin duda, sería muy enriquecedor a todos los niveles. Por último, aunque quizás no sea necesario añadirlo, el ínsulo-españolismo tiene en el llamado pleito insular su más poderosa herramienta.

 

Vosotrismo

Expresión más acusada de la diglosia, por la cual los canarios comienzan a usar la segunda persona del plural, “vosotros”, en la conjugación de los verbos. Frecuentemente, esto ocurre en contextos que para el hablante canario acomplejado son, paradójicamente, percibidos como formales o más “importantes”, p.e., internet, hablar en público, con algún interlocutor castellano,… Como suele suceder, se acude a todo tipo de pseudoexplicaciones para un fenómeno que hunde sus raíces en causas extralingüísticas. La escasa atención que se presta al “habla canaria” en nuestro sistema educativo ayuda a producir este tipo de individuo temeroso y frágil, dispuesto a traicionar su variedad dialectal, a la que considera inculta e inferior, a la menor oportunidad. Es deseable combatir este reciente fenómeno con asertividad, haciendo notar que, en el habla canaria, la segunda persona del plural es “ustedes” y se conjuga con el verbo en la tercera persona del plural. Que esta realización no es sólo correcta, sino además la mayoritaria en el mundo hispanohablante. Que apostar por el uso del “vosotros”, es apostar a caballo perdedor. Finalmente, debemos aclarar que en ningún momento hablamos de aquellos canarios que emplean habitualmente el “vosotros” por motivos microdialectales, como sucede en La Gomera y algunos lugares de La Palma y Tenerife.

Sucursalismo

Ríos que se desbordan, en Tenerife (Sucursalismo)

Proceso por el cual instituciones canarias de todo tipo (económico, político, social, cultural,…) aceptan perder su independencia para someterse a una dinámica estatal, ajena. Frecuentemente, este proceso lleva aparejado una pérdida de señas de identidad (nombre, etc.) y un descentramiento de la toma de decisiones, en una cesión de soberanía, normalmente irreparable. Es famoso el ejemplo de Mutua Guanarteme, luego llamada Mapfre Guanarteme y ahora Mapfre, a secas. Más recientes son los casos de las antiguas cajas canarias. Podríamos también hablar de un sucursalismo de las ideas, por el cual, de manera irreflexiva y acrítica, se importan ideas, discursos, consignas, etc. renunciando a elaborar las que a Canarias le deben ser propias. Son deseables procesos en dirección contraria al sucursalismo: el nacimiento de estructuras nuevas, propias, de estricta obediencia canaria y/o el rescate de las hoy sucursalizadas; y además, un pensamiento propio, no inoculado.

Sevillanismo

Feria de Abril, Las Palmas de Gran Canaria (Sevillanismo)

Moda relativamente reciente consistente en la introducción de tradiciones arraigadas en Andalucía, bajo el pretexto del multiculturalismo. En los últimos años han proliferado manifestaciones sevillanistas en muchos lugares de Canarias: Ferias de Abril, espectáculos de doma de caballos, salves rocieras, saetas y peinetas en la Semana Santa,… Si bien, desde sectores españolistas y neoprogres supercool, se ha defendido todo esto c

omo ejemplo de una sana multiculturalidad, este argumento es más que cuestionable. Nada de esto responde a una extensa comunidad andaluza en las islas, sino más bien a academias de sevillanas nutridas de canarios desarraigados. En muchos casos –Ferias de Abril- estamos ante negocios que la inepta clase política apoya con el dinero público. A nadie se le escapa que la propia cultura canaria no goza del apoyo incondicional que alguna de estas manifestaciones goza, santificada por el halo de lo políticamente correcto. Tampoco expresiones culturales de comunidades bien implantadas en las islas disfrutan del entusiasmo político por lo sevillano. No se dan ejemplos de algo parecido con la cultura canaria en Andalucía. Finalmente, es claro que todo esto sólo puede calar en un pueblo con escasa autoconciencia e ínfima autovaloración.

Pensamiento autocentrado

El opuesto al pensamiento descentrado. Es un concepto que no podemos disociar del de perspectiva. Abunda en la sociedad canaria una mirada, una forma de situarse ante la realidad, exógena, desde fuera de las Islas y que suele tomar a Canarias, no como el centro de sus preocupaciones, sino como una parte de algo superior y más importante, que suele ser España. Vaya un ejemplo de pensamiento descentrado: Titular de un periódico canario: “Llegó el frío” cuando las fotos de montañas mesetarias heladas indican que lo normal hubiera sido titular “Una ola de frío llegó a la Península Ibérica”. Abundando en los ejemplos, en otro periódico canario: “Tres islas de dos provincias, en alerta roja”, cuando lo normal hubiera sido titular “Tres islas, en alerta roja”. O comentarios informales del tipo: “nuestros vecinos franceses”, “aquí el plato típico es la paella”, “es que en Canarias vivimos alejados”. El pensamiento autocentrado toma Canarias como el centro de su razón de ser, evitando cualquier tipo de alienación o enajenamiento. De esta manera, Canarias no es vista como algo alejado sino que lo alejado, visto desde Canarias, es la Península Ibérica, el continente europeo, etc. y Canarias está justo en el centro de su mirar y su razonar. Si uno tiene una perspectiva desenfocada, cometerá muchos errores calificables como “pensamiento descentrado”; si uno tiene perspectiva no desenfocada, pensará de manera autocentrada, evitando errores como los arriba mencionados.

Lingüicismo

Enunciado por Tove Skutnabb-Kangas en su obra “Lengua materna: la construcción teórica y sociopolítca de un concepto”, podríamos definirlo como toda aquella discriminación por motivos lingüísticos, ya hablemos de idiomas diferentes o variedades dialectales dentro de un mismo idioma. En Canarias son numerosos los casos de lingüicismo practicados no sólo en la esfera pública (medios de comunicación, publicidad, la escuela, círculos más o menos formales,…) sino también en la esfera privada. El ejemplo más palpable lo constituye la exclusión de facto del habla canaria en terrenos como la publicidad. Al igual que también ocurre con la endofobia, estas situaciones son en muchas ocasiones invisibilizadas o justificadas con explicaciones inverosímiles, puesto que no estamos ante una de las discriminaciones que la sociedad ampliamente rechaza, como el racismo, el machismo, el antisemitismo,… La “base” para el lingüicismo en Canarias es clara: los canarios hablan peor que los peninsulares. Afirmaciones de este tipo no sólo son erróneas sino que resultan particularmente ofensivas por lo que se las debe combatir activamente.

Neoprogres supercool

Somos tela de modernos

Neologismo acuñado en Tamaimos sobre la base de clasicismos, jerga y anglicismos. Dícese de aquellos individuos que apoyados en un trípode de solemne ignorancia, vasta superficialidad y añeja endofobia, militan contra todo aquello susceptible de elevar lo canario o simplemente situar lo canario en un plano de igualdad con el resto de realidades culturales y humanas del mundo. Normalmente asociados con ideologías progresistas de honda raíz conservadora y ardientemente españolistas, no dudan en camuflar de buenrrollismo el enorme asco que les produce la simple idea de que algún día Canarias pueda por fin gobernarse a sí misma, sin tutelas de aquellos a quienes los neoprogres supercool consideran nuestros eternos guardianes. Abundan en la gofiosfera pero también en muchos ámbitos de la sociedad canaria. Si conoce a alguno o cree que pudiera conocerlo, neutralícelo a base de asertividad, pensamiento autocentrado y espíritu crítico.